La UCSF es sede del V Congreso Iberoamericano de Personalismo

Con la presencia de destacados expositores, comenzó el V Congreso Iberoamericano de Personalismo en la sede de la Universidad Católica de Santa Fe. Más de 170 asistentes de Latinoamérica, se reúnen bajo la consigna: “La autorrealización de la persona: personalismo, formación y valores”.

 

El encuentro comenzó este jueves 22 y se extiende hasta el próximo sábado 23 de agosto, con la participación de expositores del país y el exterior. El rector de la Casa de Altos Estudios, Mgter. Arq. Ricardo Rocchetti, y el presidente y fundador de la Asociación Iberoamericana de Personalismo, Dr. Juan Manuel Burgos, fueron los encargados de la apertura formal.

Al dar la bienvenida y poner de relieve la importancia de la realización del evento en la UCSF, Rocchetti aprovechó la oportunidad para referirse a las prácticas realizadas para la formación integral de los estudiantes, en línea con el lema del congreso, La autorrealización de la persona: personalismo, formación y valores.

“El Modelo Educativo de la UCSF, que originalmente surgió desde una comisión, recibió interesantes aportes de la comunidad, enriqueciéndose de manera permanente”, destacó.

En ese sentido, valoró que el Modelo “trata la necesidad de disponer, más allá de las especificidades propias de cada disciplina, de trayectos comunes a todos sus estudiantes, presentes ya en la Filosofía y la Teología, a lo que se incorporó el Compromiso Social. Esto permite al universitario tener la oportunidad de aproximarse a las realidades de las personas más vulnerables, “a los más pobres”.

Por su parte, el presidente del Congreso Iberoamericano, Juan Manuel Burgos, agradeció a la Universidad ser sede del encuentro. “Es una alegría poder inaugurar el V Congreso de que es una iniciativa que comenzó hace 8 años, y que se está consolidando como un medio de interacción y de colaboración entre los que estamos interesadas en el Personalismo”, señaló.

Al destacar la cantidad de ponencias, más de 80, con participantes de México, Perú, Colombia, Ecuador y de distintos puntos de nuestro país, valoró la convocatoria en cuanto “responde a las necesidades de formación e investigación para la situación actual en la que nos encontramos. Con un mundo cambiante, en el que hay muy pocas certezas, y donde, en cambio, el Personalismo las ofrece, pero con capacidad de desarrollo. Certezas que nos arraigan en la realidad, pero que al mismo tiempo nos permiten ir avanzando en el Personalismo del siglo XXI” para aplicarlo a la Psicología, Economía, la Educación, y muchas otras áreas del saber.

El acto inaugural se desarrolló en la sede de la UCSF. Allí estuvieron presentes, el presidente del Directorio de la Asociación Civil Universidad Católica de Santa Fe, Dr. Armando De Feo; el vicerrector Académico y vicepresidente del Directorio, Lic. Eugenio Martín de Palma; el vicerrector de Formación, Pbro. Carlos Scatizza; y la directora del Comité Organizador del Congreso, Dra. Anabel Gaitán. Asimismo, participaron demás miembros del Directorio, decanos y secretarios de las Facultades de la UCSF, expositores, docentes y alumnos.

 

PERSONALISMO ANALÓGICO

La conferencia inaugural estuvo a cargo de Mauricio Beuchot, profesor e investigador de la UNAM de México, quien bajo el título “Personalismo Analógico y Formación de valores” planteó adaptar la propuesta a las exigencias del Siglo XXI, idea conceptualizada en varios de sus publicaciones sobre Personalismo analógico.

En su exposición contó “desde hace varios años he estado tratando de articular una propuesta filosófica que en México ha sido bastante aceptada, un personalismo analógico. El símbolo es algo muy importante para la persona. El símbolo es el signo enriquecido de afecto según Françoise Dolto, es un signo cargado de amor. Ella decía que el signo era aquello que nos recuerda a alguien que amamos”.

Asimismo, planteó la necesidad de “hacer una filosofía simbólica para que sea significativa al ser humano. Estamos en un tiempo de símbolos caídos. En la actualidad, filósofos clarividentes como Habermas se preocupan porque muchas sociedades han perdido esa fuente de sentido que es la religión, y no encuentran con qué suplirla satisfactoriamente”.

 

FORMACIÓN DE VALORES

A continuación, tuvo lugar la conferencia plenaria “La dimensión emocional de la Persona en la formación en valores”, a cargo de la Dra. Carmen González, decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UCSF. Destacó que entre las múltiples dimensiones que constituyen a la persona, la dimensión emocional es “aquella que nos permite entrar en contacto con la realidad del mundo exterior y el interior de uno mismo”. Propuso redescubrir la riqueza de las emociones en tanto puente con la realidad y, en consecuencia, fuente de conocimiento y “hacerlo desde la perspectiva de la fenomenología expresada en autores como Max Scheler”.

 

Más adelante, sostuvo que “decimos corporeidad y no cuerpo -para tomar distancia del acento que se pone en la materia-, decimos emocionalidad y no alma -para evitar el dualismo y rescatar esa dimensión de pura afección pasiva- y nos referimos a lo espiritual como aquella dimensión que nos permite tomar conciencia y decidir qué hacer con todo lo que vivimos. (…) Toda persona está constituida por estas tres dimensiones inescindible: no hay corporeidad sin conciencia de serlo ni conciencia sin afecciones o padecimientos y posibilidad de elegir qué respuesta dar o cómo actuar”.

Entre otros conceptos relevantes, valoró el hecho de “comenzar a considerar las emociones como fuente de conocimiento: ellas nos dicen algo del mundo, pero también dicen mucho de nosotros mismos en relación a todo lo que nos rodea. Siendo esa fuente de conocimiento, cumplen también la función de motivar a nuestros actos puesto que, si lográramos desconectar nuestras emociones de nuestra razón, sería posible que no nos sintiéramos motivados para actuar”.

En esa línea, sostuvo que “una formación en valores que pudiera partir de la experiencia emocional de los alumnos le diría mucho más que partir de una definición conceptualizante del valor. Sabemos que se aprende mejor cuando la experiencia está atravesada por la afectividad; sin embargo, ¡qué pocas son las acciones en las que en nuestras aulas partimos de hacer experiencia con los estudiantes!”.

 

POR LA TARDE

Por la tarde, la jornada continuó con las mesas temáticas de Antropología y teoría del personalismo, Educación. Cultura y fenómeno religioso, Salud Psicofísica, Filosofía Social, y Arte y Estética, donde se desarrollaron más de treinta ponencias referidas a las temáticas en cuestión.

El Dr. Burgos presentó el Master Online de Antropología Personalista, organizado por la Asociación Española de Personalismo. El mismo ofrece una visión integral y moderna de la persona; permite iluminar temas como: afectividad, libertad, muerte y destino, varón y mujer, ética, interpersonalidad, trascendencia, entre otros y, además, integrar la acción personal en el contexto social exponiendo los rasgos clave de la familia, la bioética. la sociedad y el Estado.

En la actualidad, es el único máster que ofrece esta formación específica y está dirigido a graduados, licenciados y profesionales que desean formarse en antropología o filosofía personalista.

 

“MIRADA JESUÁNICA”

Por último, el Fray Michael Moore presentó su conferencia titulada “La autorrealización de la persona a la luz de la Humanidad de Jesús de Nazaret”. En su exposición, hizo hincapié en que “desde nuestra óptica de fe, hablar de autorrealización de la persona y de su horizonte axiológico, exige volver a fijar la mirada en Jesús”.

Más adelante, expresó que “la angustia existencial que invade gran parte de nuestra sociedad desarrollada, económicamente hablando, hunde sus raíces en una experiencia de la contingencia de no valer, de ser insignificante, de no ser querido que conduce a la no aceptación de sí mismo; y a la consiguiente pérdida de dignidad o a irracionales intentos de autojustificación y autofundamentación.  Pero ninguna de esas reacciones logra superar el círculo vicioso destructor de la autorefencialidad.”

Planteó que, en cambio, “desde lo revelado en Jesucristo se nos invita a abrazar la contingencia y entregarla con humilde confianza a quien es nuestro fundamento absoluto, origen y meta: el Abba. El valor y la suprema dignidad del hombre que nada, ni nadie puede borrar, reside en el amor de Dios irrevocablemente ofrecido en el Hijo como cada hijo: amor que lo justifica, lo dignifica, lo perdona y lo libera.”

En esa línea señaló que “Jesús es el Hijo y su proyecto era de Dios y sigue adelante. La humildad de Jesús se postula, por tanto, como paradigma de camino de autorrealización para el hombre.” Así, desde un paralelismo entre la autorrealización de Jesús y la autorrealización del hombre, postuló que se hace necesario volver la mirada de ese hombre concreto; volver la mirada a Cristo.

Fuente:  Equipo de Prensa del Congreso de Personalismo, a cargo de los alumnos de la cátedra Estrategia de Prensa – Facultad de Filosofía y Humanidades UCSF

 

Leer Más