¡Nuestra carrera de Ciencias de la Comunicación cumplió 30 años!

El Complejo Multimedial «Arq. José María Passeggi» se vistió de gala para recibir a alumnos, ex-alumnos, docentes y directivos de la Carrera de Cs. de la Comunicación, con motivo de conmemorar sus 30 años.

La carrera, que nació en 1989 como Comunicación Social, ha sido -y continúa siendo- formadora de excelentes periodistas y comunicadores que hoy se desempeñan en grandes medios de comunicación e instituciones de Santa Fe y el país.

La jornada estuvo signada por la emoción y el reencuentro. Como parte de los festejos se inauguró la nueva entrada al Complejo Multimedial, se proyectó un video con la historia de la carrera y otro con saludos que fueron llegando desde los diferentes medios de la región, y se realizó un conversatorio con algunos protagonistas de esta historia.

Por su parte, la decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Dra. Carmen González, se expresó en el homenaje destacando «la pasión» que sienten los comunicadores por su carrera y a la hora de desempeñarse. También, desde su óptica de la filosofía, reflexionó y llamó a pensar sobre qué es comunicar y todo lo que ello conlleva.

La jornada concluyó con un brindis y mucha alegría en medio de un “museo tecnológico” recreado con herramientas e instrumentos que acompañaron la formación de los egresados y fueron quedando en desuso…

La masividad del evento demostró el sentido de pertenencia de los comunicadores, el cual demuestra que, aunque la carrera haya soplado treinta velitas, está más vigente que nunca. De hecho, actualmente se encuentran abiertas las inscripciones para el 2020, para aquellos que quieran estudiar esta gran carrera, y ser parte de esta historia.

¡Gracias a todos los que participaron!
¡Salud, Comunicación!

 

 

 

Leer Más


Para compartir Esperanza

En la Fiesta litúrgica de San Antonio de Padua (a quien le pedimos en nuestras oraciones el “pan de los pobres”) del año 2017, y como fruto del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, el Papa Francisco decidió instituir en la Iglesia una nueva jornada especial, como es la Jornada Mundial de los Pobres1.

 

La misma se celebra el domingo anterior a la Solemnidad de Cristo Rey, como una manera de disponernos para poner todos nuestros sentidos y amor en aquel cuya realeza emerge con todo su significado más genuino en el Gólgota, cuando el Inocente clavado en la cruz, pobre, desnudo y privado de todo, encarna y revela la plenitud del amor de Dios. Su completo abandono al Padre expresa su pobreza total, a la vez que hace evidente el poder de este Amor, que lo resucita a nueva vida el día de Pascua (Francisco, mensaje para la I Jornada de los Pobres).

 

El objetivo de esta Jornada es estimular a los creyentes y a todos los hombres, independientemente de su confesión religiosa, para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro y para que se dispongan a compartir a través de diversas acciones solidarias, con los pobres como signo de fraternidad. Los pobres no son estadísticas, un numero frío para lucrar políticamente, conseguir financiamiento o especular socialmente. Son hombres y mujeres, niños y ancianos, jóvenes sanos y enfermos muchas veces invisibilizados pero que siguen estando presentes y esperando ser vistos.

 

Conocemos la gran dificultad que surge en el mundo contemporáneo para identificar de forma clara la pobreza. Sin embargo, nos desafía todos los días con sus muchas caras marcadas por el dolor, la marginación, la opresión, la violencia, la tortura y el encarcelamiento, la guerra, la privación de la libertad y de la dignidad, por la ignorancia y el analfabetismo, por la emergencia sanitaria y la falta de trabajo, el tráfico de personas y la esclavitud, el exilio y la miseria, y por la migración forzada. La pobreza tiene el rostro de mujeres, hombres y niños explotados por viles intereses, pisoteados por la lógica perversa del poder y el dinero. Qué lista inacabable y cruel nos resulta cuando consideramos la pobreza como fruto de la injusticia social, la miseria moral, la codicia de unos pocos y la indiferencia generalizada. (Mensaje, 1 Jornada de los pobres 5)

En las tres Jornadas (2017-2018 y la presente) el Papa Francisco nos propone reflexionar sobre quién es el pobre y nos invita a cambiar la mirada indiferente de quienes son espectadores de un doloroso show que no los compromete o una realidad ante la cual estamos impotentes (“no puedo hacer nada”, “otros son los que tienen que hacer algo”) para no ser inactivos, ni resignados. Así quiere ayudarnos a salir de la lógica de acciones aisladas que sólo acallan la conciencia pero que no producen una conversión verdadera, ni el cambio de la situación de estos hermanos y hermanas nuestras que nos siguen tendiendo su mano. Experiencias muy buenas, pero insuficientes si no crean un verdadero encuentro con los pobres y que den lugar a un compartir como estilo de vida.

 

La salida al encuentro de nuestros hermanos pobres (sin prejuicios, sin peros, sin condiciones) es consecuencia de lo que se celebra sobre el Altar, la presencia de Jesús Eucaristía. “Si realmente queremos encontrar a Cristo, es necesario que toquemos su cuerpo en el cuerpo llagado de los pobres, como confirmación de la comunión sacramental recibida en la Eucaristía. El Cuerpo de Cristo, partido en la sagrada liturgia, se deja encontrar por la caridad compartida en los rostros y en las personas de los hermanos y hermanas más débiles. Son siempre actuales las palabras del santo Obispo Crisóstomo: «Si quieren honrar el cuerpo de Cristo, no lo desprecien cuando está desnudo; no honren al Cristo eucarístico con ornamentos de seda, mientras que fuera del templo descuidan a ese otro Cristo que sufre por frío y desnudez» (Hom. In Matthaeum, 50,3: PG 58)” (Francisco, 1 Jornada mundial de los pobres 3).

 

Este año la, Jornada de los Pobres tendrá lugar el próximo 17 de noviembre, bajo el lema: “La esperanza de los pobres nunca se frustrará”, es una apremiante invitación a llevar esperanza a quienes de diversas maneras se encuentran en situación de pobreza, esclavitud, descarte y marginalidad. Llevar esta esperanza es parte central del anuncio del Evangelio, sobre todo si tenemos en cuenta que las palabras con las cuales Jesús comienza el anuncio del Reino son “Bienaventurados los pobres…”2.  A veces hace falta muy poco para devolver la esperanza, dice el Papa, basta con detenerse, sonreír y escuchar.

 

En el mensaje para esta Jornada Francisco tiene palabras especiales para los voluntarios, aquellos que en primer lugar y con mucha generosidad se acercan a los pobres, los primeros en mirar a los ojos y tocar las llagas de nuestros hermanos (las de Cristo), los invita a volver a lo esencial, más allá de las miserias materiales, a llegar a la bondad escondida en el corazón.

Cuando en el relato bíblico de la muerte de Abel, Dios le pregunta a Caín “donde está tu hermano”, la respuesta de este es “¿acaso soy el guardián de mi hermano?”. Hoy le respondemos que sí, cada uno de nosotros responsables solidarios de los más pobres. ¿Hay alguien cerca de tu vida (casa) que necesite que este domingo lo mires, descubras en su dolor y postración, su soledad y discriminación y le anuncies la esperanza que nos salva: el amor?

“Estamos llamados, por lo tanto, a tender la mano a los pobres, a encontrarlos, a mirarlos a los ojos, a abrazarlos, para hacerles sentir el calor del amor que rompe el círculo de soledad. Su mano extendida hacia nosotros es también una llamada a salir de nuestras certezas y comodidades, y a reconocer el valor que tiene la pobreza en sí misma” (Francisco, 1 Jornada mundial de los pobres 3)

 

Que cada uno de nosotros, Comunidad Universitaria, no dejemos pasar esta oportunidad para tener la mano a quien nos la tiende, que asumamos la cultura del encuentro y la solidaridad como estilo de vida, comenzando por nuestra Casa. Iglesia en salida, Universidad en salida ¿contamos con vos?

 

Pbro. Lic. Carlos Scatizza
Vicerrector de Formación

 

 

1 Junto a otras muchas que ya desde hace muchos años se vienen celebrando en la Iglesia Católica y se han hecho parte de una tradición (Jornada Mundial de los Jóvenes, Oración por las vocaciones consagradas, Medios de Comunicación Social, etc.).

2 “No es fácil ser testigos de la esperanza cristiana en el contexto de una cultura consumista y de descarte, orientada a acrecentar el bienestar superficial y efímero. Es necesario un cambio de mentalidad para redescubrir lo esencial y darle cuerpo y efectividad al anuncio del Reino de Dios. La esperanza se comunica también a través de la consolación, que se realiza acompañando a los pobres no por un momento, cargado de entusiasmo, sino con un compromiso que se prolonga en el tiempo. Los pobres obtienen una esperanza verdadera no cuando nos ven complacidos por haberles dado un poco de nuestro tiempo, sino cuando reconocen en nuestro sacrificio un acto de amor gratuito que no busca recompensa” (Francisco, 3 Jornada mundial de los pobres 7).

Leer Más


Homenaje Julio De Zan

Homenaje al filósofo Julio De Zan

Con un simposio-homenaje que permitió a amigos, familia, colegas y ex alumnos revalorar su legado, el Instituto de Filosofía recordó a Julio De Zan.

En las palabras de apertura, el Dr. Aníbal Fornari, Director del Instituto de Investigaciones en Filosofía de la Facultad de Filosofía y Humanidades, señaló que De Zan “es el filósofo santafesino que más ha trascendido en toda la historia de nuestra ciudad y región de tradición universitaria e investigativa; sobre todo, en el ámbito iberoamericano. Y ha sido quien más libros y artículos en revistas filosóficas de renombre internacional publicó.

De Zan egresó de la UCSF, y en esta casa fue profesor, director fundador del Instituto de Filosofía y secretario académico de la universidad. Su pensamiento ético-político no sólo tiene la consistencia de lo clásico y la vibración de la actualidad histórica profunda, sino que también es anticipatorio de los nuevos desafíos que desde ya comprometen a quienes les interese vivir y compartir la libertad y la responsabilidad intelectual y práctica en esta situación de cambio de época, detalló Fornari.

El homenaje comenzó con la presentación de la biografía de Julio De Zan, cargada de una enorme producción académica pero también de una gran participación política. Ejemplo de esto fue su tarea en el área de Cultura de la Provincia en la década de los ´90. Entendió a la filosofía como una actitud reflexiva que busca iluminar las realidades despertando movimientos concretos de transformación. Fue un pensador comprometido con los desafíos de sus tiempos.

En esta línea la exposición de la Dra. Ma. del Pilar Britos (UNER) titulada “La pregunta por las relaciones entre filosofía teórica y filosofía práctica en el debate contemporáneo” apuntó a rescatar algunos últimos escritos del Dr De Zan sobre los vínculos necesarios entre teoría y praxis y sobre todo entre la filosofía entendida como teoría que orienta la praxis. Luego el Dr. Fornari (UCSF) expuso un trabajo titulado “Sobre el nacimiento de una nueva política y la crítica a la identificación de lo público con lo estatal” haciendo una interpretación proyectiva de estos últimos escritos de De Zan, en relación a fenómenos socio-políticos que se están viviendo en las sociedades contemporáneas.

Uno de los momentos más ricos en la biografía del homenajeado ha sido, sin duda, la participación en los primeros pasos del movimiento de la filosofía latinoamericana. Años fructíferos, en lo que hace a la producción académica del movimiento de pensadores argentinos, preocupados y ocupados en pensar nuestro continente en los años 70.

El encargado de recordar estos aportes fue el Lic. Luciano Maddoni (UNSAM) con su ponencia titulada “Filosofía, experiencia e historia. Sobre el perfil latinoamericanista en el pensamiento de Julio De Zan”.

Finalmente, el momento más emotivo en este panel de homenaje se vivió cuando la Dra. Ma. Elena Candioti de De Zan (UNL, UNER, Ex Decana de la Facultad de Filosofía UCSF) expuso sus consideraciones sobre la recopilación revisada de artículos que Julio De Zan preparó para su libro: “Escritos filosófico-políticos de fin de siglo”.

Hizo referencia al momento y las razones por las cuales decidió publicar el último trabajo que el Dr. De Zan, una madura tarea de revisión de trabajos vinculados al análisis político de nuestro país durante los últimos años.

Leer Más


Nos estamos evaluando: Segundo Proceso de Evaluación Institucional

Nuestra universidad se encuentra transitando el segundo proceso de evaluación institucional. Actualmente estamos en la Autoevaluación Institucional, una etapa de reflexión, diálogo, discusión, construcción y búsqueda de consenso, para conocer las fortalezas y debilidades de la institución que emprende este camino.

evaluación institucional
evaluación institucional

El Segundo Proceso de Autoevaluación Institucional comenzó el 19 de julio de 2016. El trabajo se basa en la Identidad, Misión, Visión y Valores de nuestra universidad.

El 18 de abril de 2017 la CONEAU y la UCSF acordaron celebrar el Acuerdo General para implementar el Proceso de Evaluación Institucional.

Dicho proceso, previsto en el art. 44 de la Ley de Educación, se desarrolla en dos fases: una de Autoevaluación y otra de Evaluación Externa. La primera se lleva a cabo desde la UCSF y la segunda está a cargo de la CONEAU.

En el proceso de Evaluación Institucional, presidido por el Rector, el Consejo Superior de la UCSF interviene como órgano de seguimiento de los informes parciales de avance del Informe Final de Autoevaluación y en la información básica que se vuelca en la Ficha Institucional del Sistema de Información para la Evaluación y Mejora Institucional (SIEMI) que se presenta ante la CONEAU. Asimismo, es el órgano institucional que aprueba el Plan Estratégico Institucional y los Planes Operativos Anuales que en lo sucesivo se elaboren.

A tal fin, se constituye una Comisión de Seguimiento y Consulta del Proceso de Autoevaluación Institucional.

La Secretaría de Planeamiento e Infraestructura, con la participación del Departamento de Evaluación Institucional y Planeamiento Estratégico se encarga de coordinar y sustanciar el trabajo que fundamenta el Informe de Autoevaluación Institucional. Con intervención de la Comisión de Seguimiento y Consulta del proceso de Autoevaluación Institucional, ésta Secretaría propuso la nómina de los integrantes de cada uno de los Equipos Técnicos que se constituyeron por Variable.

La UCSF considera la Autoevaluación como un proceso permanente y participativo en el cual se debe comprometer toda la comunidad universitaria. De hecho, la Universidad aspira a desarrollar, a través de diferentes mecanismos e instrumentos, un ejercicio permanente de autoevaluación.

Este proceso constituye una oportunidad para identificar con mayor precisión el estado actual y el grado de implementación del proyecto institucional.  A su vez, potenciar el diálogo interno y convertirse en un insumo crítico para delinear un plan estratégico para los próximos años.

Leer Más


Becas para alumnos de escuelas medias pertenecientes a la JAEC

Nuestra universidad ofrece becas para alumnos de escuelas que forman parte de la Junta Arquidiocesana de Educación Católica, dependiente del Arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz.

Pueden acceder alumnos de 5to. o 6to. año, próximos a egresar que posean probados méritos académicos y que provengan de familias con dificultades socio-económicas. La finalidad es posibilitarles acceso a su formación profesional.

Las becas implican la cobertura del 100%, o del 75 al 25%, sobre todas las cuotas correspondientes a su trayecto académico, a excepción del pago de la cuota 1 de cada año. Esta cuota se abona en concepto de matriculación y rematriculación, y equivale a la que paga un alumno regular en el mes de enero de cada año. Se podrá prorratear en mensualidades, así como el pago de los gastos administrativos por emisión del título cuando egrese.

Estas becas tienen vigencia por el tiempo de duración de cada carrera.

Los interesados en acceder a este beneficio, deben informarse en la Dirección de su Colegio o en Secretaría de Rectorado de la UCSF.

Todas sujetas a la apertura de la carrera en el año académico correspondiente.

 

Accedé al convenio completo y las condiciones de selección y acceso

 

Conocé todas las carreras que podés estudiar en la UCSF

 

Colegios pertenecientes a la JAEC (Junta Arquidiocesana de Educación Católica) que participan del convenio:

Nombre de la Institución Localidad
San Agustín  CARLOS PELLEGRINI (S.F)
Juan Bautista Alberdi  ELISA (S.F)
José Manuel Estrada  ESPERANZA (S.F)
Nuestra Señora del Huerto  ESPERANZA (S.F)
San José  ESPERANZA (S.F)
Nuestra Señora del Calvario  GÁLVEZ (S.F)
Santa Ana  GESSLER (S.F)
San Antonio  GOBERNADOR CRESPO (S.F)
José Manuel Estrada  PIAMONTE
Santa Marta  PILAR (S.F)
Providencia  PROVIDENCIA (S.F)
Padre Juan León Dehon  PUERTO GABOTO(S.F)
San Isidro Labrador  S.ROSA DE CALCHINES (S.F)
Sagrado Corazón de Jesús  SAN CARLOS CENTRO (S.F)
San Francisco Javier  SAN JAVIER
San José  SAN JERÓNIMO NORTE (S.F)
Sagrado Corazón de Jesús  SAN JORGE (S.F)
Urbano de Iriondo del Niño Jesús  SAN JUSTO (S.F)
La Inmaculada  SANTO TOMÉ (S.F)
Nuestra Señora de la Paz  SANTO TOMÉ (S.F)
San Francisco de Asís  SASTRE (S.F)
Jesús Resucitado ALTO VERDE (S.F)
Nuestra Señora del Calvario GÁLVEZ (S.F)
Pbro. Alcides Frencia LAGUN PAIVA
Antonia María Verna SANTA FE
Ceferino Namuncurá SANTA FE
Colegio Arquidiocesano San José SANTA FE
Complejo Educativo Beato Luis María Monti SANTA FE
Cristo Obrero SANTA FE
Don Bosco SANTA FE
Dr. Gilberto Beltramino SANTA FE
Inmaculada Concepción SANTA FE
La Salle Jobson SANTA FE
Liceo Argentino de navegación fluvial Ntra. Sra. De Guadalupe SANTA FE
Monseñor Alfonso Durán SANTA FE
Monseñor Carlos Macagno SANTA FE
Nuestra Señora de Fátima SANTA FE
Nuestra Señora de Guadalupe SANTA FE
Nuestra Señora de Guadalupe SANTA FE
Nuestra Señora de Itatí SANTA FE
Nuestra Señora de Lourdes SANTA FE
Nuestra Señora de Lourdes SANTA FE
Nuestra Señora del Calvario SANTA FE
Nuestra Señora del Huerto SANTA FE
Nueva Esc. Sec. Hnos. de La Salle SANTA FE
Sagrada Familia SANTA FE
Sagrado Corazón de Jesús SANTA FE
San Antonio de Padua SANTA FE
San Arnoldo Janssen SANTA FE
San Eugenio de Mazenod SANTA FE
San Ezequiel Moreno SANTA FE
San Francisco SANTA FE
San José SANTA FE
San José Adoratrices SANTA FE
San Lorenzo SANTA FE
San Roque SANTA FE
San Vicente de Paul SANTA FE
Santa Lucía SANTA FE
Santa Rita de Casia SANTA FE
Santa Rosa de Lima SANTA FE
Señor de la Divina Providencia SANTO TOMÉ (S.F)

 

Leer Más


Buscando la Verdad a través de la Belleza

Desde el martes 1 de octubre, la Universidad Católica de Santa Fe vivirá ARTES, una semana de música, teatro, literatura, cine, plástica y expresión en el hall central de la UCSF.

Esta semana dedicada a la belleza, va en sintonía con lo que expresa la Dra. Carmen González, decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades, que sostiene que toda la propuesta académica de la UCSF, se encuentra unida por un mismo deseo que se asume dentro de la gran misión de esta Universidad que es “buscar en todo, la verdad” y que en la UCSF se propone hacerlo “a través de la Belleza”.

Si tuviéramos que decir qué es lo que nos anima, me animaría a decir que es esta atracción por la Belleza que marcha junto a la búsqueda de la Verdad. En la Facultad convivimos muchos jóvenes y adultos a los que nos interesa ‘vivir bien’, es decir, queremos educarnos en ese desafío que es ejercer nuestras profesiones de modo tal que no nos sea indiferente la Belleza de la realidad que nos mueve a defender lo Verdadero y a comprometernos con la transformación de situaciones injustas, desagradables, indignas…en fin, situaciones no bellas”, puntualizó González.

 

Durante la semana se podrá disfrutar de una variada propuesta de música, intervenciones, exposiciones, proyecciones, entre otras.

 

Programa completo

Martes 1 de octubre

14 a 20 hs / Taller de Artes Visuales
Intervención artística colaborativa
Hall  UCSF

17,30 hs  / Acto de Apertura Semana ARTE en la UCSF
Actuación del  Coro de Niños de la UCSF
Hall  UCSF

18,15 hs / Inauguración Muestra de Artes Visuales
Exposición de Docentes y Alumnos
Aula 1.22

Miércoles 2 de octubre

14 hs  / Clase abierta Música de Cámara
Jardines UCSF

17 hs / Inauguración Muestra Fotográfica «El Futuro está en el Monte»
Autora: Ma. del Rosario Bobbio – Proyecto Transmedia: El Futuro está en el Monte.
Hall  UCSF

17,30 hs / Conferencia «Figuras que arrojan luz y hablan a los ojos: las metáforas de la lectura»
Dr. Estanislao Giménez Corte
Hall  UCSF
Acompañamiento Musical: Sebastián Ríos (bandoneón)

19 hs / Ensayo abierto Taller de Teatro UCSF
Aula 1.28


Jueves 3 de octubre

19 hs / Proyección Cortometrajes: «Belleza» y «Espectral»
Guión y dirección: Martín “Panther” Guzzonato.
Hall  UCSF
Acompañamiento Musical: Sabrina Garay Cravero (guitarra y voz)


Viernes 4 de octubre

19 hs / Cierre semana ARTE UCSF
Actuación Coro de Jóvenes UCSF
Hall  UCSF

 

Leer Más


Bodas de Oro y Plata 2019

El pasado viernes 30 de agosto la Universidad Católica de Santa Fe llevó adelante un acto para celebrar las Bodas de Oro y Plata. Estuvieron presentes en la ceremonia graduados de las promociones 1969 y 1994 y personal docente y no docente de la casa que cumplieron 25 y 50 años en sus vínculos con en esta comunidad académica.

El encuentro comenzó con la Santa Misa de Acción de Gracias, celebrada por el Presbítero Licenciado Matías Vecino y posteriormente se procedió a un acto en el cual se otorgaron diplomas y medallas recordatorias.

Durante la ceremonia el rector de la Universidad Magister Arq. Ricardo Mario Rocchetti se dirigió a los presentes para saludar y agradecer su asistencia.

“Dado que estos encuentros se vienen realizando desde hace varios años, no puedo dejar de hacer referencia a la cantidad creciente de participantes. Esto resulta muy gratificante, no solo porque de alguna manera hace presente el crecimiento que ha experimentado nuestra institución, sino también porque pone en evidencia los vínculos afectivos entre sus miembros, lo que refleja uno de los fines fundamentales que tenemos y que tiene que ver con la formación integral de las personas.” expresó Rocchetti.

Además, en representación de las promociones y docentes, brindó un discurso el Dr. Santiago Petrone.

Para finalizar la celebración, se presentó el coro de la Universidad bajo la dirección de Miguel Piva y se compartió un Vino de Honor junto a todos los presentes.

Leer Más


La UCSF es sede del V Congreso Iberoamericano de Personalismo

Con la presencia de destacados expositores, comenzó el V Congreso Iberoamericano de Personalismo en la sede de la Universidad Católica de Santa Fe. Más de 170 asistentes de Latinoamérica, se reúnen bajo la consigna: “La autorrealización de la persona: personalismo, formación y valores”.

 

El encuentro comenzó este jueves 22 y se extiende hasta el próximo sábado 23 de agosto, con la participación de expositores del país y el exterior. El rector de la Casa de Altos Estudios, Mgter. Arq. Ricardo Rocchetti, y el presidente y fundador de la Asociación Iberoamericana de Personalismo, Dr. Juan Manuel Burgos, fueron los encargados de la apertura formal.

Al dar la bienvenida y poner de relieve la importancia de la realización del evento en la UCSF, Rocchetti aprovechó la oportunidad para referirse a las prácticas realizadas para la formación integral de los estudiantes, en línea con el lema del congreso, La autorrealización de la persona: personalismo, formación y valores.

“El Modelo Educativo de la UCSF, que originalmente surgió desde una comisión, recibió interesantes aportes de la comunidad, enriqueciéndose de manera permanente”, destacó.

En ese sentido, valoró que el Modelo “trata la necesidad de disponer, más allá de las especificidades propias de cada disciplina, de trayectos comunes a todos sus estudiantes, presentes ya en la Filosofía y la Teología, a lo que se incorporó el Compromiso Social. Esto permite al universitario tener la oportunidad de aproximarse a las realidades de las personas más vulnerables, “a los más pobres”.

Por su parte, el presidente del Congreso Iberoamericano, Juan Manuel Burgos, agradeció a la Universidad ser sede del encuentro. “Es una alegría poder inaugurar el V Congreso de que es una iniciativa que comenzó hace 8 años, y que se está consolidando como un medio de interacción y de colaboración entre los que estamos interesadas en el Personalismo”, señaló.

Al destacar la cantidad de ponencias, más de 80, con participantes de México, Perú, Colombia, Ecuador y de distintos puntos de nuestro país, valoró la convocatoria en cuanto “responde a las necesidades de formación e investigación para la situación actual en la que nos encontramos. Con un mundo cambiante, en el que hay muy pocas certezas, y donde, en cambio, el Personalismo las ofrece, pero con capacidad de desarrollo. Certezas que nos arraigan en la realidad, pero que al mismo tiempo nos permiten ir avanzando en el Personalismo del siglo XXI” para aplicarlo a la Psicología, Economía, la Educación, y muchas otras áreas del saber.

El acto inaugural se desarrolló en la sede de la UCSF. Allí estuvieron presentes, el presidente del Directorio de la Asociación Civil Universidad Católica de Santa Fe, Dr. Armando De Feo; el vicerrector Académico y vicepresidente del Directorio, Lic. Eugenio Martín de Palma; el vicerrector de Formación, Pbro. Carlos Scatizza; y la directora del Comité Organizador del Congreso, Dra. Anabel Gaitán. Asimismo, participaron demás miembros del Directorio, decanos y secretarios de las Facultades de la UCSF, expositores, docentes y alumnos.

 

PERSONALISMO ANALÓGICO

La conferencia inaugural estuvo a cargo de Mauricio Beuchot, profesor e investigador de la UNAM de México, quien bajo el título “Personalismo Analógico y Formación de valores” planteó adaptar la propuesta a las exigencias del Siglo XXI, idea conceptualizada en varios de sus publicaciones sobre Personalismo analógico.

En su exposición contó “desde hace varios años he estado tratando de articular una propuesta filosófica que en México ha sido bastante aceptada, un personalismo analógico. El símbolo es algo muy importante para la persona. El símbolo es el signo enriquecido de afecto según Françoise Dolto, es un signo cargado de amor. Ella decía que el signo era aquello que nos recuerda a alguien que amamos”.

Asimismo, planteó la necesidad de “hacer una filosofía simbólica para que sea significativa al ser humano. Estamos en un tiempo de símbolos caídos. En la actualidad, filósofos clarividentes como Habermas se preocupan porque muchas sociedades han perdido esa fuente de sentido que es la religión, y no encuentran con qué suplirla satisfactoriamente”.

 

FORMACIÓN DE VALORES

A continuación, tuvo lugar la conferencia plenaria “La dimensión emocional de la Persona en la formación en valores”, a cargo de la Dra. Carmen González, decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UCSF. Destacó que entre las múltiples dimensiones que constituyen a la persona, la dimensión emocional es “aquella que nos permite entrar en contacto con la realidad del mundo exterior y el interior de uno mismo”. Propuso redescubrir la riqueza de las emociones en tanto puente con la realidad y, en consecuencia, fuente de conocimiento y “hacerlo desde la perspectiva de la fenomenología expresada en autores como Max Scheler”.

 

Más adelante, sostuvo que “decimos corporeidad y no cuerpo -para tomar distancia del acento que se pone en la materia-, decimos emocionalidad y no alma -para evitar el dualismo y rescatar esa dimensión de pura afección pasiva- y nos referimos a lo espiritual como aquella dimensión que nos permite tomar conciencia y decidir qué hacer con todo lo que vivimos. (…) Toda persona está constituida por estas tres dimensiones inescindible: no hay corporeidad sin conciencia de serlo ni conciencia sin afecciones o padecimientos y posibilidad de elegir qué respuesta dar o cómo actuar”.

Entre otros conceptos relevantes, valoró el hecho de “comenzar a considerar las emociones como fuente de conocimiento: ellas nos dicen algo del mundo, pero también dicen mucho de nosotros mismos en relación a todo lo que nos rodea. Siendo esa fuente de conocimiento, cumplen también la función de motivar a nuestros actos puesto que, si lográramos desconectar nuestras emociones de nuestra razón, sería posible que no nos sintiéramos motivados para actuar”.

En esa línea, sostuvo que “una formación en valores que pudiera partir de la experiencia emocional de los alumnos le diría mucho más que partir de una definición conceptualizante del valor. Sabemos que se aprende mejor cuando la experiencia está atravesada por la afectividad; sin embargo, ¡qué pocas son las acciones en las que en nuestras aulas partimos de hacer experiencia con los estudiantes!”.

 

POR LA TARDE

Por la tarde, la jornada continuó con las mesas temáticas de Antropología y teoría del personalismo, Educación. Cultura y fenómeno religioso, Salud Psicofísica, Filosofía Social, y Arte y Estética, donde se desarrollaron más de treinta ponencias referidas a las temáticas en cuestión.

El Dr. Burgos presentó el Master Online de Antropología Personalista, organizado por la Asociación Española de Personalismo. El mismo ofrece una visión integral y moderna de la persona; permite iluminar temas como: afectividad, libertad, muerte y destino, varón y mujer, ética, interpersonalidad, trascendencia, entre otros y, además, integrar la acción personal en el contexto social exponiendo los rasgos clave de la familia, la bioética. la sociedad y el Estado.

En la actualidad, es el único máster que ofrece esta formación específica y está dirigido a graduados, licenciados y profesionales que desean formarse en antropología o filosofía personalista.

 

“MIRADA JESUÁNICA”

Por último, el Fray Michael Moore presentó su conferencia titulada “La autorrealización de la persona a la luz de la Humanidad de Jesús de Nazaret”. En su exposición, hizo hincapié en que “desde nuestra óptica de fe, hablar de autorrealización de la persona y de su horizonte axiológico, exige volver a fijar la mirada en Jesús”.

Más adelante, expresó que “la angustia existencial que invade gran parte de nuestra sociedad desarrollada, económicamente hablando, hunde sus raíces en una experiencia de la contingencia de no valer, de ser insignificante, de no ser querido que conduce a la no aceptación de sí mismo; y a la consiguiente pérdida de dignidad o a irracionales intentos de autojustificación y autofundamentación.  Pero ninguna de esas reacciones logra superar el círculo vicioso destructor de la autorefencialidad.”

Planteó que, en cambio, “desde lo revelado en Jesucristo se nos invita a abrazar la contingencia y entregarla con humilde confianza a quien es nuestro fundamento absoluto, origen y meta: el Abba. El valor y la suprema dignidad del hombre que nada, ni nadie puede borrar, reside en el amor de Dios irrevocablemente ofrecido en el Hijo como cada hijo: amor que lo justifica, lo dignifica, lo perdona y lo libera.”

En esa línea señaló que “Jesús es el Hijo y su proyecto era de Dios y sigue adelante. La humildad de Jesús se postula, por tanto, como paradigma de camino de autorrealización para el hombre.” Así, desde un paralelismo entre la autorrealización de Jesús y la autorrealización del hombre, postuló que se hace necesario volver la mirada de ese hombre concreto; volver la mirada a Cristo.

Fuente:  Equipo de Prensa del Congreso de Personalismo, a cargo de los alumnos de la cátedra Estrategia de Prensa – Facultad de Filosofía y Humanidades UCSF

 

Leer Más


AQUÍ ESTAMOS: la formación de formadores como proyecto existencial

 En el marco de las 26º Jornadas para Institutos Superiores de Formación Docente – CONSUDEC que se realizaron en nuestra universidad, la Dra. Carmen González reflexionó acerca de la vocación y misión de docentes que forman a futuros docentes.

 Es caprichoso el azar

Fue sin querer…
Es caprichoso el azar.
No te busqué
ni me viniste a buscar.
Joan Manuel Serrat

 

¿Por qué estamos aquí?

Sin, duda, no estamos aquí por azar sino como efecto de una respuesta más menos velada, más o menos consciente a una llamada, una vocación. Sería triste reconocer que “andábamos por ahí”, pasábamos por donde no debíamos pasar – como dice Serrat- y decidimos estudiar un profesorado. Sin embargo, muy pocas veces hacemos el ejercicio de pensar por qué estamos aquí. Darnos hoy el espacio para esta pregunta nos permitirá redescubrir la llama que alimenta nuestra acción y -Dios quiera que podamos decirlo- también nuestra pasión.

La primera respuesta a esta pregunta, para nada trivial, podría ser que estamos aquí porque amamos la educación o más bien -ya que amar abstractos, amar ideas, es poco humano- porque amamos educar. Ahora, ¿qué es educar? Si hemos transitado la formación docente, si nos dedicamos a esto con pasión, también sería evidente decir que sabemos muy bien que educar es permitir(nos) ser más. Es esa tarea maternal/paternal de comprometernos con el cuidado del otro para que puedan ser todo lo que pueden ser.

Y si somos docentes en institutos de formación docente estará mas que claro que educar es despertar en nuestros alumnos -futuros docentes- ese compromiso moral con el cuidado del otro. Ser docentes en un instituto de formación docente es mucho más que ser un profesor; es ser un constante motivador de esa vocación que nos trajo hasta aquí, no por azar. La denominada “formación de formadores” no podrá quedar entonces en la planificación y desarrollo de ciertos contenidos exigidos institucionalmente, ni mucho menos en el despliegue más o menos ingenioso y creativo de didácticas que sepan “atraer” a los futuros alumnos y nos permitan transmitir “aprendizajes significativos” …será, más bien, la tarea inquietante de inquietar día tras día con la pregunta del por qué estamos aquí. Será, en definitiva, la tarea de mantener despierta la mirada de los futuros docentes hacia su propia vocación porque detrás de cada planificación de clases deberá estar viva la pregunta del para qué lo hago. Y será plenamente fundante la respuesta que nos repita una y otra vez: “porque quiero que sean más”!!

¿Qué es educar?

“¿Qué otra cosa queremos alcanzar con la educación, sino que el joven que se nos ha confiado llegue a ser un hombre verdadero y sea auténticamente él mismo? Pero, ¿cómo se puede alcanzar esta meta? Una cosa parece clara: para poder alcanzar esto, el educador debe poseer una clara percepción y un juicio verdadero sobre todo ello: en qué consiste la meta de la educación, es decir, el verdadero ser del hombre y la verdadera individualidad.”

 

Estas son palabras de Edith Stein en una conferencia titulada “Verdad y Claridad en la enseñanza y en la educación”, en el año 1926, cuando era profesora en la Escuela de Magisterio de las Hermanas Dominicas de Espira, Alemania. Ella nos lleva al centro de la pregunta que hoy debemos volver a pensar: cuando decimos educar, ¿a quién se dirige nuestra acción? En primer lugar, debemos decir que quien (se) educa es la Persona puesto que solo las Personas pueden educarse. Sólo las personas están constituidas por rasgos o facultades que le permiten ir haciéndose, ir siendo cada vez más plenos.

Algunos filósofos españoles denominan a este rasgo como lo propio de ser “proyectos inacabados”, siempre pro-jectados, es decir, movidos a ser más que aquello que comenzamos siendo. Venimos al mundo como los seres mas desprotegidos e inacabados desde el punto de vista natural o biológico, pero en esa carencia radica la mayor riqueza de las personas: poder decidir qué quiero ser.

En los tiempos que vivimos, una afirmación como ésta podría abrir la puerta a una serie de manifestaciones tan de moda como el supuesto derecho a decidir qué quiero ser, tal y como si al llegar a este mundo fuéramos una nada que tiene por delante todo el abanico de posibilidades para elegir quien quiere ser (nada más cercano a la sensación de angustia real de  estar frente a una inmensidad con la obligación de elegir sin saber qué ni para qué, pero  en una solitaria libertad).

Nada más lejos de esta idea es aquella que nos invita a convertir nuestra vocación docente en un real proyecto existencial. Por medio de la educación toda persona, tanto la del docente como la del alumno, va actualizando sus potencias; aquellas que les fueron dadas desde el momento en que comenzamos nuestras existencias pero que solo serán potencias -es decir, capacidades- si no encuentran a quien las descubra y ayude a desarrollarlas. Somos desde el primer instante de nuestras existencias una integralidad de corporeidad, afecciones y conciencia libre. La ciencia del hombre que nos haga capaces de comprender al propio ser humano, deberá ser una ciencia “omniabarcante” que lo estudie en su individualidad y en su sociabilidad, en lo corporal, lo psicológico-anímico y lo espiritual, en sí mismo y en las realidades espirituales a las que da lugar y de las que forma parte, como la comunidad, el estado, el lenguaje, etc. La individualidad es consustancial al ser humano, y en la vida real lo que encontramos son seres humanos concretos, que podemos entender y explicar en lo esencial como una persona espiritual, pero este individuo vive en relación con sus semejantes formando parte de colectividades como la tribu, el pueblo o toda la humanidad, y por ello no puede obviarse ese estudio en quien educa a niños o jóvenes.

Educar será, pues, tender la mano a quien está entrando en el mundo cultural de la Humanidad que siglo tras siglo produce y cristaliza conocimientos que pueden mejorar nuestra calidad de vida. No podemos renunciar entonces ni a ejercer nuestra autoridad -en tanto responsabilidad y no poder- ni a la transmisión de una tradición cultural que lejos de repetir fosilizando los conocimientos los ofrece para una nueva y constante resignificación. Estamos aquí, en resumen, porque tiene sentido ser mediadores entre la historia de la Humanidad y el presente de unas personas que quieren ser más y mejores seres humanos.  Estamos aquí porque podemos renovar día tras día la vocación de despertar nuestras conciencias a través de la formación de formadores.

 

¿Cómo formar formadores?

 

En principio esa descripción que acabamos de ver puede dejarnos en un terreno plagado de incertidumbres, tironeos y exigencias pesadas de cumplir. Sin embargo, no hay allí nada nuevo respecto de lo que venimos hablando; al comienzo se nos plantea el desafío de estar frente a una sociedad, unos padres, unos alumnos y un sistema educativo que espera de nosotros que seamos “idóneos, cultos y agentes de cambio” … ¿por qué debería ser éste un reto para el docente del siglo XXI si aceptamos la vocación que nos compromete en el cuidado del oro para que sea más? Es decir, si hemos definido a la educación como ese compromiso por hacer que cada uno de nuestros alumnos sea más… ¿cómo puede un docente no ser agente del cambio?!

Luego se describe como aspiración de la sociedad, que los docentes “actualicen constantemente sus conocimientos” …pero si decimos que los educadores son los mediadores entre el legado de la cultura y las nuevas generaciones, ¿cómo no estar actualizando permanentemente nuestros conocimientos?!

Luego, hacia el final se nos recuerda que los estudiantes de hoy exigen una educación compleja y que nosotros somos los responsables de nuestro aprendizaje…claro… ¡por eso estamos aquí!!! Lo que quiero mostrar es que solemos caer en la tentación de sentir que estamos sobre-exigidos y que se pide demasiado de nosotros cuando “nos preparamos para otra cosa” y “los alumnos eran distintos” …en realidad, si transitamos la formación docente hace un tiempo como estudiantes y hoy como docentes “no es por azar” sino porque es parte de un compromiso existencial. Vivimos para educar y para ayudar a otros a que lo hagan, con sentido y sino, será hora de ir aceptando que confundimos la vocación docente con una profesión más. Será hora de repensar qué docentes queremos ser.

Aún así, la formación de formadores se encomienda también a organismos oficiales de gobierno que trabajan por orientar mejor nuestra tarea y todos esos retos que veíamos en el video también son asumidos por quienes nos proponen un modo adecuado de llevar adelante la tarea docente. Por ejemplo, el Consejo Federal de Educación, en la Resolución N° 286/16 aprueba el Plan Nacional de Formación Docente 2016-2021 para orientar la formación inicial y continua de los docentes. Allí leemos que “este plan propone políticas para formar profesores sólidos, autónomos, críticos, creativos y comprometidos”[1], es decir, que se propone brindar líneas de orientación para hacer que los docentes seamos competentes y agentes comprometidos con el cambio. Para ello centran su propuesta en cuatro principios que guiarán las políticas nacionales de formación docente y que, por ende, deberíamos atender:

  • Un principio vinculado con la justicia educativa por la cual los docentes deberíamos ser capaces de lograr que todos los estudiantes desarrollen sus capacidades fundamentales comunes considerando, a la vez, los diferentes contextos, culturas y estilos de aprendizaje.
  • Un segundo principio que apunte a la valoración del docente “promoviendo su desarrollo, fortaleciendo su motivación, capacidades y colaboración entre ellos”[2].
  • Un tercer principio que busca la centralidad de las prácticas interpelando las prácticas profesionales a lo largo de toda la formación inicial y “abriendo las aulas a otras miradas para expandir la reflexión pedagógica sobre cómo construir una enseñanza eficaz, ética y con sentido de justicia social”.
  • Un curto principio que busca renovar la enseñanza incorporando nuevas tecnologías, pero “sobre todo renovando la experiencia escolar a través de prácticas pedagógicas abiertas a la diversidad, la expresión, la exploración…a la pasión por aprender durante toda la vida”.

No hay forma de pensar que la formación docente se acaba al finalizar el trayecto en los Institutos, la capacitación permanente es resultado de una mirada continua sobre nuestra vocación en los contextos en los que nos toca actuar.

Ahora bien, una mirada que vuelve sobre nuestra vocación nos exige también una mirada sobre aquellos a quienes consagramos esa vocación. Es verdad que las nuevas generaciones de estudiantes -de todos los niveles de la educación formal- reclaman una revisión de los modos en que vinimos ejerciendo nuestra docencia hasta ahora.  En la Resolución N° 330/17 el Consejo Federal de Educación podemos encontrar otra guía; allí se afirma que: “Garantizar el derecho a aprender en el siglo XXI implica que todos los estudiantes puedan desarrollar las capacidades necesarias para actuar, desenvolverse y participar como ciudadanos en esta sociedad cada vez mas compleja, con plena autonomía y libertad” y ofrece, en consecuencia el Marco de Organización de los Aprendizajes en el cual se indica transformar los procesos de enseñanza desde la perspectiva de las disciplinas hacia la perspectiva de las habilidades o competencias que atraviesan los contenidos disciplinares.

Podríamos creer que estamos hablando de este tipo de demanda:

 

y entonces llenamos las aulas de computadoras y estamos listos para encarar los nuevos desafíos. Lo que esos chicos describen como en el nuevo modo de aprender que ellos necesitan, nos reclama los docentes el desarrollo de ciertas habilidades. El MOA del que hablábamos recién menciona seis capacidades fundamentales para los procesos de enseñanza y aprendizaje de aquí a 2030:

  • Resolución de problemas: el estudiante reconoce los saberes adquiridos que le son útiles e identifica los saberes que necesita adquirir.
  • Pensamiento crítico: supone analizar datos e información que le permiten al estudiante argumentar sus posiciones.
  • Aprender a aprender: implica conocer y comprender las necesidades personales de aprendizaje.
  • Trabajo con otros: desarrolla la capacidad de interacción, escucha y reconocimiento de las diferencias.
  • Comunicación: supone la posibilidad de seleccionar y procesar críticamente la información obtenida de distintas fuentes poniendo en relación ideas y conocimientos nuevos con los ya adquiridos.
  • Compromiso y responsabilidad: capacidad de comprometerse con otros interviniendo de modo responsable para con uno mismo y con los demás.

Por lo que vemos, estos estudiantes del siglo XXI requieren docentes permanentemente en revisión de sus prácticas y que asuman mas que nuca su rol de mediadores. El docente es siempre un puente entre la cultura y sus “nuevos habitantes”, no para repetir el conocimiento sino para provocar preguntas que muevan a nuevos conocimientos alentando el trabajo colaborativo, respetuoso y crítico de las nuevas generaciones. En eso consiste la autoridad del docente que debe ser, como vemos, un docente permanentemente “revisado” por sí mismo en sus propias prácticas. En esto consiste la formación permanente a la que estamos convocados.

Consideraciones finales

Como Decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades de esta Casa tengo en mis manos y por estos días la presentación de tres Planes de estudio de Ciclos de Complementación Curricular que pretenden revalidar los títulos de formación inicial en institutos no universitarios para otorgar títulos de Profesorado en enseñanza superior; con ocasión de esta presentación tuve la oportunidad refrescar esta idea de una formación continua en vistas a una pronta acción de evaluación y acreditación de la calidad de la formación docente de parte de una comisión nacional creada a tal fin. En ese contexto vuelvo a encontrarme con esta invitación a pensar la formación docente “como un proceso integral que tiende a la construcción y apropiación crítica de saberes disciplinares y de herramientas conceptuales y metodológicas para el desempeño profesional. Se trata de un proceso permanente que se inicia con la formación de grado y se continúa a lo largo de toda a carrera profesional”[3].

¿Por qué estamos aquí? Nos preguntábamos al comienzo de esta exposición y creo haber podido desandar algunas cuestiones que nos ayudan a responder esta pregunta. Estamos aquí, esta mañana, porque nuestro rol de formadores de formadores no puede dejarnos indiferentes ante las demandas del contexto en el que ejercemos nuestra vocación. Estamos aquí porque creemos urgente seguir revisando nuestras prácticas, nuestros suelos tan seguros por momentos y tan resbaladizos tan a menudo; necesitamos volver a preguntarnos si haber entrado en el Instituto como docentes fue por azar o fue la respuesta a una llamada. Responder optando por la segunda opción es reconocer la necesidad de mantener encendida la llama que nos anima, a seguir siendo “fuego que enciende otros fuegos”, a seguir siendo, más que docentes, educadores.

 

[1] ANEXO RES. CEF N° 286/16, pag. 3

[2] Ibid, pag. 5

[3] LINEAMIENTOS GENERALES DE LA FORMACIÓN DOCENTE COMUNES A LOS PROFESORADOS UNIVERSITARIOS, Consejo Interuniversitario Nacional, 2012, pag. 2

¿Cómo formar formadores?

[video src="https://www.ucsf.edu.ar/wp-content/uploads/2019/08/consudec-1.mp4" /]

Leer Más


Jornada Taller de Enseñanza de la Filosofía

 

El próximo 31 de mayo recibiremos, nuevamente, la visita del Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro. En esta ocasión reflexionaremos sobre “Enseñar filosofía, aprender filosofía en tiempos turbulentos y escenarios inciertos”.

La cita es a partir de las 9.00, y hasta las 18 horas en la Universidad Católica de Santa Fe. Y está destinada a alumnos de las carreras de Filosofía y Ciencias de la Educación. Docentes en ejercicio de las cátedras de Filosofía en escuelas secundarias.

La finalidad de esta Jornada Taller es construir un formato actual en la enseñanza de la filosofía para poder dialogar con los caracteres de los nuevos sujetos y el contexto en que vivimos. En este sentido, asumir profesionalmente el compromiso docente en la enseñanza y, al mismo tiempo, la responsabilidad en los aprendizajes.
El Profesor Noro nos ayudará a definir los contenidos de la filosofía que debe ser presentada, transmitida y procesada con la intervención activa de todos los actores del proceso educativo. Y así proponer estrategias para el uso de diversos recursos y soportes que permitan trabajar la filosofía dialogando con los lenguajes de nuestro tiempo.
El trabajo durante la jornada nos permitirá asociar la apropiación de los temas y problemas de la filosofía, con la interpretación del mundo y de la época, y la producción discursiva del pensamiento.

Para mayor información e inscripciones, comunicarse con mballabeni@ucsf.edu.ar.

redes - JORNADA TALLER ENSEÑANZA DE LA FILOSOFIA-01

 

 

 

jorge_eduardo-noroJorge Eduardo Noro es profesor en filosofía, especializado en filosofía. Profesor en letras y Doctor en educación.
Entre sus publicaciones se destacan Historia, Problemas, Vida (1997, 1998, 2004, 2012), Pensar para educar (2005), Escuela posible, educación necesaria (2002), La educación en su laberinto (2017), Filosofía: trinchera para pensar y resistir (2014), Tender puentes: enseñar Filosofía, aprender filosofía (2015), Filosofía y educación (2013).

 

Leer Más