Alumnos y docentes de la Facultad de Arquitectura viajaron a Brasil

39410897_323566218202724_487816140597231616_n

“Solo se ama lo que se conoce, la patria comienza en la frontera…»
Mural en Bernardo de Irigoyen.

En el camino de poder comprender los fenómenos urbanos y llegar a pensar en «una arquitectura que construya ciudad», los docentes y alumnos de las cátedras: Arquitectura IV y Planeamiento, visitamos Curitiba, en el estado de Paraná-Brasil. Esta ciudad es considerada un escenario de interrelación entre las personas, con su espacio urbano y el medio ambiente, es la capital ecológica de nuestro país vecino. (Mote que se debe a la acción de políticas públicas en materia de planificación urbana, desarrolladas desde los inicios de los años ´40, que permitieron posicionarla como polo de conocimiento en cuanto a estrategias de gestión del territorio.

Además de lo mencionado, otro gran incentivo del viaje, fue el de poder presenciar el 1er Encuentro Internacional de Arquitectura y Urbanismo, de manera conjunta con las Facultades de Arquitectura de la Universidad Mater Dei, Ciudad de Pato Branco y Universidad Positivo, Curitiba.

La bienvenida fue dada por los Arquitectos Tami Szuschman y Rodolfo Sastre, docentes de la Universidad Positivo, los que organizaron una conferencia magistral por parte del IPPUC (Instituto de Pesquisa e Planejamento Urbano de Curitiba) a cargo de la Arquitecta Gisele Madeiros. El IPPUC fue creado en el año 1965 y desde entonces se ha convertido en un motor de desarrollo, implementando las políticas proyectadas por el Plan Director, cuyas ejes son: el uso de suelo, transporte público y sistema vial.

El taller de croquis urbano, apreciando y dibujando los atractivos de la ciudad, dio el puntapié para poder asimilar la charla dado por el Instituto de Planeamiento. Los lugares revelan esa idea de transformación urbana y de visión ecológica, los espacios públicos ganados como la Opera de Alambre y la Universidad Libre, construyen el paisaje de las antiguas canteras. El trazado del transporte público define el perfil urbano de los corredores y de toda la ciudad, los mismos elementos, articulados de forma conveniente pueden producir un resultado eficiente.

Las aspiraciones de Curitiba se proyectan por la mirada de Oscar Niemeyer, quien le regalo un símbolo a la ciudad. La majestuosa obra, enaltece el espíritu de los Curitibanos. El edificio original, escuela también proyectada por Niemeyer en 1967, fue reformado y adaptado a Museo, incorporando un anexo conocido como “el ojo”. La instalación lleva el nombre de su creador, “Museo Oscar Niemayer” y fue inaugurado en el año 2003. La escala del edificio es acompañada por el parque público Juan Pablo II, reconocido lugar de encuentro y recreación. Desde afuera hacia adentro, todos los sentidos se estimulan en la experiencia de recorrer el edificio, la tensión y vértigo horizontal en la planta de ingresos, el infinito túnel, el gran espacio en el interior del ojo, que alguna vez miro al parque y a toda la ciudad, y que hoy se encuentra cerrado por una membrana que oficia de cortina del muro acristalado.

La experiencia Curitiba desde la percepción sensible de los croquis tuvo su cierre el sábado por la tarde en la plaza España, lugar público, donde se expusieron los bocetos elaborados durante la recorrida. Esta actividad también significo la despedida de entrañables camaradas y un hasta luego a la ciudad. Los nuevos escenarios, ponen a Curitiba en la necesidad de reinterpretarse sin perder la visión vanguardista que la caracterizo, un importante desafío al cual seguiremos de cerca, a partir de los convenios firmados por las instituciones para avanzar en tareas conjuntas, tanto en taller como investigación e intercambios.

El viaje también fue a excusa para descubrir a un grupo humano fascinante que afronto el desafío del conocimiento con responsabilidad. Quizás los mejores recuerdos se refieran a estas personas, con las cuales compartimos y descubrimos la Ciudad de Curitiba, y con los cuales seguiremos buscando nuevas experiencias, otras postales, sensaciones y emociones para agregar a nuestra mochila de espíritu viajero.

Coordinación General del viaje:
Sebastián Galarza – Docente
Darío Kuhn – Docente
Agostina Giovenale – Ayudante Alumna