taller comprensión

Taller: comprensión e interpretación ¿Es lo mismo comprender que interpretar?

La Facultad de Psicología de la UCSF organiza e invita a todos los interesados a participar del Taller: comprensión e interpretación ¿Es lo mismo comprender que interpretar?

El mismo dará inicio el jueves 11 de mayo, de 14 a 16 hs. y estará a cargo de la Prof. Evangelina Simón.

Se llevará a cabo en dos etapas:

1ª etapa: desde el 11 de mayo al 30 de junio.

2ª etapa: desde el 10 de agosto al 14 de septiembre.

Esta actividad surge como una necesidad en el seno de nuestro propio ámbito académico universitario, a partir de las observaciones realizadas a nuestros educandos, en el contexto áulico, en instancias evaluativas parciales o finales, discursos expositivos.

Los objetivos que se plantean conseguir en el Taller, son:

  • Introducción en la comunicación y sus problemáticas.
  • Acceder al ámbito de la cognición y metacognición a través del estudio de las representaciones lingüísticas en la escritura.
  • Ver las diferencias entre el método mecanicista y cognitivista para llegar a la comprensión e interpretación de una situación comunicativa.
  • Proponer estrategias en los ámbitos planteados que constituyan un principio de solución.

Para mayores informes e inscripción, comunicarse hasta el 10/05, telefónicamente al 0342-4603030 interno 205 o vía mail ralarcon@ucsf.edu.ar.

Leer Más


La felicidad en el trabajo

La Felicidad en el Trabajo

La felicidad en el trabajo

 

¿Puede el trabajo hacernos felices?

Por la Dra. Carmen González
¿Por qué preguntarnos esto en este momento? Pues porque la celebración del Día Internacional del Trabajo aún sigue llamándonos a preguntar por su sentido. Cuando en 1886 y, como efecto de las consecuencias no deseadas de la sonora revolución industrial, un grupo de obreros se organizó reclamando por la reducción horaria de la jornada laboral con el fin de que el trabajo no impidiera el desarrollo de la vida en todos los aspectos, el mundo creyó que esa era una conquista irrenunciable.

ir al artículo completo

Trabajo, tarea de Dios, don para el hombre

Por el Pbro. Lic Carlos Scatizza
Según el relato bíblico Dios confía al hombre el don de someter la tierra y dominar sobre todo ser viviente “… el Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el Jardín del Edén para que lo cultivara y cuidara” (Gén. 2,15). El trabajo bendición, mandato y ley para el hombre antecede al mismo pecado original y no es para él un castigo consecuencia de la primera caída.

ir al artículo completo

¿Hacer lo que uno ama o amar lo que uno hace?

Por el Lic. Alvaro Irigoitia Romero
Hablar de felicidad en el ámbito de trabajo ha dejado de ser una novedad para convertirse en un tema obligado en la agenda de los referentes de Recursos Humanos de las distintas organizaciones. La felicidad en el trabajo se ha convertido en un verdadero indicador del buen desempeño de las empresas, en lo que refiere a su capital humano y lo que este aporta.

ir al artículo completo

Leer Más


feria-del-libro

La Editorial UCSF en la FILBA 2017

 

3Como desde hace ya varios años, nuestra Universidad está presente en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Los libros, publicaciones, revistas, novedades y obras más representativas del sello, están expuestos en el stand 1801 de la Red de Editoriales de Universidades Privadas (REUP), ubicado en el Pabellón Amarillo.

Este año, la ciudad Invitada de Honor de la 43.° Feria del Libro de Buenos Aires es Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos y una de las metrópolis más diversas del planeta, cuyo sistema de bibliotecas públicas cubre las dema4ndas de lectura de más de diez millones de visitantes.

La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires tiene una superficie de más de 45.000 metros cuadrados y es la más concurrida en el mundo de habla hispana. Durante sus casi tres semanas de duración la visitan más de un millón de lectores y más de doce mil profesionales del libro.

Del 25 al 27 de abril se realizan actividades destinadas a editores, distribuidores, libreros, ilustradores, bibliotecarios y otros profesionales de la cadena de valor del libro, mientras que del 27 de abril al 15 de mayo estará abierta para todo público.

 

 

Leer Más




Trabajo, tarea de Dios, don para el hombre

La felicidad en el trabajo

Según el relato bíblico Dios confía al hombre el don de someter la tierra y dominar sobre todo ser viviente “… el Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el Jardín del Edén para que lo cultivara y cuidara” (Gén. 2,15). El trabajo bendición, mandato y ley para el hombre antecede al mismo pecado original y no es para él un castigo consecuencia de la primera caída.

Pbro. Lic. Carlos Hugo Scatizza
Pbro. Lic. Carlos Hugo Scatizza

Inmediatamente a ella, la fatiga y el esfuerzo aparecen en la maldición bíblica vinculados al trabajo “…por haber comido del árbol del que Yo te había prohibido comer, maldita sea la tierra por tu causa. Con fatiga sacarás de ella el alimento todos los días de tu vida…” (Gén. 3,17).

Dios mismo es presentado en la Sagrada Escritura como un trabajador, haciendo su obra durante seis días y descansando el último; o en la imagen del alfarero en la tarea de modelar al hombre con sus manos y soplando sobre él el aliento de vida.
Jesús, el Verbo hecho carne, asume nuestra condición humana en todo como nos lo resalta la Carta a los Hebreos “…igual que nosotros en todo, a excepción del pecado”, (Hebreos 4,14-15). Para él, trabajar fue parte de esta experiencia humana, es llamado “el hijo del carpintero” (Mar. 6,3) y así lo recuerda San Juan Pablo II “…dedicó la mayor parte de su vida terrena al trabajo manual junto al banco del carpintero” (LE 6). Su misma misión es definida como trabajo “…el Padre trabaja y yo también”, (Jn 5,17); a sus discípulos los llama obreros y de esta manera les encomienda un trabajo: el de anunciar que el Reino de Dios ha llegado a los hombres; para ellos reclama un salario “porque el obrero tiene derecho a su paga” (Lc 10,7).
El trabajo atraviesa toda la Revelación bíblica, no sólo como participación del hombre en la tarea de la creación, sino también como expresión de la redención humana, acontecida en el trabajo del Hijo transfigurado por su resurrección, en este sentido escribía en Papa Obrero, Juan Pablo II, “El sudor y la fatiga, que el trabajo necesariamente lleva en la condición actual de la humanidad, ofrecen al cristiano y a cada hombre, que ha sido llamado a seguir a Cristo, la posibilidad de participar en el amor a la obra que Cristo ha venido a realizar. Esta obra de salvación se ha realizado a través del sufrimiento y de la muerte de cruz. Soportando la fatiga del trabajo en unión con Cristo crucificado por nosotros, el hombre colabora en cierto modo con el Hijo de Dios en la redención de la humanidad. Se muestra verdadero discípulo de Jesús llevando a su vez la cruz de cada día en la actividad que ha sido llamado a realizar” (LE 27).
Recientemente el Papa Francisco, en su Encíclica sobre el cuidado de la casa común nos decía “Estamos llamados al trabajo desde nuestra creación. No debe buscarse que el progreso tecnológico reemplace cada vez más el trabajo humano, con lo cual la humanidad se dañaría a sí misma. El trabajo es una necesidad, parte del sentido de la vida en esta tierra, camino de maduración, de desarrollo humano y de realización personal. En este sentido, ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre una solución provisoria para resolver urgencias. El gran objetivo debería ser siempre permitirles una vida digna a través del trabajo” (L.Si 128).
Que nos descubramos destinatarios de una vocación y un mandato: el trabajo; partícipes del arte y sabiduría del Padre donde podemos desarrollarnos en la creatividad, la proyección del futuro, el despliegue de nuestras mejores capacidades, el ejercicio de los valores, en medio de la necesaria fatiga, y así realizando nuestra vida, desarrollar nuestra comunidad, entablar vínculos de comunión y solidaridad, extender la justicia tan largamente esperada y construir una Patria de hermanos.

Leer Más


¿Hacer lo que uno ama o amar lo que uno hace?

La felicidad en el trabajo

Hablar de felicidad en el ámbito de trabajo ha dejado de ser una novedad para convertirse en un tema obligado en la agenda de los referentes de Recursos Humanos de las distintas organizaciones. La felicidad en el trabajo se ha convertido en un verdadero indicador del buen desempeño de las empresas, en lo que refiere a su capital humano y lo que este aporta.

Pero, ¿en qué consiste este cambio?

Lic. Alvaro Irigoitia Romero Profesor de la Facultad de Ciencias Económicas - UCSF
Lic. Alvaro Irigoitia Romero
Profesor de la Facultad de Cs. Económicas

Se trata de un sencillo cálculo matemático. Uno de los elementos de la fórmula que determina el nivel de desempeño de una empresa son las personas, y mientras estas estén más felices más productivas serán.
Por su parte, las personas buscan trabajos que no sólo sean bien remunerados en cuestiones económicas, sino que presenten una propuesta de compensación integral que considere otro tipo de beneficios no remunerativos. Quieren que las cuiden, que las reconozcan no sólo como trabajadores sino también como parte fundamental para el desempeño de la empresa.

Básicamente, que una persona sea feliz en, y con, el trabajo depende en gran medida de que sus objetivos personales logren satisfacerse mediante los beneficios que la empresa le ofrece.
El fundamento es claro, ya que cuando las personas nos encontramos en situaciones confortables, que nos alegran y nos hacen sentir satisfechos, nuestra predisposición para realizar un esfuerzo es mucho mayor. Nos sentimos motivados, impulsados hacia delante y comprometidos con la empresa.
Del otro lado, las empresas están dando respuesta a estos requerimientos mediante políticas y programas de acción en torno a la gestión de la felicidad. Y aunque parte del fundamento estaría enfocado en atraer y retener más y mejores talentos, también es necesario reconocer que las organizaciones empresarias han caído en la cuenta de la importancia que tiene que sus colaboradores sean felices en el lugar de trabajo, con el contenido del mismo y con la empresa.
Manos a la obra, ¿cómo logramos esto?
En primer lugar, entendiendo que estamos en una situación que no permite dar marcha atrás. La felicidad, como parte del ámbito laboral, es una verdadera necesidad en aumento. No comprender esto traerá repercusión hacia el interior de la empresa y se verá reflejado en sus resultados.
Una vez superado este obstáculo, el primer paso para comenzar a trabajar el concepto de felicidad en el trabajo podría ser la definición de un programa de acción en torno a esta. Este debería de considerar cuestiones como: Comunicación, trabajo en equipo, desarrollo personal y profesional.
Al diseñar e implementar un programa de felicidad comenzaremos a detectar cambios en el clima laboral, en la productividad de la personas y, como efecto de esto, en los resultados de la empresa.
Algunos desafíos a superar
Por supuesto nada es tan sencillo como decirlo y hacerlo. El reto es doble, no sólo la empresa debe hacer todo lo posible para mejorar el bienestar de sus colaboradores, sino que también estos deben poner de su parte para amar lo que hacen.
Otro importante desafío a considerar refiere al hecho de que el bienestar laboral es también una responsabilidad del equipo de trabajo. Es decir que, en alguna medida, la empresa, las personas y los equipos son colectivamente responsables de su felicidad.
Fuera de la empresa, ¿hay otro camino?
Una alternativa es la posibilidad de convertirse en su propio jefe. No sólo pensando en el profesional, que puede verse prestando servicios de forma independiente, sino también para aquellos que, sin ser necesariamente profesionales, tienen un proyecto y están dispuestos a tomar los riesgos necesarios de emprender.
En este punto debe compartirse una importante advertencia. Aunque la independencia del emprendimiento personal presenta varios beneficios, es importante hacer un análisis en profundidad antes de lanzarse del todo. Esto porque junto a la independencia del emprender viene toda la responsabilidad de lograr que el proyecto despegue y sea autosustentable, sin dejar de lado la carga de estrés que todo esto trae aparejado.
A modo de cierre…
Gestionar la felicidad de nuestros colaboradores en los ámbitos de trabajo es algo que no podemos dejar de considerar, ya que el concepto ha llegado para quedarse.
Y desde la perspectiva personal, como trabajador en relación de dependencia, profesional independiente o emprendedor, debemos entender que ser felices depende en gran medida de que sepamos ver el lado positivo de cada situación y que no nos quedemos sentados esperando que otro sea responsable de nuestra felicidad.
Ser felices no sólo se trata de hacer lo que amamos, sino también de amar lo que hacemos.

Leer Más


¿Puede el trabajo hacernos felices?

La felicidad en el trabajo

Ya en la célebre “Ética a Nicómaco” Aristóteles afirmaba que todo hombre busca por naturaleza, como un bien, la felicidad. De eso ningún ser humano puede dudar en la medida en que, desde el primer momento de su existencia, busca salir del displacer. Dejemos de lado la discusión sobre el placer y por el momento, asumamos este impulso humano como signo afirmativo a la sentencia aristotélica.

Dra. Carmen González Decana Filosofía
Dra. Carmen González
Decana Filosofía

Desde hace algunos años, también los gerentes empresariales o jefes de recursos humanos de algunas organizaciones parecen estar muy atentos a saber qué es lo que puede hacer felices a “sus hombres”; con lo cual parecería que nos topamos con una nueva comprobación de aquella idea. Sin embargo, de lo que se trata en estos casos es de mejorar el clima laboral para que los trabajadores se sientan a gusto y produzcan más. Así de simple, así de lejos de un interés realmente antropológico y ético.

¿Por qué preguntarnos esto en este momento? Pues porque la celebración del Día Internacional del Trabajo aún sigue llamándonos a preguntar por su sentido. Cuando en 1886 y, como efecto de las consecuencias no deseadas de la sonora revolución industrial, un grupo de obreros se organizó reclamando por la reducción horaria de la jornada laboral con el fin de que el trabajo no impidiera el desarrollo de la vida en todos los aspectos, el mundo creyó que esa era una conquista irrenunciable.

Si bien es cierto que ese logro fue, indudablemente, una conquista, el hecho de que los empresarios se preocupen por el bienestar de sus trabajadores indica que la conquista fue horaria, cuantitativa, pero no logró mejorar la calidad de vida de los trabajadores. Cabe preguntarnos, ¿es, entonces, tan central en nuestras vidas el desempeño laboral como para ser definitorio de nuestra condición de hombres felices?

Si pudiéramos comprender el sentido de la felicidad, estaríamos cerca de concebirla como cierto estado de paz, armonía, de plenitud; pero, sin dudas, como un estado de equilibrio entre el bienestar interior y el bienestar en las relaciones sociales. Ahora bien, todo ser humano tiene experiencia de estar inserto en una trama de relaciones que va tejiendo y por las que suele verse atravesado; todos hemos tenido la experiencia de vivir relaciones humanas que pueden fortalecernos, potenciarnos o impulsar nuestro crecimiento, pero también experimentamos ese otro tipo de relación que nos oprime, nos limita e, incluso, nos destruye en nuestras potencialidades. El ámbito laboral está plagado de ambas posibilidades. Entonces, ¿Podemos ser felices en el trabajo?
Si la respuesta fuera evidentemente negativa, a los responsables de recursos humanos de las grandes y pequeñas empresas, no les ocuparía la necesidad de generar un ámbito positivo para favorecer de la felicidad. Ahora, ¿es la felicidad lo que les preocupa? ¿O es tan solo la urgencia de hacer que los empleados se sientan reconocidos para poder aumentar el sentido de pertenencia a la empresa y, así, producir más? Hemos arriesgado una respuesta en el sentido de la última cuestión. Y está bien que así sea.

La felicidad es una búsqueda personal, ninguna organización puede hacerlo por nosotros; los ámbitos en los que nos desarrollamos pueden favorecer u obstaculizar ese logro, pero no tendría sentido poner todas las expectativas en las circunstancias en las que se dan nuestras acciones y relaciones. No podríamos evitar jamás los conflictos, las desvalorizaciones, las negaciones a nuestra capacidad de ser y hacer. Imposible evitarlo, pero sí se puede aprender a manejar el modo en que todo ello impacta en nuestra propia percepción de nosotros mismos.

Largo camino por recorrer ese de intentar ser quien uno quiere y puede ser según sus propias expectativas. Difícil camino ese de andar esquivando los obstáculos que las circunstancias, incluso las laborales, nos imponen. Pero la celebración del Día Internacional del Trabajador debería ser ocasión para replantearnos si, de verdad, con una jornada laboral de las horas que sea, queremos vivir para trabajar o trabajar para vivir y vivir bien. Feliz día, éste que nos renueva la oportunidad de cambiar la mirada. ¡Feliz día de los trabajadores!

Leer Más


Web

Clase Magistral a cargo del Lic. Esteban Levin

Web

La Clase Magistral a cargo del Lic. Esteban Levin del día viernes 23 de junio a las 17.30 hs. en la ciudad de Rosario, se desarrollará en el Salón Perseo del “Ariston Hotel & Centro de Eventos y Convenciones” ubicado en la calle Córdoba 2554- Rosario- Argentina.

Esta clase se realiza en el marco de la Diplomatura en Abordaje Clínico y Social de la Discapacidad.

Aranceles:

  • $250 hasta el 16/6
  • $350 en puerta
  • Inscriptos a Diplomatura : Sin cargo

Informes: Prof. Myriam Costamagna. mcostamagna@ucsf.edu.ar – Te: 0342 – 4603030 int. 124

INSCRIPCIÓN:

 

Leer Más