Lanzamiento de la Diplomatura Superior en Ecología Integral

Más de un centenar de participantes se sumaron al encuentro virtual de lanzamiento de esta propuesta académica organizada por la Red Universitaria para el Cuidado de la Casa Común (RUC). Participó el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Mons. Oscar Vicente Ojea.

Más de un centenar de participantes se sumaron al encuentro virtual de lanzamiento de la Diplomatura Superior en Ecología Integral. La propuesta organizada por la Red Universitaria para el Cuidado de la Casa Común (RUC) integrada por más de 30 universidades de gestión estatal y privada del país y de la región, junto a la Universidad Católica de Santa Fe, busca brindar una perspectiva integradora de la problemática socio-ecológica y su gobernanza. Bajo el título: Renta Básica Universal ¿Un camino hacia la “Gran transformación” socio-ecológica”, la actividad se desarrolló el pasado domingo 24 de mayo.

Tras la presentación a cargo del Secretario Ejecutivo de la RUC, Lic. Francisco Piñón, intervino en el encuentro virtual el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Mons. Oscar Vicente Ojea. Cabe señalar que la actividad tuvo lugar en el marco de la Semana Laudato Si, con motivo de celebrarse el quinto aniversario de la publicación de la encíclica del Papa Francisco, Laudato sí; documento que nos invita a cuidar la casa común.

El rector de la UCSF, Mgter. Lic. Eugenio Martín De Palma, participó del lanzamiento invitando a todos a “sumarse y compartir esta nueva propuesta académica que nace del interés, el compromiso y el trabajo de un grupo de universidades e instituciones buscando brindar una opción innovadora a esta problemática ambiental que hoy más que nunca requiere de un enfoque integral”.

Junto al rector, participaron por nuestra universidad, los vicerrectores Académico, Dr. Guillermo Kerz, y de Formación, Pbro. Lic. Carlos Scatizza; por parte del Sistema Institucional de Educación a Distancia (SIED), la Directora General, Dra. Anabel Gaitán y la Directora Ejecutiva Prof. Myriam Costamagna; y por el Instituto de Ecología Humana y Desarrollo Sustentable de la Facultad de Ciencias de la Salud, la Directora, Dra. Ana María Bonet de Viola y la Secretaria, Dra. Elisabet Vidal. Cabe destacar que el SIED y el Instituto participan activamente de esta propuesta académica.

Desarrollo
El Dr. Adrián Beling, director de la Diplomatura, fue quien tuvo a su cargo la presentación formal de la propuesta académica, que se cursa de manera íntegramente virtual, con cuerpo docente integrado por referentes internacionales en la temática, así como también invitados especiales, todo complementado con actividades prácticas para aplicar los contenidos teóricos.

Como parte del programa, tuvo lugar un panel integrado por los docentes de la Diplomatura: Lic. Alberto Acosta, economista, presidente de la Asamblea Constituyente ecuatoriana en 2008 y autor de renombre internacional; Dr. Guillermo Castro Herrera, experto en Historia Ambiental latinoamericana del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Panamá y la Dra. Emilce Cuda, profesora de la Universidad Arturo Jauretche y profesora invitada del Boston College (EEUU) y coordinadora del Grupo de Trabajo “El Futuro del Trabajo y Cuidado de la Casa Común” del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO)

Rectores miembros de la RUC, así como también representantes de organizaciones que apoyan esta iniciativa, fueron de la partida haciendo sus aportes en este encuentro virtual de lanzamiento de la Diplomatura Superior en Ecología Integral. También hubo lugar para la presentación de una experiencia territorial e intersectorial por parte de la Universidad Nacional de La Rioja.

Finalmente, el cierre estuvo a cargo del Lic. Emmanuel Poretti, Coordinador Académico de la Diplomatura.

Mgter. Eugenio Martín De Palma – Rector UCSF

Inscripciones e información
Toda la información, así como las consultas e inscripciones se pueden realizar a través del sitio web www.ucsf.edu.ar o por mail a ecologiaintegral@ucsf.edu.ar. Las inscripciones están abiertas hasta el 11 de julio, y el inicio de las actividades está previsto para el 5 de agosto.

Destinada a un público internacional de docentes-investigadores-extensionistas y estudiantes, decisores públicos en Estados Nacionales, Provinciales y Locales; empresarios y emprendedores, miembros de Organizaciones de la Sociedad Civil y de Movimientos Sociales, la Diplomatura Superior en Ecología Integral se cursa de manera virtual, a través del Campus de la Universidad Católica de Santa Fe.

Cabe señalar que para quienes estén realizando estudios de posgrado, esta Diplomatura otorgará 12 ECTS, equivalentes a 300 horas-cátedra. Además, quienes opten por realizar el trabajo de evaluación final podrán sumar 2 ECTS adicionales.

 

 

Ver video del Lanzamiento de la Diplomatura

Leer Más


Oxitocina: La hormona del vínculo y la proximidad

Previo a la pandemia por COVID-19, el periodista Luis Majul me realizó una entrevista de radio en su programa de CNN, sorprendido luego de haber visto el primer capítulo de la serie de Netflix llamada “babies”. Su deseo era profundizar sobre una hormona llamada oxitocina que parecía tener un rol central en el nacimiento. Como docente-investigadora de la Universidad Católica de Santa Fe, me resulta importante retomar este tema en el marco de la celebración de la semana mundial del parto respetado y de la situación de confinamiento que nos ha obligado a experimentar los vínculos de una manera especial.

La oxitocina es una hormona muy antigua. Desde una perspectiva evolutiva, las moléculas de esta hormona se conservaron a lo largo del tiempo. Su historia data de 600 millones de años. Nos acompaña en la evolución de la vida apareciendo en los primeros peces primitivos hasta llegar a los mamíferos placentarios. En estos últimos, su estructura química es exactamente igual en todas las especies incluida la humanidad.

En el Homo Sapiens, la oxitocina se produce fundamentalmente en el mediocampo del cerebro: un lugar estratégico que, gracias a las conexiones neuronales que establece, le permite integrar lo que percibimos del mundo que nos rodea con funciones inconscientes como las que regulan la actividad visceral, la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

Los científicos consideran que la oxitocina es una hormona neuroendócrina, ya que interviene en funciones tanto del sistema nervioso central como de órganos periféricos. Su estímulo dependerá del entorno y el tipo de estimulación sensorial.

En la formación de grado de los profesionales de la salud, el estudio de esta hormona se limita a las funciones reproductivas. La oxitocina participa del nacimiento y la lactancia, estimula las contracciones uterinas y facilita la salida de la leche materna. Sin embargo, invito a los lectores a observar detenidamente una madre amamantando a su bebé o un documental de una leona alimentando a sus cachorros y verán que no se trata de un simple suministro de comida. Se trata de la interacción entre dos seres que está rodeada de gestos de cuidado, de protección, amparo y consuelo. A través de ellos se estimulan todos los sentidos con caricias, susurros y miradas. Son aquellos que los humanos llamaríamos gestos de amor.

Esta interacción se traduce en un estado bienestar para la mamá y su bebé. Provoca un efecto antiestrés, antinflamatorio y estimula procesos de aprendizaje, crecimiento y curación que podrían perdurar en el tiempo. Estudios en animales y en humanos demuestran que, de acuerdo con el tipo de cuidado materno en los primeros meses de vida, sus descendientes desarrollan mayor o menor tolerancia al estrés o capacidad de resiliencia cuando se desarrollan. Ésto se explica desde la epigenética, que postula que la interacción de los genes con el ambiente determina el estado de salud; es decir, lo que nos sucede en los primeros instantes luego de nacer, dejaría una marca que podría condicionarnos el resto de la vida.

La abundancia de la vida no podía limitar estos beneficios sólo al período que rodea al nacimiento. Esta hormona, también se libera en el vínculo que establece el papá con su hijo, en las relaciones de pareja (incluso el sexo), en las reunimos con amigos y hasta en la interacción con las mascotas. La relación con otros seres desde la responsabilidad, la comunicación y el encuentro implica una interacción positiva y empática que puede promover un estado de bienestar y salud.

A pesar de esta sorprendente explicación naturalista, es imposible reducir estos lazos a una cuestión de causa y efecto. Justamente, lo que nos diferencia de otros mamíferos, es la capacidad para dar significado a estos vínculos que se encuentran atravesados por dimensiones culturales, históricas, emocionales y espirituales. Cada una de ellas imprimen un sentido único, particular y personal que no siempre puede ser catalogado como “positivo” o “negativo” o, peor aún, lo que es positivo para unos, puede ser negativo para otros.

Todavía estamos dando significado a la dimensión histórica que estamos experimentando, pero creo que el potencial de creatividad humana ha llevado a establecer sus vínculos y los beneficios de éste a pesar de la falta del contacto físico. También habrá un espacio para la reflexión sobre las consecuencias del distanciamiento obligatorio de la madres y bebés infectados por COVID-19 y evaluaremos hacia dónde se inclina la balanza.

En síntesis, el desafío para todos es quitarnos el velo racionalista y aproximarnos al otro conociendo su potencial de amor y aceptando su diversidad para disfrutar de los vínculos que nos hacen bien.

Agradecimientos

La redacción de este artículo se llevó a cabo en el marco del proyecto “Ecología del parto. Aportes para la construcción de un nuevo paradigma del nacimiento”, dirigido por Marisa Espinoza, en el Instituto de Ecología Humana y Desarrollo Sustentable, de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Católica de Santa Fe. Se agradece la colaboración de Ana María Bonet de Viola y Cintia Caselli.

Leer Más


17 al 23 de Mayo: Semana mundial del Parto respetado

Esta semana se celebra el parto respetado. Cuando nombramos al parto, nos referimos a al nacimiento de un bebé ya sea por vía vaginal o cesárea.

La fecha llegó en un momento histórico para la humanidad, en medio de una de las pandemias más grandes de su historia. Nos encuentra conflictuados entre las medidas de prevención de una enfermedad que no conocemos del todo, el miedo al contagio y la posibilidad de vulnerar los derechos de padres e hijos durante el proceso de nacimiento.

Nuestro país cuenta con dos pilares legales, que desde el punto de vista normativo protegen esos derechos. El primero es la Ley 25.929 “llamada Ley de Parto Humanizado” que establece los derechos de las mujeres gestantes, sus hijos y las familias. El segundo pilar es Ley Nacional 26.485 de Violencia contra la Mujer, que define a la violencia obstétrica como aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de la medicalización y patologización de los procesos naturales.

Uno de los puntos de la Ley 25.929 establece el derecho al parto natural, que sea respetuoso de los tiempos biológicos y psicológicos, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer. Para la rama de la medicina que se dedica a la obstetricia, significa considerar al nacimiento como un evento neuro-hormonal en la que cada una de las etapas por las que atraviesa la gestante y su bebé: embarazo, parto, lactancia y vínculo se encuentran enlazadas cual cadena. Esto hace que los procesos fisiológicos hormonales de una fase anticipen y habiliten los procesos venideros y las necesidades biológicas de la siguiente. Por lo tanto, permitir que cada etapa llegue a su plenitud sin intervenciones garantiza de alguna forma el éxito de la siguiente.

Para lograr que los procesos fisiológicos fluyan en armonía no basta solo con la “no intervención”. Al hablar de neurohormonas decimos que estas se producen y/o tienen efectos sobre el sistema nervioso de la gestante y el bebé, en consecuencia, los estímulos sensoriales que la misma perciba tendrán también impacto en la evolución del nacimiento y los resultados obstétricos. El ambiente que aporte más beneficios será aquel que promueva la calma, la comunicación, el apoyo, y la confianza.

Otro de los puntos de la ley de parto humanizado expresa el derecho a la información, al trato digno, respetuoso e individual. Esto forma parte de la evaluación de calidad de los servicios de salud, que no solo está fundada en la provisión de cuidados con prácticas basadas en las evidencias científicas y la tecnología apropiada, sino también en la huella que la experiencia de ese cuidado deja en el usuario. Ambas cosas son iguales de importantes, porque ambas cosas salvan vidas.

Un componente central de los esfuerzos globales para reducir la maternidad materna es asegurar que todas las mujeres tengan acceso a la atención de personal competente: antes, durante y después del parto. Esta posibilidad puede no estar garantizada en todas las gestantes y cuando lo está, la atención puede verse comprometida por maltrato durante el parto. Varios estudios han identificado que incluso si el proveedor es experto en el manejo de complicaciones, las mujeres pueden negarse a buscar atención cuando han tenido una mala experiencia, y también puede desalentar a otras a buscar atención médica.

La violencia obstétrica puede ser emocional: como el abandono, la falta de información, la falta de respeto por la intimidad, el uso de lenguaje o gestos inapropiados y la discriminación de cualquier índole. Puede ser física: como el maltrato, la agresión y las intervenciones innecesarias. También puede ser institucional o estructural: cuando hay falta de recursos y servicios, falta de espacios que permitan el resguardo de la intimidad, condiciones inadecuadas de iluminación, silencio, temperatura o cuando no hay acceso por cuestiones financieras, geográficas y culturales.

Promover el cuidado materno respetuoso (CMR) es un elemento crítico de las estrategias para mejorar la utilización y la calidad de la atención de la maternidad. El CMR puede ser definido como un enfoque de atención que enfatiza los derechos fundamentales de las mujeres, los recién nacidos y las familias y que promueve el acceso equitativo a la atención basada en la evidencia, mientras reconoce las necesidades y preferencias particulares de las mujeres y los recién nacidos. Debe estar basado en la dignidad, la confidencialidad, la privacidad, la comunicación efectiva, la posibilidad de estar acompañada, la continuidad en la atención y fundamentalmente en el respeto. Un respeto que va más allá incluso de aceptar la decisión de la gestante, es un respeto que llama a la “no indiferencia” por lo que nos obliga a involucrarnos y por lo tanto a responsabilizarnos por el momento del nacimiento.

El parto es un evento único. Para el que acompaña, es necesario un vínculo, un involucramiento para comprender el proceso que asiste, con todas sus peculiaridades e idiosincrasia. Este involucramiento, implica de forma tácita la responsabilidad, de que todas las personas en el nacimiento reciban servicios de alta calidad, cuidados basados en la evidencia, de forma equitativa y respetuosa, que promueva una experiencia positiva del parto o más aun, una experiencia de gozo.

Agradecimientos
La redacción de este artículo se llevó a cabo en el marco del proyecto “Ecología del parto. Aportes para la construcción de un nuevo paradigma del nacimiento”, dirigido por Marisa Espinoza, en el Instituto de Ecología Humana y Desarrollo Sustentable, de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Católica de Santa Fe. Agradezco la colaboración de Ana María Bonet de Viola y Federico Viola.

Leer Más


DIPLOMATURA INTERVENCIONES CLÍNICA EN SALUD MENTAL

Destinada a médicos psiquiatras, psicólogos y licenciados en Psicología, psicopedagogos, trabajadores sociales, estudiantes avanzados de carreras afines, en mayo comenzará el dictado de esta diplomatura organizada por la Facultad de Psicología de la UCSF Sede Rosario – Fundación Fraternitas.

La Facultad de Psicología de la Universidad organiza la Diplomatura de Intervenciones clínicas en salud mental que dará inicio en el mes de mayo en la  Sede de la UCSF Rosario, Fundación Fraternitas (Mariano Moreno 1056, Rosario). Tendrá una duración total de 5 meses, de mayo a diciembre de 2020, y su coordinador es el Lic. Bruno Casiello.

La presente Diplomatura apunta a una formación de posgrado que propone generar un posicionamiento activo, innovador y creativo que oriente al profesional a nivel de sus intervenciones, conjugando de manera no excluyente los enfoques vigentes de la psiquiatría, la psicología y las neurociencias.

Su objetivo principal es proporcionar una formación teórico-práctica de posgrado que dote al profesional de herramientas para intervenir en las problemáticas y padecimientos inherentes al campo de la Salud Mental desde un enfoque ético, integral, interdisciplinario e interinstitucional.

Su modalidad de cursado es semipresencial, sin embargo, en caso de continuidad de la cuarentena, se dictará plenamente de manera virtual.

Está destinada a médicos psiquiatras, psicólogos y licenciados en psicología, psicopedagogos, trabajadores sociales y estudiantes avanzados de dichas carreras.

Para consultas e inscripción: UCSF Sede Rosario – Fundación Fraternitas. tel. 341-6925876 mail saludmental.diplomatura@gmail.com

 

Leer Más



Estamos en curso de colisión frontal con los límites ecológicos del planeta

El Dr. Adrián Beling, becario del KAAD, Servicio de Intercambio Académico Católico, presentó el libro Desarrollo Non Sancto “la religión como actor emergente en el debate global sobre el futuro del planeta”, invitado por el Instituto de Ecología Humana y Desarrollo Sustentable de la Facultad de Ciencias de la Salud.

 

En la discusión sobre desarrollo desde la perspectiva de la Encíclica Laudato si’, la Universidad Católica de Santa Fe promueve espacios de reflexión y análisis, en el intento de dar respuestas a los desafíos que se plantean a nivel global.

En este contexto, Adrián Beling, Doctor en Sociología por la Universidad Humboldt de Berlín y por la Universidad Alberto Hurtado en Santiago de Chile, junto a Julien Vanhulst, coordinaron la publicación del libro Desarrollo Non Sancto. “Este es un libro que surgió de una inspiración común con (la Dra.) Ana Bonett y que después tomó un camino paralelo. Terminamos produciendo dos libros hermanos, pero ambos salen de la misma fuente, que es la reflexión que nos propone el Papa Francisco a partir la Encíclica Laudato si’ acerca de la trayectoria deletérea que está adoptando la sociedad posmoderna en todo el mundo y que está en curso de colisión frontal con los límites ecológicos del planeta y está desintegrando a las sociedades en el camino hacia ahí”, comenzó a explicar Beling.

 

Pensar la socioecología

La publicación es un libro colectivo. Todas las contribuciones tienen un denominador común, y es tomar a la ecología desde la complejidad socioecológica que plantea Francisco, “que rechaza de forma bastante explicita el discurso más individualista y más acomodaticio que no molesta a nadie, que es esto de apagar la luz o sacar la basura”.

“La problemática es más profunda y consiste en empezar a reconocer que hay un lado muy oscuro del proceso de industrialización y de modernización del mundo. Los beneficios son evidentes y eso es de lo que todo el mundo habla, no hace falta decirlo porque está dicho. Se ha reducido la tasa de mortalidad, que la gente tiene acceso a cosas que antes no tenía, todas esas cosas son evidentes, pero de lo que nadie habla es de que esto no fue gratis y que hoy hay un protoconsenso científico, pero también político, de que esta trayectoria es suicida”.

El Papa plantea que el comportamiento de la sociedad planetaria suicida, sin eufemismos.  “Lo que pasa es que con el discurso ambientalista hay también una apropiación muy particularista de ese discurso que tiene que ver con un cierto ambientalismo del norte, que se caracteriza por prácticas como reciclaje, eficiencia energética, apagar la luz al salir de la habitación, este tipo de cosas que están muy bien pero que no solucionan nada”, desafía Beling.

Por ejemplo, un país como Alemania que es pionero en debate y en prácticas ambientalistas, “no es modelo de nada: Alemania tiene una huella ecológica de cuatro planetas. Significa que para que todos podamos vivir como vive un alemán actual, necesitaríamos los recursos que producen cuatro planetas, y la capacidad de absorción y polución de cuatro planetas. Solo tenemos uno. Entonces, ese país no puede verse como un modelo en ese sentido tampoco, no más que Argentina. La gente allá vive mejor en términos sociológicos y materiales, pero eso no es sostenible en el tiempo. De hecho, gran parte de esa bonanza también proviene de la no bonanza de otros lugares”.

 

La religión como actor emergente

El libro plantea a la religión como un actor emergente en esta discusión. En este sentido, Beling considera la religión -desde su punto de vista-  como un microuniverso, una especie de espejo de las sociedades en las cuales esa religión existe. “Si es conservadora, es porque esa sociedad es también conservadora, o quizás cambia más lento de lo que cambia la sociedad. Pero en el fondo no es nada que esté completamente fuera, sino que reproduce un poco las mismas estructuras y las mismas matrices de pensamiento de las sociedades en las cuales se origina y en las cuales se desarrolla”.

Desde esta perspectiva, se pueden observar distintos movimientos en distintas direcciones. “En especial, hay un surgimiento muy fuerte desde lo que en la Iglesia Católica se denomina sectas pentecostalistas que lejos de plantear este debate, resisten este debate. Son las que han llevado, por ejemplo, a la elección de Bolsonaro en Brasil, que obviamente es el anti-esto”, argumenta Beling.

“Pero desde la Iglesia Católica, y desde las estructuras tradicionales, hay una especie de convergencia ecuménica en torno a esta idea de ecología integral que tiene todas estas dimensiones de críticas civilizatorias. Porque va más allá, se enfoca en lo que hay en común entre todos estos colores políticos y que es problemático, pero que por ser común a todos nadie problematiza”.

Wolfgang Sachs, prologuista de este libro, abrió su conferencia en Berlín diciendo estamos en la ciudad del muro, pero yo no voy a hablar del muro. Desde la perspectiva de la que yo quiero hablar, lo que había de un lado y del otro, era lo mismo. Beling explica que estamos acostumbrados a pensar en el antagonismo fundamental del Siglo XX Comunismo/Capitalismo, pero, desde un punto de vista socio ecológico, ambas eran exactamente lo mismo.

“Se puede pensar al comunismo como un capitalismo de Estado, que tiende exactamente a lo mismo que el Capitalismo, esto es expandirse consumiendo en el proceso los recursos del planeta vivo, para convertirlos en un recurso convencional como es la moneda y ese proceso es altamente problemático. Eso es lo que el Papa problematiza en esta Encíclica de forma más o menos explícita”.

 

Mesianismo tecnológico y economicismo

Hay un antagonismo muy claro que plantea Francisco en Laudato si’. “El mesianismo tecnológico, que plantea que la tecnología va a resolverlo todo, y el economicismo, por el cual el criterio económico es el que prima y el que rige las decisiones. Él dice que estas dos cosas están llevándonos a chocarnos contra una pared”.

Tanto el Papa, como los autores de este libro Desarrollo Non Sancto, plantean que nos hemos acostumbrado a pensar modernidad y expansión como sinónimos, y sostienen que esto no es necesariamente así. “De hecho, la promesa original de la modernidad en los pensadores ilustrados europeos, era una sociedad autónoma que maximizaba la posibilidad de cada individuo de decidir su propio destino. Eso es lo que caracterizó al proyecto moderno en sus orígenes, y hoy nos encontramos que es casi lo contrario de eso, la antítesis. Pensar que estamos metidos en un proceso inevitable, reduce la posibilidad de libertad. Hoy trabajamos más horas, cobramos menos sueldo y tenemos menos perspectivas claras de futuro que lo que teníamos en los años 70”.

“Esta idea expansiva ha llevado a reducir toda esa amplitud, toda esa complejidad maravillosa que es la vida y que es la maximización de la posibilidad de cada persona y de cada nación de decidir su destino; la hemos reducido a simplemente incrementar cada año una cifra que le llamamos PBI y a eso se subordina todo lo demás. Para poder volver al proyecto moderno debemos desacoplarlo de esta idea expansiva”, afirma Beling.

La traba no es política, es de imaginación sociológica

“El 80% de nuestro consumo es descartable, lo usamos una vez y lo tiramos, es packaging. ¿Te cambiaría mucho tu calidad de vida por reducir el Packaging?”. Beling explica que no se trata de retroceder, de “volver a la edad de las cavernas”.

“A medida que algunas cosas se van instalando, se crea una inercia y se crean intereses que protegen esa inercia e impiden revertirla. Cuando hablamos de transformaciones impulsadas desde la política yo me pregunto: Si queremos hacer un cambio ecológico… ¿Qué hay más fácil que prohibir las bolsas de nylon? ¿Es tan complicado?

Y en esta línea, Beling plantea que “con el plástico tenemos un problema enorme. No hay metro cuadrado en el vasto océano, y no hay ninguna porción de la que saquen muestras de agua que no contenga restos de plástico. Es fatal para la biodiversidad. Pero hay tantos grupos de interés creados, que para volver para atrás hay que barajar y dar de nuevo”.

“La primera traba no es política, es de imaginación sociológica: se trata de desacoplar ciertas cosas que en nuestra mente están acopladas como si fueran lo mismo, si no empezamos por ahí, no hay cuestionamiento y si no hay cuestionamiento no hay cambio”.

Y la edición de este libro es, justamente, una modesta contribución a intentar plantear ese cuestionamiento como un primer paso hacia un cambio.

 

 

Leer Más



La UCSF inauguró los Laboratorios para Ciencias de la Salud

Con la presencia de autoridades, docentes y alumnos, la Facultad de Ciencias de la Salud de la UCSF inauguró los Laboratorios, espacios renovados para el desarrollo de actividades académicas, prácticas y de investigación.

La Facultad de Ciencias de la Salud comenzó sus actividades en el año 2013 con las Licenciaturas en Nutrición y Fonoaudiología; Ciclos de complementación curricular como la Lic. en Bioimágenes, Enfermería, en Gerontología; la Licenciatura en Obstetricia, en Kinesiología, en Terapia Ocupacional, extendiendo sus propuestas a las sedes Rafaela, Reconquista, Rosario y Humboldt.

Teniendo en cuenta que en el año 2018 comenzaría a dictarse la carrera de Farmacia, se inicia un proceso de remodelación de los laboratorios ya existentes, una puesta a punto que demandaría un arduo trabajo, hasta el día de la inauguración de estos renovados espacios.

Con el convencimiento que la sociedad demanda profesionales, en el área de la salud en general, y farmacéuticos en particular, con una sólida formación científica y técnica en el ámbito de sus incumbencias, estos Laboratorios son el espacio para que los alumnos y docentes puedan comenzar a desempeñarse con responsabilidad social, asumiendo su misión profesional como un servicio.

Además, considerando que las químicas en general son ciencias experimentales, su enseñanza, en la UCSF, se lleva a cabo en laboratorios destinados para tal fin. Por ello se modificaron los laboratorios ya existentes, que prestaban servicios a otras propuestas.

Estos nuevos espacios fueron diseñados respetando normas de seguridad y en el marco de las exigencias de Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria.

En la ocasión, se descubrieron placas correspondientes a los integrantes de la Facultad que trabajaron para la concreción de la obra. Seguidamente, el Pbro. Matias Vecino bendijo las placas y las instalaciones.

Finalmente, el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, Dr. Guillermo Kerz brindó unas palabras de agradecimiento a los presentes, para luego, invitar a todos a recorrer los nuevos laboratorios.

Inauguración Laboratorios Cs. de la Salud

Leer Más



Cooperación internacional para investigación en salud

En el marco del KAAD, Servicio de Intercambio Académico Católico, según sus siglas en alemán, la Universidad Federal de Río Grande de Brasil junto a la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Católica de Santa Fe, investigarán sobre el sufrimiento moral en estudiantes de carreras afines a la salud en la ciudad santafesina.

Pero, ¿qué significa hablar de sufrimiento moral en este campo? Son los sentimientos negativos que surgen cuando el individuo ante una determinada situación cree en una acción moralmente correcta, pero no puede actuar por motivos institucionales o restricciones jerárquicas. Este concepto fue elaborado en la década de los 80 por Andrew Jameton (1984). En ese sentido los estudiantes del área de la salud experimentan el sufrimiento moral cuando presencian situaciones moralmente inadecuadas, incompatibles con sus valores y principios, como comportamientos moralmente inadecuados en el ambiente académico, situaciones de falta de respeto a los pacientes y sus derechos, pero no pueden actuar ante estas situaciones conforme lo que creen que es el correcto, por miedo, falta de experiencia y falta de conocimiento, entre otros.

El interés en la temática surge a partir de la tesis de doctorado propuesta por la Dra. Aline Neutzling y retomada por la investigadora y docente Escuela de Enfermería de la Universidad Federal de Rio Grande, Dra. Simoní S. Bordignon. Específicamente, se trata de la creación de una escala para medir el sufrimiento moral y que, puesta en práctica en Argentina y Brasil, permitirá intercambiar experiencias entre países que viven lo mismo.

“Cuando el alumno sabe que algo no va muy bien, muchas veces no puede hacer nada por la falta de experiencia, o por encontrarse subordinado o trabajando bajo la autoridad de algún profesor. En estos ámbitos, la naturalización de esta paralización es un problema y en este contexto tenemos que trabajar para cambiar”, afirma Neutzling.

Brasil cuenta con estudios que afirman que los estudiantes sufren en diferentes instancias del estudio y de la carrera pero en situaciones mucho más profundas que rendir un final, por ejemplo. “En este sentido, podemos encontrarnos con una realidad totalmente diferente en Argentina y eso, es, finalmente, lo que venimos a estudiar y a investigar”, expuso la doctora.

Así, el objetivo para el primer semestre de 2019 es transferir los conocimientos y las escalas, adaptándolas a nuestro contexto, para aplicarlas y medir resultados a finales de año. En la primera parte se realizará la valoración de esta escala desde una mirada transcultural. “Por ejemplo, yo he vivido muchos años en Chile, pero aun hablando español en ambos países, las palabras no son las mismas, y de eso es de lo que hablamos cuando decimos valoración transcultural”.

Aline contó que con los resultados obtenidos luego de aplicar la escala en 3 universidades de Brasil, 2 públicas y una privada, se puede ver que los estudiantes expresan diferentes niveles de sufrimiento en todo lo relacionado a los cuidados del paciente y en diferentes relaciones profesor-alumno, donde la pedagogía y la exposición no es la adecuada, mucho menos el ejercicio de la autoridad. Este último punto causa mayor sorpresa ya que aquellas personas que deberían contener y acompañar estos procesos tan delicados, no lo hacen.

Lugo de algunas reflexiones en cuanto a las instancias prácticas, los alumnos manifiestan la incomodidad frente al autoritarismo y la falta de empatía frente a ellos que se encuentran aprendiendo, con muchas dudas e inseguridades, propias del proceso y la instancia. Y luego, este sufrimiento, se transforma en creencias, en algo muy propio. “Para cuidar de los otros, debemos cuidar de nosotros mismos”, finalizó la especialista.

Las investigadoras fueron recibidas en la UCSF por el rector, Mgter. Arq. Ricardo Mario Rocchetti, el vicerrector Académico, Mgter. Eugenio Martin De Palma; el decano de la Facultad de Cs. de la Salud, Dr. Guillermo Kerz y la responsable de Cooperación Internacional, Dra. María Luisa Gutiérrez Peart.

Leer Más