Día del niño por nacer

INTENTO DE PROTECCIÓN JURÍDICA PARA LA MATERNIDAD VULNERABLE

El debate por la interrupción legal del embarazo desarrollado en el Congreso de la Nación en el año 2018 puso sobre el tapete la llamada “maternidad vulnerable” por la que atraviesan innumerables mujeres en la República Argentina.

Este extremo motivó que los legisladores nacionales, en cumplimiento del mandato establecido por la Constitución Nacional en su artículo 75 inciso 23, presentaran proyectos de ley para dar adecuada protección jurídica a esta situación.

Así, la Diputada Silvina Patricia Frana elaboró un proyecto de ley de “protección integral de los derechos humanos de la mujer embarazada y de las niñas” y los niños por nacer y los senadores Mario Raymundo Fiad y Guillermo Juan Pereyra escribieron proyectos vinculados a la “maternidad segura centrada en la familia en el marco de la regionalización perinatal” y a la “protección de la mujer que lleva adelante un embarazo no deseado”, respectivamente.

La primera iniciativa jurídica pretende garantizar la protección integral de los derechos de las mujeres embarazadas y de los niños por nacer a través del reconocimiento de sus derechos humanos fundamentales a la vida a la dignidad y a la asistencia sanitaria a través de la creación del “Sistema de Protección Integral de los Derechos de la Mujer Embarazada y de los Niños por nacer está conformado por todos aquellos organismos, entidades y servicios que diseñan, planifican, coordinan, orientan, ejecutan y supervisan las políticas públicas, de gestión estatal o privadas, en el ámbito nacional, provincial y municipal, destinados a la promoción, prevención, asistencia, protección, resguardo y restablecimiento de los derechos de la mujer embarazada y de las niñas y niños por nacer, y establece los medios a través de los cuales se asegura el efectivo goce de los derechos y garantías reconocidos en la Constitución Nacional, la Convención sobre los Derechos del Niño, demás tratados internacionales de derechos humanos ratificados por el Estado argentino y el ordenamiento jurídico nacional”.

Por su parte, la segunda, con el objeto de disminuir la morbimortalidad materno infantil a través del desarrollo e implementación de los recursos humanos, físicos y económicos indispensables para garantizar la mayor seguridad materno infantil desde el embarazo hasta el puerperio” reconoce las condiciones obstétricas y neonatales esenciales (CONE) entendiéndolas como aquellos “recursos humanos, físicos y económicos que indispensablemente deben estar presentes en todos los centros e instituciones donde nacen los niños y niñas, para garantizar la mayor seguridad en la atención materno – infantil al momento del parto y puerperio” buscando la regionalización del sistema de atención perinatal en todos sus niveles.

Por último, la tercera iniciativa propone la modificación del modelo de adopción regulado por el CCyCN, la cual tiene que ver con minimizar los trámites burocráticos, por supuesto tomando todos los recaudos clínicos, psicológicos, socioeconómicos, para dar respuesta a todos aquellos inscriptos en el Registro de Adopción, que aguardan con inmensa expectativa e ilusión la llegada de su hijo adoptivo”, brindando “la contención médica y especialmente psicológica para la madre biológica que entrega a su pequeño hijo en adopción es una obligación ineludible” quien muchas veces atravesó condiciones que la colocaron en alguno de los supuestos de vulnerabilidad que menciona el proyecto como estar embarazada como producto de una violación, cursar un embarazo no deseado o tratarse de menores de 13 años o menores comprendidas en la franja etaria de entre 13 y 16 años.

En conclusión, puede decirse, que los proyectos legislativos mencionados –aunque hayan pedido estado parlamentario-, vistos desde una perspectiva jurídica protectoria de toda vida humana desde la concepción, constituyen valiosas iniciativas de abordaje y regulación de situaciones específicas que rodean a la concepción de “maternidad vulnerable”, que ojalá –prontamente- se reflejen en legislación obligatoria y vigente.

Dra. Elisabet A. Vidal

Secretaria del Instituto de Bioética «Jérôme Lejeune».

Docente e investigadora.

Leer Más


En el marco del «Día del niño por nacer»

  EMBARAZO VULNERABLE

En el marco del Día del niño por nacer

La profesión médica ha girado históricamente en torno a la solicitud de ayuda que se requiere explícitamente por la propia persona o por quienes la representan y la respuesta correspondiente por aquél que la asiste. Desde esta particular relación que se construye nuevos lenguajes aportan mayor claridad a los valores éticos que subyacen en esta vocación (llamado) de ayuda.

El concepto vulnerable responde a este itinerario al que se le atribuyen distintos significados; aparece por primera vez en el informe Belmont[1] en relación a sujetos y grupos vulnerables en la investigación médica y exigía debía observarse el respeto a las personas, la beneficencia en las acciones médica y la justicia. Con posterioridad se comprende que la beneficencia no se limita únicamente a realizar actos benéficos sino además esos debían procurar no dañar. Surge entonces el principio de primer orden que obliga a no dañar a otro en las atenciones de salud e identificar quienes pueden ser dañados. De ahí  en la Declaración de la UNESCO sobre Bioética y Derechos Humanos[2] se incorpora el principio de vulnerabilidad.

Ciertas realidades bioéticas como el “embarazo vulnerable” utilizan el término para incluir el proceso en la vida de la mujer y la realidad de ciertas situaciones, entornos, acontecimientos que agudizan la vulnerabilidad sea por el origen del embarazo como por su desarrollo, a tal punto que conducen a la mujer a cuestionarse si interrumpir o no el embarazo.

Ciertamente la percepción de vulnerabilidad en nuestra cultura está desdibujada porque todo se legitima por la eficacia. Es oportuno recordar que la vulnerabilidad es un hecho radical e inevitable de nuestro existir y se refiere a la susceptibilidad de ser afectado o dañado por algún factor que escape al propio control. Es un principio ontológicamente anterior por expresar la finitud de la condición humana[3]. La vulnerabilidad que es evidente en todas las etapas de la vida del ser humano se hace más patente en los primeros estadios de su desarrollo donde su dignidad no es menor.

Un reciente documento del Centro de Estudio Comunidad y Justicia[4] de Chile liderado por el epidemiólogo Elard Koch cuyos resultados fueran expuestos a la comunidad internacional en Naciones Unidas en Nueva York [5]  muestra que los principales factores de vulnerabilidad que pueden inducir a la mujer a tomar la decisión de abortar no se centran en el embarazo sino en situaciones externas o psicosociales y prueba que la mayoría de las mujeres embarazadas en situaciones de vulnerabilidad cuando reciben ayuda efectiva y acompañamiento integral cambian su decisión de abortar. Esto proporciona nueva evidencia para sostener que tanto los programas de prevención del aborto como aquellos que apoyan a la mujer embarazada con algún riesgo de abortar son efectivos cuando se enfocan en resolver la situación de vulnerabilidad raíz o causal del aborto y nos compromete a trabajar las problemáticas desde sus causas, único modo de ofrecer una ayuda integral a la mujer.

En una medicina que se origina a partir de fundamentos humanistas las situaciones de vulnerabilidad sólo pueden entenderse desde la primera solicitud de ayuda que funda la relación médico- paciente, junto a elementos antropológicos de la propia medicina como la compasión  Somos seres interdependientes, coexistimos, convivimos y nos desarrollamos a través de otros hombres. La fragilidad tiene una dimensión positiva siendo generativa [6]

Atender a un ser humano vulnerable es un deber racional y social de carácter universal que trasciende culturas y tradiciones y pone de relieve el grado de humanidad, es decir, de ética que tiene una determinada sociedad en un determinado momento de la historia[7].

La mujer embarazada lleva en su vientre el germen de vida que es un valor y una potencia forjadora del futuro. Cuidar a la mujer significa cuidar al niño por nacer. Y cuidar al niño por nacer, implica cuidar a la mujer y también el futuro de la sociedad. Es decir, el cuidado de la mujer, del niño por nacer y de la sociedad, se retroalimentan [8].

Sería erróneo declarar en estado de vulnerabilidad per se a toda embarazada, así lo señalan las guías de CIOMS (Consejo de Organizaciones Internacionales de Ciencias Médicas), revisadas en el 2016, que en forma explícita señalan que “no debe considerarse que las mujeres embarazadas sean vulnerables simplemente porque están embarazadas”; – pautas 15 y 19-[9].

Independientemente de lo que en cada momento señalan las leyes en el ámbito clínico del embarazo vulnerable en las situaciones de justificación al aborto no todo lo permitido legalmente es éticamente correcto. Desde la perspectiva bioética algunos supuestos de aborto no convierten la práctica en algo moralmente aceptable. Se trata de dos vidas en juego y habrá que delimitar y muy bien estos casos en la legislación y justificar éticamente, pero en todos los demás casos no podemos dejar de considerar los límites de la autonomía de la madre y del médico, la dignidad de esa vida humana por nacer y el deber de justicia de proteger su vida.

Prevenir o evitar el daño y promover el bienestar son deberes propios de la justicia. Las categorías de no maleficencia, beneficencia y autonomía son relaciones concretas de dependencia no elegidas que deben construirse desde el principio de justicia base de los principios de autonomía y beneficencia. Por delante de la autonomía de la mujer y del médico y de la beneficencia posible de la madre con el aborto están las obligaciones de carácter absoluto y que no admiten excepciones impuestas por los principios de no maleficencia – no hacer daño al feto y a la propia madre – y de justicia: respetar el derecho a la vida y a la salud del no nacido.

La esperanza de la defensa de la vida radica en cada uno de nosotros, en nuestro compromiso de luchar contra el aborto, apoyar la maternidad y considerar nuestra responsabilidad para que todo embarazo culmine en un feliz parto. Como ha escrito el Papa Francisco en Evangelii Gaudium: “trabajar a largo plazo sin obsesionarse por resultados inmediatos (…), ocuparse de iniciar procesos más que de poseer espacios (…). Se trata de privilegiar las acciones que generan dinamismos nuevos en la sociedad e involucran a otras personas y grupos que las desarrollarán, hasta que fructifiquen en importantes acontecimientos históricos.  Nada de ansiedad pero sí convicciones claras y tenaces”.

Mg. Carmen Ederle.

Directora del Instituto de Bioética «Jérôme Lejeune»

[1] Informe Belmont. (1979). Principios y guías éticos para la protección de los sujetos humanos en investigación. Comisión Nacional para la protección de los sujetos humanos de investigación biomédica y del comportamiento, Federal Register USA.

[2] Cf. Artículo 8 de United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (UNESCO). (2005). Universal Declaration on Bioethics and Human Rights. Unesco.org. Recuperado de: http://www.unesco.org/new/en/social-and-human-sciences/themes/bioethics/ bioethics-and-human-rights/.

[3] Cf. Rendtorff, J. D., & Kempf, P. (2000). Basic Ethical Principles in European Bioethics and Biolaw. Barcelona: Institute Borja de Bioetica [and] Copenhagen: Centre for Ethics and Law.

[4] Centro de Estudio Comunidad y Justicia. (2015). Embarazo vulnerable, realidad y propuestas de políticas públicas. Recuperado de: www.bioeticaweb.com/embarazo-vulnerable-realidad-y-propuesta-de-politicas-publicas/ (consultado el 10-02-2020)

[5] Cfr. KOCH, E., (2013) “Impact Of Reproductive Laws On Maternal Mortality: Recent Scientific Evidence From Natural Experiments On Diferent Populations. lecture at the Life & Family event in the United Nations”. Disponible en la World Wide Web: http://www.alliancedefendingfreedom.org/MDGs

[6] João Carlos Loureiro, Derecho a la protección de la salud y vulnerabilidad, Revista Iberoamericana de Bioética / nº 05 / 01-17 [2017] [ISSN 2529-9573] DOI: 10.14422/rib.i05.y2017.004

[7] Francesc Torralba, La llamada del otro vulnerable. Hacia una fundamentación de las éticas profesionales, pdf, https://www.raco.cat/index.php/EducacioSocial/article/download/165369/382029

[8] Mollaghan 2011, www.riu.austral.edu.ar/VCongresoInternacional.pdf

[9] Council for International Organizations of Medical Sciences (CIOMS), World Health Organization (WHO). Pautas éticas internacionales para la investigación relacionada con la salud con seres humanos. Geneva, Switzerland: Council for International Organizations of Medical Sciences [Internet]. 2016. Disponible en: https://cioms.ch/wp-content/uploads/2018/01/CIOMS-EthicalGuideline_SP_WEB.pdf

Leer Más


Formación en Bioética para docentes

Las nuevas demandas que la escuela en su rol específico de formación debe afrontar debido a los avances biotecnológicos, no siempre permiten el reconocimiento de los valores humanos en juego; esto suscita la necesidad de incluirlos en los desarrollos curriculares para que el alumno tengan ocasión de reflexionar sobre ellos.

El Instituto de Bioética Jérôme Lejeune presenta esta primera propuesta de formación para ser desarrollada en el ámbito educativo proponiendo contenidos de capacitación a docentes en temas de relevancia actual que puedan ejercer de soporte conceptual para iluminar el campo de acción específico y particular.

Objetivos

  • Proporcionar una formación en bioética a docentes para promover la inclusión de contenidos bioéticos en el trayecto curricular.
  • Mostrar el contexto en el que nació la Bioética, sus antecedentes, sus hitos más reseñables, y las implicancias que ha tenido el desarrollo de la disciplina.
  • Promover la interconexión entre los diferentes campos del conocimiento en temas bioéticos, incluyendo documentos del Magisterio.
  • Comprender la relevancia del concepto dignidad de la persona humana en el contexto de la bioética.
  • Diseñar estrategias didácticas para implementar los contenidos en el aula.

Contenidos

Módulo: Fundamentos de Bioética

  • Evolución histórica de la Bioética. Corrientes bioéticas y principios
  • Bioética Personalista. Metodología. Relación con otras disciplinas.
  • Corpus vitae: Evangelium vitae.

 Módulo: Bioética y Persona Humana

  • Bioética y persona humana. Naturaleza y dignidad de la persona humana.
  • Estatuto ontológico del embrión humano.
  • Corpus vitae: Dignitas personae.

Destinatarios: Docentes del nivel secundario y terciario.

Duración: 2 meses.

Informes:

bioetica@ucsf.edu.ar

Tel.: (0342)4603030, interno 144  – Lunes 15 a 20 hs. y Viernes 13 a 18 hs.

 

 

Leer Más


El fuego de Dios “ilumina, calienta y da vida”, el fuego del mundo “destruye”

El Papa Francisco presidió la Misa de apertura de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica, conocida también como Sínodo de la Amazonía, y que se desarrollará en el Vaticano hasta el próximo 27 de octubre.

De la Misa, este domingo 6 de octubre en la Basílica de San Pedro del Vaticano, participaron también los 13 nuevos Cardenales creados en el consistorio celebrado el día anterior.

 Compartimos la homilía del Santo Padre, en la que contrapuso el fuego de Dios, “que ilumina, calienta y da vida”, al fuego del mundo, “que destruye”.

El apóstol Pablo, el mayor misionero de la historia de la Iglesia, nos ayuda a “hacer Sínodo”, a “caminar juntos”. Lo que escribe Timoteo parece referido a nosotros, pastores al servicio del Pueblo de Dios.

Ante todo, dice: «Te recuerdo que reavives el don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos» (2 Tm 1,6). Somos obispos porque hemos recibido un don de Dios. No hemos firmado un acuerdo, no nos han entregado un contrato de trabajo “en propia mano”, sino la imposición de manos sobre la cabeza, para ser también nosotros manos que se alzan para interceder y se extienden hacia los hermanos.

Hemos recibido un don para ser dones. Un don no se compra, no se cambia y no se vende: se recibe y se regala. Si nos aprovechamos de él, si nos ponemos nosotros en el centro y no el don, dejamos de ser pastores y nos convertimos en funcionarios: hacemos del don una función y desaparece la gratuidad, así terminamos sirviéndonos de la Iglesia para servirnos a nosotros mismos. Nuestra vida, sin embargo, por el don recibido, es para servir. Lo recuerda el Evangelio, que habla de «siervos inútiles» (Lc 17,10).

Es una expresión que también puede significar «siervos sin utilidad». Significa que no nos esforzamos para conseguir algo útil para nosotros, un beneficio, sino que gratuitamente damos porque lo hemos recibido gratis (cf. Mt 10,8). Toda nuestra alegría será servir porque hemos sido servidos por Dios, que se ha hecho nuestro siervo. Queridos hermanos, sintámonos convocados aquí para servir, poniendo en el centro el don de Dios.

Para ser fieles a nuestra llamada, a nuestra misión, san Pablo nos recuerda que el don se reaviva. El verbo que usa es fascinante: reavivar literalmente es “dar vida al fuego” [anazopurein]. El don que hemos recibido es un fuego, es un amor ardiente a Dios y a los hermanos. El fuego no se alimenta por sí solo, muere si no se mantiene vivo, se apaga si las cenizas lo cubren.

Si todo permanece como está, si nuestros días están marcados por el “siempre se ha hecho así”, el don desaparece, sofocado por las cenizas de los temores y por la preocupación de defender el status quo. Pero «la Iglesia no puede limitarse en modo alguno a una pastoral de “mantenimiento” para los que ya conocen el Evangelio de Cristo. El impulso misionero es una señal clara de la madurez de una comunidad eclesial» (BENEDICTO XVI, Exhort. apost. postsin. Verbum Domini, 95). Porque la Iglesia está siempre en camino, siempre en salida, nunca cerrada en sí misma. Jesús no ha venido a traer la brisa de la tarde, sino el fuego sobre la tierra.

El fuego que reaviva el don es el Espíritu Santo, dador de los dones. Por eso san Pablo continúa: «Vela por el precioso depósito con la ayuda del Espíritu Santo que habita en nosotros (2 Tm 1,14). Y también: «Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino de fortaleza, de amor y de prudencia» (v. 7).

No es un espíritu cobarde, sino de prudencia. Alguno piensa que la prudencia es una aduana, una virtud que lo para todo para no equivocarse. No. La prudencia es virtud cristiana, es virtud de vida. También es la virtud del gobierno. Pablo contrapone la prudencia a la cobardía. ¿Qué es entonces esta prudencia del Espíritu? Como enseña el Catecismo, la prudencia «no se confunde ni con la timidez o el temor», si no que «es la virtud que dispone la razón práctica a discernir en toda circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios rectos para realizarlo» (n. 1806). La prudencia no es indecisión, no es una actitud defensiva.

Es la virtud del pastor, que, para servir con sabiduría, sabe discernir, sensible a la novedad del Espíritu. Entonces, reavivar el don en el fuego del Espíritu es lo contrario a dejar que las cosas sigan su curso sin hacer nada. Y ser fieles a la novedad del Espíritu es una gracia que debemos pedir en la oración. Que Él, que hace nuevas todas las cosas, nos dé su prudencia audaz, inspire nuestro Sínodo para renovar los caminos de la Iglesia en Amazonia, de modo que no se apague el fuego de la misión.

El fuego de Dios, como en el episodio de la zarza ardiente, arde, pero no se consume (cf. Ex 3,2). Es fuego de amor que ilumina, calienta y da vida, no fuego que se extiende y devora. Cuando los pueblos y las culturas se devoran sin amor y sin respeto, no es el fuego de Dios, sino del mundo. Y, sin embargo, cuántas veces el don de Dios no ha sido ofrecido sino impuesto, cuántas veces ha habido colonización en vez de evangelización. Dios nos guarde de la avidez de los nuevos colonialismos.

El fuego aplicado por los intereses que destruyen, como el que recientemente ha devastado la Amazonía, no es el del Evangelio. El fuego de Dios es calor que atrae y reúne en unidad. Se alimenta con el compartir, no con los beneficios. El fuego devorador, en cambio, se extiende cuando se quieren sacar adelante solo las propias ideas, hacer el propio grupo, quemar lo diferente para uniformar todos y todo.

Reavivar el don; acoger la prudencia audaz del Espíritu, fieles a su novedad; san Pablo dirige una última exhortación: «No te avergüences del testimonio […]; antes bien, toma parte en los padecimientos por el Evangelio, según la fuerza de Dios» (2 Tm 1,8). Pide testimoniar el Evangelio, sufrir por el Evangelio, en una palabra, vivir por el Evangelio. El anuncio del Evangelio es el primer criterio para la vida de la Iglesia. Es su misión, su identidad. Poco después Pablo escribe: «Pues yo estoy a punto de ser derramado en libación» (4,6).

Anunciar el Evangelio es vivir el ofrecimiento, es testimoniar hasta el final, es hacerse todo para todos (cf. 1 Cor 9,22), es amar hasta el martirio. Agradezco a Dios porque en el Colegio Cardenalicio hay algunos hermanos Cardenales mártires, que han experimentado en la vida la Cruz del martirio. De hecho, subraya el Apóstol, se sirve el Evangelio no con la potencia del mundo, sino con la sola fuerza de Dios: permaneciendo siempre en el amor humilde, creyendo que el único modo para poseer de verdad la vida es perderla por amor.

Queridos hermanos: Miremos juntos a Jesús Crucificado, su corazón traspasado por nosotros. Comencemos desde allí, porque desde allí ha brotado el don que nos ha generado; desde allí ha sido infundido el Espíritu Santo que renueva (cf. Jn 19,30). Desde allí sintámonos llamados, todos y cada uno, a dar la vida.

Muchos hermanos y hermanas en Amazonía llevan cruces pesadas y esperan la consolación liberadora del Evangelio y la caricia de amor de la Iglesia. Muchos hermanos y hermanas en Amazonía han entregado su vida.

Permitidme que repita las palabras de nuestro amado Cardenal Hummes, cuando llega a las pequeñas ciudades de la Amazonía, acude a los cementerios, a buscar las tumbas de los misioneros. Un gesto de la Iglesia por aquellos que han entregado la vida en la Amazonía. Y luego, con un poco de picardía, dice al Papa: ‘No se olvide de ellos. Se merecen ser canonizados’.

Por ellos, por aquellos que han dado su vida, con ellos, caminemos juntos.

 

Fuente: AICA.org

Leer Más


Diplomatura en Bioética

El 10 de abril dará comienzo la Diplomatura en Bioética organizada por el Instituto de Bioética “Jêrome Lèjeune” de la Universidad Católica de Santa Fe. La formación tendrá lugar los miércoles de 15 a 20 hs., y está destinada a profesionales del área de la salud en general (médicos, odontólogos, enfermeros, psicólogos, kinesiólogos, asistentes geriátricos, juristas, filósofos, periodistas y sacerdotes; personas vinculadas con la educación y, también, a aquellas personas que requieran una formación inicial o actualización en bioética.

diplomatura-en-bioetica

La finalidad de la diplomatura es capacitar en el conocimiento de la Bioética y en el análisis racional de la dimensión ética del desarrollo científico y médico, de forma que respete los valores inherentes a la persona humana y la verdad integral sobre el hombre y el mundo.

Objetivos:

• Proporcionar una formación en bioética para descubrir y plantear la perspectiva ética que derivan de los problemas científicos y tecnológicos actuales.
• Analizar la conducta humana en situaciones ligadas al campo de las ciencias de la vida y la salud, a la luz de los valores y principios éticos.
• Fundamentar adecuadamente las acciones que respeten los valores inherentes a la persona humana, su dignidad, la verdad integral sobre el hombre y el mundo, en su respectivo ámbito de acción

Plantel docente:

Laura Casabianca – Licenciada en Psicología – UCSF
Haydeé Copati – Doctora en Filosofía – UCSF
Santiago David – Abogado -UCSF
María Marta Didier – Doctora en Derecho – UCSF
Carmen Ederle – Prof. Superior en Ciencias Naturales- Magister en Ética Biomédica – UCSF
Diego Gatti – Sacerdote – Licenciado en Teología Moral – UCSF
Lenin de Janón Quevedo – Médico – Magister en Ética Biomédica- UCA
Elisabet Miranda- Médica especialista en Medicina General y Familiar – UCSF
Mariano Morelli-Abogado – Magister en Ética Biomédica- UCA
Graciela Moya- Médica – Magister en Ética Biomédica – Dra. en Ciencias Biomédicas – UCA
Isabel Pincemín- Médica – Profesora en Filosofía – Hospice San Camilo- Olivos- Bs. As.
Ingrid Paul – Médica Endocrinóloga – Especialista en Naprotecnología- Centro de Naprotecnología Litoral
Elisabet Vidal – Abogada – Doctoranda en Derecho – UCSF
Carmen González – Doctora en Filosofía – UCSF

Aranceles

Público en General: 1 pago de $5.000 o tres cuotas de $1.700$cada una
Docentes, egresado y alumnos de la UCSF: $3.500 o dos cuotas de $1.750 cada una
Grupo de tres – cuatro: 1 pago total de $ 3.500 por persona o dos cuotas de $1.750 cada una por persona

Por seminario: $500

Por consultas e inscripciones escribir a bioetica@ucsf.edu.ar o llamar al 0342-4603030 int. 144 los lunes de 8:00 a 13:00 y los miércoles de 15:00 a 20:00.

Leer Más


Pensar la maternidad – En el marco del Día del Niño por Nacer

El derecho a la vida, que no es una cuestión política, de ideologías ni de creencias o religiones, sino una consecuencia lógica de la naturaleza humana, se ve hoy gravemente cuestionado por proyectos legislativos, acciones judiciales y una fuerte presencia mediática. El derecho y la protección a la vida es el fundamento del orden social; la protección del más débil para lograr una sociedad más igualitaria es la guía de la teoría de los derechos humanos. Y nadie es más débil que el niño por nacer.

Por su parte, Argentina fue el primer país del mundo en darle respaldo legislativo al Día del Niño por Nacer a través del Decreto 1046/98, que se celebra el día 25 de marzo de cada año. El Pacto de San José de Costa Rica y la Convención sobre los Derechos del Niño con rango constitucional, contienen disposiciones expresas que obligan a nuestro país a proteger la vida del ser humano desde la concepción.

Las temáticas y los disertantes serán:

Salud materna, embrionaria y fetal. Tecnologías para identificar marcadores del embarazo temprano, diagnóstico prenatal, terapias génicas embrionarias o fetales no invasivas in útero por la Dra. Graciela Moya – Médica Genetista – Instituto de Bioética – UCA

Niños por nacer y adopción por la Dra. María Magdalena Galli Fiant – Abogada, Especialista en Derecho de Familia – UNL – UCSF

Deficiencias del derecho argentino en torno a la protección de la mujer embrazada por el Dr. Esteban Romero – Abogado – UCSF

– También te puede interesar «Formación en Bioética para Docentes – Modalidad Virtual» –

Objetivos de la jornada:

1. Reflexionar y ponderar los recursos y avances que ofrece la medicina para proteger la vida humana naciente.
2. Plantear un diálogo que parta de la realidad, que mire a la persona y que esté acompañado con un compromiso con el bien integral de la mujer.
3. Promover acciones de promoción para una cultura de la vida especialmente en atención a las situaciones de la vida naciente.

Costos:

– Alumnos de la UCSF: $ 100
– Docentes y egresados de la UCSF: $150
– Público en general: $250

Para inscribirte comunícate a bioetica@ucsf.edu.ar o llamando al 0342- 4603030 interno 144 los lunes de 8:00 a 13:00 y los miércoles de 15 a 20.

Leer Más


Formación en Bioética para docentes – Modalidad Virtual

Por segundo año consecutivo, el Instituto de Bioética “Jèrôme Lejeune” llevará a cabo la Formación en Bioética para docentes con modalidad 100% virtual. Con 3 módulos que tendrán entre 1 y 2 meses de duración cada uno, las temáticas a abordar serán: Bioética fundamental, fundamentos y persona humana; Bioética e inicio de la vida; y, finalmente, Bioética y Derechos Humanos.

formacion-en-bioetica-para-docentes-virtual

Acerca de la propuesta:

Los enormes beneficios que aportan los nuevos avances científicos relacionados con el inicio de la vida humana exigen ofrecer nuevas respuestas en el orden bioético a las situaciones que se plantean, que afectan a la dignidad del ser humano y al respeto a sus derechos, fundamentalmente, el derecho a la vida.

A su vez, el origen de la vida, el concepto de la muerte, la capacidad de tomar racionalmente decisiones, el valor del principio de autonomía o el papel del Estado en la política sanitaria, son buenos ejemplos para ilustrar la trascendencia de los nuevos problemas que han propiciado la emergencia de la Bioética como disciplina y el auge que han experimentado en las últimas décadas las relaciones entre biología, medicina, ética y derecho.

En tal contexto, se propone como objetivo conseguir una formación interdisciplinar que permita la toma racional de decisiones ante problemas y cuestiones bioéticas. Así, los módulos se presentarán de la siguiente manera:

Módulo: Bioética Fundamental
Inicia 1/04
Duración: 2 meses
Disertantes:
Pbro. Lic. Diego Gatti
Prof. Mg. Carmen Ederle

Accedé a la información completa del módulo y a los costos haciendo click aquí

Módulo: Bioética e Inicio de Vida
Inicia 17/05
Duración: 2 meses
Disertantes:
Prof. Mg. Carmen Ederle

Accedé a la información completa del módulo y a los costos haciendo click aquí

Módulo: Bioética y Derechos Humanos
Inicia: 1/07
Duración: 1 mes
Disertantes:
Dra. Elisabet Vidal

Accedé a la información completa del módulo y a los costos haciendo click aquí 

 

Para más información, escribí a bioetica@ucsf.edu.ar o llamá al 0342 4603030 interno 144 los lunes de 8 a 13 hs. o miércoles de 15 a 20 hs.

 

Leer Más


Jornada Interdisciplinaria sobre los proyectos de legalización del aborto

La Cámara de Diputados de la Nación debate actualmente proyectos de legalización del aborto libre y voluntario que desamparan al niño por nacer y a la madre gestante. Las iniciativas legislativas referidas merecen una profunda reflexión ética, médica, política y un riguroso análisis jurídico constitucional.
En ese marco, la Universidad Católica de Santa Fe organiza una Jornada Interdisciplinaria con el objeto de brindar un aporte al debate que se está realizando a nivel social y legislativo, a los fines de encontrar vías de protección de las dos vidas involucradas, inspirándose en el principio de la igual e inviolable dignidad de todo ser humano.

La misma será el próximo martes 5 de junio a las 18 hs. en el aula 1.28 de la UCSF (Echagüe 7151).

El panel de profesionales disertantes estará conformado por:
• Dr. FERNANDO TOLLER
Doctor en Derecho (Universidad de Navarra). Prof. Titular de Derecho Constitucional (Universidad Austral). Prof. Visitante de la Universidad de Oxford.

• Prof. DRA. HAYDEÉ COPATTI
Dra. en Filosofía. Profesora de Antropología Filosófica y Teológica (UCA Paraná, UCSF) Investigadora UCSF.

• DR. GUILLERMO KERZ
Ginecólogo y obstetra. Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud (UCSF).
La entrada es libre y gratuita y se entregarán certificados de asistencia.
Para mayores informes, comunicarse vía mail a: mdilda@ucsf.edu.ar.
Organizan e invitan: Vicerrectorado de Formación UCSF, Facultad de Ciencias de la Salud UCSF, Facultad de Filosofía UCSF, Instituto de Filosofía del Derecho y Derechos Humanos de la Facultad de Derecho y Ciencia Política UCSF y el Instituto para el Matrimonio y la Familia UCSF.

SEGUÍ LA JORNADA EN VIVO Y EN DIRECTO DESDE AQUÍ

PROYECTOS DE LEGALIZACION DEL ABORTO

Leer Más


Presentación del Protocolo de objeción de conciencia frente al aborto no punible

La Universidad Católica de Santa Fe, la Asociación Civil Ojo Ciudadano y la ONG Médicos por la vida, elaboraron un Protocolo de objeción de conciencia frente al aborto no punible en la provincia de Santa Fe que será presentado el lunes 16 de abril a las 18 hs. en el aula 1.28 de la UCSF (Echagüe 7151, Santa Fe), de manera libre y gratuita y destinado a todos los interesados en la temática.

Conscientes de la necesidad de brindar información a los agentes sanitarios y a la población en general acerca de la temática referida, este Protocolo tiene por objetivo disipar dudas y contribuir a echar luz sobre la confusión reinante en nuestra provincia acerca de esta temática, haciéndoles saber a quienes pretendan ejercer el derecho a la objeción de conciencia, que cuentan con un sólido respaldo jurídico.

En una sociedad pluralista como en la que estamos insertos y nos desenvolvemos, en la que conviven diversas religiones y convicciones éticas, el derecho a la objeción de conciencia se presenta como una garantía de respeto a la dignidad de la persona humana.

La objeción de conciencia ha sido reconocida como un derecho humano y constitucional, derivado de las libertades de conciencia y de religión. Se define como la facultad de no cumplir un determinado deber u obligación impuesto por una norma constitucional, convencional, legal, judicial o administrativa, por motivos de conciencia consistentes en razones éticas o religiosas, no por motivos políticos o de otra índole. La jerarquía constitucional del derecho a la objeción de conciencia ha sido reconocida por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el caso “Portillo”, en el que Alfredo Portillo se opuso a la realización del servicio militar por razones religiosas. En dicha oportunidad, el Máximo Tribunal de la Nación, pese a que la objeción de conciencia no estaba receptada en la legislación correspondiente, la consideró procedente y fundamentada en los artículos 14, 16 y 19 de la Constitución Nacional, los que consagran la libertad de cultos, el derecho a la igualdad y el principio de autonomía, respectivamente.

Además del fundamento constitucional aludido, el derecho a la objeción de conciencia ha tenido recepción legal en el Código de Ética de los Profesionales del Arte de Curar y sus ramas auxiliares (art. 132 de la ley provincial 4931), y en la ley que regula el ejercicio de la enfermería (artículo 11, inciso 6 de la ley provincial 12.501). Asimismo, ha sido consagrado en el artículo 4 de la ley provincial Nro. 11.888, que crea el Programa de Procreación Responsable y en el artículo 10 del decreto Nro. 1282/2003, reglamentario de la ley nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable Nro. 25.673.
Los proyectos de legalización del aborto que actualmente se están discutiendo en el Congreso de la Nación, conllevan ineludiblemente al análisis del derecho a la objeción de conciencia de los agentes sanitarios –médicos, enfermeras, instrumentistas, etc.- y de las personas jurídicas –clínicas, sanatorios, obras sociales, empresas de medicina prepaga- que tienen por objeto brindar servicios de salud o coberturas de prácticas médicas.

El documento comienza explicando cómo es el panorama jurídico del aborto no punible en la Provincia de Santa Fe, para luego adentrarse en qué es la objeción de conciencia y su fundamento. Asimismo, se explaya sobre quiénes pueden ejercerlo, cómo y cuándo. Se expone, por otra parte, que también las instituciones pueden ser objetoras de conciencia.
Adentrándose en los puntos más álgidos, el Protocolo se hace cargo de las consecuencias que puede traer aparejado el ejercicio de este derecho, afirmando con contundencia que –desde el punto de vista jurídico- ningún perjuicio debería sufrir el objetor. Además, se brindan consejos prácticos al objetor de cómo actuar frente al aborto no punible, remarcando la necesidad del trato digno para con la mujer embarazada, pues nunca debe perderse de vista el cuidado que merece la paciente. Por último, se acompaña el formulario correspondiente para comunicar al Estado la condición de objetor y se detalla la normativa y jurisprudencia aplicable.

Para inscripciones e información: salud@ucsf.edu.ar o 0342 4603030 interno 185/285

Leer Más