Itinerario dialógico del filosofar latinoamericano

SEMINARIO ABIERTO – 2020
ITINERARIO DIALÓGICO DEL FILOSOFAR LATINOAMERICANO
Dr. JUAN CARLOS SCANNONE, S. J.

Iª Sesión – martes 20 de octubre de 11:30 a 13:30
Lic. Luciano Maddonni – USAL-UNSAM
Liberación, sabiduría popular y gratuidad. Momentos fundamentales del pensamiento de Juan Carlos Scannone
Dr. Carlos Hoevel – Filosofía-Economía-UCA/BA
La perspectiva socio-política de liberación en la filosofía de JCS

IIª Sesión – martes 27 de octubre – 11:30 / 13:30
Lic. Francisco Bodean – Universidad Católica de Santa Fe
Maurice Blondel en la génesis del pensamiento de JCS
Lic. Tomás Domergue – Universidad del Salvador/San Miguel
La ontología de Martin Heidegger y los primeros desarrollos del filosofar de JCS

IIIª Sesión – martes 3 de noviembre – 11:30 / 13:30
Dr. Aníbal Fornari – CONICET-UCSF
La fenomenología hermenéutica de Paul Ricoeur y la mediación histórico-cultural en el filosofar de JCS
Dr. Federico Viola – CONICET-UCSF
Consideraciones en torno al concepto de praxis desde el pensamiento de JCS y Emanuel Levinas

IVª Sesión – martes 10 de noviembre – 11:30 / 13:30
Dr. Daniel López s. j. – Universidad Católica de Córdoba
Fenomenología de la donación de Jean-Luc Marion y dimensión teológica de la filosofía primera en JCS
Dr. Ariel Fresia – Universidad de Buenos Aires
Contribuciones de JCS a la epistemología teológica de la Teología del Pueblo

Vª Sesión – martes 17 de noviembre – 11:30 / 13:30
Diálogo de síntesis abierta con los expositores: Perspectivas de investigación y desarrollo en la obra de JCS

Organización e inscripción: institutofilosofia@ucsf.edu.ar

Facultad Filosofía y Humanidades-Universidad Católica de Santa Fe – Argentina.

Acompaña:

 

 

 

Leer Más


1 de septiembre “Jornada de Oración por el cuidado de la Creación”

Del 1 de septiembre al 4 de octubre “celebraremos con nuestros hermanos y hermanas, cristianos de diversas Iglesias y tradiciones elJubileo de la Tierra, para conmemorar el establecimiento, hace 50 años, del Día de la Tierra” y que dará inicio con el Día Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación” (Francisco,30 de agosto 2020).

Dios de la creación
Al principio de los tiempos nos diste un mandato:
Cuidar y ser responsables de la creación
a través de las generaciones lo que habías creado.

Hoy, nos arrodillamos en este mismo mundo
que es parte de tu creación
Un mundo que en muchos aspectos y
lugares es más espléndido que nunca,
pero en otros, lo hemos mancillo hasta dejarlo irreconocible.

Aparta de nosotros nuestra propia inconsciencia.
Ayúdanos para que nuestras obras sean reflejo de Tu luz
Ayúdanos a reparar el mundo que creaste para nuestro sustento,
de modo que podamos volver a ver en él, la belleza
y armonía que tu creaste. Amén

El 1 de septiembre de 2019, durante la Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la Creación, el Papa Francisco dirigía estas palabras: “Cada fiel cristiano, cada miembro de la familia humana puede contribuir a tejer, como un hilo sutil, pero único e indispensable, la red de la vida que abraza a todos. Sintámonos involucrados y responsables de cuidar la creación con la oración y el compromiso. Dios, «amigo de la vida» (Sb 11,26), nos dé la valentía para trabajar por el bien sin esperar que sean otros los que comiencen, ni que sea demasiado tarde”.

Leer Más


No hacer como si nada pasara. No pasar como si nada quedara

Dra. Psp. Verónica Rebaudino*
Equipo Hoy por el Futuro – UCSF

El comienzo de la pandemia ha irrumpido en nuestras vidas de manera inédita. De repente nuestra cotidianeidad y sus rituales se vieron transformados en todos sus aspectos y dimensiones.

La educación, como campo de estudio y como práctica, también se vio sustancialmente sacudida por este virus. Algunas certezas quedaron evidentes en este tiempo. Tenemos un sistema educativo desigual, con fuertes inequidades, que reclama urgentes inversiones para garantizar el derecho a la educación, la calidad educativa y la justicia curricular. Los riesgos de la deserción y el abandono escolar están latentes en todos los niveles y modalidades del sistema. La pobreza, la marginalidad y los problemas de acceso a la conectividad hacen tambalear a muchos en sus posibilidades de sostenerse en su escolaridad. Las respuestas corren tras la celeridad de los acontecimientos, sembrando perplejidad y contradicciones en un campo social empobrecido, vulnerable y en riesgo.

Ahora bien, podríamos preguntarnos en el medio del vértigo desatado, de las decisiones urgentes y no siempre bien planificadas, de los miedos y las fantasías generadas, de la incertidumbre generalizada, qué nos está enseñando esta compleja situación.

En primer lugar podríamos afirmar que la educación es una tarea esencial, de esas que junto a los cuidados del cuerpo, cuidan el desarrollo humano de la persona. Desde el primer momento las escuelas, ahora mediatizadas y a distancia, cada una con sus posibilidades y limitaciones, afrontaron el desafío de llegar a sus alumnos de distintas formas y sostenerlos en la continuidad y el seguimiento de su educación. Los distintos niveles de la enseñanza abordaron la situación como un compromiso no sólo laboral, sino, en la mayoría de los casos, personal. La preocupación por “mis alumnos” acompaña la gestión de los docentes en sus nuevos formatos de aula. La mayoría de los docentes mostraron su capacidad y su especialidad para gestionar la enseñanza en medio del aislamiento social obligatorio.

En segundo lugar se evidencia que los docentes están dispuestos a gestionar los cambios y las transformaciones sociales. La pandemia no dio tiempo a debates, requirió resignificar la enseñanza y sus medios, planificar otras metodologías y técnicas, priorizar contenidos, ponderar los recursos más pertinentes, poner entre paréntesis lo naturalizado para pensar lo extraordinario.

En tercer lugar un movimiento de solidaridad pedagógica invadió el campo educativo. Numerosos especialistas abrieron el diálogo y brindaron su palabra y su conocimiento a los docentes que están en el frente de la tarea, muchas veces sin saber qué o cómo hacer. Las redes sociales facilitaron esta tarea de distintos modos, fortaleciendo trabajos colaborativos y sumamente valiosos. Se liberaron también muchos contenidos de bibliotecas y museos que ayudaron a disponer de recursos de excelencia. El fenómeno de los videos tutoriales se presenta como una alternativa de aprendizaje en diversos campos.

En cuarto lugar los hogares se vieron transformados en improvisadas aulas, donde la comunidad familiar se ve interpelada a oficiar con nuevas tareas y roles. Horarios superpuestos, computadoras y teléfonos compartidos, sets de filmación e interacción de clases sincrónicas y asincrónicas, agendas de zoom y problemas de acceso y conectividad. El efecto “padres explicadores” de tareas y contenidos no siempre encuentra el tiempo, la armonía y la disponibilidad psíquica que la tarea requiere. La intimidad del hogar se ve fuertemente invadida por los nuevos requerimientos escolares, realidad que se hace más compleja en situaciones de hacinamiento y falta de espacio y recursos.

Por último podríamos pensar los efectos del encierro y la ausencia de socialización presencial en cada uno de los actores escolares que extrañan, no sólo el espacio de la escuela, sino también los encuentros profundamente humanos que en ella se generan. Surgen entonces nuevas formas de sostener los vínculos pedagógicos, de personalizar la enseñanza, de dar continuidad a la propuesta educativa, cuidando y conteniendo a familias y a alumnos.

En este contexto muchas voces se alzan evaluando la tarea educativa. Algunas son francamente pesimistas. Se discute tanto la escasez como la saturación de tareas para el alumnado, la modalidad y frecuencia adoptada por los docentes, las decisiones políticas. Plantean que “es un año perdido”, “que los chicos no están aprendiendo nada”, que “hay vacíos de contenidos” o, peor aún, que “no hay clases” como si la presencialidad fuera la única forma de asistir a ellas.

Otras miradas más optimistas alcanzan a ver que se están aprendiendo “otros contenidos”, en “otros formatos” y en “nuevos contextos”. Esto genera nuevas competencias en alumnos y docentes, y también una mayor autonomía a la hora de gestionar los aprendizajes. Muchos lineamientos y acciones priorizan el vínculo con los alumnos para que nadie se pierda o quede afuera del sistema, valorando el cuidado, la personalización y la contención.

Algunos aspectos quedan invisibilizados en el medio de este escenario. La tarea de los docentes, sus esfuerzos materiales, económicos y didácticos para enfrentar la situación; la brecha digital en el acceso y en el uso de las tecnologías; la disposición de tecnología no garantiza el adecuado uso de la misma; el desgaste profesional de maestros, profesores y directivos; la soledad de los alumnos frente a propuestas de aprendizaje que no pueden afrontar por sí mismos o junto a su núcleo familiar conviviente; el “efecto de desconexión” de los alumnos (porque no pueden o porque no quieren conectarse); el cansancio de las pantallas y los riesgos de la excesiva atención a las mismas.

Es necesario pensar qué estamos aprendiendo de la didáctica desenfrenada de esta pandemia y cómo volveremos a encontrarnos en la nueva normalidad.

A los docentes nos exigirá pensar nuevos formatos escolares, incorporar nuevas gestualidades, “reinventar la clase”, donde la presencialidad sea una verdadera ocasión de encuentro y oportunidad de enseñar y aprender, no todo, sino lo sustancial, lo significativo, aquello que hemos rescatado de esta vivencia como esencial. Las lógicas de la enseñanza deberán ser repensadas y resignificadas en propuestas colaborativas y relevantes, que tengan impacto real sobre nuestros estudiantes. La virtualidad nos ha mostrado sus claroscuros y tendremos que discernir cuándo y cómo utilizarla. Seremos protagonistas de cambios que instalen nuevas formas de convivencia y organización escolar. Tenemos por delante una gran encrucijada: volver como si nada hubiera pasado o aprender y salir transformados de esta experiencia.

Sin duda, este momento histórico dejará huellas imborrables en nuestros alumnos. El desafío es que la educación pueda marcar la diferencia. Que la vida de nuestros estudiantes haya sido, en este tiempo, un poco mejor, porque nosotros estuvimos ahí, porque compartieron nuestras clases, porque escucharon nuestra palabra, porque nuestra presencia les dio confianza e hizo que la experiencia educativa valiera la pena.

Inexorablemente algo nos pasó y algo también quedará marcado en nosotros para siempre. Nos urge una pedagogía de la esperanza centrada en la persona, que nos permita el cuidado de uno mismo, del otro, de la casa común. De eso quizás se trata la educación: de entender y transmitir el sentido de las cosas y del mundo para transformarlo en un lugar más justo, más igualitario, más solidario y para dejarlo, tras nuestro paso, mejor de lo que lo encontramos.

*Verónica Rebaudino, Doctora en Educación, Psicopedagoga, Docente; integrante del Equipo Universitario de Reflexión Interdisciplinar “Hoy Para el Futuro” de la Universidad Católica de Santa Fe – www.ucsf.edu.ar/hoy-para-el-futuro

Hoy Para el Futuro

Hoy Para el Futuro es un equipo interdisciplinario de profesionales de diversas disciplinas pertenecientes a la comunidad de la Universidad Católica de Santa Fe; movilizados por las problemáticas que la pandemia ha puesto de manifiesto en algunos casos y profundizado en otros, que pretende constituir un espacio de reflexión que permita pensar los desafíos socio-económicos y espirituales de nuestra sociedad santafesina en el escenario de la post-pandemia y comunicar todo aquello que, como fruto del diálogo, la investigación y la conversación interdisciplinar merezca ser difundido de forma esperanzadora para animar y sostener los cambios que sean necesarios.

Con una mirada integral y abarcativa, busca reflexionar, debatir, discutir, poner en evidencia y tomar conciencia plena de los desafíos que ha puesto de manifiesto la pandemia en el marco de un nuevo paradigma de convivencia humana. Asimismo, comunicar estas conversaciones a la comunidad académica y civil, haciéndola partícipe del debate y las miradas que surjan de pensar en lo que pasa y cómo nos pasa, con un mensaje de esperanza que aliente e inspire la construcción de un futuro más justo y mejor para todos; y también, vehiculizar y participar en aquellas propuestas de transformación con diferentes agentes sociales, de gobierno y empresariales.

Leer Más