El Rector expuso en un conversatorio virtual del CRUP

Convocado por el Consejo de Rectores de Universidades Privadas, junto a 80 rectores se debatió sobre la evolución de las actividades de las universidades en el marco del aislamiento por el coronavirus.

Convocado por el Consejo de Rectores de Universidades Privadas, el rector de la Universidad Católica de Santa Fe, Mgter. Lic. Eugenio Martín De Palma, participó de un conversatorio virtual en el que se abordó la situación actual de las universidades privadas en el contexto del asilamiento para combatir el coronavirus en nuestro país.

Unos 80 directivos de universidades privadas participaron de este encuentro virtual durante el cual se trató sobre el desarrollo, evolución y nivel de satisfacción de la modalidad virtual durante la pandemia en un primer bloque. La segunda parte estuvo dedicada a exponer sobre sostenibilidad del proyecto universitario en contextos de aislamiento social: estrategias de mitigación económica y sustentabilidad financiera.

Las presentaciones fueron realizadas por el rector de la Universidad Católica de Santa Fe, sus pares de la UNSTA, Francisco López Cruz; y de la Universidad Adventista del Plata, Horacio Rizzo; y el vicerrector de IUCS, Axel Barceló.

Tras el encuentro, nuestro rector, Mgter. Lic. Eugenio Martín De Palma, valoró como “muy positivo” el intercambio, destacando en este sentido cómo la UCSF supo dar una respuesta a la situación con “la puesta en marcha de las clases virtuales, buscando a su vez el equilibrio en la sincronicidad y el desarrollo de los exámenes virtuales”. Además, destacó entre las medidas dispuestas el mantener el valor de los aranceles, cancelando los aumentos y atendiendo a las situaciones particulares.

En este marco, valoró el acompañamiento y colaboración de toda la comunidad de la UCSF que se hizo eco de su mensaje al inicio del ciclo lectivo, invitando a los alumnos “a recibir importantes conocimientos de sus profesores y, con ellos, aprender cosas nuevas. A los docentes, no teniendo miedo ni vergüenza de pedirles a los alumnos que nos enseñen a usar estas herramientas digitales: les aseguró que lo harán con gusto y se sentirán participados en el conocimiento. Al personal de la universidad mi agradecimiento y el de toda la comunidad, por trabajar de manera silenciosa y oculta para que todo funcione, no sin dificultades; y a las autoridades, por apoyar y acompañarme en cada una de estas decisiones que debimos ir tomando en estos momentos con mucha rapidez y anticipación, pero, también, con mucha prudencia y comprensión de unos y de otros. Este tiempo nos pide un “plus” y, todos sabemos, que la virtud de la prudencia debe ser propia para quienes gobernamos.

Trabajo en red

Por su parte, el presidente del CRUP, Rodolfo De Vincenzi, destacó “el trabajo colaborativo y en red hacia el interior de nuestras universidades y en el seno del CRUP”. A modo de conclusión del encuentro expresó: Esta pandemia nos impactó en dos aspectos: el primero vinculado a la gobernanza porque debimos empezar a trabajar de forma autónoma y por objetivos en cada una de nuestras instituciones; y el segundo en lo educativo donde debimos migrar la presencialidad hacia una modalidad mediada por tecnologías con el fuerte desafío que eso incluyó en diversos aspectos. Y esto nos enfrentó a oportunidades de nuevos ámbitos de crecimiento y amenazas que estamos afrontando en conjunto”.

Cabe señalar que durante la primera parte del conversatorio compartieron sus experiencias: Rodolfo Gallo Cornejo, rector de la Universidad Católica de Salta; Marcelo Fígari, rector del Instituto Universitario Hospital Italiano de Buenos Aires; Julián Rodríguez, rector de la Universidad Austral; y Juan Carlos Mena, rector de la Universidad FASTA.

Leer Más


Enfrentando la pandemia

Daniel Rotsztain es un canadiense que participa en el movimiento Calles para la gente, y decidió hacer un experimento claro y contundente. Con las correas de una mochila y un aro plástico fabricó un anillo de dos metros alrededor suyo, para que nadie pueda acercarse a él y todos deban respetar la distancia social a su alrededor. Salió con su artefacto a la calle y el video de YouTube nos muestra que no le fue nada fácil recorrer las calles de Toronto. Lo sorprendente del experimento es que la única manera de caminar por el espacio publico respetando la distancia entre personas es haciéndolo por el medio de la calle, ninguna vereda resiste análisis. El video está disponible aquí (código QR al final del artículo), es corto y bastante tragicómico.

En Posadas, en el caso de las calles del centro por dónde circulan los colectivos, la gente no podría ni intentar hacer el experimento del canadiense, no hay espacio para caminar por las veredas. Calles como Junín, Buenos Aires o Rivadavia deberían tener dos carriles centrales, uno para el colectivo que está embarcando gente y otro para el colectivo que pasa y el resto tendría que ser todo vereda.

Es muy importante que no nos olvidemos que el transporte público es el mayor canal de transmisión del coronavirus. La nueva realidad frente al Covid-19 no nos pide que dejemos de tomar el colectivo, ni mucho menos, sino que lo usemos lo menos posible. Y la solución más sensata a este pedido de las autoridades sanitarias es el recurrir a la complementariedad de transportes.

Imaginemos, por ejemplo un comerciante que vive en Itaembé Miní y quiere ir a atender su local en el centro de la ciudad. La esposa -que se queda trabajando por el barrio donde viven- lo acerca con el auto particular hasta la terminal Quaranta. Allí se toma el colectivo oruga hasta el centro, y en la calle Buenos Aires, esquina con Bolívar, toma una bicicleta gratuita de la ciudad para ir hasta su negocio. En otras ciudades en el centro encontramos triciclos bicitaxi, o monopatines eléctricos. De eso se trata la complementariedad para moverse. Ahora, cada uno de nosotros podría pensar cómo hacer el camino desde su casa al trabajo, o a estudiar, usando siempre lo menos posible el colectivo. Sin dudas, lo que más nos ayudaría son las ciclovías y las peatonales.

En Francia, la ministra Elisabeth Borne, encargada de gestionar el Ministerio de Transición Ecológica, está trabajando en un plan viable para el 11 de mayo -fecha en la que se ha anunciado el fin del confinamiento- para que la bicicleta sea el medio de transporte que facilite el distanciamiento interpersonal, según informa el diario La Vanguardia. En esta nueva escena la protagonista es -sin dudas- la bicicleta, porque es la forma de poder cubrir las distancias que necesitamos, llegar sin cansarnos a esos lugares y con total libertad, aunque el colectivo no llegue hasta allí.

Este año se habló a nivel local de habilitar el tren como transporte metropolitano para nuestra área. Así, una persona que trabaja en el Hospital Madariaga podría ir en su propia bicicleta desde su casa hasta la estación de tren de Garupá, allí tomar el tren a Posadas y desde la estación próxima al puente internacional, caminar por una nueva peatonal que se podría hacer y que lo lleva hasta el Parque de la Salud. Aquí la intermodalidad será haber podido usar tres formas distintas de transporte de forma complementaria y en su medida justa. No podríamos haberle pedido al usuario que venga en bicicleta desde allá, tampoco es posible ir con el tren hasta la puerta de su casa y mucho menos pedirle que haga los 20 kilómetros caminando.

En California, donde también tienen prevista la cuarentena hasta el 11 de mayo, el municipio de Oakland cerró 120 kilómetros de calles en un esfuerzo por darle a los vecinos más espacio para caminar y andar en bicicleta de manera segura, a través de los barrios. Lo mismo ya hicieron en Bogotá, Ciudad de México y Vancouver. Mientras, en Berlín publicaron su Regelpläne Radverkehrsanlagen, un manual para ampliar toda su red de ciclovías adecuando los carriles de la derecha como exclusivos para biciusuarios y quitando estacionamientos a los autos. Todas medidas para poder enfrentar la pandemia.

En conclusión, de lo que podemos estar seguros es que el tiempo del auto particular en la zona céntrica llegó a su fin. Ya no tienen nada que hacer un auto ahí, deben seguir ingresando los vehículos esenciales y nada más. No son eficientes, contaminan con su ruido, sus embotellamientos y dejando una huella de carbono muy perjudicial.

Si además caemos en la cuenta de que todas estas alternativas de transporte son sustentables, amables con el medioambiente, descongestionan el centro y encima cuidan nuestra salud, es casi obvio que el futuro no podría ser de otra manera.

Por, Eduardo Saldivia, arquitecto, docente de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Santa Fe, Sede Posadas

Publicado en El Territorio https://www.elterritorio.com.ar/enfrentando-la-pandemia-66329-et

Leer Más


Webinar gratuito: “El régimen jurídico internacional de la OMS”

En el marco del Doctorado en Ciencia Jurídica, el viernes 22 de mayo, a las 14 horas, tendrá lugar el webinar “El régimen jurídico internacional de la Organización Mundial de la Salud. Con especial referencia al Covid 19”, a cargo del Castor Díaz Barrado, catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid).

La conferencia virtual, libre y gratuita, se realizará a través de la plataforma Zoom con inscripción previa. Los cupos son limitados.

Para inscribirse y recibir el link del webinar haga click aquí

Para más información o consultas contactarse por correo electrónico a mdidier@ucsf.edu.ar.

Durante la actividad se brindará información sobre la carrera de posgrado, objetivos, alcances y requisitos para la inscripción.

El Dr. Castor Díaz Barrado es catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Autor de diversos trabajos científicos de prestigio internacional en su disciplina, ha analizado de manera especialmente intensa las cuestiones relativas a la protección internacional de los derechos humanos y los procesos de integración de América Latina e Iberoamérica.

Ha sido decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Extremadura. En la Universidad Rey Juan Carlos, ha sido director del Departamento de Ciencias Sociales y Humanidades, y Vicerrector de Ordenación Académica y Estudios. Ha dirigido el Máster en Cooperación Internacional con América Latina y el Caribe de esa Universidad.

Forma parte del grupo de expertos para la elaboración y aplicación de la Carta Cultural Iberoamericana y dirige el Centro de Estudios de Iberoamérica de la Universidad Rey Juan Carlos. Ha sido elegido Académico de Número de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación en la sesión plenaria celebrada el 24 de febrero de 2020.

Leer Más


La paradoja de educar “sin poner el cuerpo”

La paradoja de “educar sin cuerpos” o, dicho de otro modo -menos provocador- el desafío de proponer procesos educativos desde el no-espacio de la virtualidad, casi “sin poner el cuerpo”. Un aporte de la decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Doctora Carmen González.

Hace unos días nos detuvimos con un grupo de alumnos, a pensar en las paradojas; a partir de la invitación de comenzar a estudiar filosofía desde allí mismo, nos atrevimos a cargar este concepto de otro significado y, entonces, lejos de afirmarlas como contradicciones al sentido común, nos animamos a verlas como la afirmación aparentemente contradictoria de la complejísima realidad que permite por ser tal, diversas, complejas y múltiples miradas. Todas al mismo tiempo de-velando esa complejidad y atrayéndonos incluso más seguir a des-cubriéndola.

Si nos permitimos jugar con ese sentido, hay una paradoja que me resulta insistentemente provocadora de pensar. La paradoja de “educar sin cuerpos” o, dicho de otro modo -menos provocador- el desafío de proponer procesos educativos desde el no-espacio de la virtualidad, casi “sin poner el cuerpo”.

Aula vacía

¿Por qué sería ésta una paradoja? Pues porque estamos habituados a pensar que para educar necesitamos presencias y al mismo tiempo este tiempo presente nos pone ante la circunstancia de tener que seguir educando en el escenario de una presencia distinta. Porque claro, ¿quién podrá negar que necesitamos estar presentes ante la computadora, estar presentes ante una cámara o ante un papel en el que leemos la voz del docente para que esta noble tarea se produzca? Solo que esta vez, en esta compleja circunstancia que nos toca vivir, este estar presentes se apoya más en la confianza que en las certezas. Veamos porqué.

Normalmente nos movemos rodeados de certezas: la certeza de que hay una institución -la escuela- que está allí para garantizar que el proceso educativo se dará; la certeza de que los docentes están allí frente o entre los alumnos para que este hecho se produzca; la certeza de que en el diálogo entre todos los actores esos procesos efectivamente se dan; la certeza, en fin, de que allí estamos para educarnos.

Ahora, en cambio, mediados por pantallas confiamos en que las instituciones -cuyos muros identificatorios aparecen borrosos- seguirán estando allí para asegurarnos que el aislamiento social no impide la educación; confiamos en que los docentes están ahí detrás de las pantallas, con todo su universo familiar detrás -físicamente incluso- pero haciéndose un “lugar” para seguir con sus tareas de docentes; confiamos en que efectivamente y aún mediados por una pantalla desean seguir dialogando para que la educación efectivamente se produzca.

Confiamos, en definitiva, en que sin las presencias directamente palpables todo sigue estando allí, en ese “no-lugar” de la virtualidad. Y las paradojas están también allí para permitirnos la posibilidad de pensar de otro modo. Porque de otro modo, el docente sigue diciendo “buen día, vengan que hoy vamos a hablar de esto” o “quiero que miren esto cuando lean…” o “digan qué les pasa cuando leen o escuchan esto…” o, “aquí estoy para lo que necesiten”…y todo eso sucede sin estar en medio; se trata de un estar distinto, mediado por la tecnología. Pero sigue sucediendo. Es paradojal decir que nos encontramos en el aula o en la plataforma y tendremos la clase, pero es. Está sucediendo.

Estamos, en definitiva, educando en un no-lugar físico, pero en una circunstancia que está teniendo lugar. Nos dicen que en este distanciamiento nos estamos cuidando, porque parece ser que la cercanía física puede enfermarnos y ponernos en peligro. La posibilidad paradojal es entonces estar cerca sin estarlo. Me niego a pensar, como algunos dicen por ahí, que estamos siendo el experimento social de algún que otro poder; lo que sí quiero pensar es que nos estamos experimentando a nosotros mismos en esta paradoja de “estar-en-el-mundo” de modo no corpóreo, tal vez para experimentar que cuando volvamos a ocupar esos espacios que hoy están vacíos, lo haremos habiendo experimentado que sin contacto físico nadie puede educarse, en el sentido más profundo del término.

La educación formal, la que se acredita formal e institucionalmente seguirá siendo posible, como hasta ahora, pero la oportunidad de educar nuestra humanidad, en un sentido pleno, no podrá ser nunca sin contacto y cercanía física. Mientras tanto, vaya paradoja, los docentes, seguimos educando.

Por Carmen González, Doctora en Filosofía, decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades, docente titular de la cátedra de Filosofía de la educación; Universidad Católica de Santa Fe

Publicado en diario El Litoral https://www.ellitoral.com/index.php/id_um/239262-la-paradoja-de-educar-sin-poner-el-cuerpo-por-carmen-gonzalez-opinion.html

 

Leer Más


“SUPERar la cuarentena” en la Sede Reconquista

Campaña de recolección de leche. Llevá tu donación a la sede de Cáritas Parroquial, en calle Amenábar 1498, todos los miércoles, de 15 a 18 horas.

“SUPERar la cuarentena”, bajo esta consigna desde la Universidad Católica de Santa Fe queremos continuar tendiendo puentes y generando redes para ayudan a quienes más lo necesitan; en este caso, en la Sede Reconquista.

Si sos parte de nuestra comunidad -docente, alumno, egresado, personal- llevá tu donación de leche en polvo o larga vida a la sede de Cáritas Parroquial, en calle Amenábar 1498 (Amenabar esq. Pueyrredon) de la ciudad de Reconquista, todos los miércoles, de 15 a 18 horas.

La pandemia no nos aísla, sumate a esta campaña para ayudar a las familias que más lo necesitan.

Somos comunidad, somos UCSF.

Leer Más