La UCSF reunió a nutricionistas de la provincia contra el hambre en Argentina

En el marco de la creación del “Plan Nacional Argentina Contra el Hambre”, la Universidad Católica de Santa Fe reunió a docentes de la carrera Nutrición de toda la provincia para acordar líneas de trabajo comunes. Si bien el foco estuvo puesto en la reflexión acerca de los aportes que brinda la academia al debate del hambre en nuestro país, los profesionales hicieron especial hincapié en la necesidad de regionalizar estas políticas propuestas por la nación.

La coordinadora de la carrera en la UCSF, Celeste Nessier, fue quien motivó el encuentro en el que se abordó la problemática alimentaria en Santa Fe, para contribuir en la búsqueda de soluciones. «Queremos constituirnos como referentes en políticas alimentarias oficiando como espacio de consulta y asesoramiento”, expresó.

Los coordinadores de carreras y docentes mostraron una marcada preocupación por la pobreza, la mala alimentación y los altos porcentajes de sobrepeso y obesidad en la provincia. Nessier puntualizó que «es necesario garantizar el acceso y disponibilidad de alimentos pero al mismo tiempo debemos procurar que estos no profundicen carencias nutricionales que no se visibilizan con el cuerpo».

Fruto de la reunión realizada, y tomando posición en el debate, los nutricionistas santafesinos consideraron que la academia puede contribuir en los siguientes aspectos:

  • Adoptar un rol activo en la evaluación y monitoreo de los programas alimentarios, cuya ausencia es una práctica enquistada; identificando este punto como un aspecto clave de injerencia de la Academia para acompañar en el diseño de evaluaciones de efectividad y eficiencia, persiguiendo obtener evidencia confiable y libre de conflicto de interés.
  • En la misma línea, evaluar una posible superposición de beneficiarios/as y una inadecuada cobertura, que son problemáticas históricas que arrastran los Programas Alimentarios en el país.
  • Contribuir con la Direccionalidad de la política hacia la promoción de la salud y la sustentabilidad. Encuentran que las problemáticas alimentarias tienen correspondencia con la ausencia de un sistema alimentario que garantice una alimentación saludable basada en prácticas sustentables de producción, la producción rural de pequeña escala, la soberanía alimentaria, los productos localmente disponibles, los circuitos de comercialización de pequeños productores y con un enfoque de género y de promoción de los recursos alimenticios propios de la provincia; identificándose éstas, como temáticas nucleares de las acciones universitarias de transferencia, extensión y de docencia universitaria.
  • Advertir que el Estado debe asumir un rol protagónico dentro de su jurisprudencia e integrar transversalmente la problemática alimentaria en sus diferentes Ministerios, con el fin de alcanzar logros comunes e integrales. A su vez, integrando la participación civil y popular en las diferentes etapas de la política.
  • Alertar que, de no multiplicarse los dispositivos de cobro requerido por la Tarjeta Alimentar (posnet) en verdulerías, emprendedores, pequeños productores, feriantes, despenseros, etc; la medida fortalecerá a las corporaciones líderes de supermercados, que ofrecen principalmente alimentos de baja densidad nutricional. Recuerdan que apremia la alta concentración del mercado agroalimentario, en unas cuantas corporaciones transnacionales y por ello consideran esencial la creación y fortalecimiento de la relación entre productores y consumidores, siendo esta Tarjeta una oportunidad estratégica.
  • Alineados a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, identifican que existen las condiciones oportunas para convertir a la herramienta de la Tarjeta Alimentar como una oportunidad de implementación de políticas fiscales de regulación, tal como los subsidios a frutas y verduras y los impuestos a las bebidas azucaradas y alcohólicas, alcanzando la justicia social en el logro de la salud de toda la población.
  • Asimismo, identifican la necesidad de articular estrategias de promoción social y económica para lograr la superación de la pobreza, reconociendo la posibilidad de acompañar y establecer redes con la academia a través de programas y proyectos liderados por las universidades tanto en sus proyectos de Extensión como sus acciones de Responsabilidad Social Universitaria.
  • Resulta imperante promover la Educación Alimentaria Nutricional, comunitaria y territorizalizada, revalorizando los productos y prácticas locales, incorporando los impactos ambientales en las formas de producir y consumir alimentos.
  • Se sabe que el deterioro de la salud y alimentación de todos los grupos poblaciones, se encuentran condicionados a un modelo de desarrollo que reproduce inequidades; por lo que consideramos que éste debe ser el punto de partida que debe primar en los análisis y propuestas alineadas a la erradicación del hambre y la pobreza. Problemáticas estructurales, complejas y sistémicas en nuestro país, implican acciones del Estado que vayan en congruencia.

 

Plan Argentina contra el Hambre

El Plan Argentina contra el Hambre busca fortalecer las acciones que lleva adelante el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional, articulando la gestión del Estado con diferentes instituciones, para asegurar el acceso a la Canasta Básica de Alimentos.

Dentro de sus mecanismos de participación se encuentra el Observatorio Nacional Argentina contra el Hambre, que está integrado por universidades y centros de estudio a cargo del seguimiento y evaluación del Plan; promocionando así la aplicación de las ciencias y de las tecnologías para una mejor calidad alimentaria y nutricional de la población.

Leer Más


Alumnas de la UCSF de intercambio en Valencia

Dos alumnas de nuestra Universidad se encuentran en España desde el 16 de enero realizando un intercambio estudiantil en sus carreras. Se trata de Milagros Montanio y Pilar Solis, estudiantes de Licenciatura en Nutrición y Profesorado en Artes Visuales respectivamente.

Ambas se inscribieron a través del programa de Movilidad Estudiantil que ofrece la UCSF y emprendieron su viaje para realizar esta experiencia en la Universidad Católica de Valencia.

Desde allá nos contaron como fue que tomaron la iniciativa, cuáles son sus expectativas y como transcurren sus primeros días en suelo español.

“Recibí un mail de la Universidad informándome sobre el programa de movilidad estudiantil y, la verdad, es que desde muy chica me sentí motivada por la idea de realizar una experiencia de este tipo en el exterior. Afortunadamente mi familia me apoyó en la decisión y el sueño comenzó a hacerse realidad.” Contó Milagros.

Año tras año, alumnos de nuestra institución tienen la oportunidad de emprender su viaje eligiendo distintas ciudades del mundo para enriquecer su aprendizaje y descubrir otras culturas.

“De los destinos posibles este era el que más me interesaba porque tenía muy buenas referencias sobre la universidad y la ciudad es muy interesante. Tengo muchas expectativas de que esta experiencia me ayude a ampliar mi campo profesional y también para crecer como persona.” Agregó Mili.

Las jóvenes estudiantes fueron muy bien recibidas y transitan de la mejor manera sus primeros días en el viejo continente. “Nos sorprendió mucho la amabilidad de la gente que siempre se mostró dispuesta y atenta para ayudarnos en lo que necesitamos, tanto dentro como fuera de la Universidad. Estoy muy contenta con el destino elegido, los paisajes de valencia superaron todas mis expectativas, es hermoso”, comentó Pilar.

“Espero que en este tiempo pueda conocer mucha gente nueva y enriquecer tanto mi persona como mi carrera profesional”, continuó.

Al igual que Pilar y Milagros, otros alumnos de la UCSF ya aterrizaron en diversos destinos para vivir la experiencia del intercambio.

Leer Más



Exceso de peso, una dolorosa deuda interna

El 41,1% de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país tienen exceso de peso. A los adultos no les ha ido mejor ya que el 63% se encuentra en esa misma situación. Así lo aseguran los Resultados Preliminares de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, presentados recientemente por la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación.

Esta postergadísima encuesta desnuda una realidad incómoda: estamos gordos, tenemos patrones alimentarios basados en productos no recomendados (como bebidas azucaradas, productos de pastelería, productos de copetín y golosinas, que poseen alto contenido de azúcar, grasas y sal y bajo valor nutricional), entornos escolares que acentúan los consumos no saludables y, por si fuera poco, los que pierden son los de siempre. Las desigualdades alimentarias muestran que la baja talla, el bajo peso, el consumo de alimentos no recomendados y la lectura de las etiquetas de los productos, alcanzaron peores resultados en la población de bajo nivel educativo y de ingresos más bajos.

La calidad y variedad de los alimentos para este grupo está comprometida, y más aún en nuestro país donde el 20% más rico se queda con el 50% de los ingresos, y donde más de la mitad de nuestros niños y niñas son pobres.

La obesidad está afectando a la población más pobre, con impactos económico, social y sanitario, comprometiendo la calidad de vida y la longevidad. Además, la obesidad es un pasaporte a un futuro de desventajas. Cuando está presente en los primeros años puede incrementar las chances de perpetuarse en edades futuras a través de las influencias intergeneracionales y durante los primeros años de vida y el riesgo de padecer enfermedades como diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer. Enfermedades que quizás intencionalmente nos las metieron en la cabeza como “no transmisibles”, que se cosechan para toda la vida y que dañan la salud y calidad de vida de las personas.

Esta preocupante situación interpela la tradición de la salud pública que en temas de exceso de peso históricamente se enfocó en la promoción del cambio de la conducta individual, motivado por campañas educacionales. Las investigaciones disponibles nos han demostrado que las intervenciones individuales han logrado marginales resultados en el promedio de descenso de peso. Tenemos que quitarle el guardapolvo médico al problema reducido a la estrategia curativa y comprender que la mirada desde los servicios de salud es insuficiente. Por ello, urge que el Estado, si bien lideró importantes acciones de rectoría sanitaria, no siga postergando la implementación de medidas estructurales.

Lo que se vende en una escuela, lo que se publicita en la televisión no puede quedar dominado por intereses corporativos. Se requieren leyes, regulaciones y medidas fiscales, tales como la subvención de frutas, verduras y pescados e impuestos a los alimentos no saludables (no solo a las bebidas azucaradas).

El problema del exceso de peso hace tiempo se ha instalado entre los profesionales de la salud, pero para la sociedad por ahora es solo un número que parece aún no incomodar. No nos indignamos cuando la publicidad manipula las preferencias alimentarias de los niños y niñas o cuando una industria de alimentos sponsorea un recital o una olimpiada o diseña programas educativos para las escuelas. Se percibe un estado de sedación, que precisa ser desnaturalizado.

Allí está el desafío, lograr que esta problemática sea tomada por las demandas sociales. Quizás la estrategia sería hermanar las agendas de salud con la del medio ambiente que ha resultado tener mejores adeptos, generar alianzas de alto alcance entre la sociedad civil, la academia y los decisores (despojada de intereses sectoriales) y acciones de regulación que promuevan entornos saludables. Todo ello en el marco de la voluntad política y el apoyo técnico de las agencias internacionales de salud, propiciando la construcción de estrategias basadas en la mejor evidencia.

La Organización Mundial de la Salud recomienda a los gobiernos acciones intersectoriales denominadas “Salud en Todas las Políticas”. La mirada de la salud en los programas productivos, en la promoción de alimentos de proximidad, en los marcos regulatorios, en la política escolar, en la investigación transdiciplinaria de los ambientes alimentarios, en la promoción de la salud a lo largo del ciclo de la vida, en las campañas en medios masivos de comunicación, en las políticas de empleo y emprendedorismo y hasta en el diseño de las ciudades y las opciones de traslado que ellas motivan o desalientan.

Tenemos un faro claro y próximo. Chile ha sido pionero en el mundo en promulgar una Ley que hace frente a la obesidad y que es la más estricta del mundo. Pero le llevó 10 años, el liderazgo político de un senador (médico) que promovió un frente parlamentario y el fuerte acompañamiento de la academia y las agencias internacionales de salud. Esta ley prohíbe la venta de productos no recomendados en las escuelas y limita estrictamente la forma que pueden ser publicitados. Y los resultados sobre el entorno alimentario comienzan a visibilizarse. No se pueden poner dibujitos ni personajes en alimentos que no son sanos, y los excesos se declaran visiblemente en el frente del envase con un sello negro de advertencia. Si el ejemplo no es suficiente, acotamos que recientemente otro vecino, Uruguay imitó el modelo chileno. Y hay otros más en la región y el resto se está anotando en la fila, ya que, en Latinoamérica, uno de cada cuatro adultos es obeso.

La encuesta, que se realiza por segunda vez en nuestro país, incorporó nuevas dimensiones que son celebradas como las percepciones de las personas sobre la publicidad y del sistema de etiquetado de los alimentos. Sin embargo, la transformación de los sistemas alimentarios que comienza a ser central en el debate fuerza temáticas como la proximidad de los consumos, sitios de abastecimiento y hasta de desperdicios alimentarios.

Desde la Lic en Nutrición de la UCSF postulamos que comer es un acto político. Por eso cada vez que individualizamos los problemas sociales, mutilamos su origen histórico social y el peligro radica en que las posibilidades de superación olvidan la salida colectiva, ya que se reduce a prácticas individuales. Precisamos a su vez, interpelar el modelo de desarrollo que parecería simular una “factoría de gordos”. Ojalá alguna vez, estos abordajes tomen cuerpo en los debates que trasciendan el ámbito médico y que defiendan la salud por sobre los intereses del mercado. Precisamos de un liderazgo político de la problemática que por ejemplo sea capaz de poner límites a la industria de alimentos sobre lo que ofrece y su publicidad, porque se deben librar batallas donde algunos lobos astutamente se disfrazan de corderos.

Tenemos que convencernos como sociedad que el exceso de peso es un tema capital.

 

Descargar el Informe Técnico 

 

María Celeste Nessier
Coordinadora Lic. en Nutrición – UCSF

Leer Más



La UCSF inauguró los Laboratorios para Ciencias de la Salud

Con la presencia de autoridades, docentes y alumnos, la Facultad de Ciencias de la Salud de la UCSF inauguró los Laboratorios, espacios renovados para el desarrollo de actividades académicas, prácticas y de investigación.

La Facultad de Ciencias de la Salud comenzó sus actividades en el año 2013 con las Licenciaturas en Nutrición y Fonoaudiología; Ciclos de complementación curricular como la Lic. en Bioimágenes, Enfermería, en Gerontología; la Licenciatura en Obstetricia, en Kinesiología, en Terapia Ocupacional, extendiendo sus propuestas a las sedes Rafaela, Reconquista, Rosario y Humboldt.

Teniendo en cuenta que en el año 2018 comenzaría a dictarse la carrera de Farmacia, se inicia un proceso de remodelación de los laboratorios ya existentes, una puesta a punto que demandaría un arduo trabajo, hasta el día de la inauguración de estos renovados espacios.

Con el convencimiento que la sociedad demanda profesionales, en el área de la salud en general, y farmacéuticos en particular, con una sólida formación científica y técnica en el ámbito de sus incumbencias, estos Laboratorios son el espacio para que los alumnos y docentes puedan comenzar a desempeñarse con responsabilidad social, asumiendo su misión profesional como un servicio.

Además, considerando que las químicas en general son ciencias experimentales, su enseñanza, en la UCSF, se lleva a cabo en laboratorios destinados para tal fin. Por ello se modificaron los laboratorios ya existentes, que prestaban servicios a otras propuestas.

Estos nuevos espacios fueron diseñados respetando normas de seguridad y en el marco de las exigencias de Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria.

En la ocasión, se descubrieron placas correspondientes a los integrantes de la Facultad que trabajaron para la concreción de la obra. Seguidamente, el Pbro. Matias Vecino bendijo las placas y las instalaciones.

Finalmente, el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, Dr. Guillermo Kerz brindó unas palabras de agradecimiento a los presentes, para luego, invitar a todos a recorrer los nuevos laboratorios.

Inauguración Laboratorios Cs. de la Salud

Leer Más


Tertulia con Docentes de Nutrición: presentación de sus tesis relacionadas con la nutrición

En el 2020, te esperamos en la Licenciatura en Nutrición con énfasis en Salud Colectiva.

Licenciatura en Nutrición
  Tecnicatura Universitaria en Nutrición Colectiva

Título:
Licenciado en Nutrición
Resolución Ministerial 2444/2013

Títulos intermedios:
Técnico Universitario en Nutrición Colectiva

Sedes donde cursar:
Santa Fe

 

Se otorgan certificados para el CV.

Inscribirse on line para cu confección. Gratuito. 

 

Eventbrite - Tertulia con Docentes de Nutrición: presentación de sus tesis relacionadas con la nutrición

Leer Más



Nutrición en emergencias: un espacio que necesita la mirada de todos

El mundo nos está haciendo llamadas constantes para revisar nuestras prácticas como humanos, como habitantes de un hogar con recursos limitados. También nos invita a pensar en modos de actuar, de arreglar y componer ciudades y países que por momentos se rompen. En estos escenarios de emergencias y desastres, y en la mayoría de los países, lo nutricional no posee el análisis ni la importancia que debería tener. En la búsqueda de soluciones y respuestas, Celeste Nessier, coordinadora de la Licenciatura en Nutrición de la UCSF y especialista en promoción de la salud, representó a la Argentina en el Primer Taller Latinoamericano de Nutrición en el lactante y el niño pequeño en contexto de emergencias, que se realizó semanas atrás en México.

Celeste viajó a Guadalajara, México, habiendo aplicado a una convocatoria propuesta por la Sociedad Latinoamericana de Nutrición (SLAN) para todos los países de América Latina y el Caribe, con el objetivo de generar un taller que abordara una problemática de relevancia para la salud pública. Además de la SLAN, esta actividad fue convocada por UNICEF y el Instituto Nacional de Salud Pública de México, con la finalidad de capacitar y sensibilizar a los profesionales vinculados a situaciones de respuesta a emergencias humanitarias y desastres en el campo de la nutrición y la seguridad alimentaria. De este modo, se pretende proteger y mejorar las prácticas adecuadas en esta porción etárea y en este tipo de contextos.

1505944154_696055_1505946419_noticia_normal

Nuestra región se encuentra expuesta a muchos más desastres que en tiempos anteriores y esto necesita del entrenamiento de los profesionales involucrados, como también una planificación estratégica por parte de los gobiernos para sobreponerse a este tipo de crisis. Específicamente en México, todo esto surge como una problemática y una búsqueda de respuestas luego del terremoto sucedido en 2017, que dejó un saldo de más de 400 muertos y un sinnúmero de afectados por atender tanto en lo físico y nutricional como en lo anímico y mental, englobando a la salud en su totalidad.

“Si lo podemos ver en una comparativa, en la década de los ’60, en la región de las Américas sucedieron 16 desastres. Hoy la cifra asciende a 70, y entre ellos podemos diferenciar lo hidrometereológico, terremotos, huracanes, inundaciones, como así también las corrientes migratorias que ponen en situación de vulnerabilidad la salud de las poblaciones y que se presentan como emergentes sociales que necesitan de una respuesta”, comenta Nessier.

Las amenazas son muchas ya que en el último año no solo aumentó la cantidad sino también las intensidades de los desastres y catástrofes, y en este contexto, un tercio de la población de la Región de las Américas vive en lugares de alto riesgo, en donde aumentó tres veces la cantidad y nueve las pérdidas económicas.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, el taller no solo abarcó lo estrictamente médico-nutricional sino también el análisis de lo que dejan estas situaciones y a lo que exponen. La Lic. en Nutrición habla de un momento de choque que se vislumbra en las pérdidas de activos y medios de vida y en el cómo manejarse luego de esto, ya que el impacto es a nivel doméstico pero también a nivel nacional. Las sequías, por ejemplo, son las que más atañen a las poblaciones, que son las que más secuelas dejan y las más difíciles de sobrepasar.

El ámbito nutricional en los desastres no está muy tratado y menos hablando de los niños pequeños. Muchas veces nos encontramos con una perspectiva enfocada solo en la inocuidad, es decir, que los alimentos no enfermen, pero poco nos ocupamos de la calidad. Es por esto que la intención del taller era pensar cómo reforzar etapas tan vulnerables, como el embarazo o los niños menores de 2 años.  “En momentos tan cruciales, es necesario brindar y crear estrategias específicas para proteger la vida, teniendo en cuenta que los impactos en estas etapas, pueden tener consecuencias a muy largo plazo”, afirmó la coordinadora de la carrera de la UCSF.

Para poder actuar frente a las emergencias es necesario poder distinguirlas entre aquellas que se denominan súbitas o cortas, que tienen como consecuencia la pérdida de vida de un modo muy vertiginoso y rápido, y las más extensivas o persistentes, en donde las vidas se van perdiendo a lo largo de un tiempo determinado, por ejemplo, por desgaste causado por una desnutrición presente y frecuente.

Celeste destacó la importancia de generar este tipo de encuentros y talleres en el marco de un congreso latinoamericano, con representaciones de todos los países, teniendo en cuenta que la experiencia pone de manifiesto variadas fallas al momento de dar respuesta. “Nos encontramos con respuestas lentas, con análisis precarios y parciales de la situación, porque muchas veces en la forma de responder se reproducen y/o profundizan las vulnerabilidades de los grupos poblacionales afectados. Las personas que sufren estas crisis quedan en una total desventaja al no poder acceder a un análisis general e integral de lo que está ocurriendo. Así, tampoco hay respuestas estratégicas desde lo nutricional para los niños, las mujeres o los ancianos, lamentablemente, porque las agendas humanitarias cada vez son más políticas”, comentaba la especialista.

taller-slan-mexico-sociedad-latinoamericana-de-nutricion

Así, en este encuentro latinoamericano se pensaron actividades, marcos de trabajo, se proveyeron documentos técnicos, se marcaron estándares legales, técnicos y éticos, como así también acciones para ser llevadas a cabo previamente, durante y posteriormente a una emergencia en particular.

La coordinadora también habló de diferentes ejes a tener en cuenta en lo que refiere a la salud alimentaria en los países y regiones: la atención de la desnutrición, ya que, el 45% de las muertes de niños en el mundo se deben a esto, pudiendo ser totalmente evitables. La capacidad de prevenir y de actuar deben ser principios rectores, al momento de responder ante un desastre. También puso de relieve, el abordaje comunitario de la nutrición para la recuperación de la desnutrición, es decir, la posibilidad de manejar desde el hogar los hábitos y los alimentos a consumir por cada familia.

Otro de los ejes es pensar en los medios de vida que tiene la población que está atravesando una gran pérdida, tratando de fortalecer aquello que proporciona alimento a las personas de determinada región, para que eso mismo pueda ser una estrategia y una respuesta nutricional frente a una emergencia.

Sorpresivamente, el tercer punto para trabajar en situaciones de emergencia es desalentar la donación de sucedáneos de la leche materna para niños. “Es muy común que, al encontrarnos en estos escenarios, en lo que primero se piensa es en donar fórmulas, chupetes y mamaderas, entre otras cosas. Es necesario desnaturalizar la práctica de la donación de este tipo de productos porque, en la mayoría de los casos, este tipo de desastres hacen que posiblemente no se cuente ni con los medios ni con los utensilios necesarios para preparar dicha fórmula, ni para garantizar que no se contamine. Por otra parte, y más importante aún, un niño que se encuentra en etapa de amamantamiento y entra en el mundo de las fórmulas hace que una etapa de lactancia se pierda. Esta práctica, muy por el contrario de lo que se cree, incrementa la probabilidad de enfermar y/o de morir de los niños en estos contextos”.

Finalmente, se habló de la importancia de involucrar a los medios de comunicación para desalentar esta práctica, como así también de la participación de las ONGs en el mismo sentido, solicitando que sea el Gobierno y los organismos de salud los que se encarguen de la logística y prescripción según el análisis previo de la necesidad o no de este tipo de productos para que solamente sean suministrados si fueran realmente necesarios.

Este taller culminó con la conformación de un grupo operativo de personas capacitadas para dar apoyo técnico directo en la elaboración de planes de trabajo y respuesta en emergencias, desde lo nutricional. En esto, la sinergia entre los representantes de los diferentes países fue fundamental para colaborar mutuamente, sabiendo que tenemos situaciones similares que se responden de diversas formas en lo político, social y económico.

Leer Más


Salud: Nueva Magister en Salud materno Infantil.

logo salud-ucsfsandra maximino. magister

Mgter. Sandra Maximino

Maestria en Salud Materno Infantil

Nutrición y Diabetes gestacional.

Profesora de la Licenciatura en Nutrición

de la Facultad de Ciencias de la Salud

de la Universidad Católica de Santa Fe

¡Felicitaciones de toda la Comunidad Universitaria!

La Resolución 1168 (Coneau) reconoce y define tres tipos de carreras de posgrado: Especializaciones, Maestrías y Doctorados. La Especialización es un título profesional que tiene como objeto ampliar la capacitación profesional, en cambio las Maestrías y Doctorados son títulos académicos de acuerdo a lo que establece la Resolución 1168. La Maestría tiene por objeto proporcionar una formación superior para la investigación y el estado del conocimiento correspondiente a una disciplina o área interdisciplinaria, mientras que el Doctorado busca la obtención de verdaderos aportes originales en un área de conocimiento, cuya universalidad debe procurar, en un marco de un nivel de excelencia. (Fuente: aqui)

Para Agendar y participar:

Jornadas de divulgación Académico-Científico.

6 de Diciembre del 2018

 

Leer Más