Cena de Navidad

¿Comidas de Fiesta o Fiesta de Comidas?

Estamos cercanos a las fiestas de fin de año donde, a pesar de la revolución por las miles de actividades extras que se suman a nuestra agenda, es un tiempo de reencuentro y disfrute junto a los nuestros. Y nuestra alimentación, así como la preparación de las comidas para compartir, es un asunto que lejos de pasar desapercibido se convierte en el principal asunto a resolver.

Cuando pensamos en las fiestas y en la comida, en general lo primero que nos resuena es «exceso». Muchas veces, esto nos puede generar estrés, sobre todo si hicimos muchos esfuerzos durante todo el año para llevar adelante hábitos saludables. Así las fiestas se convierten en desafío para el auto cuidado. Pero, si tomamos decisiones inteligentes y nos enfocamos en disfrutar más que en la comida en sí, puede resultar en un verdadero éxito y un buen momento compartido.

Entonces… ¿qué hacemos? Algunas recomendaciones para tener en cuenta:

Comenzar el día con un buen desayuno: aunque sepamos que estamos frente a un día de mucha comida, no obviemos la más importante del día. Un desayuno fresco y rico en nutrientes permite a nuestro cuerpo afrontar el trabajo que tiene por delante. Para esta época, las frutas, yogures y cereales resultan excelentes opciones.
Atención a las cantidades: Ciertos alimentos típicos de esta época ofrecen versiones saludables (como los budines o pan dulces) y siempre que sea posible y accesible, ¡optar por ellos! Pero otros, no. Si nos gustan los turrones, las garrapiñadas o los manís con chocolate, seamos muy conscientes de las cantidades de comemos. Es todo un desafío, pero es muy importante sacar el foco de atención de esos alimentos y comer moderadamente.
¿Cuánto es moderado? Es difícil unificar una cantidad, pero lo mínimo posible y que nos sirva para quitarnos las «ganas» de comerlos.

La picada: incorporar opciones saludables y frescas. Frutas que van muy bien con los quesos, como el melón, cerezas o uvas verdes, que además, son de estación, y nos ayuda a disminuir el consumo del pan o galletitas que tradicionalmente están en la picada. Otra opción pueden ser bastoncitos de zanahoria o de pepino (excluyendo el centro, que tiene mucha agua), para ser acompañadas de salsas o las llamadas «dip», tipo guacamole, hummus, de zanahoria, entre otras. Existen muchas opciones para explorar de salsas que son saludables, mucho más livianas y económicas que las tradicionales que conocemos.

Armar el propio plato y…masticar: para no sentirnos tentados de comer mucho, servirnos primero las ensaladas (¡que no pueden faltar en nuestra mesa!), para luego completar con el resto que tengamos para comer, generalmente algún tipo de carne. Una vez listo, comer despacio y masticar, masticar, masticar. Nuestro estómago no tiene dientes, así que esa parte nos toca a nosotros. Masticar nos deja disfrutar más los sabores de nuestros alimentos y comer más despacio, lo que se traduce en saciedad y menor cantidad de comida ingerida.
¿Qué tomamos?: el alcohol y las gaseosas son bebidas que caracterizan estas fiestas. Para el alcohol, la cantidad es sumamente importante, así como el tipo de bebida que elegimos. Si vamos a tomar solamente alcohol, una buena idea es alternar un vaso de alcohol con uno de agua o soda. Eso trae tres beneficios: disminuir la cantidad de calorías que aportamos al cuerpo; hidratarnos porque el alcohol es deshidratante (muy riesgoso para las altas temperaturas de la época); y, aunque no es un beneficio netamente nutricional, evitamos las consecuencias indeseadas de un consumo excesivo de alcohol.
En cuanto al tipo de bebida para esta época de tanto calor, es preferible optar por aquellas que no son a base de cereales, como la cerveza. Elegir bebidas o tragos con base de vino blanco, champagne o aperitivos. Estas bebidas nos disminuyen la sensación hinchazón en la barriga que generalmente nos da la cerveza. Siempre que sea posible, combinarlas con soda y limón (u otros que se asemejen) en reemplazo de gaseosas.
Las gaseosas solos nos aportan calorías vacías. Por eso, recomendamos reemplazarlas por infusiones naturales: solo necesitamos agua o soda, hielo y frutas/verduras, como naranja, pomelo, limón o pepino. Podemos acompañarlas con unas hojas de menta, hierba buena, jengibre y un edulcorante natural, tipo stevia. A las frutas las podemos exprimir, licuar o simplemente cortar e incorporar junto al agua.
mesa-navidad-7-z

Ya pasaron las fiestas… ¿y ahora?
Las fiestas llegan a su fin y es hora de volver a la rutina. Uno suele sentir que ha comido tanto que se obliga a permanecer lejos de los alimentos. Pero eso no es la mejor opción. El cuerpo, especialmente el hígado, se enfrenta al trabajo de desintoxicarnos para volver a la normalidad y necesita recursos para llevar adelante ese trabajo. No debemos saltear comidas, sino que mejor, optar por preparaciones livianas, frescas y simples: ensaladas, verduras al vapor, frutas, bifes de pollo o pescado a la plancha, frutas y siempre, mucha agua.

Por último recordemos que las fiestas, aunque se caracterizan por eventos que nos incentivan a comer y beber en todo momento, es un momento de reencuentro y disfrute. Sacar el foco de la comida para relajarnos, compartir y disfrutar.

 

desintoxicación

Lic. Ainelén Radosevich
Docente Nutrición UCSF

Leer Más









1

Más allá de un envase: la influencia del marketing en la salud

¿Qué están comiendo los niños pequeños? ¿Cómo influye que un personaje divertido diga que ese alimento es rico en hierro o fibra? Éstas son algunas de las preguntas en las que se basa la investigación que llevaron a cabo la Universidad Católica de Santa Fe, la Fundación Interamericana del Corazón – Argentina (FIC) y la Fundación para el desarrollo de Políticas Sustentables (FUNDEPS).
Específicamente, la Licenciatura en Nutrición participó de una investigación multicéntrica basada en el estudio de los envases de los alimentos consumidos por niños en Argentina. Entre los productos seleccionados están las galletitas, los cereales para el desayuno y los postres, con el fin de analizar qué técnicas de persuasión utiliza la industria de nuestro país para incentivar el consumo.

almuerzo-pe
“Sabemos que el mercado tiene como finalidad vender y crea, más que necesidades, deseos. En los niños, la capacidad de distinguir entre necesidad y deseo implica una maduración intelectual, que al no estar en su punto máximo, se convierten en un objetivo fácilmente seducible”, comentó la Magíster Celeste Nessier, coordinador de la Licenciatura en Nutrición de la UCSF y parte del grupo que participó en esta investigación.
Lo que se relevó de la variada oferta que se encuentra en los supermecados fueron las promociones, descuentos o descargas de películas y juegos interactivos que proponen algunos productos, los personajes famosos que se encuentran en el packaging, como así también las tipografías y los colores atractivos utilizados, que están destinados específicamente al público infantil. “La industria sabe que no es lo mismo un envase de color amarillo, rojo o azul porque la capacidad de los niños de reconocerlos es diferente” agregó Nessier.
Por otra parte, la investigación tomó como objeto de estuhealthy-eatingdio los descriptores, lo que en la legislación alimentaria se denomina como rotulación facultativa, que son los mensajes que aparecen en los envases del estilo “reducido en”, “alto en”, “rico en”. “Lamentablemente se utilizan sin que haya una correspondencia del análisis con el aporte del producto en otros nutrientes que nos pueden enfermar. Es por esto que se realizó un análisis de la información nutricional que declaran los productos en términos del aporte de azúcares, grasas, sodio, fibra etc”, aclaró la magíster.
La presencia de estos mensajes genera en la sociedad una falsa confianza, o finalmente los lleva a comprar el producto. Por ejemplo, un cereal de desayuno que informa que es alto en fibra, generalmente es alto en azúcar. Esto demuestra cómo ha aumentado el sobrepeso y la obesidad en niños y adolescentes en el último tiempo.
Entonces, ¿sabemos a ciencia cierta qué es lo que le estamos dando a nuestros hijos? Esto se convierte en un llamado, una vez más, a rever nuestras prácticas alimentarias, para con nosotros y para con ellos, a tomarnos un tiempo para elegir nuestros alimentos y optar por una vida saludable.

Si querés ver el informe completo, hacé click aquí

Leer Más


Carreras cortas: Acompañante Terapéutico Ocupacional y Técnico en Nutrición Colectiva

CARRERAS CON DOBLE TITULACIÓN

TERAPIA OCUPACIONAL

ACOMPAÑANTE TERAPÉUTICO OCUPACIONAL
http://www.ucsf.edu.ar/carreras/licenciatura-en-terapia-ocupacional/

Inscribiendote en la Licenciatura en Terapia Ocupacional, a los 3 años podes gestionar el Titulo de : Acompañante Terapeutico Ocupacional. Tiene validez Nacional.

Se deseas cursar 1 año y medio más, obtenés el titulo de Licenciado en Terapia Ocupacional.

Vos Decidis!

NUTRICION (1)

TÉCNICO EN NUTRICIÓN COLECTIVA
http://www.ucsf.edu.ar/carreras/licenciatura-en-nutricion/

Inscribiendote en la Licenciatura de Nutrición, a los 3 años podes gestionar el Titulo de: Técnico en Nutrición Colectiva. Tiene validez Nacional.

Si deseas cursar 1 año y medio más: Obtenés el titulo de Licenciado en Nutrición, con Validez Nacional.

 

Vos decidís!

Leer Más