Sede Rafaela: CONEAU acreditó la carrera de Arquitectura

La Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Santa Fe completó el proceso de acreditación de su carrera en la Sede Rafaela. Así se convierte en la primera en el país con 4 sedes acreditadas por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU).

Santa Fe, Posadas, Rosario y Rafaela son las sedes en las que la Universidad Católica de Santa Fe dicta la carrera de Arquitectura y que cuentan con la acreditación correspondiente.

Su decano, el Mgter. Arq. Carlos Gustavo Giobando, puntualizó que para la carrera de Arquitectura es muy importante haber alcanzado este escalón, es un mérito, pero es también la base para la búsqueda de la excelencia que nos compromete. “Esta acreditación significa que estamos cubriendo estándares de funcionamiento, de calidad, y es muy bueno, pero es el principio del camino”.

arquitectura-rafaelaCabe destacar que el logro de una acreditación implica el trabajo coordinado de todos los miembros de la Facultad; su claustro docente, alumnos, las autoridades académicas y las diversas áreas de servicio propias de la universidad.

Dos ejes marcan e identifican la formación de los arquitectos de la Universidad Católica de Santa Fe: la visión de la profesión como servicio y la mirada crítica y reflexiva sobre la realidad.

Giobando explica que asumir que la tarea del arquitecto es un servicio a los demás se basa en entender cómo considero al comitente, quién está del otro lado y cómo subordino mis aspiraciones artísticas o personales a las reales necesidades del mismo, sin dejar de lado lo que creo que es correcto o bueno. En esto en la Arquitectura -como en otras disciplinas- hay muchas soluciones buenas para un problema, no es matemático. Y este es uno de los rasgos que vuelve apasionante el ejercico de la profesión.

En los talleres donde se forman los futuros arquitectos, se ve una variedad de soluciones posibles al mismo problema, y esto implica una formación integral, una sensibilidad, una capacidad de romper el individualismo y pensar en el otro; reconocerse en el otro, realizarse uno mismo en la medida en que ayuda con su servicio a que otros vivan mejor.

alumnos trabajando con maquetas (10)Otro eje sobre el que se trabaja especialmente es la formación de profesionales reflexivos, es decir, que sean capaces de tener una visión crítica de la realidad. En este sentido, el Decano puntualizó que no se puede formar arquitectos con una lista cerrada de soluciones para los problemas, porque éstos son impredecibles y cambian con el tiempo y con el contexto.

Lo que se persigue es que los estudiantes adquieran esas capacidades, propongan soluciones alternativas, desarrollen herramientas nuevas y adecuadas a cada situación. Y para eso hay que tener un sentido crítico de la realidad. Esto es a lo que llamo, continúa Giobando, un profesional reflexivo: con capacidad de generar propuestas y revisar lo que propone. Dialogar con la realidad, para encontrar respuestas nuevas a problemas nuevos, o respuestas nuevas a los problemas de siempre.

Y estos dos ejes tienen que ver, fundamentalmente, con nuestra identidad como Universidad Católica, destaca el decano.

El camino del crecimiento

La Facultad de Arquitectura de la UCSF fue creada en el año 1959 en la ciudad de Santa Fe, acompañando durante sus casi 60 años de historia el desarrollo de la capital santafesina a través de sus egresados y de las actividades de extensión e investigación que desarrolla.

Su formación fuertemente marcada por el compromiso social y la búsqueda de soluciones en las comunidades en las que se despliega, se extendió a la ciudad de Posadas en el año 2000, siendo la única universidad que dicta la carrera en la región, y dando respuesta a la necesidad de formar profesionales sin someterse al desarraigo propio de estudiar en otras ciudades o provincias.

En este mismo sentido, extendió los servicios educativos a la ciudad de Rafaela en 2004. Y a partir de su consolidación institucional en dicho medio, desde 2017 sus actividades tienen un nuevo edificio ubicado sobre la Ruta 34.

alumnos trabajando con maquetas (9)La sede más joven de la Facultad es Rosario, que abrió sus puertas en 2013.

De esta manera, con cuatro sedes en tan disímiles centros urbanos, la experiencia formativa de la carrera de arquitectura se ha visto enriquecida, a través de la experiencia de docentes y alumnos, que en el encuentro producido en workshops y actividades conjuntas se van nutriendo de experiencias y contextos diversos; buscando soluciones a desafíos compartidos.

En palabras de su Decano, la riqueza de la relación entre las sedes reside en que los problemas, que pueden ser comunes en su definición general, tienen una mirada local, y es en el intercambio de las miradas locales como se enriquece la mirada global que hay sobre cada tema.