AQUÍ ESTAMOS: la formación de formadores como proyecto existencial

 En el marco de las 26º Jornadas para Institutos Superiores de Formación Docente – CONSUDEC que se realizaron en nuestra universidad, la Dra. Carmen González reflexionó acerca de la vocación y misión de docentes que forman a futuros docentes.

 Es caprichoso el azar

Fue sin querer…
Es caprichoso el azar.
No te busqué
ni me viniste a buscar.
Joan Manuel Serrat

 

¿Por qué estamos aquí?

Sin, duda, no estamos aquí por azar sino como efecto de una respuesta más menos velada, más o menos consciente a una llamada, una vocación. Sería triste reconocer que “andábamos por ahí”, pasábamos por donde no debíamos pasar – como dice Serrat- y decidimos estudiar un profesorado. Sin embargo, muy pocas veces hacemos el ejercicio de pensar por qué estamos aquí. Darnos hoy el espacio para esta pregunta nos permitirá redescubrir la llama que alimenta nuestra acción y -Dios quiera que podamos decirlo- también nuestra pasión.

La primera respuesta a esta pregunta, para nada trivial, podría ser que estamos aquí porque amamos la educación o más bien -ya que amar abstractos, amar ideas, es poco humano- porque amamos educar. Ahora, ¿qué es educar? Si hemos transitado la formación docente, si nos dedicamos a esto con pasión, también sería evidente decir que sabemos muy bien que educar es permitir(nos) ser más. Es esa tarea maternal/paternal de comprometernos con el cuidado del otro para que puedan ser todo lo que pueden ser.

Y si somos docentes en institutos de formación docente estará mas que claro que educar es despertar en nuestros alumnos -futuros docentes- ese compromiso moral con el cuidado del otro. Ser docentes en un instituto de formación docente es mucho más que ser un profesor; es ser un constante motivador de esa vocación que nos trajo hasta aquí, no por azar. La denominada “formación de formadores” no podrá quedar entonces en la planificación y desarrollo de ciertos contenidos exigidos institucionalmente, ni mucho menos en el despliegue más o menos ingenioso y creativo de didácticas que sepan “atraer” a los futuros alumnos y nos permitan transmitir “aprendizajes significativos” …será, más bien, la tarea inquietante de inquietar día tras día con la pregunta del por qué estamos aquí. Será, en definitiva, la tarea de mantener despierta la mirada de los futuros docentes hacia su propia vocación porque detrás de cada planificación de clases deberá estar viva la pregunta del para qué lo hago. Y será plenamente fundante la respuesta que nos repita una y otra vez: “porque quiero que sean más”!!

¿Qué es educar?

“¿Qué otra cosa queremos alcanzar con la educación, sino que el joven que se nos ha confiado llegue a ser un hombre verdadero y sea auténticamente él mismo? Pero, ¿cómo se puede alcanzar esta meta? Una cosa parece clara: para poder alcanzar esto, el educador debe poseer una clara percepción y un juicio verdadero sobre todo ello: en qué consiste la meta de la educación, es decir, el verdadero ser del hombre y la verdadera individualidad.”

 

Estas son palabras de Edith Stein en una conferencia titulada “Verdad y Claridad en la enseñanza y en la educación”, en el año 1926, cuando era profesora en la Escuela de Magisterio de las Hermanas Dominicas de Espira, Alemania. Ella nos lleva al centro de la pregunta que hoy debemos volver a pensar: cuando decimos educar, ¿a quién se dirige nuestra acción? En primer lugar, debemos decir que quien (se) educa es la Persona puesto que solo las Personas pueden educarse. Sólo las personas están constituidas por rasgos o facultades que le permiten ir haciéndose, ir siendo cada vez más plenos.

Algunos filósofos españoles denominan a este rasgo como lo propio de ser “proyectos inacabados”, siempre pro-jectados, es decir, movidos a ser más que aquello que comenzamos siendo. Venimos al mundo como los seres mas desprotegidos e inacabados desde el punto de vista natural o biológico, pero en esa carencia radica la mayor riqueza de las personas: poder decidir qué quiero ser.

En los tiempos que vivimos, una afirmación como ésta podría abrir la puerta a una serie de manifestaciones tan de moda como el supuesto derecho a decidir qué quiero ser, tal y como si al llegar a este mundo fuéramos una nada que tiene por delante todo el abanico de posibilidades para elegir quien quiere ser (nada más cercano a la sensación de angustia real de  estar frente a una inmensidad con la obligación de elegir sin saber qué ni para qué, pero  en una solitaria libertad).

Nada más lejos de esta idea es aquella que nos invita a convertir nuestra vocación docente en un real proyecto existencial. Por medio de la educación toda persona, tanto la del docente como la del alumno, va actualizando sus potencias; aquellas que les fueron dadas desde el momento en que comenzamos nuestras existencias pero que solo serán potencias -es decir, capacidades- si no encuentran a quien las descubra y ayude a desarrollarlas. Somos desde el primer instante de nuestras existencias una integralidad de corporeidad, afecciones y conciencia libre. La ciencia del hombre que nos haga capaces de comprender al propio ser humano, deberá ser una ciencia “omniabarcante” que lo estudie en su individualidad y en su sociabilidad, en lo corporal, lo psicológico-anímico y lo espiritual, en sí mismo y en las realidades espirituales a las que da lugar y de las que forma parte, como la comunidad, el estado, el lenguaje, etc. La individualidad es consustancial al ser humano, y en la vida real lo que encontramos son seres humanos concretos, que podemos entender y explicar en lo esencial como una persona espiritual, pero este individuo vive en relación con sus semejantes formando parte de colectividades como la tribu, el pueblo o toda la humanidad, y por ello no puede obviarse ese estudio en quien educa a niños o jóvenes.

Educar será, pues, tender la mano a quien está entrando en el mundo cultural de la Humanidad que siglo tras siglo produce y cristaliza conocimientos que pueden mejorar nuestra calidad de vida. No podemos renunciar entonces ni a ejercer nuestra autoridad -en tanto responsabilidad y no poder- ni a la transmisión de una tradición cultural que lejos de repetir fosilizando los conocimientos los ofrece para una nueva y constante resignificación. Estamos aquí, en resumen, porque tiene sentido ser mediadores entre la historia de la Humanidad y el presente de unas personas que quieren ser más y mejores seres humanos.  Estamos aquí porque podemos renovar día tras día la vocación de despertar nuestras conciencias a través de la formación de formadores.

 

¿Cómo formar formadores?

 

En principio esa descripción que acabamos de ver puede dejarnos en un terreno plagado de incertidumbres, tironeos y exigencias pesadas de cumplir. Sin embargo, no hay allí nada nuevo respecto de lo que venimos hablando; al comienzo se nos plantea el desafío de estar frente a una sociedad, unos padres, unos alumnos y un sistema educativo que espera de nosotros que seamos “idóneos, cultos y agentes de cambio” … ¿por qué debería ser éste un reto para el docente del siglo XXI si aceptamos la vocación que nos compromete en el cuidado del oro para que sea más? Es decir, si hemos definido a la educación como ese compromiso por hacer que cada uno de nuestros alumnos sea más… ¿cómo puede un docente no ser agente del cambio?!

Luego se describe como aspiración de la sociedad, que los docentes “actualicen constantemente sus conocimientos” …pero si decimos que los educadores son los mediadores entre el legado de la cultura y las nuevas generaciones, ¿cómo no estar actualizando permanentemente nuestros conocimientos?!

Luego, hacia el final se nos recuerda que los estudiantes de hoy exigen una educación compleja y que nosotros somos los responsables de nuestro aprendizaje…claro… ¡por eso estamos aquí!!! Lo que quiero mostrar es que solemos caer en la tentación de sentir que estamos sobre-exigidos y que se pide demasiado de nosotros cuando “nos preparamos para otra cosa” y “los alumnos eran distintos” …en realidad, si transitamos la formación docente hace un tiempo como estudiantes y hoy como docentes “no es por azar” sino porque es parte de un compromiso existencial. Vivimos para educar y para ayudar a otros a que lo hagan, con sentido y sino, será hora de ir aceptando que confundimos la vocación docente con una profesión más. Será hora de repensar qué docentes queremos ser.

Aún así, la formación de formadores se encomienda también a organismos oficiales de gobierno que trabajan por orientar mejor nuestra tarea y todos esos retos que veíamos en el video también son asumidos por quienes nos proponen un modo adecuado de llevar adelante la tarea docente. Por ejemplo, el Consejo Federal de Educación, en la Resolución N° 286/16 aprueba el Plan Nacional de Formación Docente 2016-2021 para orientar la formación inicial y continua de los docentes. Allí leemos que “este plan propone políticas para formar profesores sólidos, autónomos, críticos, creativos y comprometidos”[1], es decir, que se propone brindar líneas de orientación para hacer que los docentes seamos competentes y agentes comprometidos con el cambio. Para ello centran su propuesta en cuatro principios que guiarán las políticas nacionales de formación docente y que, por ende, deberíamos atender:

  • Un principio vinculado con la justicia educativa por la cual los docentes deberíamos ser capaces de lograr que todos los estudiantes desarrollen sus capacidades fundamentales comunes considerando, a la vez, los diferentes contextos, culturas y estilos de aprendizaje.
  • Un segundo principio que apunte a la valoración del docente “promoviendo su desarrollo, fortaleciendo su motivación, capacidades y colaboración entre ellos”[2].
  • Un tercer principio que busca la centralidad de las prácticas interpelando las prácticas profesionales a lo largo de toda la formación inicial y “abriendo las aulas a otras miradas para expandir la reflexión pedagógica sobre cómo construir una enseñanza eficaz, ética y con sentido de justicia social”.
  • Un curto principio que busca renovar la enseñanza incorporando nuevas tecnologías, pero “sobre todo renovando la experiencia escolar a través de prácticas pedagógicas abiertas a la diversidad, la expresión, la exploración…a la pasión por aprender durante toda la vida”.

No hay forma de pensar que la formación docente se acaba al finalizar el trayecto en los Institutos, la capacitación permanente es resultado de una mirada continua sobre nuestra vocación en los contextos en los que nos toca actuar.

Ahora bien, una mirada que vuelve sobre nuestra vocación nos exige también una mirada sobre aquellos a quienes consagramos esa vocación. Es verdad que las nuevas generaciones de estudiantes -de todos los niveles de la educación formal- reclaman una revisión de los modos en que vinimos ejerciendo nuestra docencia hasta ahora.  En la Resolución N° 330/17 el Consejo Federal de Educación podemos encontrar otra guía; allí se afirma que: “Garantizar el derecho a aprender en el siglo XXI implica que todos los estudiantes puedan desarrollar las capacidades necesarias para actuar, desenvolverse y participar como ciudadanos en esta sociedad cada vez mas compleja, con plena autonomía y libertad” y ofrece, en consecuencia el Marco de Organización de los Aprendizajes en el cual se indica transformar los procesos de enseñanza desde la perspectiva de las disciplinas hacia la perspectiva de las habilidades o competencias que atraviesan los contenidos disciplinares.

Podríamos creer que estamos hablando de este tipo de demanda:

 

y entonces llenamos las aulas de computadoras y estamos listos para encarar los nuevos desafíos. Lo que esos chicos describen como en el nuevo modo de aprender que ellos necesitan, nos reclama los docentes el desarrollo de ciertas habilidades. El MOA del que hablábamos recién menciona seis capacidades fundamentales para los procesos de enseñanza y aprendizaje de aquí a 2030:

  • Resolución de problemas: el estudiante reconoce los saberes adquiridos que le son útiles e identifica los saberes que necesita adquirir.
  • Pensamiento crítico: supone analizar datos e información que le permiten al estudiante argumentar sus posiciones.
  • Aprender a aprender: implica conocer y comprender las necesidades personales de aprendizaje.
  • Trabajo con otros: desarrolla la capacidad de interacción, escucha y reconocimiento de las diferencias.
  • Comunicación: supone la posibilidad de seleccionar y procesar críticamente la información obtenida de distintas fuentes poniendo en relación ideas y conocimientos nuevos con los ya adquiridos.
  • Compromiso y responsabilidad: capacidad de comprometerse con otros interviniendo de modo responsable para con uno mismo y con los demás.

Por lo que vemos, estos estudiantes del siglo XXI requieren docentes permanentemente en revisión de sus prácticas y que asuman mas que nuca su rol de mediadores. El docente es siempre un puente entre la cultura y sus “nuevos habitantes”, no para repetir el conocimiento sino para provocar preguntas que muevan a nuevos conocimientos alentando el trabajo colaborativo, respetuoso y crítico de las nuevas generaciones. En eso consiste la autoridad del docente que debe ser, como vemos, un docente permanentemente “revisado” por sí mismo en sus propias prácticas. En esto consiste la formación permanente a la que estamos convocados.

Consideraciones finales

Como Decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades de esta Casa tengo en mis manos y por estos días la presentación de tres Planes de estudio de Ciclos de Complementación Curricular que pretenden revalidar los títulos de formación inicial en institutos no universitarios para otorgar títulos de Profesorado en enseñanza superior; con ocasión de esta presentación tuve la oportunidad refrescar esta idea de una formación continua en vistas a una pronta acción de evaluación y acreditación de la calidad de la formación docente de parte de una comisión nacional creada a tal fin. En ese contexto vuelvo a encontrarme con esta invitación a pensar la formación docente “como un proceso integral que tiende a la construcción y apropiación crítica de saberes disciplinares y de herramientas conceptuales y metodológicas para el desempeño profesional. Se trata de un proceso permanente que se inicia con la formación de grado y se continúa a lo largo de toda a carrera profesional”[3].

¿Por qué estamos aquí? Nos preguntábamos al comienzo de esta exposición y creo haber podido desandar algunas cuestiones que nos ayudan a responder esta pregunta. Estamos aquí, esta mañana, porque nuestro rol de formadores de formadores no puede dejarnos indiferentes ante las demandas del contexto en el que ejercemos nuestra vocación. Estamos aquí porque creemos urgente seguir revisando nuestras prácticas, nuestros suelos tan seguros por momentos y tan resbaladizos tan a menudo; necesitamos volver a preguntarnos si haber entrado en el Instituto como docentes fue por azar o fue la respuesta a una llamada. Responder optando por la segunda opción es reconocer la necesidad de mantener encendida la llama que nos anima, a seguir siendo “fuego que enciende otros fuegos”, a seguir siendo, más que docentes, educadores.

 

[1] ANEXO RES. CEF N° 286/16, pag. 3

[2] Ibid, pag. 5

[3] LINEAMIENTOS GENERALES DE LA FORMACIÓN DOCENTE COMUNES A LOS PROFESORADOS UNIVERSITARIOS, Consejo Interuniversitario Nacional, 2012, pag. 2

¿Cómo formar formadores?

[video src="https://www.ucsf.edu.ar/wp-content/uploads/2019/08/consudec-1.mp4" /]

Leer Más


Experiencia de alumnos de Comunicación y el Centro de Día Mirar al Sol

Estudiantes del 3° Año de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación desarrollan un proyecto de intervención junto al Centro de Día Mirar al Sol.

Los concurrentes al taller de radio del Mirar al Sol, realizan prácticas reales en el Complejo Multimedial de la UCSF junto a los alumnos de la cátedra Práctica Profesional de Radio, acompañados por los profesionales del Centro.

La radio, en su dimensión comunitaria, constituye un excelente espacio para la creación de tramas comunicacionales con fines terapéuticos, integradores, inclusivos y socializadores. En esta práctica específica, los estudiantes configuran, planifican y ejecutan actividades de producción y realización radial orientadas a la creación de sentidos colectivos, que luego circulan entre todos los participantes del taller.

Y así, la radio se convierte en un puente, en un espacio de expresión libre, en una invitación a la imaginación y a la creación, en un escenario de superación personal; traspasando toda visión instrumental y comercial del medio.

Los alumnos participantes son Gonzalo Fracchia, Marianela Moreyra, Agustín Nicolet, Gianfranco Papini y Lucia Quirelli; los docentes Santiago Passeggi y Gina Franzini; y, parte del equipo del Complejo Multimedial, Danilo Mettini y Melina Montti.

 

 

 

Leer Más


Jornada Taller de Enseñanza de la Filosofía

 

El próximo 31 de mayo recibiremos, nuevamente, la visita del Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro. En esta ocasión reflexionaremos sobre “Enseñar filosofía, aprender filosofía en tiempos turbulentos y escenarios inciertos”.

La cita es a partir de las 9.00, y hasta las 18 horas en la Universidad Católica de Santa Fe. Y está destinada a alumnos de las carreras de Filosofía y Ciencias de la Educación. Docentes en ejercicio de las cátedras de Filosofía en escuelas secundarias.

La finalidad de esta Jornada Taller es construir un formato actual en la enseñanza de la filosofía para poder dialogar con los caracteres de los nuevos sujetos y el contexto en que vivimos. En este sentido, asumir profesionalmente el compromiso docente en la enseñanza y, al mismo tiempo, la responsabilidad en los aprendizajes.
El Profesor Noro nos ayudará a definir los contenidos de la filosofía que debe ser presentada, transmitida y procesada con la intervención activa de todos los actores del proceso educativo. Y así proponer estrategias para el uso de diversos recursos y soportes que permitan trabajar la filosofía dialogando con los lenguajes de nuestro tiempo.
El trabajo durante la jornada nos permitirá asociar la apropiación de los temas y problemas de la filosofía, con la interpretación del mundo y de la época, y la producción discursiva del pensamiento.

Para mayor información e inscripciones, comunicarse con mballabeni@ucsf.edu.ar.

redes - JORNADA TALLER ENSEÑANZA DE LA FILOSOFIA-01

 

 

 

jorge_eduardo-noroJorge Eduardo Noro es profesor en filosofía, especializado en filosofía. Profesor en letras y Doctor en educación.
Entre sus publicaciones se destacan Historia, Problemas, Vida (1997, 1998, 2004, 2012), Pensar para educar (2005), Escuela posible, educación necesaria (2002), La educación en su laberinto (2017), Filosofía: trinchera para pensar y resistir (2014), Tender puentes: enseñar Filosofía, aprender filosofía (2015), Filosofía y educación (2013).

 

Leer Más


Becas del Banco Santander Río

 

El Premio Mérito Académico es un programa que premia el esfuerzo y desempeño académico otorgando una beca a los mejores promedios de los alumnos de universidades argentinas.

Son 600 las becas de $8.000. Conocé las bases y condiciones.

 

Además, Santanderrio presenta el programa de «Becas Futuros Profesionales», destinado a alumnos de las universidades que participen del Programa.

Entre los alumnos que se inscriban, se otorgarán 250 becas, para la realización de prácticas profesionales en la carrera que han elegido, según el plan curricular establecido como obligatorio en su plan de estudios.

Las postulaciones se encuentran abiertas hasta el 19 de Julio de 2019.

Términos y condiciones de la «Beca Futuros Profesionales» para Becarios

 

  1. DESCRIPCIÓN.
    El presente es un programa de otorgamiento de becas (en adelante, las “BECAS” o individualmente, la “BECA”) organizado por el Banco Santander Río S.A. con domicilio en la calle Bartolomé Mitre 480, Ciudad Autónoma de Buenos Aires (en adelante, el «BANCO»), que se denominará «Becas Futuros Profesionales» (en adelante, el «PROGRAMA»), destinado a alumnos de las universidades que participen del Programa (en adelante, las «UNIVERSIDADES» o individualmente, la “UNIVERSIDAD”). Entre los alumnos que se inscriban (en adelante, los “ALUMNOS”), el BANCO otorgará 250 (doscientas cincuenta) BECAS con destino de adquirir conocimientos prácticos para la profesión que han elegido, según el plan curricular establecido como obligatorio en su plan de estudios (en adelante, los «BECARIOS»).
  1. PARTICIPACIÓN – PLAZO.
    Los ALUMNOS que cumplan con los presentes términos y condiciones (en adelante, los “Términos y Condiciones”) podrán participar del PROGRAMA postulándose a partir del día 06 de Mayo de 2019 hasta el 19 de Julio de 2019.
  1. REQUISITOS.
    En todos los casos, los BECARIOS deberán: a) Ser alumnos regulares de la UNIVERSIDAD; b) tener entre 18 años y 30 años de edad; c) poseer al 31 de marzo de 2018 un mínimo de 10 (diez) materias aprobadas de la carrera que curse, de las cuales al menos 2 (dos) deben haber sido cursadas y aprobadas durante el último año; y d) deberán estar en condiciones curriculares de poder cursar la materia práctica profesional. Ello, sin perjuicio de los requisitos y/o criterios de selección particulares que pudieran decidir las UNIVERSIDADES en cada caso particular, quienes son las encargadas finales de designar a los BECARIOS.
  1. PRACTICAS PROFESIONALES – VIGENCIA.
    Las prácticas profesionales (en adelante, las “Prácticas”) implicarán la concurrencia del BECARIO a la empresa u organismo designado por la UNIVERSIDAD correspondiente, cumpliendo un máximo de veinte (20) horas semanales, durante un plazo mínimo de tres (3) meses consecutivos. Todas las BECAS comenzarán el primer día hábil del mes que corresponda. (En adelante, la «VIGENCIA» del PROGRAMA).
    Las Prácticas deberán llevarse a cabo durante el año 2019.
    Las empresas u organismos en donde los BECARIOS deberán desarrollar sus Prácticas en el marco del presente PROGRAMA serán elegidos por las UNIVERSIDADES.
    La UNIVERSIDAD de la cual el BECARIO es alumno podrá disponer que algunos días de los previstos para el cumplimiento de las Prácticas, dentro del referido horario, el BECARIO concurra al lugar que indique, con el fin de participar de reuniones, charlas y clases teóricas, complementando la enseñanza que recibe en la empresa u organismo en donde desarrolla su Práctica, y evaluando la marcha de las BECAS en desarrollo.
    Los BECARIOS deberán concurrir con regularidad a las Prácticas, pudiendo ausentarse de las mismas sólo en casos justificados. Las ausencias injustificadas, así como la demostración de escaso interés o indisciplina serán causales de la baja de la BECA.
  1. DESIGNACIÓN DE BECARIOS.
    La UNIVERSIDAD será la encargada de la selección y de la convocatoria de los BECARIOS
    El BANCO no será responsable y la UNIVERSIDAD se obliga a mantenerlo indemne por cualquier reclamo que pudiera derivarse de la acreditación de la BECA a los BECARIOS.
    Cumplidos todos los requisitos, los ALUMNOS que sean seleccionados por las UNIVERSIDADES y notificados conforme el Punto 8 de los presentes, serán denominados a efectos de los presentes como los «BECARIOS». Las empresas u organismos designados establecerán los criterios para que las UNIVERSIDADES seleccionen los mejores perfiles para llevar a cabo este programa como BECARIOS. La selección se realizará teniendo en cuenta los perfiles que determinen las empresas u organismos participantes del PROGRAMA. Los BECARIOS deberán cumplir con las condiciones señaladas en los presentes Términos y Condiciones.
    A los fines de acceder a la BECA, en los términos de la cláusula 6 de los presentes, los BECARIOS deberán ser titulares de una Supercuenta universitaria en el BANCO. Consulte en https://santanderrio.com.ar/banco/online/personas/universidades/super-cuenta-universidades las condiciones del servicio.
  1. BECA.
    El BANCO depositará en la cuenta de la UNIVERSIDAD que corresponda el monto total de la BECA pesos quince mil ($ 15.000.-), para que el BECARIO afronte los gastos necesarios para el cumplimiento de las actividades y enseñanzas propias de la Práctica. La UNIVERSIDAD será la encargada de asignar dicho monto al BECARIO seleccionado, una vez transcurrida la totalidad de la Práctica y cumplidas todas las obligaciones emergentes de los presentes Términos y Condiciones.
    Durante la VIGENCIA del PROGRAMA la UNIVERSIDAD se responsabiliza por la contratación de un seguro que protegerá a los BECARIOS de cualquier accidente que les ocurra a raíz del cumplimiento de la Práctica, debiendo contar con un servicio de emergencias médicas, contratado para su atención, en caso de que, en dichas circunstancias, les afecte un problema de salud, que necesite atención urgente.6.1 Sistema de convocatoria y selección
    El BANCO realizará a las UNIVERSIDADES las aportaciones que correspondan, para que cada una financie las BECAS a percibir por los BECARIOS de acuerdo con el presente programa.
    Las UNIVERSIDADES serán las responsables, en todos sus términos, de gestionar la correspondiente convocatoria de las BECAS que les sean asignadas y su resolución, seleccionando a los beneficiarios de las BECAS de acuerdo con los criterios generales de publicidad, transparencia interna, mérito y equidad, quienes, en todo caso, deberán cumplir los requisitos indicados en el apartado siguiente.
    En lo referente a las fechas de inscripción en el PROGRAMA, se advierte a los posibles beneficiarios de estas BECAS que las UNIVERSIDADES serán las responsables, en todos sus términos, de gestionar la correspondiente convocatoria de las BECAS, por lo que dichos plazos podrían variar en cada UNIVERSIDAD respecto de los recogidos en estos Términos y Condiciones.

 

  1. NOTIFICACIÓN DEL CARÁCTER DE BECARIO.
    Las UNIVERSIDADES notificarán a los BECARIOS por vía telefónica y/o correo electrónico y/o cualquier otro medio que así consideren el otorgamiento de la BECA.
  1. OBLIGACIONES DEL BECARIO.
    Los BECARIOS se obligan a acatar todas las indicaciones que emita la empresa u organismo designado a los fines de la Práctica durante la VIGENCIA del PROGRAMA. El BECARIO se obliga a brindar los informes que la UNIVERSIDAD, el BANCO y/o la empresa u organismo le requieran respecto a la BECA, su desarrollo, los conocimientos adquiridos y cualquier otra información de interés para el futuro del beneficiario.
    La acreditación al BECARIO del importe de la BECA deberá ser realizada en una cuenta que el alumno deberá abrir en el BANCO. Esta cuenta gozará de una bonificación del 100% (cien por ciento) de su comisión de mantenimiento por el plazo de 6 meses, finalizado el plazo, se procederá a cobrar las comisiones al valor vigente a la fecha, salvo que realice dos compras mensuales con la tarjeta de débito. La comisión mensual por servicio de cuenta será de $ 168.27.- (consumidor final) o su precio de lista actualizado.
    El incumplimiento de cualquiera de las obligaciones referidas a las Prácticas o al PROGRAMA en general dejará sin efecto en forma automática e inmediata la BECA otorgada y privará al BECARIO de cualquier derecho económico que pudiera asistirle en relación al PROGRAMA.
  1. AUTORIZACIÓN.
    Sin perjuicio de lo dispuesto en el punto 7, los ALUMNOS autorizan expresamente al BANCO a difundir a través de cualquier medio de comunicación, incluidos Facebook, Twitter y otros y/o en el sitio santanderrio.com.ar, sus nombres, DNI, imágenes y voces con fines promocionales, sin derecho a compensación alguna, en los medios y formas que el BANCO disponga, desde su registración y hasta los tres (3) años de finalizada la práctica de conformidad con lo dispuesto en la Ley 25.326.
    Asimismo, con la aceptación de los presentes Términos y Condiciones, los ALUMNOS que participen del PROGRAMA aceptan que los datos personales incluidos al registrarse tienen el carácter de declaración jurada y son recogidos a los fines de ser incorporados y tratados en una base de datos (incluyendo pero sin limitarlo al ofrecimiento y/o publicidad de productos financieros), siendo el destinatario y titular de la misma: Banco Santander Río S.A. con domicilio en la calle Bartolomé Mitre 480 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se informa que conforme a lo establecido en el Artículo 6 inciso e) de la ley 25.326 Ley de Datos Personales el interesado podrá en cualquier momento de ejercer los derechos de acceso, rectificación y supresión de sus datos.
    El titular de los datos personales tiene la facultad de ejercer el derecho de acceso a los mismos en forma gratuita a intervalos no inferiores a seis meses, salvo que se acredite un interés legítimo al efecto conforme lo establecido en el artículo 14, inciso 3 de la Ley Nº 25.326.
    La DIRECCIÓN NACIONAL DE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES, Órgano de Control de la Ley Nº 25.326, tiene la atribución de atender las denuncias y reclamos que se interpongan con relación al incumplimiento de las normas sobre protección de datos personales.
  1. CESIÓN.
    La BECA es intransferible y no puede ser canjeada por ningún otro tipo de prestación.
  1. ACREDITACIÓN.
    La UNIVERSIDAD será la encargada de disponer los respectivos pagos a los BECARIOS seleccionados en las cuentas abiertas por estos últimos en el Banco Santander Río S.A.
    El BANCO no será responsable y la UNIVERSIDAD se obliga a mantenerlo indemne por cualquier reclamo que pudiera derivarse de la acreditación de la BECA a los BECARIOS.
    Asimismo, el BANCO no otorgará constancia alguna que acredite el pago de la BECA.
  1. UTILIZACIÓN DE LA BECA. INDEMNIDAD.
    El BANCO no se responsabiliza de los daños, hurtos y/o robos de los que pudieran ser objeto los BECARIOS y/o las empresas u organismos durante el desarrollo de la BECA. El BANCO no será responsable: (i) por ningún daño o perjuicio, de cualquier tipo que fuere, que pudieren sufrir los BECARIOS y/o las empresas u organismos sobre sus personas y/o bienes, con motivo de o en relación a las Prácticas a desarrollar como objeto de la BECA, declinando todo tipo de responsabilidad contractual y/o extracontractual frente a los BECARIOS y/o las empresas u organismos.
    En caso que la BECA se deba suspender temporaria o definitivamente, por causas o motivos de fuerza mayor, el BANCO no tendrá responsabilidad alguna frente a los BECARIOS ni las empresas u organismos. El BANCO no será responsable de los daños y perjuicios que pudieran sufrir los BECARIOS en sus personas y/o bienes, con motivo o en ocasión de los traslados a las Prácticas.
    Los BECARIOS y/o las empresas u organismos mantendrán indemne y a salvo al BANCO y a sus compañías vinculadas, por cualquier daño, pérdida y/o accidente acaecido como consecuencia del cumplimiento de la BECA. En tal sentido, el BANCO carecerá de responsabilidad en caso que los BECARIOS decidan no utilizar la BECA por causas ajenas al BANCO.
  1. RESERVAS.
    El BANCO se reserva el derecho de asignar una menor cantidad de BECAS que las declaradas en el punto 1 de los presentes, en caso que los perfiles de los ALUMNOS que participen no se ajusten a exclusivo criterio de las UNIVERSIDADES, a las necesidades que hayan manifestado las empresas u organismos en donde realizarán las Prácticas.
    Asimismo, el BANCO se reserva el derecho de prohibir la participación en el PROGRAMA como así también de no otorgar la BECA a aquellos ALUMNOS que intenten socavar el PROGRAMA por medio de trampas, fraudes, engaños o cualquier otra práctica desleal destinada a resultar designados BECARIOS de forma ilegítima, molestar, insultar, amenazar o acosar a otros participantes, sin perjuicio del derecho de reclamar los daños y perjuicios irrogados como consecuencia de dicho proceder.
  1. ACEPTACIÓN DE LAS BASES.
    Por el hecho de registrarse en el presente PROGRAMA, los ALUMNOS reconocen y aceptan estar sujetos a las condiciones establecidas en los presentes Términos y Condiciones, las cuales podrán ser consultadas en los sitios web de cada una de las universidades adheridas.
  1. SUSPENSIÓN, CANCELACIÓN, MODIFICACIÓN.
    El presente PROGRAMA podrá ser cancelado, suspendido o modificado por el BANCO por razones que lo justifiquen, y por caso fortuito o por fuerza mayor en cualquier momento de su vigencia. La suspensión o cancelación del PROGRAMA durante cualquier momento de la vigencia, no otorgará al BECARIO derecho de cobro alguno respecto de la BECA.
  1. INTERPRETACIÓN DE LOS TÉRMINOS Y CONDICIONES
    La interpretación, validez y cumplimiento de estos Términos y Condiciones y de los derechos y deberes emergentes de las mismas, se regirá por las leyes de la República Argentina.

 

Más información e inscripciones: gmancini@ucsf.edu.ar

 

 

Leer Más


Extensión y vinculación para los alumnos de Diseño Industrial

Con el objetivo de fortalecer los vínculos con la comunidad y trascender el ámbito académico, el Rector de la UCSF, Mgter. Arq. Ricardo Mario Rocchetti, y la Lic. Ivana Taborda, presidenta de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Autopartistas de Santa Fe, suscribieron un convenio marco.

Convenio DI - CAMSFE (5)También participaron del encuentro, el Director de la carrera de Licenciatura en Diseño Industrial, DI Gonzalo Savogin y el Sr. Alejandro Taborda, integrante de la comisión directiva de CAMSFE.

En el mismo, acordaron adoptar programas de cooperación y coordinación para la ejecución conjunta de proyectos de investigación, académicos y culturales en áreas de mutuo interés. Así como también la formación y perfeccionamiento de recursos humanos, el intercambio de información científica y técnica y la formación de docentes universitarios.

La Cámara de Industriales Metalúrgicos y Autopartistas de Santa Fe es una entidad sin fines de lucro que tiene como misión representar al sector dentro de su zona de influencia. Su misión es “propugnar el fortalecimiento, desarrollo y consolidación de la industria metalúrgica y autopartista de la provincia a través de la promoción y fomento de la investigación y desarrollo, la transmisión de tecnología, la asistencia técnica y todos aquellos hechos innovadores que contribuyan a lograr mayor avance Convenio DI - CAMSFE (12)del sector es uno de sus principales objetivos”.

El vínculo con la Universidad Católica de Santa Fe, a través de la carrera de Diseño Industrial, será estratégico, para vincularse con futuros profesionales que contribuirán al desarrollo del sector y para desarrollar trabajos específicos que puedan ser de utilidad tanto para los alumnos y docentes como para la CAMSFE.

 

Leer Más



Para hablar, primero hay que escuchar

Las alumnas de Fonoaudiología se sumaron al año Iberoamericano del Habla que se encuentra llevándose a cabo a nivel mundial con el lema “Hablemos de habla”, signadas por el análisis y la investigación de los estudios más actuales en la temática. La idea se plasmó a través de ponencias abiertas al público con el objetivo de comunicar y generar conciencia.

Cuando pensamos en el habla, ¿qué es lo que conocemos?

Conversando con una de las docentes encargadas de la materia que llevó a cabo las presentaciones, la Lic. Doris Kapmman avanzamos hacia algunos conceptos introductorios. “En la actualidad podemos definir el habla como una función que incluye procesos neurofisiológicos, neurocognitivos, neuromusculares y neurosensoriales. Es un dato no menor, si tenemos en cuenta que hasta hace unos años, solo estaba relacionada a procesos articulatorios y de pronunciación. El habla también corresponde al sistema fonoodontoestomatoloógico, al que se suma la respiración y las funciones alimentarias, entre las que se encuentran la succión, la sorbición y la deglución”.

Hoy los modelos de habla se explican desde una perspectiva lingüística y psicolingüística – rama de la psicología interesada en cómo la especie humana adquiere y utiliza el lenguaje –  y, desde esta mirada, los fonoaudiólogos basan su intervención en las problemáticas actuales.

Ahora bien, si pensamos en el campo de acción de los profesionales que se ocupan de la forma de hablar de las personas, entre otras cosas, y de problemáticas que tengan que ver con esta capacidad propia del ser humano, cabe preguntarse cuáles podrían ser los signos de alerta para que alguien piense en buscar algún tipo de ayuda o tratamiento. En base a esto, Kapmman nos enumeró algunos para prestar atención, sobre todo en la etapa infantil. Entre ellos podemos encontrar: retraso en la adquisición de determinados fonemas teniendo como tiempo máximo para adquirirlos a todos, los 4 o 5 años; inteligibilidad del habla: a determinada edad el niño tendría que poder distinguir entre cama y tama, sabiendo que el primero es correcto y el segundo no. Otro de los signos es la inestabilidad práxica, es decir, dificultades en algunos movimientos del aparato articulatorio; déficit en la capacidad de la memoria auditiva, la que se encarga de retener a corto plazo toda la información auditiva que recibimos del entorno; y por último se puede presentar cierta alteración a nivel de discriminación auditiva.

Al momento de la consulta profesional, la especialista destacó la importancia de la anamnesis, las preguntas que se realizan para conocer la historia de la familia que llega al consultorio, y del paciente, específicamente. De todos modos, existe un paso primero y aún más importante que preguntar, y es el escuchar. “Los primeros 10 minutos de la presentación son los más relevantes, los que nos permiten generar el primer contacto. Por eso, para hablar es totalmente importante escuchar”, afirmaba la fonoaudióloga.

Los motivos de las dificultades en el habla pueden ser varias: orgánicas-físicas, distorrelaciones, (por ejemplo, cuando la mandíbula superior está muy adelantada en relación a la inferior), dificultades madurativas relacionadas con lo perceptivo, disfluencias, respiración mixta, entre otras. Esto pone de relieve la importancia del trabajo interdisciplinar de los fonoaudiólogos con cirujanos plásticos, odontólogos, audiólogos, otorringonaringólogos, entre otros.

Finalmente, la licenciada valoró al afecto como motor de las relaciones humanas, y específicamente, de la relación profesional-paciente, teniendo en cuenta que es desde este motor donde los profesionales logran avances importantísimos en los pacientes.

 

Leer Más



Abierta la inscripción para el Programa de Movilidad Estudiantil

Desde hoy, 1 de marzo, y hasta el 31 de este mes, podés inscribirte al Programa de Movilidad Estudiantil.
Este programa te da la posibilidad de cursar un semestre en una de las universidades con las que la UCSF tiene convenio.
Para poder participar es necesario ser alumno regular de la UCSF y contar con un promedio de 7 como mínimo.
El programa no es becado, lo que implica que los gastos de traslado y alojamiento corren por cuenta del alumno. Asimismo, deberás contar con un seguro médico.
Esta convocatoria es para cursar en el segundo semestre de 2018; para cursar en el primer semestre de 2019, las inscripciones se realizan del 1 al 31 de agosto.
Los destinos posibles están disponibles en la web.
Te recomendamos, a la hora de pensar en un destino, que tengas en cuenta cuáles de ellos ofrecen tu carrera.
Para más información, podrás consultar: o escribirnos a: mgutierrezpeart@ucsf.edu.ar

Leer Más