Inversiones chinas en Argentina: la compra de tierras es el nuevo destino

La realidad que vive la sociedad China ha cambiado enormemente durante los últimos 20 años. Un crecimiento exponencial de la clase media y los cambios en la dieta de la población han llevado a China a intensificar la compra de tierras agrícolas en el extranjero. Argentina, junto a Brasil y Chile son uno de sus destinos favoritos.

China concentra una quinta parte de la población mundial pero solamente el 10% de las tierras arables disponibles en el mundo (proporción que ha ido reduciéndose a lo largo del tiempo por el uso excesivo de fertilizantes químicos y la contaminación). Es destacable también que los escándalos sanitarios que afectaron recientemente la industria alimentaria china (arroz contaminado con cadmio, leche con melamina…) incrementaron el interés por los alimentos importados.

Por esta causa, y en los últimos 8 años, el gobierno Chino y empresas privadas de aquel país han invertido casi mil millones de dólares, en materia agrícola, en el extranjero. Y, la compra de tierras, es un importante destino para gran parte de este dinero. Como ejemplo, el grupo chino Shandong Ruyi adquirió la plantación de algodón más grande de Australia. Del otro lado del mundo, en Francia, multimillonarios chinos multiplicaron las compras de viñedos y hace poco las autoridades descubrieron que inversores chinos habían adquirido 1.700 hectáreas de tierras cerealistas en el centro del país a través de un montaje jurídico que permitió evitar el control de la administración.

Hoy, países en desarrollo como Argentina, Chile, Brasil, Mozambique, Nigeria, Zimbabue, Camboya y Laos se encuentran en la mira del gigante asiático, especialmente sus campos de cereales, de soja, cultivos de frutas o haciendas de ganado.

descarga