ADUC a los docentes: “lo mejor que nos puede pasar es estar juntos ante los desafíos”

El pasado lunes 5 de abril, la Universidad Católica de Santa Fe dio inicio al ciclo académico 2021, con el regreso a la presencialidad de manera gradual, acotada y cuidada. En el marco de la autonomía universitaria y de los acuerdos rubricados con el gobierno provincial santafesino, grupos de ingresantes y estudiantes de segundo año comenzaron a volver a las aulas, cumpliendo con los protocolos sanitarios establecidos.

En su mensaje a la comunidad UCSF con motivo de este regreso tan esperado, el Rector, Mgter. Lic. Eugenio Martín De Palma expresó con franqueza que la vuelta a las aulas “nos llena de muchas expectativas, pero a la vez, de incertidumbres, miedos y dudas”. “No obstante, esta presencialidad tan deseada, requerida y exigida nos encuentra en un momento epidemiológico complicado y ascendente. Por tal motivo, como siempre lo sostuvimos, iremos de menos a más, de manera acotada, gradual y progresiva, cuidándonos y cuidando al otro”.

En esa línea sostuvo que el regreso va mucho más allá de “la presencialidad por la presencialidad misma”, porque a través de esto “hemos recuperado -por así decirlo- nuestra autonomía universitaria, que hace a la esencia de una comunidad de maestros y alumnos. Pero, a la vez, a partir de ello, hemos puesto en el centro del debate el carácter esencial de la educación”, afirmó De Palma.

 

“Queremos volver”

Así como los alumnos volvieron, también lo hicieron los docentes. En esto, la Asociación de Docentes de la Universidad Católica de Santa Fe (ADUC) tuvo un aporte muy importante a partir del diálogo y el trabajo conjunto con las autoridades de Rectorado, para que este regreso también fuera posible y de manera cuidada.

En ese diálogo permanente, el presidente de ADUC, profesor Eduardo Quintana, le entregó al Rector y su equipo de trabajo los resultados de un sondeo realizado a los propios docentes sobre el regreso o no a la presencialidad; hecho que fue muy bien recibido por parte de las autoridades de la Casa de Estudios, en este momento de toma de decisiones.

Si bien Quintana manifiesta que personalmente esperaba otro resultado, se mostró gratamente sorprendido por la cantidad de docentes que a partir de una justificación desde la relación humana y lo pedagógico, quieren regresar a las aulas: “Más del 90% dijeron: Queremos volver, pero con cuidados”.

Más allá de la diferencia propia entre “dar clases de manera virtual o en forma presencial”, el aula permite “ese ida y vuelta con los alumnos, sobre todo en esta universidad donde la relación personal está muy presente, porque son grupos chicos. El año pasado salimos adelante de una coyuntura complicada, pero hoy queremos volver”, afirmó.

Algunas respuestas

Respondiendo a la consulta sobre las condiciones necesarias para el regreso se destacan el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, el uso de barbijo, el distanciamiento social, el uso de alcohol y lavado frecuente de manos, la ventilación de las aulas y talleres. Asimismo, se plantea la realización de clases mixtas o modalidad distribuida (presencial-virtual/sincrónica-asincrónica), tendiendo gradualmente a la presencialidad completa; entre otros aportes.

¿Pensas que los estudiantes necesitan de la vuelta a la presencialidad?, ¿por qué?, fue una de las preguntas incluidas en la consulta. Entre las múltiples respuestas, la necesidad del vínculo personal, el cara a cara docente-alumnos fue el más frecuente, así como la necesidad de socializar entre pares y la vivencia universitaria. “Vivir la experiencia de aprender juntos, estar cerca, compartir sentimientos y emociones”. “Es necesario el ida y vuelta que ofrece la presencialidad. El alumno se nutre también de la vida en el aula y de la vida universitaria”, son solo dos, de las tantas respuestas recibidas.

 

Diálogo y participación

La pandemia y la virtualización de un día para otro puso sobre la mesa, también, la posibilidad de pensar en nuevos escenarios, porque la virtualidad permitió, por ejemplo, que muchos alumnos que además de estudiar trabajan o son de otras localidades, se vean beneficiados para el seguimiento de las clases y la continuidad de sus estudios. En este sentido, a partir de la experiencia se pueden generar mejoras en la propuesta académica, “contemplando modalidades híbridas, en las que la presencialidad se reserva a actividades que estrictamente lo requieran (prácticas, talles, laboratorios) y se articule con instancias virtuales”. “Tenemos que intentar quedarnos con lo mejor de la presencialidad y lo mejor de la virtualidad en favor de todos los protagonistas del proceso educativo. ¡Es un gran desafío!”, se lee entre algunas de las respuestas.

Tomando la experiencia del 2020, en particular sobre el uso de herramientas tecnológicas, el Sistema Institucional de Educación a Distancia de la UCSF (SIED) llevó adelante por un lado la renovación y actualización de su Campus Virtual, hecho que también trabajo consigo una serie de capacitaciones para potenciar su uso, y la adquisición del equipamiento para aulas híbridas que permitan clases duales: presenciales y virtuales a la vez; incluso conectando a más de dos sedes a la vez. Así, los alumnos de Arquitectura de Santa Fe, Rosario, Rafaela y Posadas, pueden tener clases de manera virtual, presencial y sincrónica, todos juntos, hecho que permite ese compartir y generar conocimiento conjunto, hecho propio de la vida universitaria.

Finalmente, el presidente de ADUC, valoró la participación de los docentes, cada uno con sus aportes y puntos de vista. “Fue importante, porque uno ahí compartió también su miedo, conocer cómo se siente el otro. El año pasado fue muy traumático para todos, pero para el docente, más. Porque frente al alumno uno tenía que ponerse como que estaba bien, pero en realidad fue difícil. Y nosotros como Asociación tratamos de darle un apoyo, siempre tratando de estar. Si algo sirve, si hay un seminario, algo que pueda ser útil o de interés lo comunicamos. La consigna es estar. Esa es la Asociación de docentes; al menos como nosotros la entendemos”, expresó convencido, el profesor Eduardo Quintana, y concluyó que “lo mejor que nos puede pasar es estar juntos ante los desafíos”.

 

Acotada, gradual y cuidada

Si bien el regreso cuidado a la presencialidad en la Universidad Católica de Santa Fe abarca a todas las Facultades y las cuatro sedes en la Provincia de Santa Fe, el mismo se está dando de manera gradual y acotada, cumpliendo con los protocolos y el acuerdo firmado por la Universidad con el Ministerio de Salud y de Trabajo. Esto implicó la adecuación de las aulas considerando distanciamiento social necesario, mediante el marcado de bancos que no se pueden utilizar, la instalación de la señalética para indicar las zonas por las que conviene circular, los espacios habilitados y las recomendaciones generales de cuidados Covid.

En este marco, la decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Carmen González, expresó ante un medio local la alegría por el retorno, que no implica una presencialidad completa y que la virtualidad se deje de lado. “Se trata de una modalidad distribuida, que hace compatible la presencialidad cada quince días, con el sostenimiento de las aulas virtuales para continuar con el trayecto formativo. No es la vida que tenía la universidad, por ahora, pero es un primer pequeño paso hacia la recuperación de cierta normalidad”.

En tanto, desde la secretaría General de Rectorado, la CPN Claudia Gauna, remarca las características que tiene el regreso: “Es acotado, no volvemos todos como en el 2019. Va a ser progresivo, queremos ver cómo va evolucionando la situación de los alumnos y de la pandemia. La tercera palabra clave es cuidada: queremos garantizar este retorno, y volvemos dentro de las posibilidades que tenemos”, explicó.

Finalmente, es importante señalar que para las actividades presenciales es obligatorio el uso de barbijo en todo momento, la toma de temperatura y sanitización en el ingreso al establecimiento, así como también la distancia social y la ventilación permanente de los espacios. Asimismo, se recomienda contar con el kit Covid personal: barbijo de repuesto, sanitizante y toallitas para limpieza.

La nota original fue publicada en El Litoral, y puede encontrarla ACÁ.

Si leíste esta entrada, también te puede interesar:

Regreso a la presencialidad 



Arquitectura y Diseño, Home principal, Facultades, Alumnos, Santa Fe, Ciencias Agropecuarias, Ciencias de la Salud, Docentes, Rosario, Coronavirus, Ciencias Económicas, Posadas, Reconquista, Derecho y Ciencia Política, Filosofía y Humanidades, Rafaela, SIED, Psicología, Vicerrectorado de Formación, Sedes