La UCSF reunió a nutricionistas de la provincia contra el hambre en Argentina

En el marco de la creación del “Plan Nacional Argentina Contra el Hambre”, la Universidad Católica de Santa Fe reunió a docentes de la carrera Nutrición de toda la provincia para acordar líneas de trabajo comunes. Si bien el foco estuvo puesto en la reflexión acerca de los aportes que brinda la academia al debate del hambre en nuestro país, los profesionales hicieron especial hincapié en la necesidad de regionalizar estas políticas propuestas por la nación.

La coordinadora de la carrera en la UCSF, Celeste Nessier, fue quien motivó el encuentro en el que se abordó la problemática alimentaria en Santa Fe, para contribuir en la búsqueda de soluciones. «Queremos constituirnos como referentes en políticas alimentarias oficiando como espacio de consulta y asesoramiento”, expresó.

Los coordinadores de carreras y docentes mostraron una marcada preocupación por la pobreza, la mala alimentación y los altos porcentajes de sobrepeso y obesidad en la provincia. Nessier puntualizó que «es necesario garantizar el acceso y disponibilidad de alimentos pero al mismo tiempo debemos procurar que estos no profundicen carencias nutricionales que no se visibilizan con el cuerpo».

Fruto de la reunión realizada, y tomando posición en el debate, los nutricionistas santafesinos consideraron que la academia puede contribuir en los siguientes aspectos:

  • Adoptar un rol activo en la evaluación y monitoreo de los programas alimentarios, cuya ausencia es una práctica enquistada; identificando este punto como un aspecto clave de injerencia de la Academia para acompañar en el diseño de evaluaciones de efectividad y eficiencia, persiguiendo obtener evidencia confiable y libre de conflicto de interés.
  • En la misma línea, evaluar una posible superposición de beneficiarios/as y una inadecuada cobertura, que son problemáticas históricas que arrastran los Programas Alimentarios en el país.
  • Contribuir con la Direccionalidad de la política hacia la promoción de la salud y la sustentabilidad. Encuentran que las problemáticas alimentarias tienen correspondencia con la ausencia de un sistema alimentario que garantice una alimentación saludable basada en prácticas sustentables de producción, la producción rural de pequeña escala, la soberanía alimentaria, los productos localmente disponibles, los circuitos de comercialización de pequeños productores y con un enfoque de género y de promoción de los recursos alimenticios propios de la provincia; identificándose éstas, como temáticas nucleares de las acciones universitarias de transferencia, extensión y de docencia universitaria.
  • Advertir que el Estado debe asumir un rol protagónico dentro de su jurisprudencia e integrar transversalmente la problemática alimentaria en sus diferentes Ministerios, con el fin de alcanzar logros comunes e integrales. A su vez, integrando la participación civil y popular en las diferentes etapas de la política.
  • Alertar que, de no multiplicarse los dispositivos de cobro requerido por la Tarjeta Alimentar (posnet) en verdulerías, emprendedores, pequeños productores, feriantes, despenseros, etc; la medida fortalecerá a las corporaciones líderes de supermercados, que ofrecen principalmente alimentos de baja densidad nutricional. Recuerdan que apremia la alta concentración del mercado agroalimentario, en unas cuantas corporaciones transnacionales y por ello consideran esencial la creación y fortalecimiento de la relación entre productores y consumidores, siendo esta Tarjeta una oportunidad estratégica.
  • Alineados a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, identifican que existen las condiciones oportunas para convertir a la herramienta de la Tarjeta Alimentar como una oportunidad de implementación de políticas fiscales de regulación, tal como los subsidios a frutas y verduras y los impuestos a las bebidas azucaradas y alcohólicas, alcanzando la justicia social en el logro de la salud de toda la población.
  • Asimismo, identifican la necesidad de articular estrategias de promoción social y económica para lograr la superación de la pobreza, reconociendo la posibilidad de acompañar y establecer redes con la academia a través de programas y proyectos liderados por las universidades tanto en sus proyectos de Extensión como sus acciones de Responsabilidad Social Universitaria.
  • Resulta imperante promover la Educación Alimentaria Nutricional, comunitaria y territorizalizada, revalorizando los productos y prácticas locales, incorporando los impactos ambientales en las formas de producir y consumir alimentos.
  • Se sabe que el deterioro de la salud y alimentación de todos los grupos poblaciones, se encuentran condicionados a un modelo de desarrollo que reproduce inequidades; por lo que consideramos que éste debe ser el punto de partida que debe primar en los análisis y propuestas alineadas a la erradicación del hambre y la pobreza. Problemáticas estructurales, complejas y sistémicas en nuestro país, implican acciones del Estado que vayan en congruencia.

 

Plan Argentina contra el Hambre

El Plan Argentina contra el Hambre busca fortalecer las acciones que lleva adelante el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional, articulando la gestión del Estado con diferentes instituciones, para asegurar el acceso a la Canasta Básica de Alimentos.

Dentro de sus mecanismos de participación se encuentra el Observatorio Nacional Argentina contra el Hambre, que está integrado por universidades y centros de estudio a cargo del seguimiento y evaluación del Plan; promocionando así la aplicación de las ciencias y de las tecnologías para una mejor calidad alimentaria y nutricional de la población.

Leer Más


Somos una universidad que ha ido diversificado mucho su matriz

Entre la docencia, la investigación y la vinculación transcurrió el diálogo de El Litoral con Eugenio Martín De Palma. Sostuvo que la casa de estudios ya no es “solo ciencias humanas y sociales”, sino que ha dado grandes avances en nuevos campos del conocimiento como Salud y el Agro. Marcó posturas sobre temas de actualidad social y docente. Y contó su preferencia por “pisar el aula”.

La historia de Eugenio Martín De Palma con la Universidad Católica de Santa Fe comenzó el primero de abril del 2000. Por recomendación del entones rector, el arquitecto José María Passeggi, comenzó como docente titular en el Departamento de Filosofía y Teología, en la cátedra de Filosofía (la cual todavía dicta “con gusto”). Ya en 2005, bajo el rectorado del presbítero Gerardo Galetto, ingresó a la secretaría académica. Y luego, durante la dirección del arquitecto Ricardo Rocchetti, se desempeñó como Vicerrector Académico; y, en funciones específicas, ejerció como secretario de Ciencia y Técnica. Veinte años después, comenzado el 2020, comenzará un nuevo rol en la conducción de la casa de altos estudios santafesina: será el nuevo rector de la UCSF. Por su extenso recorrido en la gestión, De Palma tiene sobrado conocimiento de lo que sucede en los pasillos de la Universidad: “Todos contamos con una idea clara del funcionamiento y la lógica interna, pero no es lo mismo ser rector que desempeñar otras funciones”, aclara. En ese marco, no duda en aceptar las incumbencias que hacen al cargo: “es un puesto donde se asume la responsabilidad principal y última de todas las decisiones que se toman en la Institución”.  Siguiendo las líneas del Gran Canciller de la Universidad, Monseñor Sergio Alfredo Fenoy, Arzobispo de Santa Fe, explicó los objetivos que se trazarán desde la Institución para afrontar este nuevo período: “profundizar la extensión con el medio, buscando sistematizar el compromiso social de la Universidad; fortalecer la carrera del docente investigador, intensificando el porcentaje de planta que priorice la dedicación a la producción de conocimiento; sentar las bases de un instituto de doble dependencia con el Conicet en áreas de vacancia en Santa Fe y la región”, enumeró entre los más salientes.

—¿Cómo está compuesta la totalidad del equipo de trabajo?

—La designación fue en fórmula. Como vicerrector Académico se desempeñará el doctor Guillermo Kerz, actual decano y fundador de la facultad de Ciencias de la Salud, donde ha llevado adelante un gran trabajo dejando un número de alumnos significativo y una gran diversificación de carrera. Y como vicerrector de Formación, continúa en sus funciones el presbítero Carlos Hugo Scatizza que conoce sobradamente el área. En cuanto a las secretarías, tenemos cubiertas tres de las cinco. Como secretaria general de Rectorado se la nombró a la contadora Claudia Patricia Gauna, en la secretaría de Planeamiento e Infraestructura continuará la contadora Ana María Aviazzi, y en la secretaría Académica se desempeñará el arquitecto Esteban Tomatis. Luego del receso de enero, terminaremos de definir quiénes se encargarán de las secretarías de Gestión Estratégica y Ciencia y Técnica, que serán sectores claves.

—Partiendo de los nombres, ¿qué impronta espera que tenga la gestión?

—En los casos de Tomatis y Gauna, vienen de experiencias de gestión en las facultades de Ciencias Económicas y Arquitectura, respectivamente. Me consta que lo han hecho muy bien y tienen el respeto de sus pares. En esta trayectoria han logrado una gran cercanía tanto con los docentes, los alumnos y el personal no docente. Creo que esto es valorable y algo muy propio de la Universidad.  El caso de Ana Aviazzi, se dio de otra forma pero con resultados similares. Lleva algunos meses en sus funciones y lo ha hecho de muy buena manera. Lo mismo percibía de parte de toda la comunidad. Por esto, creo que es conveniente que pueda continuar en el cargo. Por otro lado, un punto muy importante es que con la gestión saliente finalizó la evaluación institucional. A partir del veredicto de los evaluadores, deberemos desarrollar el nuevo plan estratégico. Aquí radica la importancia de la secretaría de Gestión que, si todo sigue en el cauce esperado, estaría ocupada por el contador Néstor Dona.  A partir de que tengamos esta hoja de ruta, podremos delimitar los indicadores que debemos mejorar, los objetivos que nos proponemos, las variables a entender y, luego, los responsables a ejecutar. Por ejemplo, si buscamos fomentar la dedicación docente, necesitaremos saber de cuántos docentes con más de veinte horas partimos para trazar qué propósitos queremos cumplir en estos cuatro años. En la medida que los porcentajes estipulados sean los alcanzados, lograremos o no alcanzar los objetivos.

—¿Hacia dónde apuntan los principales desafíos? 

—Creo que el gran desafío es consolidar nuestras sedes. Hoy en día, la Universidad no es solo Santa Fe sino también Posadas, Reconquista, Rafaela, Rosario, Gualeguaychú y Concordia. Hemos ido diversificado mucho nuestra matriz. Ya no somos solo una Universidad ligada únicamente a las ciencias Humanas y Sociales. Y creo que en la anterior gestión se dieron dos desarrollos muy importantes en este sentido. Primero en el ámbito de Salud, abarcando lo que implica a la medicina humana en su totalidad, desde la carrera de Farmacia hasta la de Psicología. Segundo en lo que hace al sector agrícola, con el desarrollo de todo lo referido a producción agropecuaria. Nuestra prioridad será afianzar estos caminos.

—En esta diversificación que está llevando adelante la Universidad, ¿en qué medida interviene el avance tecnológico?

—Las nuevas tecnologías nos ayudan muchísimo ya que permite generar una gran cantidad de actividades tanto para los docentes como para los estudiantes. Además, es algo que atraviesa a las distintas carreras. De todas formas, creo que son herramientas complementarias al cursado tradicional.  Conforme a la normativa, las clases requieren de un 75% de asistencia presencial y un 25% que pueden ser aprovechados para indagar en los nuevos formatos. Pero también contamos con carreras que se desarrollan concretamente bajo la modalidad a distancia. Me da la sensación que, con el tiempo, los alumnos podrán migrar entre los distintos formatos. El mundo se presenta hoy muy cambiante y hacia ese camino observo que se dirige el sistema universitario, y nosotros no podemos quedarnos atrás.

 

 

 

Pisar el aula por gusto y comprensión

Dictar clases de Filosofía produce en la UCSF, según la mirada del nuevo rector, un efecto inspirador. “Recibir a los alumnos de primer año de todas las unidades académicas le da un ‘panorama general” de los estudiantes que “vivirán en la institución”. Aunque conforme a las responsabilidades de la nueva gestión, continuará solo con una comisión, “a los efectos de poder cumplir correctamente con los alumnos”.  “Es una materia que me gusta enseñar y más en primer año”, dijo porque le permite en sentido académico “experimentar el proceso de maduración” desde que un alumno “llega el primer día de clase y se va de un examen final”.

Sobre las críticas de los conocimientos con que los alumnos vienen del secundario, De Palma dijo no estar muy de acuerdo. “Puede que haya cuestiones para articular de mejor manera. Pero, al mismo tiempo, hay casos de alumnos que sorprenden, muy bien preparados, tanto en expresión escrita como oral, que me hace replantear si yo con 18 años podía ser capaz de dar un examen de esa naturaleza”.

Además de su estreno como rector, este año cumplirá 20 años dando clases, y ve en este tiempo que el cambio mayor cambio “es que a los alumnos les cuesta bastante más mantener una atención más allá de unos 40 minutos”. “En Filosofía más. Al ser una clase expositiva, el docente tiene que implementar recursos que hagan retomar la atención del alumnado. De todas formas, con la lectura que ellos realizan, se puede percibir que van entendiendo y comprendiendo”, analizó.

En una nueva educación superior

Con el lanzamiento del Sidiun (Sistema Nacional de Categorización de Docentes Investigadores Universitarios), a mediados del año pasado, se anunció una respuesta a la demanda de parte de las universidades privadas para incorporar a sus profesionales en un único sistema de docentes investigadores universitarios.  De Palma, confirmó que van a participar del Sidiun en tanto continuarán con la implementación del propio, lo que permitirá coordinarlos progresivamente. “Los sistemas tienen equivalencias, aunque no son complementarios. El sistema es único, por lo tanto, todas las universidades tienen que adaptar los propios. Sin embargo, hay una correlación amplia, y esto es mucho. En la medida que lo hagamos, nos permitirá un nivel de relación institucional mucho más amplio”, agregó el nuevo rector.

Según De Palma, es una ventaja en lo que hace a la internacionalización de la educación superior: “Esa es una línea de trabajo que ha tenido un gran nivel de desarrollo en la gestión que culmina, con un trabajo sólido. Queremos profundizar esa línea de trabajo”. Y aspiró a completar nuevas dobles titulaciones con universidades del mundo: “No creo que nos falte mucho producto del buen trabajo que se está realizando. Ese sería un paso realmente importante”.

 

Ingreso

En cuanto al valor material de cuota, De Palma dijo entender el “contexto complicado que vivimos en el país”, pero que “tratamos de mantenerla lo más accesible que podamos”. “Como institución, la universidad tiene sus gastos como desarrollo de investigación, capacitación, equipamiento y acervos bibliográficos. Sostener los estándares de calidad que exige el sistema, requiere también sus recursos. Intentamos hacer uso con eficiencia para ser razonables y competitivos”. Sobre la propuesta académica de la UCSF, destacó el trabajo en los distintos campos del conocimiento. “Lo que nos identifica es una educación más cercana, y compartido entre la comunidad de profesores y alumnos. Es muy común que en esta universidad nos conozcamos por nombre y apellido, y eso es para tener en cuenta en la profesionalización de los estudiantes”.

Postura

De Palma se refirió a la cuestión que hoy atraviesa uno de los pilares de la discusión sobre políticas públicas en cuestión de Género y su tensión con los sectores religiosos. “Desde nuestra fe católica, tenemos en clara nuestra postura de mantenernos muy firmes en la opción por la vida. Es un punto importante y defendemos nuestra visión sobre ambas vidas”, expresó. De todas formas, entendió que el debate es un actor fundamental como institución reconocida por el estado y de discusión de ideas. “La opción institucional no significa que le cerremos la puerta a alguien, por el contrario”, sostuvo.

Fuente:

https://www.ellitoral.com/index.php/id_um/220210-de-palma-somos-una-universidad-que-ha-ido-diversificado-mucho-su-matriz-recambio-de-autoridades-en-la-universidad-catolica-de-santa-fe-educacion.html

 

Leer Más


ENDUC 10: reflexión ecológica y opción preferencial por los pobres

La Universidad Católica de Santa Fe fue sede del X Encuentro Nacional de Docentes Universitarios Católicos, co-organizado con la Comisión Episcopal de Pastoral Universitaria.

Bajo el lema: «Laudato si’ y la cultura contemporánea. Vanguardias y desafíos de la ecología integral», cerca de un centenar de docentes reflexionaron y analizaron la responsabilidad ética y social del hombre – centro de la creación, imagen y semejanza de su creador, y responsable de la casa común-.

Durante el acto de apertura, el rector de la UCSF, Mgter. Arq. Ricardo Rocchetti se refirió a la responsabilidad que entraña en el rol docente el desarrollo personal de otros, “traigo una frase de San Juan Pablo II, llamándonos constructores de la sociedad, esto pone de relieve la enorme responsabilidad que pesa sobre nuestras espaldas”.

En este sentido y en concordancia con la temática del Encuentro, recordó que la Iglesia anima a intentar una formación integral de las personas en todas sus dimensiones.

Por su parte, el Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Universitaria, Monseñor Gustavo Zurbriggen, expresó su agradecimiento a la UCSF por ser sede, para “este encuentro de reflexión, para estos días de compartir cristiano. Un compartir que nos tiene que ayudar a analizar la misión que el Señor nos ha puesto en nuestros lugares de trabajo, en el mundo de la universidad y en el mundo del pensamiento, de la búsqueda de la verdad”.

Resaltó además que este X ENDUC es fruto del trabajo y el esfuerzo a lo largo del tiempo.

Luego de compartir la oración por la creación, a cargo del Pbro. Carlos Scatizza, Vicerrector de Formación de la Universidad, comenzó el encuentro con la conferencia de María Clara Lucchetti Bingemer, Vicepresidente de la Sociedad Brasileña de Teología y Ciencia de la Religión y de la Asociación Latinoamericana de Literatura y Teología del Brasil.

 

La necesidad de una conversión ecológica

Bingemer comenzó señalando que ya no se piensa un humanismo cristiano antropocentrado, “debe haber una integración del elemento ecológico, del elemento cósmico para pensar el ser humano a partir de la revelación. Y para eso es necesaria una conversión ecológica -puntualizó- es prioridad en el mundo, y de manera especial en América Latina”.

La profesora titular del Departamento de Teología de Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro señaló   que la responsabilidad y el cuidado del medio ambiente es parte integral que el pensamiento teológico que América Latina ha tomado en los últimos 50 años, con la opción por los pobres, y la conexión inseparable entre fe y justicia.

Inició su exposición rescatando los aportes de dos pensadores. Por un lado, el teólogo brasileño Leonardo Boff, pionero en la reflexión ecológica en el sur del mundo, en diálogo con el Evangelio y la ética global. El otro es el Papa Francisco, autor de la encíclica Laudato ‘Si.

Ambos, “postulan una ecología integral que privilegia la relación sobre todo individualismo, y entienden la vida como una conexión de todos los seres, donde todos son interdependientes de todos, y responsables por todos”.

Bingemer profundizó que “el esfuerzo en restaurar las relaciones armoniosas entre la humanidad y el cosmos exige superar ciertos conceptos determinantes, individualistas y económicos. Nos llama a recuperar una noción de la vida tan presente en las culturas pueblos originarios, que veían al cosmos como epifanía, llena de sentido, manifestación del misterio. Una instancia que demanda reverencia y respeto”.

“La contemplación del misterio del cosmos no debe ser vista como una preocupación ascética o estética –únicamente-nacida del ocio, sino como la expresión de una preocupación ética primordial: se debe devolver el cosmos a los hombres y mujeres que fueron desposeídos de los que les tocaba y correspondía de ese cosmos. Esa restitución acompaña la lucha de darle pan al hambriento, techo al desamparado, agua al sediento. Todo esto es devolver el cosmos a todos aquellos que han sido expropiados de él.”

Por lo tanto, afirma Bingemer que ecología, reflexión ecológica y lucha por la justicia están íntimamente conectados. Ambas reflexiones apuntan a la cercanía existente entre el cuidado de la tierra y la opción preferencial por los pobres.

En referencia a la Encíclica Laudato ‘Si, detalló que el Papa Francisco llama la atención, hace una alerta contra la actitud consumista y predatoria. “La principal preocupación del Papa es no separar, bajo pretexto alguno, el compromiso a favor del medio ambiente y el compromiso en favor de los pobres. El documento pontificio propone una nueva idea de progreso, no centrada en una arrogante omnipotencia del ser humano, que se atribuye el derecho de agredir el planeta que habita olvidándose que esta es la casa común de todos. Se trata de buscar un progreso como desarrollo holístico y ecológicamente sostenible que sea el acto fundante de una nueva civilización”- concluyó.

La Casa Común

En el Conversatorio 1 se reflexionó sobre Vivir en la Casa Común. Carlos Nudelmam, Carlos Pagano y Michael Moore, con la coordinación de Héctor Odetti, expusieron sobre el paradigma tecnocrático y gestión del agua; consideraciones para una “conversión” intercultural de la docencia universitaria y los desafíos desde la ecología integral a la teología.

 

Vivir juntos

Frente a la propuesta del Papa Francisco, que nos llama a la conversión ecológica, en el Conversatorio 2 se reflexionó acerca de cómo vivirla en y desde la universidad. ¿Los fines de la universidad pueden ordenarse al bien común? Se retoma el significado clásico del término universitas para redescubrir, desde las funciones esenciales de la universidad, una vocación al respeto por la diversidad, a la búsqueda de la unidad, a la vida en comunidad y a la transformación de los seres humanos. Estas reflexiones estuvieron a cargo de Emilce Cuda, Ana Bonet y la Dra. María Andrea Piñeda, coordinado por Carlos Horacio Torredell.

En Latinoamérica, desde hace más de una década, se registran programas universitarios orientados a la responsabilidad social para el desarrollo sostenible. Estos han tenido enfoques de gestión de valores y de gestión de impactos organizacionales, educativos, cognitivos y sociales. Los mismos han servido de base para repensar las prácticas de formación, investigación y extensión universitarias orientadas al desarrollo sostenible.

Trascender la Vida

El grave problema ambiental puede ser enmarcado por el conocimiento científico y la experiencia estética, que permiten explorar una visión religiosa simultáneamente atenta a la racionalidad y a la belleza, plantearon en el Conversatorio 3 el Prof. Franco Cazzola, el Pbro. Lucio Florio, y el Dr. Aníbal Fornari, coordinados por el Prof. Mario Andino.

En ese sentido, el principio antrópico y la ausencia de contacto con vida en el universo conducen a pensar en lo extraño de que haya una biósfera en la Tierra, y que ésta haya evolucionado hasta nuestro tiempo. El período presente caracterizado como “Antropoceno” introduce una luz de alerta en el proceso de miles de millones de años sobre la delgada capa donde se desarrolla la vida en el planeta.

Por otra parte, la literatura y el arte no sólo nos reflejan la belleza de la vida, sino que también nos describen los signos de la perturbación radical del ambiente natural. En todo caso, la situación demanda un “pensamiento fuerte” que integre ciencias naturales, humanas, filosofía, arte y teología para pensar el futuro de la “Casa común”.

En este sentido, considerar el arte de ‘lo pequeño’ como gesto presente y de ‘lo maravilloso’ como incidencia histórica hacia la conversión ecológica.

 

Talleres

Además, se trabajó en cuatro grupos por afinidades disciplinares. Las conclusiones de cada espacio se pusieron en común a fin de enriquecer las perspectivas. Todos estos aportes fueron recogidos por la Comisión Episcopal de Pastoral Universitaria, y dará como resultado un documento final sobre este X ENDUC.

Leer Más


Bodas de Oro y Plata 2019

El pasado viernes 30 de agosto la Universidad Católica de Santa Fe llevó adelante un acto para celebrar las Bodas de Oro y Plata. Estuvieron presentes en la ceremonia graduados de las promociones 1969 y 1994 y personal docente y no docente de la casa que cumplieron 25 y 50 años en sus vínculos con en esta comunidad académica.

El encuentro comenzó con la Santa Misa de Acción de Gracias, celebrada por el Presbítero Licenciado Matías Vecino y posteriormente se procedió a un acto en el cual se otorgaron diplomas y medallas recordatorias.

Durante la ceremonia el rector de la Universidad Magister Arq. Ricardo Mario Rocchetti se dirigió a los presentes para saludar y agradecer su asistencia.

“Dado que estos encuentros se vienen realizando desde hace varios años, no puedo dejar de hacer referencia a la cantidad creciente de participantes. Esto resulta muy gratificante, no solo porque de alguna manera hace presente el crecimiento que ha experimentado nuestra institución, sino también porque pone en evidencia los vínculos afectivos entre sus miembros, lo que refleja uno de los fines fundamentales que tenemos y que tiene que ver con la formación integral de las personas.” expresó Rocchetti.

Además, en representación de las promociones y docentes, brindó un discurso el Dr. Santiago Petrone.

Para finalizar la celebración, se presentó el coro de la Universidad bajo la dirección de Miguel Piva y se compartió un Vino de Honor junto a todos los presentes.

Leer Más


AQUÍ ESTAMOS: la formación de formadores como proyecto existencial

 En el marco de las 26º Jornadas para Institutos Superiores de Formación Docente – CONSUDEC que se realizaron en nuestra universidad, la Dra. Carmen González reflexionó acerca de la vocación y misión de docentes que forman a futuros docentes.

 Es caprichoso el azar

Fue sin querer…
Es caprichoso el azar.
No te busqué
ni me viniste a buscar.
Joan Manuel Serrat

 

¿Por qué estamos aquí?

Sin, duda, no estamos aquí por azar sino como efecto de una respuesta más menos velada, más o menos consciente a una llamada, una vocación. Sería triste reconocer que “andábamos por ahí”, pasábamos por donde no debíamos pasar – como dice Serrat- y decidimos estudiar un profesorado. Sin embargo, muy pocas veces hacemos el ejercicio de pensar por qué estamos aquí. Darnos hoy el espacio para esta pregunta nos permitirá redescubrir la llama que alimenta nuestra acción y -Dios quiera que podamos decirlo- también nuestra pasión.

La primera respuesta a esta pregunta, para nada trivial, podría ser que estamos aquí porque amamos la educación o más bien -ya que amar abstractos, amar ideas, es poco humano- porque amamos educar. Ahora, ¿qué es educar? Si hemos transitado la formación docente, si nos dedicamos a esto con pasión, también sería evidente decir que sabemos muy bien que educar es permitir(nos) ser más. Es esa tarea maternal/paternal de comprometernos con el cuidado del otro para que puedan ser todo lo que pueden ser.

Y si somos docentes en institutos de formación docente estará mas que claro que educar es despertar en nuestros alumnos -futuros docentes- ese compromiso moral con el cuidado del otro. Ser docentes en un instituto de formación docente es mucho más que ser un profesor; es ser un constante motivador de esa vocación que nos trajo hasta aquí, no por azar. La denominada “formación de formadores” no podrá quedar entonces en la planificación y desarrollo de ciertos contenidos exigidos institucionalmente, ni mucho menos en el despliegue más o menos ingenioso y creativo de didácticas que sepan “atraer” a los futuros alumnos y nos permitan transmitir “aprendizajes significativos” …será, más bien, la tarea inquietante de inquietar día tras día con la pregunta del por qué estamos aquí. Será, en definitiva, la tarea de mantener despierta la mirada de los futuros docentes hacia su propia vocación porque detrás de cada planificación de clases deberá estar viva la pregunta del para qué lo hago. Y será plenamente fundante la respuesta que nos repita una y otra vez: “porque quiero que sean más”!!

¿Qué es educar?

“¿Qué otra cosa queremos alcanzar con la educación, sino que el joven que se nos ha confiado llegue a ser un hombre verdadero y sea auténticamente él mismo? Pero, ¿cómo se puede alcanzar esta meta? Una cosa parece clara: para poder alcanzar esto, el educador debe poseer una clara percepción y un juicio verdadero sobre todo ello: en qué consiste la meta de la educación, es decir, el verdadero ser del hombre y la verdadera individualidad.”

 

Estas son palabras de Edith Stein en una conferencia titulada “Verdad y Claridad en la enseñanza y en la educación”, en el año 1926, cuando era profesora en la Escuela de Magisterio de las Hermanas Dominicas de Espira, Alemania. Ella nos lleva al centro de la pregunta que hoy debemos volver a pensar: cuando decimos educar, ¿a quién se dirige nuestra acción? En primer lugar, debemos decir que quien (se) educa es la Persona puesto que solo las Personas pueden educarse. Sólo las personas están constituidas por rasgos o facultades que le permiten ir haciéndose, ir siendo cada vez más plenos.

Algunos filósofos españoles denominan a este rasgo como lo propio de ser “proyectos inacabados”, siempre pro-jectados, es decir, movidos a ser más que aquello que comenzamos siendo. Venimos al mundo como los seres mas desprotegidos e inacabados desde el punto de vista natural o biológico, pero en esa carencia radica la mayor riqueza de las personas: poder decidir qué quiero ser.

En los tiempos que vivimos, una afirmación como ésta podría abrir la puerta a una serie de manifestaciones tan de moda como el supuesto derecho a decidir qué quiero ser, tal y como si al llegar a este mundo fuéramos una nada que tiene por delante todo el abanico de posibilidades para elegir quien quiere ser (nada más cercano a la sensación de angustia real de  estar frente a una inmensidad con la obligación de elegir sin saber qué ni para qué, pero  en una solitaria libertad).

Nada más lejos de esta idea es aquella que nos invita a convertir nuestra vocación docente en un real proyecto existencial. Por medio de la educación toda persona, tanto la del docente como la del alumno, va actualizando sus potencias; aquellas que les fueron dadas desde el momento en que comenzamos nuestras existencias pero que solo serán potencias -es decir, capacidades- si no encuentran a quien las descubra y ayude a desarrollarlas. Somos desde el primer instante de nuestras existencias una integralidad de corporeidad, afecciones y conciencia libre. La ciencia del hombre que nos haga capaces de comprender al propio ser humano, deberá ser una ciencia “omniabarcante” que lo estudie en su individualidad y en su sociabilidad, en lo corporal, lo psicológico-anímico y lo espiritual, en sí mismo y en las realidades espirituales a las que da lugar y de las que forma parte, como la comunidad, el estado, el lenguaje, etc. La individualidad es consustancial al ser humano, y en la vida real lo que encontramos son seres humanos concretos, que podemos entender y explicar en lo esencial como una persona espiritual, pero este individuo vive en relación con sus semejantes formando parte de colectividades como la tribu, el pueblo o toda la humanidad, y por ello no puede obviarse ese estudio en quien educa a niños o jóvenes.

Educar será, pues, tender la mano a quien está entrando en el mundo cultural de la Humanidad que siglo tras siglo produce y cristaliza conocimientos que pueden mejorar nuestra calidad de vida. No podemos renunciar entonces ni a ejercer nuestra autoridad -en tanto responsabilidad y no poder- ni a la transmisión de una tradición cultural que lejos de repetir fosilizando los conocimientos los ofrece para una nueva y constante resignificación. Estamos aquí, en resumen, porque tiene sentido ser mediadores entre la historia de la Humanidad y el presente de unas personas que quieren ser más y mejores seres humanos.  Estamos aquí porque podemos renovar día tras día la vocación de despertar nuestras conciencias a través de la formación de formadores.

 

¿Cómo formar formadores?

 

En principio esa descripción que acabamos de ver puede dejarnos en un terreno plagado de incertidumbres, tironeos y exigencias pesadas de cumplir. Sin embargo, no hay allí nada nuevo respecto de lo que venimos hablando; al comienzo se nos plantea el desafío de estar frente a una sociedad, unos padres, unos alumnos y un sistema educativo que espera de nosotros que seamos “idóneos, cultos y agentes de cambio” … ¿por qué debería ser éste un reto para el docente del siglo XXI si aceptamos la vocación que nos compromete en el cuidado del oro para que sea más? Es decir, si hemos definido a la educación como ese compromiso por hacer que cada uno de nuestros alumnos sea más… ¿cómo puede un docente no ser agente del cambio?!

Luego se describe como aspiración de la sociedad, que los docentes “actualicen constantemente sus conocimientos” …pero si decimos que los educadores son los mediadores entre el legado de la cultura y las nuevas generaciones, ¿cómo no estar actualizando permanentemente nuestros conocimientos?!

Luego, hacia el final se nos recuerda que los estudiantes de hoy exigen una educación compleja y que nosotros somos los responsables de nuestro aprendizaje…claro… ¡por eso estamos aquí!!! Lo que quiero mostrar es que solemos caer en la tentación de sentir que estamos sobre-exigidos y que se pide demasiado de nosotros cuando “nos preparamos para otra cosa” y “los alumnos eran distintos” …en realidad, si transitamos la formación docente hace un tiempo como estudiantes y hoy como docentes “no es por azar” sino porque es parte de un compromiso existencial. Vivimos para educar y para ayudar a otros a que lo hagan, con sentido y sino, será hora de ir aceptando que confundimos la vocación docente con una profesión más. Será hora de repensar qué docentes queremos ser.

Aún así, la formación de formadores se encomienda también a organismos oficiales de gobierno que trabajan por orientar mejor nuestra tarea y todos esos retos que veíamos en el video también son asumidos por quienes nos proponen un modo adecuado de llevar adelante la tarea docente. Por ejemplo, el Consejo Federal de Educación, en la Resolución N° 286/16 aprueba el Plan Nacional de Formación Docente 2016-2021 para orientar la formación inicial y continua de los docentes. Allí leemos que “este plan propone políticas para formar profesores sólidos, autónomos, críticos, creativos y comprometidos”[1], es decir, que se propone brindar líneas de orientación para hacer que los docentes seamos competentes y agentes comprometidos con el cambio. Para ello centran su propuesta en cuatro principios que guiarán las políticas nacionales de formación docente y que, por ende, deberíamos atender:

  • Un principio vinculado con la justicia educativa por la cual los docentes deberíamos ser capaces de lograr que todos los estudiantes desarrollen sus capacidades fundamentales comunes considerando, a la vez, los diferentes contextos, culturas y estilos de aprendizaje.
  • Un segundo principio que apunte a la valoración del docente “promoviendo su desarrollo, fortaleciendo su motivación, capacidades y colaboración entre ellos”[2].
  • Un tercer principio que busca la centralidad de las prácticas interpelando las prácticas profesionales a lo largo de toda la formación inicial y “abriendo las aulas a otras miradas para expandir la reflexión pedagógica sobre cómo construir una enseñanza eficaz, ética y con sentido de justicia social”.
  • Un curto principio que busca renovar la enseñanza incorporando nuevas tecnologías, pero “sobre todo renovando la experiencia escolar a través de prácticas pedagógicas abiertas a la diversidad, la expresión, la exploración…a la pasión por aprender durante toda la vida”.

No hay forma de pensar que la formación docente se acaba al finalizar el trayecto en los Institutos, la capacitación permanente es resultado de una mirada continua sobre nuestra vocación en los contextos en los que nos toca actuar.

Ahora bien, una mirada que vuelve sobre nuestra vocación nos exige también una mirada sobre aquellos a quienes consagramos esa vocación. Es verdad que las nuevas generaciones de estudiantes -de todos los niveles de la educación formal- reclaman una revisión de los modos en que vinimos ejerciendo nuestra docencia hasta ahora.  En la Resolución N° 330/17 el Consejo Federal de Educación podemos encontrar otra guía; allí se afirma que: “Garantizar el derecho a aprender en el siglo XXI implica que todos los estudiantes puedan desarrollar las capacidades necesarias para actuar, desenvolverse y participar como ciudadanos en esta sociedad cada vez mas compleja, con plena autonomía y libertad” y ofrece, en consecuencia el Marco de Organización de los Aprendizajes en el cual se indica transformar los procesos de enseñanza desde la perspectiva de las disciplinas hacia la perspectiva de las habilidades o competencias que atraviesan los contenidos disciplinares.

Podríamos creer que estamos hablando de este tipo de demanda:

 

y entonces llenamos las aulas de computadoras y estamos listos para encarar los nuevos desafíos. Lo que esos chicos describen como en el nuevo modo de aprender que ellos necesitan, nos reclama los docentes el desarrollo de ciertas habilidades. El MOA del que hablábamos recién menciona seis capacidades fundamentales para los procesos de enseñanza y aprendizaje de aquí a 2030:

  • Resolución de problemas: el estudiante reconoce los saberes adquiridos que le son útiles e identifica los saberes que necesita adquirir.
  • Pensamiento crítico: supone analizar datos e información que le permiten al estudiante argumentar sus posiciones.
  • Aprender a aprender: implica conocer y comprender las necesidades personales de aprendizaje.
  • Trabajo con otros: desarrolla la capacidad de interacción, escucha y reconocimiento de las diferencias.
  • Comunicación: supone la posibilidad de seleccionar y procesar críticamente la información obtenida de distintas fuentes poniendo en relación ideas y conocimientos nuevos con los ya adquiridos.
  • Compromiso y responsabilidad: capacidad de comprometerse con otros interviniendo de modo responsable para con uno mismo y con los demás.

Por lo que vemos, estos estudiantes del siglo XXI requieren docentes permanentemente en revisión de sus prácticas y que asuman mas que nuca su rol de mediadores. El docente es siempre un puente entre la cultura y sus “nuevos habitantes”, no para repetir el conocimiento sino para provocar preguntas que muevan a nuevos conocimientos alentando el trabajo colaborativo, respetuoso y crítico de las nuevas generaciones. En eso consiste la autoridad del docente que debe ser, como vemos, un docente permanentemente “revisado” por sí mismo en sus propias prácticas. En esto consiste la formación permanente a la que estamos convocados.

Consideraciones finales

Como Decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades de esta Casa tengo en mis manos y por estos días la presentación de tres Planes de estudio de Ciclos de Complementación Curricular que pretenden revalidar los títulos de formación inicial en institutos no universitarios para otorgar títulos de Profesorado en enseñanza superior; con ocasión de esta presentación tuve la oportunidad refrescar esta idea de una formación continua en vistas a una pronta acción de evaluación y acreditación de la calidad de la formación docente de parte de una comisión nacional creada a tal fin. En ese contexto vuelvo a encontrarme con esta invitación a pensar la formación docente “como un proceso integral que tiende a la construcción y apropiación crítica de saberes disciplinares y de herramientas conceptuales y metodológicas para el desempeño profesional. Se trata de un proceso permanente que se inicia con la formación de grado y se continúa a lo largo de toda a carrera profesional”[3].

¿Por qué estamos aquí? Nos preguntábamos al comienzo de esta exposición y creo haber podido desandar algunas cuestiones que nos ayudan a responder esta pregunta. Estamos aquí, esta mañana, porque nuestro rol de formadores de formadores no puede dejarnos indiferentes ante las demandas del contexto en el que ejercemos nuestra vocación. Estamos aquí porque creemos urgente seguir revisando nuestras prácticas, nuestros suelos tan seguros por momentos y tan resbaladizos tan a menudo; necesitamos volver a preguntarnos si haber entrado en el Instituto como docentes fue por azar o fue la respuesta a una llamada. Responder optando por la segunda opción es reconocer la necesidad de mantener encendida la llama que nos anima, a seguir siendo “fuego que enciende otros fuegos”, a seguir siendo, más que docentes, educadores.

 

[1] ANEXO RES. CEF N° 286/16, pag. 3

[2] Ibid, pag. 5

[3] LINEAMIENTOS GENERALES DE LA FORMACIÓN DOCENTE COMUNES A LOS PROFESORADOS UNIVERSITARIOS, Consejo Interuniversitario Nacional, 2012, pag. 2

¿Cómo formar formadores?

[video src="https://www.ucsf.edu.ar/wp-content/uploads/2019/08/consudec-1.mp4" /]

Leer Más


Jornada Taller de Enseñanza de la Filosofía

 

El próximo 31 de mayo recibiremos, nuevamente, la visita del Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro. En esta ocasión reflexionaremos sobre “Enseñar filosofía, aprender filosofía en tiempos turbulentos y escenarios inciertos”.

La cita es a partir de las 9.00, y hasta las 18 horas en la Universidad Católica de Santa Fe. Y está destinada a alumnos de las carreras de Filosofía y Ciencias de la Educación. Docentes en ejercicio de las cátedras de Filosofía en escuelas secundarias.

La finalidad de esta Jornada Taller es construir un formato actual en la enseñanza de la filosofía para poder dialogar con los caracteres de los nuevos sujetos y el contexto en que vivimos. En este sentido, asumir profesionalmente el compromiso docente en la enseñanza y, al mismo tiempo, la responsabilidad en los aprendizajes.
El Profesor Noro nos ayudará a definir los contenidos de la filosofía que debe ser presentada, transmitida y procesada con la intervención activa de todos los actores del proceso educativo. Y así proponer estrategias para el uso de diversos recursos y soportes que permitan trabajar la filosofía dialogando con los lenguajes de nuestro tiempo.
El trabajo durante la jornada nos permitirá asociar la apropiación de los temas y problemas de la filosofía, con la interpretación del mundo y de la época, y la producción discursiva del pensamiento.

Para mayor información e inscripciones, comunicarse con mballabeni@ucsf.edu.ar.

redes - JORNADA TALLER ENSEÑANZA DE LA FILOSOFIA-01

 

 

 

jorge_eduardo-noroJorge Eduardo Noro es profesor en filosofía, especializado en filosofía. Profesor en letras y Doctor en educación.
Entre sus publicaciones se destacan Historia, Problemas, Vida (1997, 1998, 2004, 2012), Pensar para educar (2005), Escuela posible, educación necesaria (2002), La educación en su laberinto (2017), Filosofía: trinchera para pensar y resistir (2014), Tender puentes: enseñar Filosofía, aprender filosofía (2015), Filosofía y educación (2013).

 

Leer Más


Talleres sobre investigación, extensión y docencia en la UCSF

La Secretaría de Ciencia y Técnica de la Universidad organiza e invita a docentes y alumnos de los 2 últimos años de las diferentes carreras a las actividades que se realizarán en Santa Fe y en las sedes Rosario y Rafaela.

El objetivo es conocer la metodología para la presentación de proyectos de investigación u extensión y el Sistema de Categorización Docente.

El profesional a cargo será el Mgter. Eugenio Martin De Palma, vicerrector académico de la UCSF.

Las fechas para cada sede son:

SANTA FE: 7 de mayo, de 16 a 19 hs. en el aula 3.51.

ROSARIO: 8 de mayo, de 16 a 19 hs.

RAFAELA: 16 de mayo, de 16 a 19 hs. 

Por todas las consultas o inscripción, comunicarse vía mail a: cbanegas@ucsf.edu.ar

 

Leer Más


Extensión y vinculación para los alumnos de Diseño Industrial

Con el objetivo de fortalecer los vínculos con la comunidad y trascender el ámbito académico, el Rector de la UCSF, Mgter. Arq. Ricardo Mario Rocchetti, y la Lic. Ivana Taborda, presidenta de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Autopartistas de Santa Fe, suscribieron un convenio marco.

Convenio DI - CAMSFE (5)También participaron del encuentro, el Director de la carrera de Licenciatura en Diseño Industrial, DI Gonzalo Savogin y el Sr. Alejandro Taborda, integrante de la comisión directiva de CAMSFE.

En el mismo, acordaron adoptar programas de cooperación y coordinación para la ejecución conjunta de proyectos de investigación, académicos y culturales en áreas de mutuo interés. Así como también la formación y perfeccionamiento de recursos humanos, el intercambio de información científica y técnica y la formación de docentes universitarios.

La Cámara de Industriales Metalúrgicos y Autopartistas de Santa Fe es una entidad sin fines de lucro que tiene como misión representar al sector dentro de su zona de influencia. Su misión es “propugnar el fortalecimiento, desarrollo y consolidación de la industria metalúrgica y autopartista de la provincia a través de la promoción y fomento de la investigación y desarrollo, la transmisión de tecnología, la asistencia técnica y todos aquellos hechos innovadores que contribuyan a lograr mayor avance Convenio DI - CAMSFE (12)del sector es uno de sus principales objetivos”.

El vínculo con la Universidad Católica de Santa Fe, a través de la carrera de Diseño Industrial, será estratégico, para vincularse con futuros profesionales que contribuirán al desarrollo del sector y para desarrollar trabajos específicos que puedan ser de utilidad tanto para los alumnos y docentes como para la CAMSFE.

 

Leer Más


Taller: “¿A quién educamos? Una mirada antropológica a la tarea docente en la Universidad”

El ciclo de formación denominado “Talleres para la enseñanza universitaria” se propone dentro de las instancias de acompañamiento para la formación continua en el marco de la carrera docente de la UCSF. Estos talleres se originan a partir del relevamiento de temáticas sugeridas por los docentes en ediciones anteriores de los “Cursos de Formación en el área pedagógica-didáctica para profesionales en el ejercicio de la docencia en la UCSF” y por los Secretarios Académicos en encuentros con ellos en función de necesidades particulares de sus Unidades Académicas. Tienen la finalidad de profundizar en perspectivas acerca de la docencia en el nivel universitario y favorecer el crecimiento en una conciencia compartida de la propuesta educativa institucional. El objetivo que los guiará será la necesidad de atender los problemas reales de la enseñanza de manera específica y profunda.

Leer Más


Taller para la elaboración de programas de las asignaturas – Facultad Ciencias Económicas

En la enseñanza resulta fundamental organizar el saber y el modo de enseñarlo, considerando todas las variables que implica. Esto puede explicitarse en la planificación anual, que estará dirigida a evidenciar la intencionalidad pedagógica y de ese modo guiará al estudiante en su proceso de aprendizaje.
En este contexto, la Asesoría Pedagógica propone el Taller para la elaboración de programas de asignaturas destinado a todos los docentes de la UCSF. Los componentes curriculares que aparecen como ejes temáticos del mismo, intentan conformarse en herramientas para pensar y sistematizar la propuesta de enseñanza.

Leer Más