Curso e-learning: Introducción a la Organización de Naciones Unidas

Descubre esta gran oportunidad para conocer la estructura, historia, instituciones y agencias especializadas, así como los desafíos pasados, presentes y futuros, de la Organización de las Naciones Unidas.

Este curso e-learning ofrece una introducción sintética, pero didáctica y asequible, para entender el marco general y las estructuras más importantes de la organización,  así como para visualizar y comprender las medidas que se han tomado para el bienestar de nuestro planeta y la sociedad.

Esta formación, elaborada por el Capacity Building Marketplace de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD-CBM), incluye también una mirada crítica y los desafíos actuales en Medio Ambiente, en Derechos Humanos, y en la Paz y Seguridad a nivel global.

Inscribite

 

 

Leer Más


La virtuosa complementación entre los principios cooperativos y los ODS de la Agenda 2030

Lic. Eduardo H. Fontenla*

 

Un punto común y repetido es que el desarrollo sostenible y la cooperación son compatibles, afines y se potencian cuando las organizaciones cooperativas se basan en sus principios y valores, y a su vez articulan y se comprometen con sus comunidades; tal como lo expresa el séptimo principio.

Hoy, las empresas cooperativas y mutuales han adquirido una gran relevancia en el ámbito empresarial, convirtiéndose en entidades socio-económicas de importancia, que en favor de un dinámico desarrollo local/regional articulado con el territorio que genere mayores ingresos, tienden a una equitativa distribución del ingreso y una disminución de conflictos de intereses.

Pero a veces, se suelen desconocer la historia, la capacidad y la contribución de la economía social y solidaria al desarrollo sostenible y cómo resuelven problemas con enfoque local/regional.

Por ejemplo, al interior de cada cooperativa, uno de los modelos de la economía social, los cambios y los desafíos producidos aceleradamente exigen elegir la opción correcta de desarrollo. Por un lado, pensar participativamente una renovación y reformulación de las estrategias y de los procesos de gestión y, por otro, una urgente vuelta a la esencia, valores y principios. Es decir, ofrecer futuro y repasar integralmente las lecciones de identidad e historia de cada organización de la economía social y solidaria. Esto es, aumentar la coherencia entre los lineamientos y postulados orientadores que marcan pautas y alumbran la acción y gestión.

La brújula, faro y fuente de la diferenciación con otros modelos organizacionales está en la definición, en la tabla de valores y en los siete principios cooperativos que enmarcan al sistema y han sido oficializados por la Alianza Cooperativa Internacional (ACI). Ellos son: Adhesión voluntaria y abierta; Control democrático por parte de los asociados; Participación económica de los asociados; Autonomía e independencia; Educación, capacitación e información; Cooperación entre cooperativas e interés por la comunidad.

La definición de la ACI es un atributo que aporta a la identidad: Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes por medio de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controlada.

Para encarar las situaciones nuevas que debemos resolver de forma inteligente tenemos un mapa doctrinario vivo, solvente y validado por las respuestas concretas que históricamente el accionar de la economía social dio a distintas necesidades de las personas en diferentes lugares del mundo.

 

Conexión virtuosa e interactiva

Hoy tenemos un desafío y una oportunidad para mostrar el diferencial cooperativo que es conectar y comprometernos de manera vinculante con el mapa doctrinario de la economía social y la propuesta de desafíos globales dada en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU; acelerando la implementación conjunta, en razón de la ligazón valorativa y operativa que tienen entre sí, el apoyo recíproco y la re-significación que implica.

Este respaldo mutuo y alianza permitirá proyectar mejor el futuro y optimizar la orientación doctrinaria de la ES con un trabajo que sume la plataforma de los ODS mundiales integrados en la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, a la par de potenciar los objetivos que propone Naciones Unidas.

Creemos que en un mundo que se está reorganizando y tan heterogéneo, edificar complementariedades y priorizar las conexiones entre los principios y los ODS es un camino valorativo y pragmático en favor del desarrollo sostenible de las personas, de la economía social y de las comunidades.

Es decir, conjugar ambas plataformas es un plus muy favorable y no significa reemplazo. Tenemos que profundizar y darle visibilidad a lo que históricamente la economía social cumplió y cumple con varios de los ODS, que fueron fundacionales en las mutuales y cooperativas.

Todos los componentes de los ODS son fundamentales y tienen metas específicas. Todos los objetivos y metas son iguales de importante, por lo cual deben tomarse sistémicamente ya que se potencian y se refuerzan mutuamente; al igual, que se apoyan y alinean la definición, los valores y los principios cooperativos en un cuerpo de ideas y acción que expresan la identidad cooperativa.

Es decir, son indivisibles y cada uno no es un comportamiento estanco, requieren de una necesaria interacción entre sí e interdependencia para cumplir las finalidades y generar impacto. No hay supremacía de unos sobre otros.

Aunque todas las cooperativas deben ajustarse en sus prácticas estrictamente a los principios que se interrelacionan y marcan su accionar; el sistema de orientación no debe ser un maquillaje.

Queremos alertar sobre un desvío demasiado usual, como es el desconocimiento y las confusiones que genera el denominado “cooperativismo a la carta”. Se trata del que transitan algunas organizaciones que sólo eligen y aplican algunos principios convenientes y funcionales a sus objetivos; y rechazan, esconden, se alejan, o dejan de lado otros que perjudican o molestan intereses individuales.

Es erróneo seleccionar o privilegiar alguno (s) respecto de los demás, porque se desnaturalizan, se pierde impacto positivo, consistencia organizacional y se generan contradicciones. Debemos ser claros en la interpretación o saber explicativo. Todo principio es valioso en sí mismo, pero ningún principio es más importante que otro.

Por ello, la matriz organizacional de la ES y las esferas de acción de los ODS son sistémicas y pilares sólidos que ofrecen nuevas oportunidades, así como también obligaciones, y nos animan a pensar en construcciones comunes, colectivas, en clave comunitaria, distintas y de planes sostenibles en favor de las personas, de sus comunidades y del ambiente a través de la cooperación libre, voluntaria, inclusiva e inteligente.

 

*Licenciado en Cooperativismo y Mutualismo y licenciado en Ciencia Política y Gobierno

Instituto de Gobierno y Ciudadanía de la Universidad Católica de Santa Fe

 

https://www.ellitoral.com/index.php/id_um/247479-una-mirada-desde-la-economia-social-y-solidaria-lic-eduardo-h-fontenla–opinion.html

 

Leer Más


Se presenta el informe Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, encabeza la presentación del Segundo Informe Voluntario Nacional sobre la implementación y seguimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aprobada por la ONU, que prevé 17 objetivos para el crecimiento mundial y a la cual adhirió la Argentina en 2015.

Durante el encuentro, de forma virtual, expondrán además de Cafiero, el canciller Felipe Solá; Victoria Tolosa Paz, secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas, organismo responsable de coordinar la implementación de la Agenda 2030 en la Argentina; y Roberto Valent, coordinador residente del Sistema de Agencias de Naciones Unidas en el país.

Participarán también Gerardo Martínez, secretario de Relaciones Internacionales de la CGT; Mabel Bianco, coordinadora de la Alianza Argentina de Organizaciones de la Sociedad Civil en seguimiento de compromisos internacionales, y Flavio Fuertes, coordinador temático de Alianzas con Sector Privado, del programa de la ONU para el Desarrollo, y del Pacto Global Argentina.

Tolosa Paz señaló que en este segundo informe se presentaron “los progresos, estancamientos y retrocesos en la implementación de la Agenda 2030, así como también los desafíos en función del contexto de vulnerabilidad planteado y de las nuevas prioridades del gobierno nacional orientadas a alcanzar una sociedad más justa, inclusiva y equitativa, sin pobreza ni hambre y cuidando el planeta”.

La Argentina adoptó, en septiembre de 2015, la resolución 70/1 de la ONU denominada “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, un plan de acción mundial en favor de las personas, el planeta y la prosperidad, la paz universal y las alianzas para guiar las decisiones de los gobiernos a fin de alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que contiene la norma.

El compromiso incluye el seguimiento de los progresos y la rendición de cuentas, que se concreta cada dos años en los Informes Nacionales Voluntarios que entrelazan los distintos niveles de monitoreo nacional, regional y global, mediante las presentaciones en las naciones adheridas y en el Foro de los Países de América Latina y el Caribe.

 

Leer Más


Capacitación virtual sobre evaluación de políticas sociales

En el marco de la Semana de Evaluación “Glocal” que impulsa CLEAR, tendrá lugar este viernes 5 de junio el encuentro virtual “Presupuesto y evaluación de la política social en Santa Fe: hacia un sistema integral de M&E”; organizado por Dirección Provincial de Evaluación de Programas de la Provincia de Santa Fe, y co-organizado por Instituto de Gobierno y Ciudadanía, Universidad Católica de Santa Fe.

El encuentro está previsto para la hora 03:00 PM, y se puede acceder de manera libre y gratuita a través del siguiente enlace https://meet.google.com/mes-ryew-btm

Expondrán la Lic. Mariángeles Gutiérrez Bode, Directora Provincial de Evaluación de Programas, Licenciada en Ciencia Política (UCSF); y la Lic. Virginia Trevignani, Consultora externa de la Dirección Provincial de Evaluación de Programas, Licenciada en Sociología, Magíster en Ciencias Sociales (FLACSO México), Docente de grado y posgrado de la Universidad Nacional del Litoral.

Temática
La evaluación de los programas sociales y el monitoreo de los avances hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible requiere tener información confiable y oportuna a nivel regional y local. A partir de la presentación de los objetivos y líneas de acción de la Dirección Provincial de Evaluación de Programas, se expondrá el enfoque y metodología propuesta para un análisis periódico de la pobreza e indigencia en los aglomerados urbanos santafesinos.

De esta manera, se busca abrir un espacio de intercambio sobre los desafíos y oportunidades para la institucionalización de un sistema de monitoreo y evaluación en el Gobierno provincial, que mida y evalúe tanto el uso de los recursos financieros como los resultados e impactos logrados con su asignación.

Siendo la mejora en la calidad de vida el objetivo primordial del gasto social, se facilita un ámbito de reflexión y debate sobre las actuales transformaciones sociales y el desafío que esto supone para la definición y medición de la pobreza.

Organizaciones
CLEAR es un programa global de desarrollo de capacidades de M&E que reúne a instituciones académicas y socios donantes para fomentar la recopilación, medición, análisis y posterior uso de evidencia sólida en la toma de decisiones programáticas y políticas de los países en desarrollo.

La Dirección Provincial de Evaluación de Programas asiste a la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía de Santa Fe en el monitoreo y evaluación de los programas de la administración provincial. Creada en diciembre de 2019, entiende en el diseño y administración del sistema de monitoreo y evaluación y en la implementación del Plan Anual de Evaluación de Programas, promoviendo la integración de los resultados de la evaluación al ciclo presupuestario.

El Instituto de Gobierno y Ciudadanía de la UCSF tiene la finalidad de contribuir a la formación continua de agentes gubernamentales, políticos en actividad y miembros de diferentes organizaciones de la sociedad civil para intervenir en la generación de procesos de desarrollo sustentables, equitativos y democráticos. Realiza trabajos científicos orientados a una mayor comprensión de las posibilidades y obstáculos para el desarrollo de las diferentes regiones geográficas en las que la UCSF se encuentra inserta. Asimismo, contribuye a un diseño eficiente y participativo de políticas públicas y programas de acción comunitaria, integrales y equitativas; aporta para el desarrollo de una esfera pública que brinde espacios para el abordaje y la discusión de las diferentes problemáticas que se producen en la vida urbana.

Leer Más


La Agenda 2030 de la ONU: ¿nos sigue interpelando?

Atendiendo a la convocatoria de Naciones Unidas a las organizaciones de la sociedad civil, las empresas privadas, los sindicatos y las universidades, para enfrentar los grandes desafíos que tiene la humanidad y el planeta; el Instituto de Gobierno y Ciudadanía de la Universidad Católica de Santa Fe busca generar un espacio de análisis y aplicación de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En este sentido, el Instituto viene realizando un trabajo de relevamiento y sistematización de publicaciones y experiencias realizadas sobre la Agenda 2030 con el objeto de difundir a la comunidad universitaria y a la ciudadanía en general, documentos, análisis y reflexiones relacionadas con la misma. El presente artículo, forma parte de esta tarea, en el marco de la actual crisis mundial por la pandemia del coronavirus Covid-19.

Este año 2020 que estamos transitando, es el inicio de una década que se presenta como decisiva para los grandes desafíos que se plantearon al generarse en el año 2015 la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En un panorama en el que se observan más declaraciones formales que reacciones categóricas por parte de una gran cantidad de gobiernos, quedan por delante estos 10 años para cumplimentar los ODS; hoja de ruta signada por 198 países en el marco de las Naciones Unidas.

Frente a la problemática de altísima complejidad que presenta el planeta en estos momentos, la Agenda 2030 sigue exhibiéndose como una contundente convocatoria

para reconducir al mundo frente a posibles catástrofes planetarias que cada día presentan nuevas evidencias.

A la continuidad en la lucha para eliminar la Pobreza (ODS 1) y poner fin al Hambre (ODS 2), se suma el drama de la pandemia de alcance global provocado el COVID 19, que puede enmarcarse en el tercero de los ODS: Salud y Bienestar. Agregado a los desafíos que presentan estos tres objetivos citados, se destaca el problema del cambio climático.

En un contexto en el que investigadores, científicos y prácticamente la mayoría de los gobiernos acuerdan en que el mundo está ante una crisis ambiental sin precedentes, con un gran número de especies al borde de la extinción y temperaturas globales en aumento, el calentamiento global se plantea como una prueba de fuego a superar. Del éxito en su cometido dependerá la vida en nuestro planeta.

Debido al carácter esperanzado y amplio de las aspiraciones expresadas en ella, la Agenda 2030 se erige en un enorme desafío para los estados miembros de la ONU, a la par de presentarse como una gran oportunidad para que los gobiernos, en sus distintos niveles, junto al sector privado y a las organizaciones de la sociedad civil, procuren alinear  sus esfuerzos en torno a sus actividades de planificación e implementación de políticas públicas.

Los consensos para generar planes y programas que aborden los problemas sociales, económicos y ambientales son apremiantes y resultarán decisivos para el logro de una estrategia integral, tanto a nivel global como al interior de los países. En idéntico sentido, se trata de un requisito que se debe trasladar en estos momentos a la lucha contra el COVID 19 que ha desatado una crisis sanitaria y humanitaria sin precedentes.

Dicha estrategia integral deberá coordinar eficazmente los esfuerzos en pos de generar una nueva dinámica de trabajo intersectorial e interjurisdiccional, poniendo en tensión las potencialidades de los tres sectores: estado, mercado y sociedad civil, en un obligado tránsito mancomunado hacia estrategias de desarrollo incluyentes y sostenibles.

Los ODS y metas de la Agenda 2030 son universales y se aspira a aplicarlos en todo el planeta, tanto en países desarrollados como en los que siguen en vías de desarrollo, ya que su carácter integrado e indivisible conjugan las tres dimensiones del desarrollo sostenible: la social, la ambiental y la económica. Todos los países los aceptaron y, respetando sus particularidades nacionales, se aspira que los apliquen considerando sus diferentes realidades, capacidades y niveles de desarrollo.

Es por ello que continúan interpelándonos y presentándose como enormes desafíos de largo alcance temporal, requiriendo la construcción de alianzas entre actores diversos para sumar capacidades, recursos y experiencias.

El fortalecimiento de la capacidad de interlocución entre los actores ya mencionados, la concreción de acuerdos entre sectores y la puesta en marcha de planes con una efectiva implementación de propuestas que apunten a alcanzar lo planteado por cada ODS, siguen estando en la columna del “debe” en la gran mayoría de los países signatarios de la Agenda.

 

Por Mgter. Lic. Eduardo N. Kinen, director del Instituto de Gobierno y Ciudadanía

Publicado en diario El Litoral https://m.ellitoral.com/index.php/id_um/238144-la-agenda-2030-de-la-onu-nos-sigue-interpelando-por-mgter-lic-eduardo-n-kinen-opinion.html

 

Leer Más


Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030

La imprescindible necesidad de transformar el paradigma de desarrollo imperante, en otro que nos conduzca por la vía del desarrollo sostenible, inclusivo y con visión de largo plazo, estuvo entre las causas principales que permitieron la proclamación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en septiembre de 2015.

Los 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas y un gran número de actores de la sociedad civil, del mundo académico y del sector privado, en un proceso de negociación abierto, democrático y participativo, se expresaron de manera colectiva plasmando el citado documento.

Es destacable además el énfasis que se puso en resaltar que nadie quede atrás en el proceso de desarrollo a implementar y que éste se respalde en el principio de sostenibilidad. Esto implica asegurar la justicia intergeneracional, salvaguardando el futuro para las próximas generaciones al garantizar que cada una de las metas del desarrollo tenga en cuenta la protección del medio ambiente, tanto en el mediano como en el largo plazo.

En la búsqueda de diseñar e implementar un enfoque transformador para la sostenibilidad social, económica y ambiental de nuestro planeta, la Agenda 2030 fue pensada y diseñada con la aspiración de instaurarla como guía y referencia de los países y sus respectivas comunidades en el diseño e implementación de sus planes de trabajo.

Si bien se señaló su carácter no prescriptivo y el reconocimiento de que no hay rutas ya definidas, ni recetas válidas para todos los países, se hizo necesaria una definición común de los propósitos a alcanzar.

El texto original de la Resolución 70/10 destaca que “tras un proceso inclusivo de negociaciones intergubernamentales y tomando como base la propuesta del Grupo de Trabajo Abierto sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, se establecieron 17 Objetivos y 169 metas de “carácter integrado e indivisible, de alcance mundial y de aplicación universal”  enunciándolos de la siguiente forma:

“ODS 1: Poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo.

ODS2: Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible

ODS 3: Garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos a todas las edades

ODS 4: Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos.

ODS 5: Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas.

ODS 6: Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.

ODS 7: Garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos

ODS 8: Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.

ODS 9: Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.

ODS 10: Reducir la desigualdad en los países y entre ellos.

ODS 11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

ODS 12: Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.

ODS 13: Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

ODS 14: Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.

ODS 15: Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad

ODS 16: Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y construir a todos los niveles instituciones eficaces e inclusivas que rindan cuentas

ODS 17: Fortalecer los medios de implementación y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible”. ([1])

Estos objetivos fueron el fruto de un amplio y participativo debate en el ámbito de la ONU y entre sus propósitos principales, está la aspiración de conformar una nueva hoja de ruta para los países. De allí la importancia de su conocimiento y difusión para su debate y utilización como herramientas para que los Estados miembros, en sus diferentes instancias jurisdiccionales, prevean y diseñen sus políticas públicas priorizando las acciones que contribuyan a alinear los procesos e instrumentos de la planificación con la Agenda 2030.

Por Eduardo N. Kinen, director del Instituto de Gobierno y Ciudadanía

 


Notas:

[1] Resolución 70/10. Naciones Unidas

 

Leer Más


¿De qué se trata la Agenda 2030 de las Naciones Unidas?

En el mes de septiembre del año 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución Nº 70/10 en la que estableció un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, sumándole la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

La mencionada resolución, fruto de un inédito proceso participativo generado por la ONU, se plasmó en el documento denominado “Transformar Nuestro Mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”. Aprobada por los 193 Estados miembros de la organización, en ella se reconoció que el mayor desafío mundial de ese momento era la erradicación de la pobreza  afirmando que, sin alcanzarlo, no podrá lograrse un desarrollo sostenible.

Sin embargo, el propósito de la Agenda 2030 no se limita únicamente a eliminar la escasez, la miseria y las dificultades económicas, sino que es mucho más abarcador y ambicioso ya que apunta a enfrentar los grandes problemas que surgen de un mundo cada vez más complejo e interdependiente, el cual exige la necesidad de adoptar un enfoque amplio, comprehensivo y que, a su vez,  resulte esperanzador.

A diferencia de otros documentos anteriores como el que estableció los Objetivos del Milenio, en esta ocasión, la citada resolución de las Naciones Unidas unificó la agenda social con la ambiental,  sumando la gobernabilidad y la profundización de la democracia,  diseñándose un plan de acción para el logro del desarrollo sostenible para estimular la acción en 5 esferas de importancia crítica para la humanidad y el mundo: Personas, Planeta, Prosperidad, Paz y Alianzas.

La visión del futuro de la humanidad y del planeta que nos presenta la Agenda tiene como herramientas orientadoras, para alcanzar sus propósitos, 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con 169 metas. Objetivos que perfilan una guía general en la agenda de desarrollo hasta el año 2030.

Erradicar la pobreza y el hambre, alcanzar la igualdad de género, lograr una energía asequible y no contaminante, promover la acción por el clima, lograr ciudades y asentamientos humanos inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles, propugnar una educación de calidad y abogar por la salud, el trabajo decente y el bienestar, entre otros, integran estos 17 objetivos interrelacionados que parten desde una base de necesidades locales, pasando por las exigencias de desarrollo de los estados nacionales hasta llegar a los desafíos de carácter trasnacional.

Los países integrantes de la ONU que la suscribieron se comprometieron a destinar recursos suficientes para su puesta en marcha a través de alianzas centradas especialmente en las necesidades de los más pobres y vulnerables. No obstante ello, los estados miembros salvaguardan su soberanía en la toma de decisiones respecto a las actividades y recursos que destinarán para alcanzar los ODS y establecerán sus propias metas nacionales atentos a las particularidades de cada uno.

La Agenda convocó y continúa convocando a la acción global y su pretensión continúa siendo la de orientar los programas de desarrollo mundial hasta 2030.  Pretensión que tendrá que readaptarse al nuevo escenario mundial que emergerá luego de los efectos que provocará la pandemia causada por el COVID 19.

Su vigencia se mantiene y sus planteos, quizá demasiado ambiciosos pero a la vez esperanzadores, siguen apremiándonos en la tarea de  asumir las responsabilidades para encaminar el tránsito de nuestros territorios locales y de nuestros países hacia sendas de desarrollo incluyentes y sostenibles.

Por Eduardo N. Kinen, director del Instituto de Gobierno y Ciudadanía

 

Leer Más


Santa Fe y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

El director del Instituto de Gobierno y Ciudadanía, Mgter. Lic. Eduardo Kinen, participó del Seminario Internacional “La Agenda Local 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, en la ciudad de Veracruz, México.

Organizado por el Centro Municipalista para el Desarrollo (CMD) de México y el Centro Latinoamericano de Estudios Locales (CELADEL) de la Argentina, tuvo lugar el año pasado el Seminario Internacional La Agenda Local 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Considerado el evento más importante del año en esta temática,  tuvo como corolario la “Carta de Veracruz por el Logro de la Agenda 2030 de la ONU”. La “cuatro veces heroica” ciudad de Veracruz, en México, fue la sede de este evento al cumplirse los 500 años de su fundación como primer ayuntamiento establecido en el continente, dando inicio al municipalismo en Iberoamérica.

Partiendo de la experiencia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), suscritos en el año 2000 por la comunidad internacional y con límite temporal en 2015, la Agenda Local 2030, inicialmente gestada por presidentes y jefes de gobierno de más de 150 países, fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2015 en su resolución 70/1.

El documento de la Cumbre de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, denominado “Transformar Nuestro Mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, se erige entonces como un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, procurando fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia, generando una visión de futuro de la humanidad y el planeta para el año 2030.

Esta nueva agenda global para el desarrollo sostenible se divide en cinco áreas de vital importancia: Personas, Planeta, Prosperidad, Paz y Alianzas denominadas en inglés, las 5 P: Planet, People, Prosperity, Peace, Partnership y consta de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que comprenden todas las temáticas que abordan y deberán ocupar las distintas agendas políticas (pobreza, salud, educación, género, agua y energías, trabajo e industrias, desigualdades, desarrollo de ciudades, producción y consumo, clima, ecosistemas y paz). Estos 17 objetivos globales comprenden 169 metas de carácter integrado e indivisible, asumiendo las tareas por finalizar relativas a los Objetivos del Milenio.

El país

El Decreto del PEN Nº 499/17 establece que el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales (CNCPS) “será el organismo responsable de coordinar las acciones necesarias para la efectiva implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (…) con intervención de las áreas competentes de la Administración Pública Nacional”.

De esa forma el CNCPS quedó como órgano rector de la coordinación y priorización de la Agenda 2030, debiendo realizar el seguimiento de las metas de los ODS en función de las prioridades en políticas públicas establecidas por el Estado Nacional. A su vez, debe orientar los procesos de adaptación en los niveles subnacionales: provincias y municipios.

Nuestra provincia

En el marco de la normativa citada, se establecieron acuerdos con distintas provincias dentro de los cuales, el gobierno de la provincia de Santa Fe firmó el Convenio de Cooperación con el CNCPS en 2017. Convenio que tiene como objetivo principal “entablar entre las partes acciones de vinculación y cooperación que permitan la adaptación de las metas de Desarrollo Sostenible a la realidad provincial con el objeto de contribuir al alcance de las metas nacionales”.

Esta adhesión, por parte del gobierno provincial, manifestando su interés en incorporarse a dicha iniciativa y a realizar los esfuerzos necesarios para el logro de los Objetivos y Metas, asumidos por el Gobierno Nacional, no se ha visto reflejado plenamente en su accionar.

El estado de avance en la implementación de lo establecido en el convenio mencionado es limitado y escaso en concreciones. Los Entes de Coordinación de Áreas Metropolitanas y algunos municipios desarrollaron iniciativas de difusión y localización de los ODS pero estas acciones no tuvieron un correlato a nivel provincial con carácter integral para todos los ejes de gestión.

En este último aspecto, aún no se cumplió con el compromiso de “definir el área gubernamental responsable del desarrollo, adecuación, seguimiento y monitoreo de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y dotarla de los recursos necesarios para tales fines”.

Asimismo, no se ha oficializado normativa o disposición que establezca el proceso de adaptación en el que se releven planes, programas y proyectos del gobierno provincial con el fin de establecer la relación con los ODS.

Aquí y ahora

Las pautas o propuestas que “bajan” de la ONU direccionan actividades a nivel mundial, constituyéndose en una especie de hoja de ruta a seguir para los estados, el tercer sector y también, con esta nueva agenda, para los actores privados.

Cabe destacar que los organismos internacionales, a la hora de financiar proyectos destacan la necesidad de tener en cuenta la Agenda 2030 y sus ODS. Como ejemplo de esto, al acceder a la página web del BID Lab (Laboratorio de Innovación del Grupo BID https://bidlab.org/es/impact), se puede observar su alineamiento con “los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas como herramienta para enfocar nuestros esfuerzos”. Asimismo, en los ámbitos privados, a la par de lo que establece la Norma ISO 14001 con sus estándares internacionales de gestión ambiental, ya se plantean los ODS como marco de referencia a ser tenidos en cuenta.

Desafío

Atentos a este escenario, el estado provincial debe ponerse a trabajar en el cumplimiento de los compromisos asumidos en esta cuestión, generando las acciones necesarias en pos de la consecución de los ODS.

Planificar y ejecutar un esquema de trabajo que sistematice y potencie la concreción de iniciativas conjuntas con las áreas metropolitanas, los municipios, las comunas y los diferentes sectores sociales tanto del ámbito privado como del tercer sector, en pos de aunar y coordinar esfuerzos, será otro de los grandes desafíos a afrontar por la próxima gestión de gobierno a iniciarse en diciembre próximo.

 

Nota publicada en diario El Litoral: https://www.ellitoral.com/index.php/id_um/203845-santa-fe-y-la-agenda-2030-para-el-desarrollo-sostenible-interesarse-en-el-futuro-por-eduardo-kinen-opinion.html

 

Leer Más


Convocatoria para un Acuerdo Social Responsable

Intervención en la Convocatoria para un Acuerdo Social Responsable – Construcción conjunta entre los Estados Locales y sus Trabajadores. 2019 – 2023, organizada por la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia de Santa Fe

En el pasado mes de septiembre se cumplieron 4 años de la aprobación de la Agenda 2030 por parte de la Asamblea General de Naciones Unidas. En ella se identificaron una serie de problemas a resolver para alcanzar el desarrollo sostenible a través de un plan de acción que estableció 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con 169 Metas de carácter integrado e indivisible que abarcaban las esferas económica, social y ambiental.

Esta iniciativa procura direccionar los programas de desarrollo mundial durante los próximos años y, al adoptarla, los Estados miembros de Naciones Unidas se comprometieron a movilizar los medios necesarios para su implementación. De esa forma, cada país tiene que fijar sus propias metas nacionales acorde a sus prioridades específicas en la búsqueda del desarrollo sostenible, adecuando las metas internacionales a su propia situación social y política.

El desarrollo sostenible que se busca a través de la implementación de la Agenda 2030, es el que tiene como propósito satisfacer las demandas del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para cubrir sus propias necesidades, ello implica que no se agota en el simple crecimiento económico. La Agenda entonces, apunta a superar esta concepción y plantea un nuevo enfoque integrado en el que se complementan tres elementos fundamentales e interrelacionados: el crecimiento económico, la integración social y la protección del ambiente.

La Argentina adhirió a esta iniciativa y comenzó a generar hechos tendientes al logro de los ODS en el año 2017 pero sus efectos estuvieron supeditados a los avatares de una gestión que finaliza su mandato en pocos días.  La actual situación de nuestro país, reflejada en sus altos índices de pobreza, datos negativos sobre desocupación y subocupación, desnutrición infantil y severas carencias alimentarias en vastos sectores de la población, sumados al alto endeudamiento externo y caída del PBI, nos muestra a un gobierno en retirada que muy lejos estuvo de “sentar las bases para el desarrollo que todos aspiramos”.

Amplitud

Por otra parte, al ampliar nuestra mirada más allá de nuestros límites, nos encontramos con una situación de crisis de alcance planetario, en la que sobresale la cuestión ambiental.

En ese contexto nacional y global, al abordar la cuestión del desarrollo de los ámbitos locales se hace necesario entonces, tener en cuenta la sostenibilidad ambiental, social y económica. El desarrollo tendrá que ser sostenible y las localidades de la Provincia de Santa Fe deberán estar predispuestas y abiertas a las alternativas que presenta la Agenda 2030 de la ONU, disponiendo de recursos humanos y materiales para trabajar en esa dirección.

Entre los principales objetivos de la actual jornada convocada por la FESTRAM se encuentra realizar diagnósticos de la situación de comunas y municipios de nuestra provincia y, partiendo de ellos, diseñar estrategias participativas para enfrentar los problemas detectados buscando soluciones y caminos que puedan transitarse conjuntamente.

Aquí es donde podemos destacar la importancia de una adecuada apropiación y localización de la Agenda 2030 y sus 17 ODS. Esto implicará un proceso de “territorialización” que defina las estrategias a nivel local y las herramientas para su concreción y seguimiento, en pos de alcanzar las metas y objetivos de desarrollo sostenible.

Su progresiva implementación permitirá establecer prioridades en la agenda gubernamental, ordenar y optimizar los procesos locales de planificación con su correlato de implementar políticas públicas en un marco de apertura a la participación ciudadana y a una mayor transparencia.

Atentos a los partícipes de la convocatoria de hoy podríamos destacar dos de los objetivos a trabajar:

  • ODS 8 “Trabajo decente y crecimiento económico”: “promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”.
  • ODS 11 “Ciudades y comunidades sostenibles”: “Hacer que las ciudades y los asentamientos urbanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”.

Impulsores

No obstante, la importancia de ellos, se debe resaltar que prácticamente la totalidad de los ODS tienen metas directa o indirectamente vinculadas con la gestión diaria de nuestros gobiernos municipales y comunales, de allí la necesidad de que asuman la responsabilidad institucional y se conviertan en activos impulsores de la totalidad de la Agenda. El accionar de intendentes y presidentes comunales será clave debido a su desempeño cercano a la gente y por su exposición directa a la rendición de cuentas.

Desde esos espacios municipales y comunales surge la posibilidad de un trabajo ascendente, generado desde las bases con la finalidad de garantizar una comprensión e implicación plenas por parte de los actores territoriales y, en simultáneo, que ese trabajo pueda establecer un camino de ida y vuelta con los otros niveles jurisdiccionales de gobierno como el provincial y el nacional.

De esa manera, los ODS podrán erigirse en una plataforma que permita sostener e incentivar la creatividad y la innovación, apuntando resolver problemas estructurales y enfrentar nuevos desafíos que vayan surgiendo con mecanismos, herramientas, innovaciones y procesos concretos que traduzcan eficazmente la agenda de desarrollo en resultados concretos en el ámbito de las administraciones locales.

Cabe destacar que los organismos internacionales, a la hora de financiar proyectos destacan la necesidad de tener en cuenta la Agenda 2030 y sus ODS. Asimismo, en los ámbitos privados, a la par de lo que establece la Norma ISO 14001 con sus estándares internacionales de gestión ambiental, ya se plantean los ODS como marco de referencia a ser tenidos en cuenta.

Finalmente, hacemos referencia a la “Carta de Veracruz”, documento redactado en México y firmado por municipalistas de Iberoamérica, alcaldes, concejales, servidores públicos, académicos, expertos, representantes de organizaciones de la sociedad civil y de instituciones públicas y privadas. La misma se constituyó en una ruta de trabajo, alianza y colaboración para que los gobiernos e instituciones firmantes de dicha carta, trabajen conjuntamente por el logro de la Agenda 2030.

Por Eduardo Kinen – noviembre de 2019

Leer Más


Covid-19: la crisis y el futuro hacia 2030

El Instituto de Gobierno y Ciudadanía de la UCSF, presenta el documento “Coyuntura, escenarios y proyecciones hacia 2030 ante la presente crisis de Covid-19”  elaborado por el Observatorio COVID 19 de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) el 3 de abril de 2020. En el mismo se procede a un abordaje de la crisis sanitaria y humanitaria provocada por el COVID 19.

El informe realiza un análisis de la coyuntura y establece escenarios y proyecciones hacia el año 2030, incluyendo aspectos geopolíticos, impactos económicos y las respuestas de distintos países frente a esta problemática; presentando los efectos económicos de la pandemia en América Latina y el Caribe, las capacidades de sus sistemas de salud y la respuesta de la región para limitar el impacto económico de la pandemia.

Se exhiben además ejercicios de simulación para 72 series estadísticas de los indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con las señales de alerta a diez años de 2030, finalizando con un Anexo en el que se proponen políticas para abordar la pandemia.

Acceda al informe haciendo clic aquí.

 

Leer Más