Los argentinos: ¿estamos ante un cuadro de emergencia psicológica?

Efectos psicológicos de la cuarentena a nivel individual
Una revisión sistemática publicada en The Lancet: The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence -March14, 2020(*)- muestra que las duraciones más largas de la cuarentena se asociaron con un deterioro de la salud mental, conductas de evitación e ira. Un estudio mostró que aquellos que estuvieron en cuarentena durante más de 10 días mostraron síntomas de estrés postraumático significativamente más altos que aquellos en cuarentena durante menos de 10 días.

La Federación de Psicólogos de la República Argentina (FePRA) dirigió una carta el 20 de abril al Jefe de Gabinete de Ministros, motivada en parte por el perjuicio que significa en el colectivo profesional, no haber declarado el ejercicio de las psicoterapias como esencial en esta cuarentena. En la carta se describe que el aislamiento provoca en sujetos con predisposición cambios en su conducta, agravando y/o acentuando por ejemplo, patologías relacionadas con las violencias.

Concuerdo con FePRA que aquellas personas que no tienen un nivel adecuado de elaboración psíquica no disponen de la capacidad adecuada para elaborar esta adversidad en el marco de la actual pandemia. Esta limitación puede deberse a factores psíquicos, biológicos, adicciones y socioambientales. También podría ser originada por derechos vulnerados, por ejemplo, el sometimiento a personas que ejercen algún tipo de violencia, o por no haber podido acceder a la educación.

En la carta de referencia, se expone el incremento de manifestaciones del malestar psíquico, bajo formas diversas, crisis de angustia, ataques de pánico, intentos de suicidio, consumos problemáticos de sustancias, descompensaciones psicóticas; pero el listado podría continuar.

Es muy valioso que el gobierno nacional se acompañe de un Comité de Expertos para combatir la pandemia: infectólogos, epidemiólogos, cardiólogos, clínicos, entre otras especialidades. Sería importante incluir especialistas de Psicología y Psiquiatría para evaluar y contener los efectos psicológicos de la cuarentena en todos los segmentos de la población. Es probable que crezca la curva de problemas de salud mental, con un alto costo.

Se ha planificado, se están implementando recomendaciones y acciones positivas en la prevención, rastreo y tratamiento de los casos de Covid-19. No sucede lo mismo con la salud mental. La salud es un concepto integral. La persona es una unidad psicofísica y si una de las partes se enferma afecta a la otra. Es conveniente que las políticas sanitarias incluyan factores asociados a la salud mental para evitar una emergencia psicológica.

Crédito: Pablo Aguirre

 

Impacto de la cuarentena en la dinámica psicosocial
La cuarentena fue pasando por distintas fases y se podría llegar a ingresar a una etapa de “fatiga”. Las restricciones sociales, recreativas y en gran medida, las limitaciones en la actividad económica, generan desgaste emocional y social. Además, no estamos preparados para estar tanto tiempo en la casa, en muchos casos, con espacios reducidos y con niños. En este contexto hubo un episodio, la liberación de presos, que llevó al “fastidio colectivo”. Al respecto, permítame el lector, hacer una pausa e introducir parcialmente un intercambio epistolar entre Albert Einstein y Sigmund Freud.

En 1932 Einstein le pregunta a Freud si existe la posibilidad de dirigir el desarrollo psíquico del hombre de manera que pueda estar mejor preparado contra las psicosis de odio y de destrucción. Freud, para responder, hace referencia a la escasa importancia que se le da al instinto de destrucción. Define que esta pulsión actúa en todo ser viviente y puede llegar a provocar su ruina. Afirma Freud que semejante inclinación merece la denominación de instinto de muerte, en tanto que las pulsiones amorosas representaban los esfuerzos en aras de la vida.

En la misma respuesta expone la evolución de la violencia al derecho, mostrando a su juicio, que varios débiles unidos pueden hacer frente a uno más fuerte. Freud le aclara a Einstein que la unión socava la violencia; la fuerza de esos elementos reunidos representa el derecho, en oposición a la violencia de uno solo. Vemos pues que el derecho es la fuerza de una comunidad. Pero, para pasar de la violencia al nuevo derecho, es necesario cumplir un requisito psicológico: la unión del grupo debe ser estable y duradera, asevera Freud.

Se comete un error de cálculo al olvidar que el derecho era, en un principio, la fuerza bruta y que todavía no puede abstenerse de recurrir a ella. La violencia siempre está latente y cualquier evento puede desatarla. La reciente liberación de presos en el país tuvo consecuencias psicosociales. Implicó un daño al “tejido social” y vulnera la confianza en el sistema institucional. Ni que decir del maltrato psicológico a las víctimas reales. Sus derechos fueron vulnerados por segunda vez, reactivando la situación traumática ya vivida.

Retomando el intercambio entre Freud y Einstein, cabe mencionar que las personas y las sociedades oscilan permanentemente entre acciones tendientes a la integración (instinto de vida) y otras que pugnan por la desintegración (instinto de muerte). No siempre somos conscientes del impacto de determinadas acciones, tanto a nivel individual como social. Si se cometen errores es importante registrarlos, aprender y rectificar el rumbo.

Conclusiones
Es importante que exista disponibilidad de tratamiento de los problemas de salud mental. La modalidad puede ser remota, pero si hay dificultades con la conectividad o en casos de mayor vulnerabilidad, debiera ser presencial.

Sería pertinente incluir en el equipo de asesores del gobierno a especialistas de Psicología (Comunitaria, Preventiva, Social, Clínica) y de la Psiquiatría. El objetivo sería evaluar el estado psicológico de la población, contener y sugerir recomendaciones a todas las franjas etarias para transitar de la mejor manera posible la cuarentena.

Nuestra sociedad tiende a repetir compulsivamente situaciones de deterioro. La historia de nuestro país ha tenido reiteradas fluctuaciones entre las pulsiones destructivas y constructivas. Tal vez este sea un momento “bisagra” para que podamos encontrar soluciones colectivas a esta pandemia y a otros tantos padecimientos que sufrimos desde hace tiempo.

Las autoridades nacionales y provinciales dieron ese primer paso muy valioso, no menos dificil, de anticiparse y “cuidarnos” frente a la pandemia. Pero tal como afirmaba Freud, la unión del grupo debe ser estable y duradera. Este primer escalón debe generar la sinergia en toda la sociedad para superar otros obstáculos y lograr que el instinto de vida mitigue cualquier otra tendencia.

(*) THE LANCET. Rapid Revie. The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence. Volume 395, Issue 10227, 14–20 March 2020, Pages 912-920. Samantha K Brooks PhD , Rebecca K Webster PhD, Louise E Smith PhD, Lisa Woodland MSc, Prof Simon Wessely FMedSci, Prof Neil Greenberg FRCPsych, Gideon James Rubin PhD. UK.

 

Por, Dr. H. Fabián Castriota,

Decano de la Facultad de Psicología

Universidad Católica de Santa Fe

mayo de 2020

Leer Más


Universitarios en la virtualidad

La pandemia del coronavirus llevó al sistema educativo a implementar la virtualidad en actividades donde la presencialidad es la característica distintiva. En la Universidad Católica de Santa Fe, los alumnos además de contar hoy con aulas virtuales para las clases, rinden sus exámenes finales ante el tribunal docente por videoconferencias.

Una de las principales características de las universidades argentinas, entre ellas la Universidad Católica de Santa Fe es la presencialidad. Y más aún, el acompañamiento a los alumnos a lo largo de todo su trayecto académico.

El Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio por el coronavirus llevó a las organizaciones a implementar toda una serie de acciones para que las actividades académicas no se detengan, asumiendo nuevas formas. Así, en el caso de la UCSF, a través del Sistema Institucional de Educación a Distancia (SIED) se habilitaron 545 aulas virtuales en lo que va de 2020, más las 150 ya existentes, para que los alumnos y docentes de todas las sedes puedan desarrollar sus clases, ahora, de manera virtual.

Sabrina Jacquier, Profesora en Ciencias de la Educación, egresada de la FFyH

Pero no solo las clases continúan, los exámenes también se reprogramaron y cambiaron la modalidad. Así es que desde que comenzó el aislamiento en el mes de marzo, más de veinte alumnos de diferentes unidades académicas pudieron rendir y recibirse. Se trata de una experiencia distinta, que no viene a no suplir la presencialidad, sino a dar una alternativa hasta tanto docentes y alumnos se reencuentren en el aula.

Esfuerzo conjunto

Desde SIED se garantiza el desarrollo de las cátedras y de los exámenes, disponiendo de los elementos técnicos, académicos y administrativos para todo funcione. “Somos la red de soporte, el telón de fondo”, comenta su directora Ejecutiva, Prof. Myriam Costamagna, integrante del equipo encabezado por la Dra. Anabel Gaitán, directora General del área. “El plan de contingencia que se desarrolló en la UCSF fue y es de gran complejidad, pero, con la ayuda de todos, logramos ponerlo en marcha”.

La primer experiencia de examen virtual en esta coyuntura fue junto a la Facultad de Filosofía y Humanidades. A través de la plataforma ZOOM, se hicieron pruebas previas y la unidad académica informó tanto a la alumna -Sabrina Jacquier-, como a los docentes sobre las condiciones distintas en las cuales se desarrollaría la mesa de exámenes. Es fundamental que “las reglas del juego sean claras para todos”, puntualiza Costamagna. En este sentido, los exámenes quedan grabados para salvaguardar los derechos de ambas partes.

Esta primera experiencia también fue el último en la carrera de la alumna, que se recibió y finalizó sus estudios ese día, un plus anecdótico, pero no menos significativo.

Con los nervios propios del examen final en si, Daiana Delgado es una más que pasó la prueba. “Fue una experiencia muy linda porque, en medio de todo esto que pasa, la verdad que es una noticia bárbara saber que pude seguir avanzando en la carrera y cumplir con ese paso tan importante que es recibirse”, cuenta la flamante Psicóloga, que en medio del aislamiento festejó junto a su novio, que la acompañaba en la casa. “La felicidad fue la misma. Es estoy muy contenta y muy agradecida con la Universidad que puso esta herramienta para poder finalizar ya la carrera, y no tener que esperar que pase la cuarentena”.

Daiana Delgado, egresada de Psicología

También las facultades de Ciencias de la Salud y Derecho y Ciencia Política tomaron exámenes que permitieron a los alumnos completar su trayecto universitario y recibirse como estaba previsto.

Empatía a distancia

En este contexto, esta historia se suma a tantas otras, en este momento en que toda la universidad, abruptamente, ha tenido que migrar hacia la virtualidad. Myriam Costamagna aclara: “Desde SIED ya veníamos trabajando para virtualizar durante este 2020 más espacios, para brindar una herramienta más a docentes y alumnos, pero, el hombre propone y Dios dispone, y los hemos recibido a todos juntos”.

“Es importante entender que en la virtualidad, en el ámbito que sea –educativo, personal, organizacional- cada cosa que hacemos, decimos, escribimos, los materiales que compartimos, todo queda allí, hecho ´cuerpo´, accesible a quien quiera tomarlo. Por esto debemos ser doblemente responsables y cuidadosos en nuestros espacios curriculares y así también de los exámenes”. En esa línea, Costamagna sostiene que en cada examen, “más allá de atender a esa rigurosidad propia de lo académico, debemos intentar lograr la mayor cercanía y empatía posible con los alumnos para poder atravesar con éxito estas situaciones que generan un alto nivel de ansiedad”.

¡Soy abogada!

Recibirte en tiempos de pandemia tiene sus particularidades. Quizás no hay familia y amigos esperándote en los pasillos para festejar el inmenso logro. Son momentos que nos plantean nuevos desafíos en todos los órdenes de la vida. Los más de 20 nuevos profesionales de la UCSF que rindieron su último examen de manera virtual pueden dar fe de ello. Débora Furman, Secretaria Académica de la Facultad de Derecho y Ciencia Política participó en el tribunal de la materia Derecho del transporte, con la que Priscila Álvez se convirtió en abogada.

La flamante abogada contó que siempre creyó que se iba a recibir de forma “presencial y con todos mis afectos escuchándome. Fue una experiencia rara, el tribunal fue super amable, entendiendo la situación, experimentado también esta forma de rendir”. Y como es de esperarse, el término de tanto esfuerzo no quedó en soledad, “después tuve a todos mis amigos y mi familia por video conferencia. Ya va a haber tiempo para festejar cuando se levante la cuarentena”. Priscila también agradeció a la facultad “por la predisposición de tomar las mesas así y a los profesores. Y bueno, me recibí de abogada por teleconferencia”.

Furman acompañó a la docente Florencia Romano en esta experiencia, de la que destaca que “los alumnos se pusieron saco y corbata, estaban todos muy nerviosos; le dieron la seriedad que corresponde”. El dato es que Furman conocía a Priscila del curso de ingreso, por lo que “verla recibirse en esta instancia fue una gran emoción para todas; ir recibiendo estas pequeñas alegrías, que nuestros alumnos se reciban a pesar de las circunstancias nos pone muy felices”.

Leer Más


Nuestras emociones en tiempos de cuarentena

Cuadro de situación
Todos estamos afectados psicológicamente en estas condiciones. El psiquismo “no está preparado para procesar esta realidad, desconociendo los códigos actuales, “se han alterado”. Se debe construir una nueva plataforma en todos los ámbitos de la vida y a la brevedad. Nadie fue entrenado para una cuarentena. Debemos “reiniciarnos” usando un término de la informática. El botón de “reiniciar” se usa cuando una computadora se bloquea o tilda.

Ante este escenario se imponen preguntas: ¿Me contagiaré? ¿Podré reponerme? ¿Y si se contagian los abuelos? ¿Qué pasará con mi trabajo? ¿Cuándo termina esto? En la mayoría de los casos existe preocupación y estrés en relación al no saber qué va a suceder. En casos extremos aparece la ansiedad anticipatoria, asociada a proyectar una situación vivida de manera catastrófica.

¿Qué sucede con nuestras emociones en los tiempos de pandemia? Gabriela Martínez Castro, directora del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad, señala que las consultas se multiplicaron, en cuadros de ansiedad, estrés y depresión. “Pero en todas las demandas hay una cuestión unánime: la dificultad para descansar bien a la noche”.
La presidenta de la Asociación Psicoanalítica Argentina, Claudia Borensztejn afirma que la gente tiene angustia, pero en un 95% sufren problemas para dormir. Agrega que “en general el insomnio es síntoma de una situación de angustia personal”, pero en tiempos de coronavirus “la angustia excede a lo personal, es una angustia real y general”.
Es importante dormir bien asegura Daniel Perez Chada, director de la clínica del Sueño del Hospital Austral, ya que “Los fenómenos inmunitarios están estrechamente relacionados con la cantidad y calidad de horas de sueño, cuantas más horas se duerme, preferentemente a la noche, se genera una respuesta inmune más adecuada”.
La revista médica británica The Lancet (volume 395, march 14/20) publicó un estudio sobre el impacto psicológico de la cuarentena en la población. La revisión indica que una duración del aislamiento superior a 10 días se correlaciona con una mayor presencia de síntomas de estrés postraumáticos, entre ellos el problema para conciliar el sueño.
En otro estudio que publicó el Consejo General de la Psicología en España -17/03- sobre el mismo impacto, indica que la cuarentena es el factor más predictivo de los síntomas del trastorno por estrés agudo: agotamiento, desapego, ansiedad al tratar con pacientes contagiados, irritabilidad, insomnio, poca concentración e indecisión, deterioro del desempeño laboral y rechazo al trabajo.
Ante lo expuesto, se debe aprender a administrar las ansiedades y emociones que nos invaden. Pueden aparecer sensaciones de desesperanza, desolación, frustración o pesimismo. Resulta esencial preservar nuestra salud mental.

Recomendaciones para transitar la cuarentena
Mantener los horarios de sueño y hábitos diarios. Evitar dormir siesta para conciliar el sueño a la noche. El orden y la estructura nos brindan seguridad. Es clave generar diferencias entre semana y fin de semana. Se debe estar con ropa cómoda, pero que no sea la que se usa para dormir. No sobreexponerse a noticias. Consultar fuentes confiables y evitar hacerlo temprano o antes de dormir.

Administrar el tiempo facilita regular las ansiedades. Armar una agenda con tareas y actividades de interés. Promover juegos individuales, en pareja y/o en familia, tocar un instrumento o escuchar música, realizar alguna actividad física, escribir o pintar, lectura de revistas o libros, ver películas. Hacer arreglos y/o limpieza de la casa: pintura, carpintería, placares desordenados. Aprovechar la luz del día.

Mantener activas las redes sociales sin saturarnos. Los miedos y la incertidumbre nos hacen más irritables, sensibles y conduce a estados de vulnerabilidad. El aislamiento y encierro pueden resultar estresantes y son un desafío para la convivencia. Se debe potenciar nuestra adaptabilidad y tolerancia, con “uno” y con el “otro”. El humor “sano” nos carga de energía positiva.

Respecto a los hijos, si son niños explicar lo que sucede de manera sencilla, con la verdad. Poder canalizar dudas y miedos. Explicarles la causa del aislamiento y las medidas sociales y sanitarias que se están llevando a cabo, en un vocabulario que sea comprensible. Si los niños piden jugar hacerlo verdaderamente. Es esencial que haya momentos para el juego compartido y otros para que cada uno pueda hacer lo que le gusta o hacer tareas de escuela o trabajo. Preguntar por cómo marchan las tareas escolares y ayudarles con las que se puedan.

Con hijos adolescentes es conveniente aprovechar espacios para compartir. Instalar “puentes comunicativos” ¿Cómo viven sus amigos estos momentos? ¿Qué hacen y sienten? ¿Qué noticias nuevas han leído de la realidad? ¿Cómo podría mejorarse la situación actual? Permitirles aportar, criticar, e involucrarse.

Es el momento para desarrollar y/o potenciar la empatía: ¿Cómo te sentís con el encierro? ¿Cómo crees que pueden sentirse las personas en situaciones similares o más extremas aún? Reflexionar sobre los valores: ¿Por qué crees que “guardarnos” es cuidar a los otros? Mostrar que el esfuerzo de todos los ciudadanos vale mucho, que la unión y comunión de un pueblo es el camino para el desarrollo y la solución de muchos problemas. Generar una mirada planetaria donde todos somos uno y formamos parte del nuestro medio ambiente.

Si tienes familiares que no viven contigo es importante estar conectados mediante skype, una videollamada o vía telefónica evitando el aislamiento y la sensación de soledad. Si hay personas mayores mantener distancia pues se encuentran en un estado de mayor vulnerabilidad, pero jamás perder el contacto. Este debe ser breve pero más frecuente. Si tienes vecinos mayores ofréceles hacerles las compras. Aparte de ayudarlos es una oportunidad para desarrollar actitudes de solidaridad y servicio.

Si se estás solo procurar activar todos los vínculos familiares y de amistad, además de realizar algunas de las acciones que se han mencionado. Si estás en pareja es recomendable propiciar el diálogo, compartir tiempo de disfrute y ocio, algo tan necesario y escaso en casi todas las parejas. Fortalecer los vínculos afectivos con los seres queridos y con la comunidad es un desafío en todos los momentos vitales, pero en períodos críticos como el actual afecta la supervivencia social. En caso que sea necesario pedir ayuda a un profesional de la salud.

Dr. H. Fabian Castriota,

Decano de la Facultad de Psicología de la Universidad Católica de Santa Fe,

con la colaboración de la Lic. Jesica Suárez Losavio,

Psicoterapeuta y Docente de la Carrera de Psicología de la UCSF.

abril de 2020

Leer Más


¿Estamos ante la emergencia de una nueva mentalidad global?

Los problemas de los procesos de globalización y la hipercomplejidad de la pandemia actual desbordan las formas tradicionales de explicación. Con el advenimiento de la globalización se comenzó a tomar conciencia del cambio climático, la degeneración de la biodiversidad o el alto riesgo de pandemias a escala planetaria. El informe del Comité de Examen en relación con la pandemia por A(H1N1) -2009- llegó a la conclusión de que el mundo está mal preparado para responder a una pandemia grave de gripe o a cualquier emergencia de salud pública que represente una amenaza semejante de alcance global y sostenida (Guía para La gestión de riesgos ante una pandemia de Gripe, OMS, 2017). Queda en evidencia que los países no estaban preparados para enfrentar la pandemia actual. El escrito en curso intenta contribuir a generar una mayor conciencia acerca de la necesidad de una nueva forma de pensamiento colectivo. La mentalidad global, siguiendo a los Profesores Graham Pike y David Selby, hace referencia a la comprensión del mundo como un sistema unificado y a la responsabilidad de considerar los intereses de las naciones individuales con las necesidades globales del planeta.

 

Desarrollo

El coronavirus es la primera gran epidemia de la globalización, según Frank Snowden, experto en historia de epidemias. Estas permiten entender las fibras más íntimas de la naturaleza humana, nos plantean preguntas de vida o muerte y por nuestra actitud ética hacia ambas. Snowden sugiere que las epidemias son “como mirarse en el espejo de la humanidad”. En las crisis emerge lo mejor y lo peor del ser humano y de las sociedades. Ante esta pandemia se reactivan prejuicios de distinta naturaleza. Por ejemplo el denominar al Covid-19 como “el virus chino”, como si hubiera algo en el ADN chino que causó esto. ¿Cuál sería la solución?, ¿construir otro “muro”? Eso puede llevar al colapso de la economía global.

El sociólogo lavoj Zizek ha creído ver en La guerra de los mundos una irónica alegoría de la crisis actual; un virus consigue lo que ni imperios, ejércitos, terroristas o férreas campañas ideológicas habían logrado: poner de rodillas a un sistema que se consideraba definitivo e indestructible, en un dominó de acontecimientos catastróficos que nos lleva a un nuevo y enigmático diseño universal. El advenimiento del Covid-19 dejó al desnudo la insolvencia intelectual y operativa de gobiernos supuestamente sofisticados.Que desoyeron las advertencias científicas, que no se prepararon para una pandemia anunciada y que no hicieron simulaciones económicas para esta eventualidad, afirma Zizek. Pareciera ser que con la misma negligencia y omnipotencia están atendiendo el calentamiento del planeta. En relación a esto último, si analizamos el fenómeno desde la perspectiva generacional pareciera ser que la generación de los líderes mundiales no logran comprender la gravedad de los problemas del planeta. No sorprende entonces que sea una adolescente, Greta Thunberg, el símbolo de la lucha contra el cambio climático.

Es increíble ver en estos días en China, la gran usina industrial del mundo, cómo mejoró el medio ambiente. ¿Hacía falta una pandemia?, ¿qué otros costos tenemos que padecer para generar cambios sustantivos en la conciencia colectiva acerca de este drama mundial? En distintos sitios del planeta se ha observado una significativa disminución de la contaminación y una mejora en toda la naturaleza viviente. Son los mejores ejemplos de que se estaba maltratando la vida de la naturaleza, y que los excesos del mercado provocaban una gravísima polución. La encíclica “verde” de Francisco, como es calificada, es un llamado a salvar el planeta para lo cual sirve una “conversión ecológica”,”ama al planeta como a ti mismo”, sería el principio básico del mensaje papal. Francisco insta a la comunidad internacional a alcanzar acuerdos que fijen la responsabilidad de cada Estado por los daños al medio ambiente. “La crisis ecológica que estamos viviendo es sobre todo uno de los efectos de esta mirada enferma sobre nosotros, sobre los otros, sobre el mundo”, escribe Francisco. En su libro Nuestra Madre Tierra declara que “nuestra generación sea recordada, no por sus errores, sino por la humildad y la sabiduría de haber podido revertir la ruta”.

El escritor español Javier Serra señala que esta crisis sanitaria nos va a obligar a un cambio de paradigma. Estamos descubriendo que muchas actividades se pueden hacer por teletrabajo. Hasta ahora apenas un 5% de los trabajos de España y casi del Occidente civilizado se hacían desde casa. “Ahora, a la fuerza, estamos descubriendo que con la fibra óptica y caudal de información se puede hacer y quizás nos regale convivir más tiempo con la familia”. El escritor agrega que en la cumbre de Ginebra de 1987, Reagan y Gorbachov, en los extertores del final de la Guerra Fría, dijeron que bueno sería recibir una amenaza extraterrestre porque desaparecerían las diferencias entre los dos países. Serra afirma que esto es lo que estamos viviendo ahora, extraterrestre entre comillas y es una amenaza común, que no conoce fronteras, ni raza, ni religión, ni idioma que hablas. “Necesitas asociarte con tu vecino y enemigo tradicional”. Eso es interesante desde el punto de vista humano, como un experimento social que nos obliga a reflexionar y cambiar.

Yuval Harari, historiador, sostiene que solo la cooperación global resolverá la pandemia. Los peores riesgos actuales son la hipervigilancia y el aislamiento nacionalista. Agrega que se debe actuar con responsabilidad, dado que las decisiones que tomen los gobiernos y pueblos en las próximas semanas probablemente darán forma al mundo que tendremos en los próximos años. No solo formatearán nuestros sistemas de salud, sino también nuestra economía, la política y la cultura. Harari sostiene que la tormenta de la pandemia pasará, sobreviviremos pero será otro planeta, dado que muchas de las medidas actuales de emergencia tendrán que establecerse como rutinas fijas:“tal es la naturaleza de las emergencias, aceleran los procesos históricos en fast forward”. Las decisiones que en tiempos normales llevan años de deliberación se toman en pocas horas -explica-. “Las tecnologías peligrosas e inmaduras entran rápidamente en vigor porque los riesgos de la inacción son peores”. Harari exhorta a que tengamos un plan global.

Conclusiones

Se acuerda con Serra en afirmar que la pandemia actual no es de China o Europa, sino que es un problema global y hay casos en 149 países, que son casi prácticamente todos. Debemos recapacitar dónde se invierte la riqueza de este planeta, ¿excesivamente en el fútbol?, ¿en políticas sanitarias de prevención? o ¿en investigación de vacunas?. Esta es la reflexión que muchas sociedades deben realizar. ¿Cuáles son sus prioridades estratégicas? Lo esencial de la inteligencia es la anticipación y la adaptación. En este sentido sería valioso que hagamos un aprendizaje significativo de esta pandemia. Harari sostiene que solo la cooperación global resolverá la pandemia y esto implica la disposición internacional para producir y distribuir equipamiento médico, como kits de tests y respiradores. Así como los países internacionalizan sus principales industrias durante una guerra, el combate contra el coronavirus requiere “humanizar las industrias comprometidas en el bien común”. En “El mundo después del coronavirus”, Harari advierte que el primer dilema es entre la vigilancia totalitaria y el empoderamiento ciudadano; el segundo desafío es entre el aislamiento nacionalista y la solidaridad global. Estamos ante la necesidad de un cambio de paradigma, de un nuevo diseño universal y de una nueva mentalidad global, comprometida con todo lo que nos rodea, de tal manera de garantizar la supervivencia humana, de todo aquello que tiene vida y del planeta en su conjunto.

Dr. H. Fabian Castriota

Decano de la Facultad de Psicología de la Universidad Católica de Santa Fe, marzo de 2020

Leer Más




CONGRESO 2016

“De la Epistemología a la Clínica Sistémica”

Fecha: 11 y 12 de Noviembre de 2016
Lugar: Universidad Católica de Santa Fe, Echagüe 7151
Destinado a: Profesionales y alumnos avanzados de las carreras Psicología, Medicina, Psicopedagogía, Trabajo Social / Asistencia Social, Abogacía, Psicología Social, Counseling y Coaching.
Congreso realizado de manera conjunta entre la Facultad de Psicología de la Universidad Católica de Santa Fe y Escuela Sistémica Argentina.

Arancel

• ALUMNOS UCSF Y ESA: $500 (Inscriptos por grupo de 3 o inscriptos antes del 28/10 $450)
• EGRESADOS UCSF Y ESA: $ 550 (Inscriptos por grupo de 3 o inscriptos antes del 28/10 $500)
• EXTERNOS Y PROFESIONALES: $600 (Inscriptos por grupo de 3 o inscriptos antes del 28/10 $550)

Solicitar ficha de inscripción

Informes e inscripciones:

UCSF: lbfreyre@ucsf.edu.ar – Tel: (0342)4603030 int. 204

ESA: escuelasistemica.santafe@gmail.com Facebook: ESA Filial Santa Fe

 

CONGRESO ESA-UCSF A3

Leer Más



Desde la Perspectiva Psicológica TV

A partir de este sábado 13 de agosto, a las 20:30 hs. los invitamos a disfrutar “DESDE LA PERSPECTIVA PSICOLÓGICA”, una propuesta académica de la Facultad de Psicología con el objetivo de propiciar un mayor acercamiento con la comunidad.
desde-la-perspectiva-psicologica-ucsfEn este nuevo espacio televisivo, el Dr. Fabián Castriota comparte diálogos y entrevistas en Psicología y otras áreas afines con reconocidos profesionales.

 

Todos los sábados a las 20.30 hs. por Somos Santa Fe (Cablevisión).

Desde la Perspectiva Psicológica - Promo TV

Leer Más