Becas para alumnos de escuelas medias pertenecientes a la JAEC

Nuestra universidad ofrece becas para alumnos de escuelas que forman parte de la Junta Arquidiocesana de Educación Católica, dependiente del Arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz.

Pueden acceder alumnos de 5to. o 6to. año, próximos a egresar que posean probados méritos académicos y que provengan de familias con dificultades socio-económicas. La finalidad es posibilitarles acceso a su formación profesional.

Las becas implican la cobertura del 100%, o del 75 al 25%, sobre todas las cuotas correspondientes a su trayecto académico, a excepción del pago de la cuota 1 de cada año. Esta cuota se abona en concepto de matriculación y rematriculación, y equivale a la que paga un alumno regular en el mes de enero de cada año. Se podrá prorratear en mensualidades, así como el pago de los gastos administrativos por emisión del título cuando egrese.

Estas becas tienen vigencia por el tiempo de duración de cada carrera.

Los interesados en acceder a este beneficio, deben informarse en la Dirección de su Colegio o en Secretaría de Rectorado de la UCSF.

Todas sujetas a la apertura de la carrera en el año académico correspondiente.

 

Accedé al convenio completo y las condiciones de selección y acceso

 

Conocé todas las carreras que podés estudiar en la UCSF

 

Colegios pertenecientes a la JAEC (Junta Arquidiocesana de Educación Católica) que participan del convenio:

Nombre de la Institución Localidad
San Agustín  CARLOS PELLEGRINI (S.F)
Juan Bautista Alberdi  ELISA (S.F)
José Manuel Estrada  ESPERANZA (S.F)
Nuestra Señora del Huerto  ESPERANZA (S.F)
San José  ESPERANZA (S.F)
Nuestra Señora del Calvario  GÁLVEZ (S.F)
Santa Ana  GESSLER (S.F)
San Antonio  GOBERNADOR CRESPO (S.F)
José Manuel Estrada  PIAMONTE
Santa Marta  PILAR (S.F)
Providencia  PROVIDENCIA (S.F)
Padre Juan León Dehon  PUERTO GABOTO(S.F)
San Isidro Labrador  S.ROSA DE CALCHINES (S.F)
Sagrado Corazón de Jesús  SAN CARLOS CENTRO (S.F)
San Francisco Javier  SAN JAVIER
San José  SAN JERÓNIMO NORTE (S.F)
Sagrado Corazón de Jesús  SAN JORGE (S.F)
Urbano de Iriondo del Niño Jesús  SAN JUSTO (S.F)
La Inmaculada  SANTO TOMÉ (S.F)
Nuestra Señora de la Paz  SANTO TOMÉ (S.F)
San Francisco de Asís  SASTRE (S.F)
Jesús Resucitado ALTO VERDE (S.F)
Antonia María Verna SANTA FE
Ceferino Namuncurá SANTA FE
Colegio Arquidiocesano San José SANTA FE
Complejo Educativo Beato Luis María Monti SANTA FE
Cristo Obrero SANTA FE
Don Bosco SANTA FE
Dr. Gilberto Beltramino SANTA FE
Inmaculada Concepción SANTA FE
La Salle Jobson SANTA FE
Monseñor Alfonso Durán SANTA FE
Monseñor Carlos Macagno SANTA FE
Nuestra Señora de Fátima SANTA FE
Nuestra Señora de Guadalupe SANTA FE
Nuestra Señora de Itatí SANTA FE
Nuestra Señora de Lourdes SANTA FE
Nuestra Señora del Calvario SANTA FE
Nuestra Señora del Huerto SANTA FE
Nueva Esc. Sec. Hnos. de La Salle SANTA FE
Sagrada Familia SANTA FE
Sagrado Corazón de Jesús SANTA FE
San Antonio de Padua SANTA FE
San Arnoldo Janssen SANTA FE
San Eugenio de Mazenod SANTA FE
San Ezequiel Moreno SANTA FE
San José SANTA FE
San José Adoratrices SANTA FE
San Lorenzo SANTA FE
San Roque SANTA FE
San Vicente de Paul SANTA FE
Santa Lucía SANTA FE
Santa Rita de Casia SANTA FE
Santa Rosa de Lima SANTA FE

 

Leer Más



Exceso de peso, una dolorosa deuda interna

El 41,1% de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país tienen exceso de peso. A los adultos no les ha ido mejor ya que el 63% se encuentra en esa misma situación. Así lo aseguran los Resultados Preliminares de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, presentados recientemente por la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación.

Esta postergadísima encuesta desnuda una realidad incómoda: estamos gordos, tenemos patrones alimentarios basados en productos no recomendados (como bebidas azucaradas, productos de pastelería, productos de copetín y golosinas, que poseen alto contenido de azúcar, grasas y sal y bajo valor nutricional), entornos escolares que acentúan los consumos no saludables y, por si fuera poco, los que pierden son los de siempre. Las desigualdades alimentarias muestran que la baja talla, el bajo peso, el consumo de alimentos no recomendados y la lectura de las etiquetas de los productos, alcanzaron peores resultados en la población de bajo nivel educativo y de ingresos más bajos.

La calidad y variedad de los alimentos para este grupo está comprometida, y más aún en nuestro país donde el 20% más rico se queda con el 50% de los ingresos, y donde más de la mitad de nuestros niños y niñas son pobres.

La obesidad está afectando a la población más pobre, con impactos económico, social y sanitario, comprometiendo la calidad de vida y la longevidad. Además, la obesidad es un pasaporte a un futuro de desventajas. Cuando está presente en los primeros años puede incrementar las chances de perpetuarse en edades futuras a través de las influencias intergeneracionales y durante los primeros años de vida y el riesgo de padecer enfermedades como diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer. Enfermedades que quizás intencionalmente nos las metieron en la cabeza como “no transmisibles”, que se cosechan para toda la vida y que dañan la salud y calidad de vida de las personas.

Esta preocupante situación interpela la tradición de la salud pública que en temas de exceso de peso históricamente se enfocó en la promoción del cambio de la conducta individual, motivado por campañas educacionales. Las investigaciones disponibles nos han demostrado que las intervenciones individuales han logrado marginales resultados en el promedio de descenso de peso. Tenemos que quitarle el guardapolvo médico al problema reducido a la estrategia curativa y comprender que la mirada desde los servicios de salud es insuficiente. Por ello, urge que el Estado, si bien lideró importantes acciones de rectoría sanitaria, no siga postergando la implementación de medidas estructurales.

Lo que se vende en una escuela, lo que se publicita en la televisión no puede quedar dominado por intereses corporativos. Se requieren leyes, regulaciones y medidas fiscales, tales como la subvención de frutas, verduras y pescados e impuestos a los alimentos no saludables (no solo a las bebidas azucaradas).

El problema del exceso de peso hace tiempo se ha instalado entre los profesionales de la salud, pero para la sociedad por ahora es solo un número que parece aún no incomodar. No nos indignamos cuando la publicidad manipula las preferencias alimentarias de los niños y niñas o cuando una industria de alimentos sponsorea un recital o una olimpiada o diseña programas educativos para las escuelas. Se percibe un estado de sedación, que precisa ser desnaturalizado.

Allí está el desafío, lograr que esta problemática sea tomada por las demandas sociales. Quizás la estrategia sería hermanar las agendas de salud con la del medio ambiente que ha resultado tener mejores adeptos, generar alianzas de alto alcance entre la sociedad civil, la academia y los decisores (despojada de intereses sectoriales) y acciones de regulación que promuevan entornos saludables. Todo ello en el marco de la voluntad política y el apoyo técnico de las agencias internacionales de salud, propiciando la construcción de estrategias basadas en la mejor evidencia.

La Organización Mundial de la Salud recomienda a los gobiernos acciones intersectoriales denominadas “Salud en Todas las Políticas”. La mirada de la salud en los programas productivos, en la promoción de alimentos de proximidad, en los marcos regulatorios, en la política escolar, en la investigación transdiciplinaria de los ambientes alimentarios, en la promoción de la salud a lo largo del ciclo de la vida, en las campañas en medios masivos de comunicación, en las políticas de empleo y emprendedorismo y hasta en el diseño de las ciudades y las opciones de traslado que ellas motivan o desalientan.

Tenemos un faro claro y próximo. Chile ha sido pionero en el mundo en promulgar una Ley que hace frente a la obesidad y que es la más estricta del mundo. Pero le llevó 10 años, el liderazgo político de un senador (médico) que promovió un frente parlamentario y el fuerte acompañamiento de la academia y las agencias internacionales de salud. Esta ley prohíbe la venta de productos no recomendados en las escuelas y limita estrictamente la forma que pueden ser publicitados. Y los resultados sobre el entorno alimentario comienzan a visibilizarse. No se pueden poner dibujitos ni personajes en alimentos que no son sanos, y los excesos se declaran visiblemente en el frente del envase con un sello negro de advertencia. Si el ejemplo no es suficiente, acotamos que recientemente otro vecino, Uruguay imitó el modelo chileno. Y hay otros más en la región y el resto se está anotando en la fila, ya que, en Latinoamérica, uno de cada cuatro adultos es obeso.

La encuesta, que se realiza por segunda vez en nuestro país, incorporó nuevas dimensiones que son celebradas como las percepciones de las personas sobre la publicidad y del sistema de etiquetado de los alimentos. Sin embargo, la transformación de los sistemas alimentarios que comienza a ser central en el debate fuerza temáticas como la proximidad de los consumos, sitios de abastecimiento y hasta de desperdicios alimentarios.

Desde la Lic en Nutrición de la UCSF postulamos que comer es un acto político. Por eso cada vez que individualizamos los problemas sociales, mutilamos su origen histórico social y el peligro radica en que las posibilidades de superación olvidan la salida colectiva, ya que se reduce a prácticas individuales. Precisamos a su vez, interpelar el modelo de desarrollo que parecería simular una “factoría de gordos”. Ojalá alguna vez, estos abordajes tomen cuerpo en los debates que trasciendan el ámbito médico y que defiendan la salud por sobre los intereses del mercado. Precisamos de un liderazgo político de la problemática que por ejemplo sea capaz de poner límites a la industria de alimentos sobre lo que ofrece y su publicidad, porque se deben librar batallas donde algunos lobos astutamente se disfrazan de corderos.

Tenemos que convencernos como sociedad que el exceso de peso es un tema capital.

 

Descargar el Informe Técnico 

 

María Celeste Nessier
Coordinadora Lic. en Nutrición – UCSF

Leer Más


Aspectos teórico-metodológicos de la Investigación en Implementación 

 

Temas 
• Aspectos teórico-metodológicos de la Investigación en Implementación
a cargo de Raúl Mejía, Dirección de Investigación para la Salud
• Aspectos financieros de la convocatoria a cargo de Mariela Alvarez Gelves,
Programa Proteger
• Aspectos administrativos de la convocatoria a cargo de Noelia Cabrera,
Dirección de Investigación para la Salud

Opción 1: 
Viernes 4 de Octubre, 2019 de 10.00hs  a 12.00 hs.
Número de reunión: 926 002 782
Contraseña de la reunión: 98000
Enlace de la reunión: Click aquí

Opción 2:
Viernes 4 de Octubre, 2019, de 15.00hs a 17.00 hs.
Número de reunión (código de acceso): 922 917 930
Contraseña de la reunión: 87000
Enlace de la reunión: Click aquí

Descargue aquí el Instructivo para la videoconferencia

Leer Más


Salud: Ciclo de Talleres sobre Evaluación por competencias.

«En el entorno universitario actual, caracterizado por la implantación de un sistema educativo basado en los principios de Bolonia y centrado en el aprendizaje por competencias, el presente trabajo aborda uno de los aspectos más complejos del proceso formativo: el de la evaluación.» (1)

Con Docentes de la Licenciatura en Fonoaudilogia y Nutrición, culminó el Ciclo de Talleres sobre Evaluación por competencias.

Coordino nuestra tutora Psp. Adriana Autelli.

Felicitaciones!!!

(más…)

Leer Más


Estamos en curso de colisión frontal con los límites ecológicos del planeta

El Dr. Adrián Beling, becario del KAAD, Servicio de Intercambio Académico Católico, presentó el libro Desarrollo Non Sancto “la religión como actor emergente en el debate global sobre el futuro del planeta”, invitado por el Instituto de Ecología Humana y Desarrollo Sustentable de la Facultad de Ciencias de la Salud.

 

En la discusión sobre desarrollo desde la perspectiva de la Encíclica Laudato si’, la Universidad Católica de Santa Fe promueve espacios de reflexión y análisis, en el intento de dar respuestas a los desafíos que se plantean a nivel global.

En este contexto, Adrián Beling, Doctor en Sociología por la Universidad Humboldt de Berlín y por la Universidad Alberto Hurtado en Santiago de Chile, junto a Julien Vanhulst, coordinaron la publicación del libro Desarrollo Non Sancto. “Este es un libro que surgió de una inspiración común con (la Dra.) Ana Bonett y que después tomó un camino paralelo. Terminamos produciendo dos libros hermanos, pero ambos salen de la misma fuente, que es la reflexión que nos propone el Papa Francisco a partir la Encíclica Laudato si’ acerca de la trayectoria deletérea que está adoptando la sociedad posmoderna en todo el mundo y que está en curso de colisión frontal con los límites ecológicos del planeta y está desintegrando a las sociedades en el camino hacia ahí”, comenzó a explicar Beling.

 

Pensar la socioecología

La publicación es un libro colectivo. Todas las contribuciones tienen un denominador común, y es tomar a la ecología desde la complejidad socioecológica que plantea Francisco, “que rechaza de forma bastante explicita el discurso más individualista y más acomodaticio que no molesta a nadie, que es esto de apagar la luz o sacar la basura”.

“La problemática es más profunda y consiste en empezar a reconocer que hay un lado muy oscuro del proceso de industrialización y de modernización del mundo. Los beneficios son evidentes y eso es de lo que todo el mundo habla, no hace falta decirlo porque está dicho. Se ha reducido la tasa de mortalidad, que la gente tiene acceso a cosas que antes no tenía, todas esas cosas son evidentes, pero de lo que nadie habla es de que esto no fue gratis y que hoy hay un protoconsenso científico, pero también político, de que esta trayectoria es suicida”.

El Papa plantea que el comportamiento de la sociedad planetaria suicida, sin eufemismos.  “Lo que pasa es que con el discurso ambientalista hay también una apropiación muy particularista de ese discurso que tiene que ver con un cierto ambientalismo del norte, que se caracteriza por prácticas como reciclaje, eficiencia energética, apagar la luz al salir de la habitación, este tipo de cosas que están muy bien pero que no solucionan nada”, desafía Beling.

Por ejemplo, un país como Alemania que es pionero en debate y en prácticas ambientalistas, “no es modelo de nada: Alemania tiene una huella ecológica de cuatro planetas. Significa que para que todos podamos vivir como vive un alemán actual, necesitaríamos los recursos que producen cuatro planetas, y la capacidad de absorción y polución de cuatro planetas. Solo tenemos uno. Entonces, ese país no puede verse como un modelo en ese sentido tampoco, no más que Argentina. La gente allá vive mejor en términos sociológicos y materiales, pero eso no es sostenible en el tiempo. De hecho, gran parte de esa bonanza también proviene de la no bonanza de otros lugares”.

 

La religión como actor emergente

El libro plantea a la religión como un actor emergente en esta discusión. En este sentido, Beling considera la religión -desde su punto de vista-  como un microuniverso, una especie de espejo de las sociedades en las cuales esa religión existe. “Si es conservadora, es porque esa sociedad es también conservadora, o quizás cambia más lento de lo que cambia la sociedad. Pero en el fondo no es nada que esté completamente fuera, sino que reproduce un poco las mismas estructuras y las mismas matrices de pensamiento de las sociedades en las cuales se origina y en las cuales se desarrolla”.

Desde esta perspectiva, se pueden observar distintos movimientos en distintas direcciones. “En especial, hay un surgimiento muy fuerte desde lo que en la Iglesia Católica se denomina sectas pentecostalistas que lejos de plantear este debate, resisten este debate. Son las que han llevado, por ejemplo, a la elección de Bolsonaro en Brasil, que obviamente es el anti-esto”, argumenta Beling.

“Pero desde la Iglesia Católica, y desde las estructuras tradicionales, hay una especie de convergencia ecuménica en torno a esta idea de ecología integral que tiene todas estas dimensiones de críticas civilizatorias. Porque va más allá, se enfoca en lo que hay en común entre todos estos colores políticos y que es problemático, pero que por ser común a todos nadie problematiza”.

Wolfgang Sachs, prologuista de este libro, abrió su conferencia en Berlín diciendo estamos en la ciudad del muro, pero yo no voy a hablar del muro. Desde la perspectiva de la que yo quiero hablar, lo que había de un lado y del otro, era lo mismo. Beling explica que estamos acostumbrados a pensar en el antagonismo fundamental del Siglo XX Comunismo/Capitalismo, pero, desde un punto de vista socio ecológico, ambas eran exactamente lo mismo.

“Se puede pensar al comunismo como un capitalismo de Estado, que tiende exactamente a lo mismo que el Capitalismo, esto es expandirse consumiendo en el proceso los recursos del planeta vivo, para convertirlos en un recurso convencional como es la moneda y ese proceso es altamente problemático. Eso es lo que el Papa problematiza en esta Encíclica de forma más o menos explícita”.

 

Mesianismo tecnológico y economicismo

Hay un antagonismo muy claro que plantea Francisco en Laudato si’. “El mesianismo tecnológico, que plantea que la tecnología va a resolverlo todo, y el economicismo, por el cual el criterio económico es el que prima y el que rige las decisiones. Él dice que estas dos cosas están llevándonos a chocarnos contra una pared”.

Tanto el Papa, como los autores de este libro Desarrollo Non Sancto, plantean que nos hemos acostumbrado a pensar modernidad y expansión como sinónimos, y sostienen que esto no es necesariamente así. “De hecho, la promesa original de la modernidad en los pensadores ilustrados europeos, era una sociedad autónoma que maximizaba la posibilidad de cada individuo de decidir su propio destino. Eso es lo que caracterizó al proyecto moderno en sus orígenes, y hoy nos encontramos que es casi lo contrario de eso, la antítesis. Pensar que estamos metidos en un proceso inevitable, reduce la posibilidad de libertad. Hoy trabajamos más horas, cobramos menos sueldo y tenemos menos perspectivas claras de futuro que lo que teníamos en los años 70”.

“Esta idea expansiva ha llevado a reducir toda esa amplitud, toda esa complejidad maravillosa que es la vida y que es la maximización de la posibilidad de cada persona y de cada nación de decidir su destino; la hemos reducido a simplemente incrementar cada año una cifra que le llamamos PBI y a eso se subordina todo lo demás. Para poder volver al proyecto moderno debemos desacoplarlo de esta idea expansiva”, afirma Beling.

La traba no es política, es de imaginación sociológica

“El 80% de nuestro consumo es descartable, lo usamos una vez y lo tiramos, es packaging. ¿Te cambiaría mucho tu calidad de vida por reducir el Packaging?”. Beling explica que no se trata de retroceder, de “volver a la edad de las cavernas”.

“A medida que algunas cosas se van instalando, se crea una inercia y se crean intereses que protegen esa inercia e impiden revertirla. Cuando hablamos de transformaciones impulsadas desde la política yo me pregunto: Si queremos hacer un cambio ecológico… ¿Qué hay más fácil que prohibir las bolsas de nylon? ¿Es tan complicado?

Y en esta línea, Beling plantea que “con el plástico tenemos un problema enorme. No hay metro cuadrado en el vasto océano, y no hay ninguna porción de la que saquen muestras de agua que no contenga restos de plástico. Es fatal para la biodiversidad. Pero hay tantos grupos de interés creados, que para volver para atrás hay que barajar y dar de nuevo”.

“La primera traba no es política, es de imaginación sociológica: se trata de desacoplar ciertas cosas que en nuestra mente están acopladas como si fueran lo mismo, si no empezamos por ahí, no hay cuestionamiento y si no hay cuestionamiento no hay cambio”.

Y la edición de este libro es, justamente, una modesta contribución a intentar plantear ese cuestionamiento como un primer paso hacia un cambio.

 

 

Leer Más



Presentación del libro Desarrollo non sancto

 

 

Los desafíos socioambientales que el mundo enfrenta hoy requieren más que respuestas técnicas, jurídicas y políticas. Para salir de la grieta estéril entre una política tecnocrática, por un lado, y una política reaccionaria y demagógica, por otro, resulta imperativo repolitizar el debate cultural acerca de la necesaria «transición civilizatoria», desnudando los sesgos de las representaciones actualmente hegemónicas del mundo y ofreciendo posibilidades de futuro alternativas.

En este debate global ha irrumpido en años recientes un actor insospechado: la religión. La «ecología integral» que promueve el papa Francisco en su revolucionaria carta encíclica Laudato si’: sobre el cuidado de la casa común —en línea con la gran mayoría de las religiones globales— es singular en su crítica mordaz a la trayectoria de desarrollo deletérea que prevalece actualmente en el mundo, así como en su énfasis en la necesidad de un «cambio de paradigma». De esta manera, Laudato si’ abre una ventana de oportunidad histórica para instalar el debate sobre el desarrollo en una esfera pública regional y global, y para la formación de nuevas alianzas discursivas, institucionales y de acción, incluyendo el mundo religioso.

 

El propósito de este libro es contribuir a crear una esfera de resonancia para el llamado de Francisco a una transición radical hacia una ecología integral. Con el foco puesto en Latinoamérica, pero proyectándolo a la esfera global, busca dar visibilidad a las voces marginadas o excluidas del debate sobre desarrollo y sustentabilidad ecológica. Con este objetivo, este libro reúne a algunos de los referentes más lúcidos en esta temática, provenientes del mundo de la academia, la Iglesia, la sociedad civil organizada y la política para entablar un diálogo inspirador, esclarecedor y provocador sobre el potencial y las limitaciones de la religión para fertilizar el debate global sobre el desarrollo sostenible, pero también para promover la «Gran Transformación» hacia un nuevo modelo civilizatorio: una civilización capaz de sostener el futuro de la vida en el planeta, hoy gravemente amenazada por «el comportamiento suicida de la sociedad planetaria» (Francisco), obnubilada por una idea de desarrollo tan esquiva como obsoleta.

 

 

 

Leer Más


Alerta Sarampion!

Confirmación de dos casos de sarampión en viajeros
Alto riesgo de transmisibilidad
En virtud de la situación del brote de sarampión en Brasil y otros países de la región y el mundo, y la confirmación de dos casos en turistas extranjeros arribados a España provenientes de Argentina con diagnóstico de sarampión, la Secretaria de Gobierno de Salud emite la siguiente actualización.

 

SITUACIÓN ACTUAL
La Secretaría de Gobierno de Salud recibió la notificación a través del Centro Nacional de Enlace para el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), de la confirmación de dos casos de sarampión en niños de 7 y 11 años, turistas no vacunados contra la enfermedad.
Durante el período de transmisibilidad permanecieron en la Ciudad de Buenos Aires, la ciudad de Luján y en el Aeropuerto de Ezeiza el día 3/9, día en que regresaron a Europa desde donde habían partido el 15 de agosto último. La fuente de infección se encuentra en investigación. Se iniciaron acciones de prevención y control en los contactos del caso, quienes se encuentran en seguimiento.

(más…)

Leer Más


Así se vivió la primera Feria de Carreras de la UCSF

La UCSF abrió sus puertas para dar lugar a la feria de carrera que permitió a todos los estudiantes secundarios que están pensando qué estudiar, recorrer stands con actividades interactivas y toda la propuesta académica para 2020.

Esta iniciativa forma parte del Programa “Viví la UCSF” y tiene el objetivo de acercar y articular la Universidad a las escuelas secundarias.

La responsable del Área de ingreso y Estudios pre-universitarios, Lic. Ma. Florencia Natella, remarcó las ventajas de haberla realizado en la Universidad por primera vez: “lo bueno de poder hacerlo en nuestra Casa fue dar a los jóvenes la posibilidad de que vean lo que es la vida en la Universidad, poder explayarnos en los stands de cada Facultad con actividades interactivas, que transiten y experimenten lo que es cada una de nuestras carreras, que conozcan la infraestructura de la Sala de imulación de juicios, la Cámara Gesell, el Complejo Multimedial, todos los espacios específicos”.

En relación al alcance de la feria, más de 20 escuelas e instituciones secundarias de toda la ciudad de Santa Fe, del interior de la provincia y de Entre Ríos, visitaron la expo, así como también, familias y jóvenes de manera independiente. “Pudimos contarles quiénes somos, explicarles los requisitos de ingreso, nuestros diferenciales y promociones; que estén dentro de nuestra Universidad fue lo que hizo la gran diferencia” explicó Florencia.

Desde el espacio de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Bruno Rocca, egresado de la carrera de Comunicación, nos compartió su experiencia:  “Además de estar respondiendo preguntas de todas las carreras de la Facultad e inquietudes, contamos con otras herramientas para hacer más dinámica la actividad; por ejemplo, los alumnos de tercer año de la carrera de Ciencias de la Comunicación, pusieron en acción su manejo detrás y delante de la cámara para hacer juegos de entrevistas”. Quienes pasaban por el stand de la FFyH, se encontraban con un mini estudio de TV montado en el hall de ingreso, y no podían resistirse a manejar una cámara y filmar a sus compañeros que se ponían en el rol de entrevistadores y entrevistados.

Por otro lado, Gonzalo Savogin, Director de la Lic. en Diseño Industrial destacó, desde el stand de la Facultad de Arquitectura que: “La muestra de elementos gráficos y físicos como paneles, modelos y equipos trabajando, como la impresora 3D, atrajo la atención y gen

eró muchísimas consultas. Otra de las actividades que llamó la atención fue la de los procesos de fabricación como el termoformado, con el que se hicieron en el momento unos moldes para chocolates con las siglas UCSF. Contar con estudiantes y docentes atendiendo el stand fue fundamental, ya que pueden contar en primera persona su experiencia. A todos los visitantes los vimos muy bien impresionados y muy participativos, el ambiente que la feria generó fue contagioso”.

De la Facultad de Psicología, la secretaria académica, Lic. Laura Casabianca, también destacó muchas virtudes en el hecho de haber realizado la exposición en la propia Universidad: “Desde la Licenciatura en Psicopedagogía se ofrecieron espacios de juegos, con docentes y alumnos de la carrera trabajando con la Inteligencia Emocional. Los chicos de los colegios secundarios estaban muy divertidos, disfrutando además de un espacio de aprendizaje. Desde la carrera de Psicología se presentaron distintas propuestas: alumnos y docentes acercaron videos y audios para concientizar sobre la violencia de género y casos para pensar aspectos éticos de la profesión; también se realizaron intercambios con docentes. Sin dudas los mayores atractivos fueron los dispositivos de realidad virtual que se utilizaban para el tratamiento de las fobias. Se pudo notar cómo la variedad de actividades resultó de gran interés para todos los asistentes a la feria.”

El último día de exposición, se sumó también una feria de emprendedores para que alumnos y graduados de la UCSF puedan mostrar, desde sus propios stands, trabajos y productos propios que realizan fuera de la Universidad, pero aplicando todos los conocimientos adquiridos en sus respectivas carreras.

Como conclusión, queda la energía sumamente positiva, la creatividad y el trabajo realizado por todas las unidades académicas y áreas de la Universidad para lograr una experiencia enriquecedora que fue la primera pero no será la última.

 

Leer Más