La UCSF se hizo presente en el 10º aniversario de la REUP

El pasado 9 de agosto se realizó, en la Universidad Maimónides de la localidad de Buenos Aires, un evento en conmemoración de los 10 años de la Red de Editoriales de Universidades Privadas.

La REUP es el organismo que abarca a todas las editoriales o áreas afines universitarias, que publiquen textos y otros materiales bibliográficos académicos como parte de una institución privada en cualquier región geográfica de Argentina.

Entre los objetivos de la REUP la proyección del quehacer universitario, del desarrollo científico, la investigación y docencia, fundamentales para el desarrollo de la educación superior. Así busca facilitar el intercambio de ideas, estimula, motiva al progreso escolástico y por supuesto fomenta el libre pensamiento humano. Para poder crear el estrecho canal de vinculación, las universidades se apoyan de uno de los soportes del conocimiento, donde se refiere por supuesto al libro creando sus propios sellos editoriales que permiten abrir la puerta a la divulgación científica, tecnológica y la investigación docente. Esto sucede prácticamente en todas las universidades del mundo, sin importar el perfil que tenga o los principios que las sustenten.

En el marco del evento, la Dra. Mancini como coordinadora de la REUP recordó que:

“Hace diez años iniciábamos en esta Universidad un camino que estaba lleno de expectativas, pero, en el cual también habitaban las incertidumbres. Sin embargo, fuimos construyendo entre todos nosotros la realidad que se llama REUP y fuimos alcanzando durante este tiempo logros que no estaban configurados en aquel 14 de agosto de 2009.”

La coordinadora de la REUP también resalta la importancia de consolidar un proyecto editorial dentro de este marco educativo “es deseable que ninguna editorial universitaria carezca de proyecto editorial que guíe la acción y promueva con mayor eficacia la interacción; ya que el presente nos encuentra en permanente apertura hacia el aprendizaje para tender a una mayor profesionalización hacia el interior de cada una de las editoriales con el consiguiente aumento de la creatividad propiciatoria para la renovación de los enfoques”. Además, reitera que sin la existencia de un proyecto editorial sólido y consensuado con las autoridades de sus universidades y con un consejo editorial que las apoye, las posibilidades de éxito para la consecución de los objetivos, se reducen.

Por último, explicó los objetivos y metas que se propone la organización

 

La visibilidad de nuestras producciones editoriales es lo que buscamos de manera incesante por los canales disponibles y, por los otros, que escrutamos de modo constante.  El impacto de nuestros libros en el primer entorno tiene en sí mismo un valor, pero nunca deberíamos quedarnos en él para tomarlo simplemente como indicativo, como promotor de la potencialidad que aspiramos alcanzar.”

 

María Graciela Mancini, asegura que una de las mayores fortalezas de la Red es el trabajo en equipo y la comunión de las editoriales miembro. Por esta razón, remarca que las puertas de la Red están abiertas para sumar nuevos integrantes o para asesorar a las Universidades que deseen constituir una editorial.

Con la mirada puesta en el futuro, la coordinación actual prevé mejorar la comercialización interna de las obras; darle mayor visibilidad a los autores dentro del sub sistema universitario privado; incrementar la presencia en ferias internacionales como la de Frankfurt, o Londres; contribuir con la conformación de editoriales en aquellas universidades que no la posean; desarrollar un portal web de ventas on line y mejorar los estándares de calidad de las publicaciones.

 

Las vías de comunicación con la Dra. Graciela Mancini son:

mail: gmancini@ucsf.edu.ar

Leer Más


1ra. Feria de Carreras “Viví la UCSF”

Del 2 al 5 de septiembre se realizará la 1ra. Feria de Carreras de nuestra Universidad. Desde las 9 y hasta las 19 hs. se podrán recorrer los stands con todas las propuestas académicas y actividades de las diferentes carreras.

Durante estos días, se dispondrán en el Hall de ingreso, los stands de las 7 facultades y otras áreas con actividades, juegos y muestras de las carreras que forman parte de nuestra propuesta académica.

En sintonía con todas las acciones que se desarrollan dentro del Programa Viví la UCSF, ésta iniciativa se alinea con las actividades de articulación para alumnos de escuelas secundarias y de promoción de carreras.

El objetivo es que quienes visiten la Feria “Viví la UCSF” puedan vivenciar nuestros espacios y tener mayor información respecto de los campos ocupacionales y perfiles profesionales de cada carrera.

Las instituciones educativas que deseen visitar la Feria con sus alumnos, deben inscribirse hasta el viernes 23 de agosto. Para ello, pueden comunicarse vía mail a: promocion@ucsf.edu.ar o al WhatsApp 342 5371285.

 

 

 

 

 

 

 

Leer Más


Masivas protestas en el aeropuerto internacional de Hong Kong

En total, han pasado casi dos meses desde que los habitantes de Hong Kong salieran de forma masiva a las calles para protestar contra una ley de extradición a China que, según ellos, limitaría sus garantías legales.

Aunque la ley fue suspendida, se mantienen en las calles reclamando más autonomía respecto a China y más democracia.

En este contexto, los enfrentamientos y las masivas protestas obligaron a que el Aeropuerto Internacional de Hong Kong cancelara gran parte de los vuelos.

En virtud del principio “Un país, dos sistemas”, que rigió la retrocesión, Hong Kong goza de libertades inexistentes en China, hasta el año 2047. Pero un sector de la población de la ex colonia británica cree que Pekín socava cada vez más esos derechos.

Leer Más


AQUÍ ESTAMOS: la formación de formadores como proyecto existencial

 En el marco de las 26º Jornadas para Institutos Superiores de Formación Docente – CONSUDEC que se realizaron en nuestra universidad, la Dra. Carmen González reflexionó acerca de la vocación y misión de docentes que forman a futuros docentes.

 Es caprichoso el azar

Fue sin querer…
Es caprichoso el azar.
No te busqué
ni me viniste a buscar.
Joan Manuel Serrat

 

¿Por qué estamos aquí?

Sin, duda, no estamos aquí por azar sino como efecto de una respuesta más menos velada, más o menos consciente a una llamada, una vocación. Sería triste reconocer que “andábamos por ahí”, pasábamos por donde no debíamos pasar – como dice Serrat- y decidimos estudiar un profesorado. Sin embargo, muy pocas veces hacemos el ejercicio de pensar por qué estamos aquí. Darnos hoy el espacio para esta pregunta nos permitirá redescubrir la llama que alimenta nuestra acción y -Dios quiera que podamos decirlo- también nuestra pasión.

La primera respuesta a esta pregunta, para nada trivial, podría ser que estamos aquí porque amamos la educación o más bien -ya que amar abstractos, amar ideas, es poco humano- porque amamos educar. Ahora, ¿qué es educar? Si hemos transitado la formación docente, si nos dedicamos a esto con pasión, también sería evidente decir que sabemos muy bien que educar es permitir(nos) ser más. Es esa tarea maternal/paternal de comprometernos con el cuidado del otro para que puedan ser todo lo que pueden ser.

Y si somos docentes en institutos de formación docente estará mas que claro que educar es despertar en nuestros alumnos -futuros docentes- ese compromiso moral con el cuidado del otro. Ser docentes en un instituto de formación docente es mucho más que ser un profesor; es ser un constante motivador de esa vocación que nos trajo hasta aquí, no por azar. La denominada “formación de formadores” no podrá quedar entonces en la planificación y desarrollo de ciertos contenidos exigidos institucionalmente, ni mucho menos en el despliegue más o menos ingenioso y creativo de didácticas que sepan “atraer” a los futuros alumnos y nos permitan transmitir “aprendizajes significativos” …será, más bien, la tarea inquietante de inquietar día tras día con la pregunta del por qué estamos aquí. Será, en definitiva, la tarea de mantener despierta la mirada de los futuros docentes hacia su propia vocación porque detrás de cada planificación de clases deberá estar viva la pregunta del para qué lo hago. Y será plenamente fundante la respuesta que nos repita una y otra vez: “porque quiero que sean más”!!

¿Qué es educar?

“¿Qué otra cosa queremos alcanzar con la educación, sino que el joven que se nos ha confiado llegue a ser un hombre verdadero y sea auténticamente él mismo? Pero, ¿cómo se puede alcanzar esta meta? Una cosa parece clara: para poder alcanzar esto, el educador debe poseer una clara percepción y un juicio verdadero sobre todo ello: en qué consiste la meta de la educación, es decir, el verdadero ser del hombre y la verdadera individualidad.”

 

Estas son palabras de Edith Stein en una conferencia titulada “Verdad y Claridad en la enseñanza y en la educación”, en el año 1926, cuando era profesora en la Escuela de Magisterio de las Hermanas Dominicas de Espira, Alemania. Ella nos lleva al centro de la pregunta que hoy debemos volver a pensar: cuando decimos educar, ¿a quién se dirige nuestra acción? En primer lugar, debemos decir que quien (se) educa es la Persona puesto que solo las Personas pueden educarse. Sólo las personas están constituidas por rasgos o facultades que le permiten ir haciéndose, ir siendo cada vez más plenos.

Algunos filósofos españoles denominan a este rasgo como lo propio de ser “proyectos inacabados”, siempre pro-jectados, es decir, movidos a ser más que aquello que comenzamos siendo. Venimos al mundo como los seres mas desprotegidos e inacabados desde el punto de vista natural o biológico, pero en esa carencia radica la mayor riqueza de las personas: poder decidir qué quiero ser.

En los tiempos que vivimos, una afirmación como ésta podría abrir la puerta a una serie de manifestaciones tan de moda como el supuesto derecho a decidir qué quiero ser, tal y como si al llegar a este mundo fuéramos una nada que tiene por delante todo el abanico de posibilidades para elegir quien quiere ser (nada más cercano a la sensación de angustia real de  estar frente a una inmensidad con la obligación de elegir sin saber qué ni para qué, pero  en una solitaria libertad).

Nada más lejos de esta idea es aquella que nos invita a convertir nuestra vocación docente en un real proyecto existencial. Por medio de la educación toda persona, tanto la del docente como la del alumno, va actualizando sus potencias; aquellas que les fueron dadas desde el momento en que comenzamos nuestras existencias pero que solo serán potencias -es decir, capacidades- si no encuentran a quien las descubra y ayude a desarrollarlas. Somos desde el primer instante de nuestras existencias una integralidad de corporeidad, afecciones y conciencia libre. La ciencia del hombre que nos haga capaces de comprender al propio ser humano, deberá ser una ciencia “omniabarcante” que lo estudie en su individualidad y en su sociabilidad, en lo corporal, lo psicológico-anímico y lo espiritual, en sí mismo y en las realidades espirituales a las que da lugar y de las que forma parte, como la comunidad, el estado, el lenguaje, etc. La individualidad es consustancial al ser humano, y en la vida real lo que encontramos son seres humanos concretos, que podemos entender y explicar en lo esencial como una persona espiritual, pero este individuo vive en relación con sus semejantes formando parte de colectividades como la tribu, el pueblo o toda la humanidad, y por ello no puede obviarse ese estudio en quien educa a niños o jóvenes.

Educar será, pues, tender la mano a quien está entrando en el mundo cultural de la Humanidad que siglo tras siglo produce y cristaliza conocimientos que pueden mejorar nuestra calidad de vida. No podemos renunciar entonces ni a ejercer nuestra autoridad -en tanto responsabilidad y no poder- ni a la transmisión de una tradición cultural que lejos de repetir fosilizando los conocimientos los ofrece para una nueva y constante resignificación. Estamos aquí, en resumen, porque tiene sentido ser mediadores entre la historia de la Humanidad y el presente de unas personas que quieren ser más y mejores seres humanos.  Estamos aquí porque podemos renovar día tras día la vocación de despertar nuestras conciencias a través de la formación de formadores.

 

¿Cómo formar formadores?

 

En principio esa descripción que acabamos de ver puede dejarnos en un terreno plagado de incertidumbres, tironeos y exigencias pesadas de cumplir. Sin embargo, no hay allí nada nuevo respecto de lo que venimos hablando; al comienzo se nos plantea el desafío de estar frente a una sociedad, unos padres, unos alumnos y un sistema educativo que espera de nosotros que seamos “idóneos, cultos y agentes de cambio” … ¿por qué debería ser éste un reto para el docente del siglo XXI si aceptamos la vocación que nos compromete en el cuidado del oro para que sea más? Es decir, si hemos definido a la educación como ese compromiso por hacer que cada uno de nuestros alumnos sea más… ¿cómo puede un docente no ser agente del cambio?!

Luego se describe como aspiración de la sociedad, que los docentes “actualicen constantemente sus conocimientos” …pero si decimos que los educadores son los mediadores entre el legado de la cultura y las nuevas generaciones, ¿cómo no estar actualizando permanentemente nuestros conocimientos?!

Luego, hacia el final se nos recuerda que los estudiantes de hoy exigen una educación compleja y que nosotros somos los responsables de nuestro aprendizaje…claro… ¡por eso estamos aquí!!! Lo que quiero mostrar es que solemos caer en la tentación de sentir que estamos sobre-exigidos y que se pide demasiado de nosotros cuando “nos preparamos para otra cosa” y “los alumnos eran distintos” …en realidad, si transitamos la formación docente hace un tiempo como estudiantes y hoy como docentes “no es por azar” sino porque es parte de un compromiso existencial. Vivimos para educar y para ayudar a otros a que lo hagan, con sentido y sino, será hora de ir aceptando que confundimos la vocación docente con una profesión más. Será hora de repensar qué docentes queremos ser.

Aún así, la formación de formadores se encomienda también a organismos oficiales de gobierno que trabajan por orientar mejor nuestra tarea y todos esos retos que veíamos en el video también son asumidos por quienes nos proponen un modo adecuado de llevar adelante la tarea docente. Por ejemplo, el Consejo Federal de Educación, en la Resolución N° 286/16 aprueba el Plan Nacional de Formación Docente 2016-2021 para orientar la formación inicial y continua de los docentes. Allí leemos que “este plan propone políticas para formar profesores sólidos, autónomos, críticos, creativos y comprometidos”[1], es decir, que se propone brindar líneas de orientación para hacer que los docentes seamos competentes y agentes comprometidos con el cambio. Para ello centran su propuesta en cuatro principios que guiarán las políticas nacionales de formación docente y que, por ende, deberíamos atender:

  • Un principio vinculado con la justicia educativa por la cual los docentes deberíamos ser capaces de lograr que todos los estudiantes desarrollen sus capacidades fundamentales comunes considerando, a la vez, los diferentes contextos, culturas y estilos de aprendizaje.
  • Un segundo principio que apunte a la valoración del docente “promoviendo su desarrollo, fortaleciendo su motivación, capacidades y colaboración entre ellos”[2].
  • Un tercer principio que busca la centralidad de las prácticas interpelando las prácticas profesionales a lo largo de toda la formación inicial y “abriendo las aulas a otras miradas para expandir la reflexión pedagógica sobre cómo construir una enseñanza eficaz, ética y con sentido de justicia social”.
  • Un curto principio que busca renovar la enseñanza incorporando nuevas tecnologías, pero “sobre todo renovando la experiencia escolar a través de prácticas pedagógicas abiertas a la diversidad, la expresión, la exploración…a la pasión por aprender durante toda la vida”.

No hay forma de pensar que la formación docente se acaba al finalizar el trayecto en los Institutos, la capacitación permanente es resultado de una mirada continua sobre nuestra vocación en los contextos en los que nos toca actuar.

Ahora bien, una mirada que vuelve sobre nuestra vocación nos exige también una mirada sobre aquellos a quienes consagramos esa vocación. Es verdad que las nuevas generaciones de estudiantes -de todos los niveles de la educación formal- reclaman una revisión de los modos en que vinimos ejerciendo nuestra docencia hasta ahora.  En la Resolución N° 330/17 el Consejo Federal de Educación podemos encontrar otra guía; allí se afirma que: “Garantizar el derecho a aprender en el siglo XXI implica que todos los estudiantes puedan desarrollar las capacidades necesarias para actuar, desenvolverse y participar como ciudadanos en esta sociedad cada vez mas compleja, con plena autonomía y libertad” y ofrece, en consecuencia el Marco de Organización de los Aprendizajes en el cual se indica transformar los procesos de enseñanza desde la perspectiva de las disciplinas hacia la perspectiva de las habilidades o competencias que atraviesan los contenidos disciplinares.

Podríamos creer que estamos hablando de este tipo de demanda:

 

y entonces llenamos las aulas de computadoras y estamos listos para encarar los nuevos desafíos. Lo que esos chicos describen como en el nuevo modo de aprender que ellos necesitan, nos reclama los docentes el desarrollo de ciertas habilidades. El MOA del que hablábamos recién menciona seis capacidades fundamentales para los procesos de enseñanza y aprendizaje de aquí a 2030:

  • Resolución de problemas: el estudiante reconoce los saberes adquiridos que le son útiles e identifica los saberes que necesita adquirir.
  • Pensamiento crítico: supone analizar datos e información que le permiten al estudiante argumentar sus posiciones.
  • Aprender a aprender: implica conocer y comprender las necesidades personales de aprendizaje.
  • Trabajo con otros: desarrolla la capacidad de interacción, escucha y reconocimiento de las diferencias.
  • Comunicación: supone la posibilidad de seleccionar y procesar críticamente la información obtenida de distintas fuentes poniendo en relación ideas y conocimientos nuevos con los ya adquiridos.
  • Compromiso y responsabilidad: capacidad de comprometerse con otros interviniendo de modo responsable para con uno mismo y con los demás.

Por lo que vemos, estos estudiantes del siglo XXI requieren docentes permanentemente en revisión de sus prácticas y que asuman mas que nuca su rol de mediadores. El docente es siempre un puente entre la cultura y sus “nuevos habitantes”, no para repetir el conocimiento sino para provocar preguntas que muevan a nuevos conocimientos alentando el trabajo colaborativo, respetuoso y crítico de las nuevas generaciones. En eso consiste la autoridad del docente que debe ser, como vemos, un docente permanentemente “revisado” por sí mismo en sus propias prácticas. En esto consiste la formación permanente a la que estamos convocados.

Consideraciones finales

Como Decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades de esta Casa tengo en mis manos y por estos días la presentación de tres Planes de estudio de Ciclos de Complementación Curricular que pretenden revalidar los títulos de formación inicial en institutos no universitarios para otorgar títulos de Profesorado en enseñanza superior; con ocasión de esta presentación tuve la oportunidad refrescar esta idea de una formación continua en vistas a una pronta acción de evaluación y acreditación de la calidad de la formación docente de parte de una comisión nacional creada a tal fin. En ese contexto vuelvo a encontrarme con esta invitación a pensar la formación docente “como un proceso integral que tiende a la construcción y apropiación crítica de saberes disciplinares y de herramientas conceptuales y metodológicas para el desempeño profesional. Se trata de un proceso permanente que se inicia con la formación de grado y se continúa a lo largo de toda a carrera profesional”[3].

¿Por qué estamos aquí? Nos preguntábamos al comienzo de esta exposición y creo haber podido desandar algunas cuestiones que nos ayudan a responder esta pregunta. Estamos aquí, esta mañana, porque nuestro rol de formadores de formadores no puede dejarnos indiferentes ante las demandas del contexto en el que ejercemos nuestra vocación. Estamos aquí porque creemos urgente seguir revisando nuestras prácticas, nuestros suelos tan seguros por momentos y tan resbaladizos tan a menudo; necesitamos volver a preguntarnos si haber entrado en el Instituto como docentes fue por azar o fue la respuesta a una llamada. Responder optando por la segunda opción es reconocer la necesidad de mantener encendida la llama que nos anima, a seguir siendo “fuego que enciende otros fuegos”, a seguir siendo, más que docentes, educadores.

 

[1] ANEXO RES. CEF N° 286/16, pag. 3

[2] Ibid, pag. 5

[3] LINEAMIENTOS GENERALES DE LA FORMACIÓN DOCENTE COMUNES A LOS PROFESORADOS UNIVERSITARIOS, Consejo Interuniversitario Nacional, 2012, pag. 2

¿Cómo formar formadores?

[video src="https://www.ucsf.edu.ar/wp-content/uploads/2019/08/consudec-1.mp4" /]

Leer Más


China devalúa su moneda en plena Guerra Comercial con Estados Unidos

La guerra comercial entre Estados Unidos y China volvió a escalar. A la nueva imposición de aranceles a productos chinos que anunció el presidente de los EE.UU. Donald Trump la semana pasada, le sucedió ahora una devaluación del yuan, la moneda china, que este lunes arrancó depreciándose cerca del 1,4%, llevando el precio del dólar por encima de los 7 yuanes, el valor más alto desde 2008, cuando estalló la crisis financiera global.

Esto significa que los productos chinos abaratan sus precios medidos de dólares, neutralizando así el encarecimiento artificial que sufrieron las importaciones chinas por culpa de los nuevos aranceles.

Un portavoz del Banco Popular de China aseguró en la página web del organismo que la depreciación del yuan viene dada por «las medidas unilaterales y el proteccionismo comercial», así como por «la imposición de subidas arancelarias contra China», en clara referencia al último giro de la guerra comercial que mantienen Beijing y Washington.

Leer Más


Convocatoria abierta para estudiar en el exterior

Hasta el 31 de agosto, podés inscribirte al Programa de Movilidad Estudiantil.
Este programa te da la posibilidad de cursar un semestre en una de las universidades con las que la UCSF tiene convenio.
Para poder participar es necesario ser alumno regular de la UCSF y contar con un promedio de 7 como mínimo.
El programa no es becado, lo que implica que los gastos de traslado y alojamiento corren por cuenta del alumno. Asimismo, deberás contar con un seguro médico.
Los destinos posibles están disponibles en la web.
Te recomendamos, a la hora de pensar en un destino, que tengas en cuenta cuáles de ellos ofrecen tu carrera.

Podés solicitar más info o inscribirte a: movilidadestudiantil@ucsf.edu.ar

Leer Más


Responsabilidad Social: una exigencia en todos los ámbitos

Desde hace un tiempo, escuchamos hablar cada vez más de Responsabilidad Social, una idea y un modo de gestión que tiene su origen en el mundo empresario (RSE) pero a medida que se va implementando se advierte que, en realidad, va mucho más allá de las empresas.

Si bien existen múltiples definiciones en torno a esta idea, en términos generales, la RS involucra la responsabilidad de cualquier compañía con sus trabajadores, la comunidad y el medio ambiente.

En este sentido, y en el marco de la convocatoria de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UCSF, el equipo de investigación encabezado por el Mgter. Horacio Alesandria está trabajando sobre un diagnóstico de RSU en nuestra Universidad.

Entrando en el tema, Alesandria explicó que detrás de la cuestión de responsabilidad social está lo ético. En el ámbito empresarial, por ejemplo, cómo hacer negocios procurando generar, además de un beneficio económico, que es el fin último de toda empresa, valor social y ambiental.

En la realidad nos encontramos con “tres razones por las que uno puede ser socialmente responsable: por convicción, por obligación del mercado o del cliente o porque un empresario advierte que ‘queda bien’ con la comunidad o algún grupo de interés. La experiencia indica que los consumidores, empiezan a exigir esta responsabilidad también y, además, desde la cuestión medioambiental se exige responsabilidad para la conservación del planeta y de los recursos que hoy estamos sobreexplotando”.

 

Convocatoria para Latinoamérica

El año pasado, mientras el equipo trabajaba en su proyecto, URSULA (Unión de Responsabilidad Social Universitaria Latinoamericana) lanza una convocatoria sobre una temática muy similar: diagnosticar la situación actual de RSU en las universidades de Latinoamérica.

“De la convocatoria participaron 60 universidades latinoamericanas -7 de Argentina- que trabajaron a partir de una metodología que propuso URSULA y que dividía la gestión de las universidades en cuatro ítems: la gestión propiamente dicha, la gestión de la razón de ser la Universidad (formar profesionales), investigación y extensión o participación de la institución en el medio”, contó el Mgter. Alesandria.

Los diagnósticos se realizaron en base a una herramienta estandarizada que incluía 12 metas, 66 indicadores y 5 niveles de logro de gestión integral y transversal de RSU. “En cada uno de esos ítems, cada universidad debía ponerse una puntuación del 1 al 5, según los resultados del diagnóstico. Las puntuaciones más altas, debían ser justificadas con documentación, resoluciones, planes de estudio, etc.”.

En el caso de nuestra Universidad, Horacio Alesandria explicó que “el diagnóstico dio como resultado que estamos a mitad de camino, se han hecho cosas, pero todavía falta mucho por hacerse. Se destacan avances desde el punto de vista estratégico, por ejemplo, el nuevo Modelo Educativo, en el cual, uno de los ejes, es la RSU. A partir de ese Modelo se ha instruido a las diferentes Facultades para que incorporen a sus planes de estudios la Responsabilidad Social como temática. En este sentido, la primera en aplicarlo fue la Facultad de Ciencias Económicas, que en 2014 modifica el plan de estudios de la carrera de Contador Público e incorpora, siendo una de las primeras en el país, Responsabilidad Social como materia obligatoria en segundo año”.

El equipo que trabaja en la Investigación “La Sustentabilidad en la gestión universitaria: análisis de la integración de un comportamiento Socialmente Responsable en su relación con los Grupos de Interés”, se encuentra en la etapa de elaboración del marco teórico y de relevamiento en las universidades católicas de Argentina, con el objetivo de poder comparar entre instituciones similares.

“El desafío más importante es que, a partir de ese diagnóstico sobre las buenas prácticas en general que existen sobre el tema, hagamos una propuesta a la UCSF para ver en qué líneas se puede avanzar”, mencionó el director de la investigación.

Leer Más


Claves del Consumo Sostenible

Existe amplio consenso en afirmar que la crisis ambiental global va más allá de la problemática ecológica. En última -o primer- instancia, remite a una dimensión cultural subyacente que tiene que ver con la forma de pensar y de relacionarse con el mundo.

La inclusión de este tema en la agenda 2030 de la ONU, particularmente en el Objetivo de Desarrollo Sostenible n° 12 “Producción y consumo sostenible”, la publicación de la encíclica Laudato Si’, ponen en evidencia la urgencia de un cambio. Y este es el tema a partir del cual la Ingeniera ambiental, Anabel Rocío Orellano, reflexiona acerca de la sostenibilidad y el consumo sostenible.

Para entender el concepto de consumo sostenible, primero tenemos que definir qué entendemos por sostenible o sostenibilidad. Esta tendencia mundial indica que los seres humanos de hoy tenemos recursos limitados para satisfacer nuestras necesidades, y no debemos comprometer los de las futuras generaciones impidiendo que puedan satisfacer sus necesidades, ni la biocapacidad del planeta, explica Orellano. La idea de sostenibilidad abarca el desarrollo social, ecológico, económico, cultural de forma armónica con el entorno, en relación con nosotros mismos, con las demás personas y seres.

El consumo sostenible se refiere a las acciones personales que, como ciudadanos y consumidores, debemos llevar adelante. Buscando que nuestras acciones conscientes no impliquen una perturbación al entorno y a las generaciones futuras. Para esto hay que tener en cuenta que la decisión sobre el consumo no es un acto aislado, sino que responde a una compleja interrelación entre factores culturales y sociales, características personales, valores y estilos de vida.

Si pensamos en nuestro día a día, la cantidad de recursos naturales que utilizamos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos- vestimenta, alimentación, transporte- implican una cantidad de aire limpio, agua, suelo y demás recursos que estamos tomando: ahí está nuestro deber de consciencia, de responsabilidad.

Uno de los objetivos del consumo sostenible es que como ciudadanos seamos conscientes y actuemos al respecto. Para esto es clave la información disponible, la accesibilidad a opciones sostenibles y la motivación para la adquisición de hábitos consientes.

 

Aliados para la sostenibilidad

Respecto a las motivaciones de fondo que propician una transformación efectiva, la literatura reporta dos experiencias transformadoras. Por un lado, la conexión con la naturaleza, como una de las maneras de generar esta conciencia que motiva a la acción. La experiencia de viajar, vivir, compartir en entornos naturales hace que podamos tomar perspectiva de la importancia de proteger y cuidar la “casa común”.

Por otro lado, la experiencia religiosa o espiritual puede ser una de las experiencias más profundas e influyentes en el comportamiento. Las religiones -cristianismo, judaísmo, islamismo, budismo, hinduismo- proponen un ideal de vida simple, austera, solidaria, de responsabilidad para con los otros; y esto se condice con estilos de vida en donde debería primar un consumo sobrio y necesario, la conciencia del otro y de los otros, y la responsabilidad para con el ambiente. También en la esfera colectiva, las tradiciones religiosas en todo el mundo tienen una gran influencia social, educativa, política y cultural, lo que las convierte en un potente aliado para la sostenibilidad.

En el fondo de lo que se trata es de reflexionar sobre qué tipo de vida queremos llevar, cuáles son nuestras prioridades, qué entendemos por calidad de vida, siendo consientes de nuestra interdependencia con todo lo que existe.

 

Si querés saber más sobre consumo sostenible, te invitamos al Seminario: “Consumo Responsable y tradiciones religiosas: aliados para la sostenibilidad”

 

Leer Más


Donald Trump sostiene la intención de impulsar un TLC con Brasil

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que quiere negociar un acuerdo de libre comercio con Brasil.

Así mismo, el mandatario no mencionó en su comentario al Mercosur, el bloque económico del cual Brasil es uno de los fundadores y que incluye a Argentina, Uruguay y Paraguay.

«Tengo una gran relación con Brasil. Tengo una relación fantástica con su presidente. Es un gran caballero. Creo que está haciendo un gran trabajo», dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca.

Leer Más


Tertulia con Docentes de Nutrición: presentación de sus tesis relacionadas con la nutrición

En el 2020, te esperamos en la Licenciatura en Nutrición con énfasis en Salud Colectiva.

Licenciatura en Nutrición
  Tecnicatura Universitaria en Nutrición Colectiva

Título:
Licenciado en Nutrición
Resolución Ministerial 2444/2013

Títulos intermedios:
Técnico Universitario en Nutrición Colectiva

Sedes donde cursar:
Santa Fe

 

Se otorgan certificados para el CV.

Inscribirse on line para cu confección. Gratuito. 

 

Eventbrite - Tertulia con Docentes de Nutrición: presentación de sus tesis relacionadas con la nutrición

Leer Más