ENDUC 10: reflexión ecológica y opción preferencial por los pobres

La Universidad Católica de Santa Fe fue sede del X Encuentro Nacional de Docentes Universitarios Católicos, co-organizado con la Comisión Episcopal de Pastoral Universitaria.

Bajo el lema: «Laudato si’ y la cultura contemporánea. Vanguardias y desafíos de la ecología integral», cerca de un centenar de docentes reflexionaron y analizaron la responsabilidad ética y social del hombre – centro de la creación, imagen y semejanza de su creador, y responsable de la casa común-.

Durante el acto de apertura, el rector de la UCSF, Mgter. Arq. Ricardo Rocchetti se refirió a la responsabilidad que entraña en el rol docente el desarrollo personal de otros, “traigo una frase de San Juan Pablo II, llamándonos constructores de la sociedad, esto pone de relieve la enorme responsabilidad que pesa sobre nuestras espaldas”.

En este sentido y en concordancia con la temática del Encuentro, recordó que la Iglesia anima a intentar una formación integral de las personas en todas sus dimensiones.

Por su parte, el Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Universitaria, Monseñor Gustavo Zurbriggen, expresó su agradecimiento a la UCSF por ser sede, para “este encuentro de reflexión, para estos días de compartir cristiano. Un compartir que nos tiene que ayudar a analizar la misión que el Señor nos ha puesto en nuestros lugares de trabajo, en el mundo de la universidad y en el mundo del pensamiento, de la búsqueda de la verdad”.

Resaltó además que este X ENDUC es fruto del trabajo y el esfuerzo a lo largo del tiempo.

Luego de compartir la oración por la creación, a cargo del Pbro. Carlos Scatizza, Vicerrector de Formación de la Universidad, comenzó el encuentro con la conferencia de María Clara Lucchetti Bingemer, Vicepresidente de la Sociedad Brasileña de Teología y Ciencia de la Religión y de la Asociación Latinoamericana de Literatura y Teología del Brasil.

 

La necesidad de una conversión ecológica

Bingemer comenzó señalando que ya no se piensa un humanismo cristiano antropocentrado, “debe haber una integración del elemento ecológico, del elemento cósmico para pensar el ser humano a partir de la revelación. Y para eso es necesaria una conversión ecológica -puntualizó- es prioridad en el mundo, y de manera especial en América Latina”.

La profesora titular del Departamento de Teología de Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro señaló   que la responsabilidad y el cuidado del medio ambiente es parte integral que el pensamiento teológico que América Latina ha tomado en los últimos 50 años, con la opción por los pobres, y la conexión inseparable entre fe y justicia.

Inició su exposición rescatando los aportes de dos pensadores. Por un lado, el teólogo brasileño Leonardo Boff, pionero en la reflexión ecológica en el sur del mundo, en diálogo con el Evangelio y la ética global. El otro es el Papa Francisco, autor de la encíclica Laudato ‘Si.

Ambos, “postulan una ecología integral que privilegia la relación sobre todo individualismo, y entienden la vida como una conexión de todos los seres, donde todos son interdependientes de todos, y responsables por todos”.

Bingemer profundizó que “el esfuerzo en restaurar las relaciones armoniosas entre la humanidad y el cosmos exige superar ciertos conceptos determinantes, individualistas y económicos. Nos llama a recuperar una noción de la vida tan presente en las culturas pueblos originarios, que veían al cosmos como epifanía, llena de sentido, manifestación del misterio. Una instancia que demanda reverencia y respeto”.

“La contemplación del misterio del cosmos no debe ser vista como una preocupación ascética o estética –únicamente-nacida del ocio, sino como la expresión de una preocupación ética primordial: se debe devolver el cosmos a los hombres y mujeres que fueron desposeídos de los que les tocaba y correspondía de ese cosmos. Esa restitución acompaña la lucha de darle pan al hambriento, techo al desamparado, agua al sediento. Todo esto es devolver el cosmos a todos aquellos que han sido expropiados de él.”

Por lo tanto, afirma Bingemer que ecología, reflexión ecológica y lucha por la justicia están íntimamente conectados. Ambas reflexiones apuntan a la cercanía existente entre el cuidado de la tierra y la opción preferencial por los pobres.

En referencia a la Encíclica Laudato ‘Si, detalló que el Papa Francisco llama la atención, hace una alerta contra la actitud consumista y predatoria. “La principal preocupación del Papa es no separar, bajo pretexto alguno, el compromiso a favor del medio ambiente y el compromiso en favor de los pobres. El documento pontificio propone una nueva idea de progreso, no centrada en una arrogante omnipotencia del ser humano, que se atribuye el derecho de agredir el planeta que habita olvidándose que esta es la casa común de todos. Se trata de buscar un progreso como desarrollo holístico y ecológicamente sostenible que sea el acto fundante de una nueva civilización”- concluyó.

La Casa Común

En el Conversatorio 1 se reflexionó sobre Vivir en la Casa Común. Carlos Nudelmam, Carlos Pagano y Michael Moore, con la coordinación de Héctor Odetti, expusieron sobre el paradigma tecnocrático y gestión del agua; consideraciones para una “conversión” intercultural de la docencia universitaria y los desafíos desde la ecología integral a la teología.

 

Vivir juntos

Frente a la propuesta del Papa Francisco, que nos llama a la conversión ecológica, en el Conversatorio 2 se reflexionó acerca de cómo vivirla en y desde la universidad. ¿Los fines de la universidad pueden ordenarse al bien común? Se retoma el significado clásico del término universitas para redescubrir, desde las funciones esenciales de la universidad, una vocación al respeto por la diversidad, a la búsqueda de la unidad, a la vida en comunidad y a la transformación de los seres humanos. Estas reflexiones estuvieron a cargo de Emilce Cuda, Ana Bonet y la Dra. María Andrea Piñeda, coordinado por Carlos Horacio Torredell.

En Latinoamérica, desde hace más de una década, se registran programas universitarios orientados a la responsabilidad social para el desarrollo sostenible. Estos han tenido enfoques de gestión de valores y de gestión de impactos organizacionales, educativos, cognitivos y sociales. Los mismos han servido de base para repensar las prácticas de formación, investigación y extensión universitarias orientadas al desarrollo sostenible.

Trascender la Vida

El grave problema ambiental puede ser enmarcado por el conocimiento científico y la experiencia estética, que permiten explorar una visión religiosa simultáneamente atenta a la racionalidad y a la belleza, plantearon en el Conversatorio 3 el Prof. Franco Cazzola, el Pbro. Lucio Florio, y el Dr. Aníbal Fornari, coordinados por el Prof. Mario Andino.

En ese sentido, el principio antrópico y la ausencia de contacto con vida en el universo conducen a pensar en lo extraño de que haya una biósfera en la Tierra, y que ésta haya evolucionado hasta nuestro tiempo. El período presente caracterizado como “Antropoceno” introduce una luz de alerta en el proceso de miles de millones de años sobre la delgada capa donde se desarrolla la vida en el planeta.

Por otra parte, la literatura y el arte no sólo nos reflejan la belleza de la vida, sino que también nos describen los signos de la perturbación radical del ambiente natural. En todo caso, la situación demanda un “pensamiento fuerte” que integre ciencias naturales, humanas, filosofía, arte y teología para pensar el futuro de la “Casa común”.

En este sentido, considerar el arte de ‘lo pequeño’ como gesto presente y de ‘lo maravilloso’ como incidencia histórica hacia la conversión ecológica.

 

Talleres

Además, se trabajó en cuatro grupos por afinidades disciplinares. Las conclusiones de cada espacio se pusieron en común a fin de enriquecer las perspectivas. Todos estos aportes fueron recogidos por la Comisión Episcopal de Pastoral Universitaria, y dará como resultado un documento final sobre este X ENDUC.

Leer Más


El OPI estuvo presente en la Feria de las Carreras de la UCSF

Lucía Mayo, coordinadora del Observatorio, conjuntamente con otros integrantes del instituto, se hicieron presentes en el stand de la Facultad de Derecho y Ciencia Política, aportando información sobre las Licenciaturas en Ciencia Política y Relaciones Internacionales y organizando juegos interactivos para poner a prueba los conocimientos de los visitantes.

La Feria tuvo lugar los días 2, 3, 4 y 5 de septiembre en la sede de la ciudad de Santa Fe de la Universidad Católica de Santa Fe y participaron de ella todas las unidades académicas que forman parte de la misma, las cuales exhibieron su oferta académica para el año 2020.

Dentro del stand de la Facultad de Derecho y Ciencia Política, el observatorio tuvo su espacio y los interesados en ingresar a las licenciaturas en Ciencia Política y Relaciones Internacionales, pudieron poner a prueba sus conocimientos en temas relacionados a dichas carreras. El juego consistía en una trivia, con diversas categorías, en las que los participantes debían responder correctamente preguntas al azar y lograr alcanzar el mayor puntaje.

También se proyectó un video institucional, mostrando a los visitantes las actividades que cotidianamente se realizan desde el instituto.

Leer Más


HACIA NUEVAS FORMAS DE ASISTENCIA TÉCNICA PARA HÁBITAT SOCIAL

En noviembre del año pasado fue sancionada la Ley Provincial N°13855 de ASISTENCIA PUBLICA Y
GRATUITA PARA LA CONSTRUCCION DE VIVIENDAS SOCIALES en la provincia de Santa Fe, cuyo proyecto fue presentado a la Legislatura por el Colegio de Arquitectos, a partir de un trabajo realizado por equipos del Distrito 2.

La norma busca facilitar la inserción de profesionales de la construcción desde el ámbito privado en el desarrollo de
soluciones al déficit habitacional, proponiendo en estos casos específicos que sus honorarios sean cubiertos por la Dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo.



Es necesario destacar que, para que ésta y otras políticas sean efectivas, es ineludible además
profundizar en la formación profesional sobre la problemática del hábitat, reconociendo que aún frente a
la gravedad y persistencia del déficit el debate sobre sus posibles soluciones no ha tenido la importancia
que merece, tanto en los ámbitos académicos como en los técnico-profesionales.

A partir de esa necesidad el objetivo de este Seminario es iniciar en la temática a profesionales del ámbito
privado, funcionarios y participantes de equipos técnicos municipales y comunales, asesores, miembros
de organizaciones sociales que estén interesados en desarrollar programas de hábitat y estudiantes
avanzados de las áreas sociales, legales, económicas y constructivas. Las exposiciones recorren las
soluciones aplicadas al problema en la región, sus posibles financiamientos y la importancia de la
participación ciudadana, para finalmente presentar los casos ejecutados en la ciudad de Rosario en los
últimos años.

La iniciativa se enmarca en una línea de trabajo conjunta entre el CAPSF y la UCSF, iniciada en 2011 con
un Curso sobre Herramientas para políticas locales de suelo y promovida en 2015 con el comienzo del
dictado de la Especialización en gestión integral del hábitat, como un modo de aportar desde ambas
instituciones a garantizar el derecho al acceso a una vivienda digna.


DESTINATARIOS
Dirigido a profesionales (arquitectos, ingenieros, economistas, abogados, trabajadores sociales,
agrimensores, comunicadores sociales, etc.), miembros de organizaciones sociales y técnicos de gestión
municipal o comunal, que estén interesados en la formación y actualización de políticas públicas relativas
a la problemática del hábitat. Se permitirá la asistencia de alumnos de los últimos cursos de carreras
relacionadas.

MODALIDAD
El Seminario cuenta con dos modalidades de asistencia. La presencial, que se desarrollará en “El Túnel”
sede Cultural del Colegio de Arquitectos Distrito 2, sito en calle Córdoba 954, Pasaje Pan subsuelo, de la
ciudad de Rosario, cuyo salón tiene capacidad para 60 participantes. La otra alternativa será la asistencia
a través del Aula Virtual, con el fin de fomentar una formación profesional con alcance Nacional, haciendo
foco, especialmente, en la Provincia de Santa Fe. Todos los participantes, deberán optar por una
modalidad e inscribirse, antes del 10 de septiembre.

INSCRIPCIONES
Para inscribirse en forma presencial, podrán abonar la cuota, detallada en el apartado “costos”, en el
Instituto de Formación Continua del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe, Av. Belgrano
650, en el horario de 10 a 14 hs.

Para inscripciones online deberán mandar un mail a info@solidarq.org.ar con los datos personales
(Nombre, DNI, ocupación, teléfono) y recibirán un link para abonar a través del sistema “Todo Pago”. Las inscripciones podrán realizarse a partir del 30 de agosto, hasta el 10 de setiembre inclusive.

COSTOS
Se ofrecen dos formas de cursado:

 Asistencia presencial $550.-
 Asistencia a través del Aula Virtual $550.-

Ambas opciones son indistintas al método de inscripción realizado.
Se entregarán certificados, avalados por ambas instituciones, a quienes hayan cumplimentado con 
el 100% de asistencia. En el caso de quienes hayan cursado por medio del Aula Virtual, los certificados
serán enviados en formato PDF al mail que hayan utilizado para la inscripción al Seminario.

 
ORGANIZA
Este evento es organizado por el Instituto de Formación Continua y el Instituto de Ordenamiento
Territorial y Hábitat del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe Distrito 2 - Rosario – en
conjunto con el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe, dentro del Convenio establecido con
la Universidad Católica de Santa Fe.

Descargar programa completo de la actividad

Leer Más


Culminó el V Congreso Iberoamericano de Personalismo

Con tres conferencias plenarias y el anuncio de la próxima sede, concluyó el V Congreso Iberoamericano de Personalismo. La próxima cita será en 2021 en la ciudad de México.

El sábado 24 tuvo lugar la tercera y última jornada del V Congreso Iberoamericano de Personalismo, que bajo el título “La autorrealización de la persona: personalismo formación y valores” congregó a destacados conferencistas y a más de un centenar de participantes a lo largo de los tres días. La Universidad Católica de Santa Fe, de esta manera se convirtió en el punto de encuentro de docentes e investigadores que intercambiaron sus experiencias y trabajos en torno a la temática del personalismo.

La agenda de esta jornada contó con las disertaciones de Jorge Medina, Rosa Zapien, y Juan Manuel Burgos, quién a su vez fue el encargado de dar el cierre a este V Congreso. Tras agradecer la participación como así también el trabajo realizado por la Universidad para organizar este encuentro internacional, anunció la sede del próximo que se realizará en la ciudad de México.

 

FILIACIÓN Y TRASCENDENCIA PERSONAL

La primera conferencia plenaria del sábado estuvo a cargo del Dr. Jorge Medina, de la Universidad Popular Autónoma de Puebla, quien expuso bajo el título “La filiación como trascendental personal. Apuntes desde Buber y Roszenweig”.

En esta, puntualizó que el ombligo es una demostración de que la persona proviene de la filiación. Es decir, que no proviene de sí mismo, sino que tuvo una “alteridad anterior convocante”. El ombligo es un testigo de que estuvimos atados a una alteridad previa y fundante. A una fuente elemental. El ombligo marca un hacia adentro, un vórtice que se dirige hacia atrás de nuestro ser. Este testifica nuestro ser de hijos”.

Más adelante, señaló a la desumbilicación como un signo que marca la individualidad de la persona: “La desumbilicación no es más que una forma de secularización del carácter creatural de la persona reafirmada como individualidad primigenia. Como tesis subyacente al sistema, como yo original”.

En este contexto, Medina argumentó que más allá del cambio de rol de la persona, siempre se remitirá su condición filial: “Mi paternidad no suprime ni releva mi carácter filial como tampocó la paternidad de mi padre menguó su previa filiación; así como la paternidad de mi hijo tampoco va a menguar la suya. Mi paternidad me hace comprender con nuevos destellos la hondura que implica mi filiación”.

 

 

MODELO INTEGRATIVO PERSONALISTA

 Tras la pausa del café y la posterior entrega de certificados, Rosa Zapién de la Universidad Anahuac, expuso su conferencia denominada “El funcionamiento psicológico de la persona. Una propuesta desde el Modelo Integrativo Personalista”.  Durante la misma, expuso sobre la psicología integrativa personalista que cual “surge de la integración de enfoques teóricos. Su inquietud es la limitación de enfoques basándose en el modelo humanista, sin abrirse a todos los demás desarrollos actuales de la psicología”.

En ese sentido, señaló que para no encontrarse en una incongruencia teórico/práctica, se fue trabajando en el desarrollo de un modelo. “Tiene características, en primer lugar (lo que la hace personalistas) es la parte de la evaluación, tres primeras sesiones que sirven para un diagnóstico integral aplicando herramientas para sacar el estatus como personas. Se evalúa como están las dimensiones de la persona espiritual, psicológica, corporal)”.

Asimismo, describió cómo se pasó a un análisis más operativo a partir de los ejes personalistas, donde se optaron por integrar factores comunes que funcionan en terapia: alianza terapéutica, objetivos claros y plenitud de vida. En ese sentido, puntualizó que “plenitud de vida no es calidad de vida o plena felicidad, sino la integración de la persona en las distintas dimensiones (espiritual, psicológica, corporal). La persona no es un ser acabado, son aproximaciones descriptivos”. Así, se trata de un proceso de acompañamiento de la persona para que sea mejor que antes.

Más adelante, señaló que Plenitud de vida, se mide a partir de los siguientes ejes personalistas: sentido, aceptación de limitantes, objetividad, interpersonalidad. Partiendo de los dos estados donde se puede encontrar una persona: Estado Personalizante y Estado Despersonalizante.

 

IMPLICACIONES EDUCATIVAS DEL MÉTODO DE EXPERIENCIA INTEGRAL

La última Conferencia de la jornada estuvo a cargo de Juan Manuel Burgos, Director de la AIP, quien expuso acerca de las “Implicaciones educativas del método de la experiencia integral”. En el marco de una educación como “el proceso por el que la persona adquiere conocimientos”, sostuvo que la misma se da en el marco de experiencias, “los hombres entramos en contacto con la realidad y con el mundo que nos rodea a través de la experiencia. La experiencia es una vivencia que proporciona contenidos de comprensión de la realidad. En los procesos experienciales nuestro contenido se enriquece.”

Asimismo, señaló que “cuando experimentamos entendemos, somos capaces de alcanzar la realidad. No nos quedamos en la superficie de los hechos, en lo aparente. La experiencia no es la única fuente de conocimiento. Debe ser sensible e intelectual, dado que cuando experimentamos, entendemos. Paradójicamente, se debe afirmar que la experiencia no resulta suficiente: también entra en juego la comprensión en este proceso.”

Sobre las experiencias indicó que hay de cuatro tipos. Experiencias originarias: son las que se experimentan por ser personas y vivir en sociedad, como por ejemplo la de ser varón o mujer o la experiencia de la libertad. Un segundo tipo corresponde a las experiencias ordinarias, que son las que se encuentran presentes en las acciones diarias, como ir a la universidad o charlar con un amigo.

Un tercer tipo la denomina Experiencias innovadoras, que corresponden a situaciones en las que la persona se enfrenta en ese momento y antes no: el ingreso a la escuela secundaria, por citar un ejemplo. Finalmente, detalló con un cuarto tipo las Experiencias configuradas, aquellas que cambian con profundidad nuestro interior: Por ejemplo, la muerte de un ser querido.

 

ACTO DE CIERRE

Inés Riego, referente en Argentina de la Asociación, valoró “el espacio que brindó la Universidad Católica de Santa Fe para encontrarse, para dialogar, y para que los exponentes puedan brindar sus investigaciones y mostrar en qué línea están profundizando la cuestión del personalismo”.

“La maravilla de estos congresos es que más allá de los contenidos en donde intentamos comprender, tenemos una experiencia humana única de relacionarnos entre nosotros; eso que nunca podemos hacer, por ejemplo, con la educación on line. Ese es uno de los frutos más ricos del congreso: conocernos, vernos personalmente, rostro a rostro, y así generar una especie de pequeña gran comunidad personalista”, sostuvo.

Por su parte, Juan Manuel Burgos anunció la localización del siguiente Congreso de Personalismo: “volveremos en México, y en este caso en la Universidad Anáhuac que nos acoge. Por lo cual esperamos volver a vernos todos allí en 2021”.

Finalmente, tomó la palabra el vicerrector de Formación de la UCSF, Pbro. Lic. Carlos Scatizza, quien puntualizó dos “ideas rectoras” que marcaron el camino desde que la Universidad fue designada para ser la sede de este V Congreso. “La primera; que era un congreso que no debía involucrar solamente a la Facultad de Filosofía y Humanidades, sino a toda nuestra Universidad Católica de Santa Fe, a todas las áreas, a todas las facultades y departamentos”, señaló.

La segunda, relacionada al legado que deja el congreso. “El personalismo para nuestra Universidad tiene que ser un modelo de gestión universitaria, donde la persona esté precisamente en el centro. Usando palabras de nuestro Papa Francisco, generar esa verdadera cultura del encuentro, porque la estamos necesitando como norte en el camino de nuestra vida universitaria”, afirmó el Padre Scatizza, al tiempo que valoró la “mirada desde este encuentro como comunidad, no solamente como una empresa educativa, en ese camino que nos planteamos como universidad hacia toda la verdad; sabiendo que la verdad para nosotros es una persona”.

Fuente:  Equipo de Prensa del Congreso de Personalismo, a cargo de los alumnos de la cátedra Estrategia de Prensa – Facultad de Filosofía y Humanidades UCSF

Leer Más


La UCSF es sede del V Congreso Iberoamericano de Personalismo

Con la presencia de destacados expositores, comenzó el V Congreso Iberoamericano de Personalismo en la sede de la Universidad Católica de Santa Fe. Más de 170 asistentes de Latinoamérica, se reúnen bajo la consigna: “La autorrealización de la persona: personalismo, formación y valores”.

 

El encuentro comenzó este jueves 22 y se extiende hasta el próximo sábado 23 de agosto, con la participación de expositores del país y el exterior. El rector de la Casa de Altos Estudios, Mgter. Arq. Ricardo Rocchetti, y el presidente y fundador de la Asociación Iberoamericana de Personalismo, Dr. Juan Manuel Burgos, fueron los encargados de la apertura formal.

Al dar la bienvenida y poner de relieve la importancia de la realización del evento en la UCSF, Rocchetti aprovechó la oportunidad para referirse a las prácticas realizadas para la formación integral de los estudiantes, en línea con el lema del congreso, La autorrealización de la persona: personalismo, formación y valores.

“El Modelo Educativo de la UCSF, que originalmente surgió desde una comisión, recibió interesantes aportes de la comunidad, enriqueciéndose de manera permanente”, destacó.

En ese sentido, valoró que el Modelo “trata la necesidad de disponer, más allá de las especificidades propias de cada disciplina, de trayectos comunes a todos sus estudiantes, presentes ya en la Filosofía y la Teología, a lo que se incorporó el Compromiso Social. Esto permite al universitario tener la oportunidad de aproximarse a las realidades de las personas más vulnerables, “a los más pobres”.

Por su parte, el presidente del Congreso Iberoamericano, Juan Manuel Burgos, agradeció a la Universidad ser sede del encuentro. “Es una alegría poder inaugurar el V Congreso de que es una iniciativa que comenzó hace 8 años, y que se está consolidando como un medio de interacción y de colaboración entre los que estamos interesadas en el Personalismo”, señaló.

Al destacar la cantidad de ponencias, más de 80, con participantes de México, Perú, Colombia, Ecuador y de distintos puntos de nuestro país, valoró la convocatoria en cuanto “responde a las necesidades de formación e investigación para la situación actual en la que nos encontramos. Con un mundo cambiante, en el que hay muy pocas certezas, y donde, en cambio, el Personalismo las ofrece, pero con capacidad de desarrollo. Certezas que nos arraigan en la realidad, pero que al mismo tiempo nos permiten ir avanzando en el Personalismo del siglo XXI” para aplicarlo a la Psicología, Economía, la Educación, y muchas otras áreas del saber.

El acto inaugural se desarrolló en la sede de la UCSF. Allí estuvieron presentes, el presidente del Directorio de la Asociación Civil Universidad Católica de Santa Fe, Dr. Armando De Feo; el vicerrector Académico y vicepresidente del Directorio, Lic. Eugenio Martín de Palma; el vicerrector de Formación, Pbro. Carlos Scatizza; y la directora del Comité Organizador del Congreso, Dra. Anabel Gaitán. Asimismo, participaron demás miembros del Directorio, decanos y secretarios de las Facultades de la UCSF, expositores, docentes y alumnos.

 

PERSONALISMO ANALÓGICO

La conferencia inaugural estuvo a cargo de Mauricio Beuchot, profesor e investigador de la UNAM de México, quien bajo el título “Personalismo Analógico y Formación de valores” planteó adaptar la propuesta a las exigencias del Siglo XXI, idea conceptualizada en varios de sus publicaciones sobre Personalismo analógico.

En su exposición contó “desde hace varios años he estado tratando de articular una propuesta filosófica que en México ha sido bastante aceptada, un personalismo analógico. El símbolo es algo muy importante para la persona. El símbolo es el signo enriquecido de afecto según Françoise Dolto, es un signo cargado de amor. Ella decía que el signo era aquello que nos recuerda a alguien que amamos”.

Asimismo, planteó la necesidad de “hacer una filosofía simbólica para que sea significativa al ser humano. Estamos en un tiempo de símbolos caídos. En la actualidad, filósofos clarividentes como Habermas se preocupan porque muchas sociedades han perdido esa fuente de sentido que es la religión, y no encuentran con qué suplirla satisfactoriamente”.

 

FORMACIÓN DE VALORES

A continuación, tuvo lugar la conferencia plenaria “La dimensión emocional de la Persona en la formación en valores”, a cargo de la Dra. Carmen González, decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UCSF. Destacó que entre las múltiples dimensiones que constituyen a la persona, la dimensión emocional es “aquella que nos permite entrar en contacto con la realidad del mundo exterior y el interior de uno mismo”. Propuso redescubrir la riqueza de las emociones en tanto puente con la realidad y, en consecuencia, fuente de conocimiento y “hacerlo desde la perspectiva de la fenomenología expresada en autores como Max Scheler”.

 

Más adelante, sostuvo que “decimos corporeidad y no cuerpo -para tomar distancia del acento que se pone en la materia-, decimos emocionalidad y no alma -para evitar el dualismo y rescatar esa dimensión de pura afección pasiva- y nos referimos a lo espiritual como aquella dimensión que nos permite tomar conciencia y decidir qué hacer con todo lo que vivimos. (…) Toda persona está constituida por estas tres dimensiones inescindible: no hay corporeidad sin conciencia de serlo ni conciencia sin afecciones o padecimientos y posibilidad de elegir qué respuesta dar o cómo actuar”.

Entre otros conceptos relevantes, valoró el hecho de “comenzar a considerar las emociones como fuente de conocimiento: ellas nos dicen algo del mundo, pero también dicen mucho de nosotros mismos en relación a todo lo que nos rodea. Siendo esa fuente de conocimiento, cumplen también la función de motivar a nuestros actos puesto que, si lográramos desconectar nuestras emociones de nuestra razón, sería posible que no nos sintiéramos motivados para actuar”.

En esa línea, sostuvo que “una formación en valores que pudiera partir de la experiencia emocional de los alumnos le diría mucho más que partir de una definición conceptualizante del valor. Sabemos que se aprende mejor cuando la experiencia está atravesada por la afectividad; sin embargo, ¡qué pocas son las acciones en las que en nuestras aulas partimos de hacer experiencia con los estudiantes!”.

 

POR LA TARDE

Por la tarde, la jornada continuó con las mesas temáticas de Antropología y teoría del personalismo, Educación. Cultura y fenómeno religioso, Salud Psicofísica, Filosofía Social, y Arte y Estética, donde se desarrollaron más de treinta ponencias referidas a las temáticas en cuestión.

El Dr. Burgos presentó el Master Online de Antropología Personalista, organizado por la Asociación Española de Personalismo. El mismo ofrece una visión integral y moderna de la persona; permite iluminar temas como: afectividad, libertad, muerte y destino, varón y mujer, ética, interpersonalidad, trascendencia, entre otros y, además, integrar la acción personal en el contexto social exponiendo los rasgos clave de la familia, la bioética. la sociedad y el Estado.

En la actualidad, es el único máster que ofrece esta formación específica y está dirigido a graduados, licenciados y profesionales que desean formarse en antropología o filosofía personalista.

 

“MIRADA JESUÁNICA”

Por último, el Fray Michael Moore presentó su conferencia titulada “La autorrealización de la persona a la luz de la Humanidad de Jesús de Nazaret”. En su exposición, hizo hincapié en que “desde nuestra óptica de fe, hablar de autorrealización de la persona y de su horizonte axiológico, exige volver a fijar la mirada en Jesús”.

Más adelante, expresó que “la angustia existencial que invade gran parte de nuestra sociedad desarrollada, económicamente hablando, hunde sus raíces en una experiencia de la contingencia de no valer, de ser insignificante, de no ser querido que conduce a la no aceptación de sí mismo; y a la consiguiente pérdida de dignidad o a irracionales intentos de autojustificación y autofundamentación.  Pero ninguna de esas reacciones logra superar el círculo vicioso destructor de la autorefencialidad.”

Planteó que, en cambio, “desde lo revelado en Jesucristo se nos invita a abrazar la contingencia y entregarla con humilde confianza a quien es nuestro fundamento absoluto, origen y meta: el Abba. El valor y la suprema dignidad del hombre que nada, ni nadie puede borrar, reside en el amor de Dios irrevocablemente ofrecido en el Hijo como cada hijo: amor que lo justifica, lo dignifica, lo perdona y lo libera.”

En esa línea señaló que “Jesús es el Hijo y su proyecto era de Dios y sigue adelante. La humildad de Jesús se postula, por tanto, como paradigma de camino de autorrealización para el hombre.” Así, desde un paralelismo entre la autorrealización de Jesús y la autorrealización del hombre, postuló que se hace necesario volver la mirada de ese hombre concreto; volver la mirada a Cristo.

Fuente:  Equipo de Prensa del Congreso de Personalismo, a cargo de los alumnos de la cátedra Estrategia de Prensa – Facultad de Filosofía y Humanidades UCSF

 

Leer Más


AQUÍ ESTAMOS: la formación de formadores como proyecto existencial

 En el marco de las 26º Jornadas para Institutos Superiores de Formación Docente – CONSUDEC que se realizaron en nuestra universidad, la Dra. Carmen González reflexionó acerca de la vocación y misión de docentes que forman a futuros docentes.

 Es caprichoso el azar

Fue sin querer…
Es caprichoso el azar.
No te busqué
ni me viniste a buscar.
Joan Manuel Serrat

 

¿Por qué estamos aquí?

Sin, duda, no estamos aquí por azar sino como efecto de una respuesta más menos velada, más o menos consciente a una llamada, una vocación. Sería triste reconocer que “andábamos por ahí”, pasábamos por donde no debíamos pasar – como dice Serrat- y decidimos estudiar un profesorado. Sin embargo, muy pocas veces hacemos el ejercicio de pensar por qué estamos aquí. Darnos hoy el espacio para esta pregunta nos permitirá redescubrir la llama que alimenta nuestra acción y -Dios quiera que podamos decirlo- también nuestra pasión.

La primera respuesta a esta pregunta, para nada trivial, podría ser que estamos aquí porque amamos la educación o más bien -ya que amar abstractos, amar ideas, es poco humano- porque amamos educar. Ahora, ¿qué es educar? Si hemos transitado la formación docente, si nos dedicamos a esto con pasión, también sería evidente decir que sabemos muy bien que educar es permitir(nos) ser más. Es esa tarea maternal/paternal de comprometernos con el cuidado del otro para que puedan ser todo lo que pueden ser.

Y si somos docentes en institutos de formación docente estará mas que claro que educar es despertar en nuestros alumnos -futuros docentes- ese compromiso moral con el cuidado del otro. Ser docentes en un instituto de formación docente es mucho más que ser un profesor; es ser un constante motivador de esa vocación que nos trajo hasta aquí, no por azar. La denominada “formación de formadores” no podrá quedar entonces en la planificación y desarrollo de ciertos contenidos exigidos institucionalmente, ni mucho menos en el despliegue más o menos ingenioso y creativo de didácticas que sepan “atraer” a los futuros alumnos y nos permitan transmitir “aprendizajes significativos” …será, más bien, la tarea inquietante de inquietar día tras día con la pregunta del por qué estamos aquí. Será, en definitiva, la tarea de mantener despierta la mirada de los futuros docentes hacia su propia vocación porque detrás de cada planificación de clases deberá estar viva la pregunta del para qué lo hago. Y será plenamente fundante la respuesta que nos repita una y otra vez: “porque quiero que sean más”!!

¿Qué es educar?

“¿Qué otra cosa queremos alcanzar con la educación, sino que el joven que se nos ha confiado llegue a ser un hombre verdadero y sea auténticamente él mismo? Pero, ¿cómo se puede alcanzar esta meta? Una cosa parece clara: para poder alcanzar esto, el educador debe poseer una clara percepción y un juicio verdadero sobre todo ello: en qué consiste la meta de la educación, es decir, el verdadero ser del hombre y la verdadera individualidad.”

 

Estas son palabras de Edith Stein en una conferencia titulada “Verdad y Claridad en la enseñanza y en la educación”, en el año 1926, cuando era profesora en la Escuela de Magisterio de las Hermanas Dominicas de Espira, Alemania. Ella nos lleva al centro de la pregunta que hoy debemos volver a pensar: cuando decimos educar, ¿a quién se dirige nuestra acción? En primer lugar, debemos decir que quien (se) educa es la Persona puesto que solo las Personas pueden educarse. Sólo las personas están constituidas por rasgos o facultades que le permiten ir haciéndose, ir siendo cada vez más plenos.

Algunos filósofos españoles denominan a este rasgo como lo propio de ser “proyectos inacabados”, siempre pro-jectados, es decir, movidos a ser más que aquello que comenzamos siendo. Venimos al mundo como los seres mas desprotegidos e inacabados desde el punto de vista natural o biológico, pero en esa carencia radica la mayor riqueza de las personas: poder decidir qué quiero ser.

En los tiempos que vivimos, una afirmación como ésta podría abrir la puerta a una serie de manifestaciones tan de moda como el supuesto derecho a decidir qué quiero ser, tal y como si al llegar a este mundo fuéramos una nada que tiene por delante todo el abanico de posibilidades para elegir quien quiere ser (nada más cercano a la sensación de angustia real de  estar frente a una inmensidad con la obligación de elegir sin saber qué ni para qué, pero  en una solitaria libertad).

Nada más lejos de esta idea es aquella que nos invita a convertir nuestra vocación docente en un real proyecto existencial. Por medio de la educación toda persona, tanto la del docente como la del alumno, va actualizando sus potencias; aquellas que les fueron dadas desde el momento en que comenzamos nuestras existencias pero que solo serán potencias -es decir, capacidades- si no encuentran a quien las descubra y ayude a desarrollarlas. Somos desde el primer instante de nuestras existencias una integralidad de corporeidad, afecciones y conciencia libre. La ciencia del hombre que nos haga capaces de comprender al propio ser humano, deberá ser una ciencia “omniabarcante” que lo estudie en su individualidad y en su sociabilidad, en lo corporal, lo psicológico-anímico y lo espiritual, en sí mismo y en las realidades espirituales a las que da lugar y de las que forma parte, como la comunidad, el estado, el lenguaje, etc. La individualidad es consustancial al ser humano, y en la vida real lo que encontramos son seres humanos concretos, que podemos entender y explicar en lo esencial como una persona espiritual, pero este individuo vive en relación con sus semejantes formando parte de colectividades como la tribu, el pueblo o toda la humanidad, y por ello no puede obviarse ese estudio en quien educa a niños o jóvenes.

Educar será, pues, tender la mano a quien está entrando en el mundo cultural de la Humanidad que siglo tras siglo produce y cristaliza conocimientos que pueden mejorar nuestra calidad de vida. No podemos renunciar entonces ni a ejercer nuestra autoridad -en tanto responsabilidad y no poder- ni a la transmisión de una tradición cultural que lejos de repetir fosilizando los conocimientos los ofrece para una nueva y constante resignificación. Estamos aquí, en resumen, porque tiene sentido ser mediadores entre la historia de la Humanidad y el presente de unas personas que quieren ser más y mejores seres humanos.  Estamos aquí porque podemos renovar día tras día la vocación de despertar nuestras conciencias a través de la formación de formadores.

 

¿Cómo formar formadores?

 

En principio esa descripción que acabamos de ver puede dejarnos en un terreno plagado de incertidumbres, tironeos y exigencias pesadas de cumplir. Sin embargo, no hay allí nada nuevo respecto de lo que venimos hablando; al comienzo se nos plantea el desafío de estar frente a una sociedad, unos padres, unos alumnos y un sistema educativo que espera de nosotros que seamos “idóneos, cultos y agentes de cambio” … ¿por qué debería ser éste un reto para el docente del siglo XXI si aceptamos la vocación que nos compromete en el cuidado del oro para que sea más? Es decir, si hemos definido a la educación como ese compromiso por hacer que cada uno de nuestros alumnos sea más… ¿cómo puede un docente no ser agente del cambio?!

Luego se describe como aspiración de la sociedad, que los docentes “actualicen constantemente sus conocimientos” …pero si decimos que los educadores son los mediadores entre el legado de la cultura y las nuevas generaciones, ¿cómo no estar actualizando permanentemente nuestros conocimientos?!

Luego, hacia el final se nos recuerda que los estudiantes de hoy exigen una educación compleja y que nosotros somos los responsables de nuestro aprendizaje…claro… ¡por eso estamos aquí!!! Lo que quiero mostrar es que solemos caer en la tentación de sentir que estamos sobre-exigidos y que se pide demasiado de nosotros cuando “nos preparamos para otra cosa” y “los alumnos eran distintos” …en realidad, si transitamos la formación docente hace un tiempo como estudiantes y hoy como docentes “no es por azar” sino porque es parte de un compromiso existencial. Vivimos para educar y para ayudar a otros a que lo hagan, con sentido y sino, será hora de ir aceptando que confundimos la vocación docente con una profesión más. Será hora de repensar qué docentes queremos ser.

Aún así, la formación de formadores se encomienda también a organismos oficiales de gobierno que trabajan por orientar mejor nuestra tarea y todos esos retos que veíamos en el video también son asumidos por quienes nos proponen un modo adecuado de llevar adelante la tarea docente. Por ejemplo, el Consejo Federal de Educación, en la Resolución N° 286/16 aprueba el Plan Nacional de Formación Docente 2016-2021 para orientar la formación inicial y continua de los docentes. Allí leemos que “este plan propone políticas para formar profesores sólidos, autónomos, críticos, creativos y comprometidos”[1], es decir, que se propone brindar líneas de orientación para hacer que los docentes seamos competentes y agentes comprometidos con el cambio. Para ello centran su propuesta en cuatro principios que guiarán las políticas nacionales de formación docente y que, por ende, deberíamos atender:

  • Un principio vinculado con la justicia educativa por la cual los docentes deberíamos ser capaces de lograr que todos los estudiantes desarrollen sus capacidades fundamentales comunes considerando, a la vez, los diferentes contextos, culturas y estilos de aprendizaje.
  • Un segundo principio que apunte a la valoración del docente “promoviendo su desarrollo, fortaleciendo su motivación, capacidades y colaboración entre ellos”[2].
  • Un tercer principio que busca la centralidad de las prácticas interpelando las prácticas profesionales a lo largo de toda la formación inicial y “abriendo las aulas a otras miradas para expandir la reflexión pedagógica sobre cómo construir una enseñanza eficaz, ética y con sentido de justicia social”.
  • Un curto principio que busca renovar la enseñanza incorporando nuevas tecnologías, pero “sobre todo renovando la experiencia escolar a través de prácticas pedagógicas abiertas a la diversidad, la expresión, la exploración…a la pasión por aprender durante toda la vida”.

No hay forma de pensar que la formación docente se acaba al finalizar el trayecto en los Institutos, la capacitación permanente es resultado de una mirada continua sobre nuestra vocación en los contextos en los que nos toca actuar.

Ahora bien, una mirada que vuelve sobre nuestra vocación nos exige también una mirada sobre aquellos a quienes consagramos esa vocación. Es verdad que las nuevas generaciones de estudiantes -de todos los niveles de la educación formal- reclaman una revisión de los modos en que vinimos ejerciendo nuestra docencia hasta ahora.  En la Resolución N° 330/17 el Consejo Federal de Educación podemos encontrar otra guía; allí se afirma que: “Garantizar el derecho a aprender en el siglo XXI implica que todos los estudiantes puedan desarrollar las capacidades necesarias para actuar, desenvolverse y participar como ciudadanos en esta sociedad cada vez mas compleja, con plena autonomía y libertad” y ofrece, en consecuencia el Marco de Organización de los Aprendizajes en el cual se indica transformar los procesos de enseñanza desde la perspectiva de las disciplinas hacia la perspectiva de las habilidades o competencias que atraviesan los contenidos disciplinares.

Podríamos creer que estamos hablando de este tipo de demanda:

 

y entonces llenamos las aulas de computadoras y estamos listos para encarar los nuevos desafíos. Lo que esos chicos describen como en el nuevo modo de aprender que ellos necesitan, nos reclama los docentes el desarrollo de ciertas habilidades. El MOA del que hablábamos recién menciona seis capacidades fundamentales para los procesos de enseñanza y aprendizaje de aquí a 2030:

  • Resolución de problemas: el estudiante reconoce los saberes adquiridos que le son útiles e identifica los saberes que necesita adquirir.
  • Pensamiento crítico: supone analizar datos e información que le permiten al estudiante argumentar sus posiciones.
  • Aprender a aprender: implica conocer y comprender las necesidades personales de aprendizaje.
  • Trabajo con otros: desarrolla la capacidad de interacción, escucha y reconocimiento de las diferencias.
  • Comunicación: supone la posibilidad de seleccionar y procesar críticamente la información obtenida de distintas fuentes poniendo en relación ideas y conocimientos nuevos con los ya adquiridos.
  • Compromiso y responsabilidad: capacidad de comprometerse con otros interviniendo de modo responsable para con uno mismo y con los demás.

Por lo que vemos, estos estudiantes del siglo XXI requieren docentes permanentemente en revisión de sus prácticas y que asuman mas que nuca su rol de mediadores. El docente es siempre un puente entre la cultura y sus “nuevos habitantes”, no para repetir el conocimiento sino para provocar preguntas que muevan a nuevos conocimientos alentando el trabajo colaborativo, respetuoso y crítico de las nuevas generaciones. En eso consiste la autoridad del docente que debe ser, como vemos, un docente permanentemente “revisado” por sí mismo en sus propias prácticas. En esto consiste la formación permanente a la que estamos convocados.

Consideraciones finales

Como Decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades de esta Casa tengo en mis manos y por estos días la presentación de tres Planes de estudio de Ciclos de Complementación Curricular que pretenden revalidar los títulos de formación inicial en institutos no universitarios para otorgar títulos de Profesorado en enseñanza superior; con ocasión de esta presentación tuve la oportunidad refrescar esta idea de una formación continua en vistas a una pronta acción de evaluación y acreditación de la calidad de la formación docente de parte de una comisión nacional creada a tal fin. En ese contexto vuelvo a encontrarme con esta invitación a pensar la formación docente “como un proceso integral que tiende a la construcción y apropiación crítica de saberes disciplinares y de herramientas conceptuales y metodológicas para el desempeño profesional. Se trata de un proceso permanente que se inicia con la formación de grado y se continúa a lo largo de toda a carrera profesional”[3].

¿Por qué estamos aquí? Nos preguntábamos al comienzo de esta exposición y creo haber podido desandar algunas cuestiones que nos ayudan a responder esta pregunta. Estamos aquí, esta mañana, porque nuestro rol de formadores de formadores no puede dejarnos indiferentes ante las demandas del contexto en el que ejercemos nuestra vocación. Estamos aquí porque creemos urgente seguir revisando nuestras prácticas, nuestros suelos tan seguros por momentos y tan resbaladizos tan a menudo; necesitamos volver a preguntarnos si haber entrado en el Instituto como docentes fue por azar o fue la respuesta a una llamada. Responder optando por la segunda opción es reconocer la necesidad de mantener encendida la llama que nos anima, a seguir siendo “fuego que enciende otros fuegos”, a seguir siendo, más que docentes, educadores.

 

[1] ANEXO RES. CEF N° 286/16, pag. 3

[2] Ibid, pag. 5

[3] LINEAMIENTOS GENERALES DE LA FORMACIÓN DOCENTE COMUNES A LOS PROFESORADOS UNIVERSITARIOS, Consejo Interuniversitario Nacional, 2012, pag. 2

¿Cómo formar formadores?

[video src="https://www.ucsf.edu.ar/wp-content/uploads/2019/08/consudec-1.mp4" /]

Leer Más


Experiencia de alumnos de Comunicación y el Centro de Día Mirar al Sol

Estudiantes del 3° Año de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación desarrollan un proyecto de intervención junto al Centro de Día Mirar al Sol.

Los concurrentes al taller de radio del Mirar al Sol, realizan prácticas reales en el Complejo Multimedial de la UCSF junto a los alumnos de la cátedra Práctica Profesional de Radio, acompañados por los profesionales del Centro.

La radio, en su dimensión comunitaria, constituye un excelente espacio para la creación de tramas comunicacionales con fines terapéuticos, integradores, inclusivos y socializadores. En esta práctica específica, los estudiantes configuran, planifican y ejecutan actividades de producción y realización radial orientadas a la creación de sentidos colectivos, que luego circulan entre todos los participantes del taller.

Y así, la radio se convierte en un puente, en un espacio de expresión libre, en una invitación a la imaginación y a la creación, en un escenario de superación personal; traspasando toda visión instrumental y comercial del medio.

Los alumnos participantes son Gonzalo Fracchia, Marianela Moreyra, Agustín Nicolet, Gianfranco Papini y Lucia Quirelli; los docentes Santiago Passeggi y Gina Franzini; y, parte del equipo del Complejo Multimedial, Danilo Mettini y Melina Montti.

 

 

 

Leer Más


Claves del Consumo Sostenible

Existe amplio consenso en afirmar que la crisis ambiental global va más allá de la problemática ecológica. En última -o primer- instancia, remite a una dimensión cultural subyacente que tiene que ver con la forma de pensar y de relacionarse con el mundo.

La inclusión de este tema en la agenda 2030 de la ONU, particularmente en el Objetivo de Desarrollo Sostenible n° 12 “Producción y consumo sostenible”, la publicación de la encíclica Laudato Si’, ponen en evidencia la urgencia de un cambio. Y este es el tema a partir del cual la Ingeniera ambiental, Anabel Rocío Orellano, reflexiona acerca de la sostenibilidad y el consumo sostenible.

Para entender el concepto de consumo sostenible, primero tenemos que definir qué entendemos por sostenible o sostenibilidad. Esta tendencia mundial indica que los seres humanos de hoy tenemos recursos limitados para satisfacer nuestras necesidades, y no debemos comprometer los de las futuras generaciones impidiendo que puedan satisfacer sus necesidades, ni la biocapacidad del planeta, explica Orellano. La idea de sostenibilidad abarca el desarrollo social, ecológico, económico, cultural de forma armónica con el entorno, en relación con nosotros mismos, con las demás personas y seres.

El consumo sostenible se refiere a las acciones personales que, como ciudadanos y consumidores, debemos llevar adelante. Buscando que nuestras acciones conscientes no impliquen una perturbación al entorno y a las generaciones futuras. Para esto hay que tener en cuenta que la decisión sobre el consumo no es un acto aislado, sino que responde a una compleja interrelación entre factores culturales y sociales, características personales, valores y estilos de vida.

Si pensamos en nuestro día a día, la cantidad de recursos naturales que utilizamos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos- vestimenta, alimentación, transporte- implican una cantidad de aire limpio, agua, suelo y demás recursos que estamos tomando: ahí está nuestro deber de consciencia, de responsabilidad.

Uno de los objetivos del consumo sostenible es que como ciudadanos seamos conscientes y actuemos al respecto. Para esto es clave la información disponible, la accesibilidad a opciones sostenibles y la motivación para la adquisición de hábitos consientes.

 

Aliados para la sostenibilidad

Respecto a las motivaciones de fondo que propician una transformación efectiva, la literatura reporta dos experiencias transformadoras. Por un lado, la conexión con la naturaleza, como una de las maneras de generar esta conciencia que motiva a la acción. La experiencia de viajar, vivir, compartir en entornos naturales hace que podamos tomar perspectiva de la importancia de proteger y cuidar la “casa común”.

Por otro lado, la experiencia religiosa o espiritual puede ser una de las experiencias más profundas e influyentes en el comportamiento. Las religiones -cristianismo, judaísmo, islamismo, budismo, hinduismo- proponen un ideal de vida simple, austera, solidaria, de responsabilidad para con los otros; y esto se condice con estilos de vida en donde debería primar un consumo sobrio y necesario, la conciencia del otro y de los otros, y la responsabilidad para con el ambiente. También en la esfera colectiva, las tradiciones religiosas en todo el mundo tienen una gran influencia social, educativa, política y cultural, lo que las convierte en un potente aliado para la sostenibilidad.

En el fondo de lo que se trata es de reflexionar sobre qué tipo de vida queremos llevar, cuáles son nuestras prioridades, qué entendemos por calidad de vida, siendo consientes de nuestra interdependencia con todo lo que existe.

 

Si querés saber más sobre consumo sostenible, te invitamos al Seminario: “Consumo Responsable y tradiciones religiosas: aliados para la sostenibilidad”

 

Leer Más