Convocatoria Conicet 2020

En la continuidad del ciclo Ciencia y Técnica en casa, se desarrollará la Convocatoria Conicet 2020, este sábado 23 de mayo a partir de las 9:30 horas por Zoom.

Con el objetivo de estimular el desarrollo de la investigación, la UCSF acerca los lineamientos de la convocatoria a Becas Conicet entre sus claustros: las diferentes herramientas que presenta el CONICET como institución científica y tecnológica primaria de Argentina; los requerimientos mínimos en las presentaciones; los procesos de evaluación que tiene el organismo sobre los participantes.

La presentación estará a cargo del Dr. Lic. Pablo Agustin Collins, Vicedirector del CCT CONICET SANTA FE, miembro de la Carrera de Investigador Científico, categoría Principal CONICET-UNL, Director Regular del Instituto Nacional de Limnología (CONICET-UNL), y de la Dra. Mgter Ana Maria Bonet de Viola, Investigadora carrera CONICET.

 

Para participar de la reunión Zoom, ingresar a https://zoom.us/j/99677460105?pwd=Y1J6M0RCN3FJUnNTOGR1Ry9TcHZ0Zz09

 

ID de reunión: 996 7746 0105

Contraseña: 607084

 

Inscripciones para recibir certificado de Participación:

https://forms.office.com/Pages/ResponsePage.aspx?id=X5DLsU_-S0e8vrZ4uy42HshGv_-f7HpHqFzHBFg32tNUNzlZTktIWUw2RjU2U001RlJGQlBXSzZPRy4u

 

El CONICET

En el CONICET -el principal organismo dedicado a la promoción de la ciencia y la tecnología en la Argentina-, se desempeñan más de 10 mil investigadores, más de 10 mil becarios de doctorado y postdoctorado, más de 2.700 técnicos y profesionales de apoyo a la investigación y aproximadamente 1.300 administrativos.

Trabajan distribuidos a lo largo del país -desde la Antártida hasta la Puna y desde la Cordillera de los Andes hasta el Mar Argentino- en sus 16 Centros Científicos Tecnológicos (CCT), 11 Centros de Investigaciones y Transferencia (CIT), un Centro de Investigación Multidisciplinario y más de 300 Institutos y Centros exclusivos del CONICET y de doble y triple dependencia con universidades nacionales y otras instituciones.

Su actividad se desarrolla en cuatro grandes áreas del conocimiento:

  • Ciencias Agrarias, Ingeniería y de Materiales
  • Ciencias Biológicas y de la Salud
  • Ciencias Exactas y Naturales
  • Ciencias Sociales y Humanidades

 

Leer Más


Licenciatura en Medios Digitales: nueva carrera en marcha

Con el cupo completo, ya se cursa la Licenciatura en Medios Digitales -formato a distancia-. Tiene como principal objetivo la profesionalización del uso estratégico de las redes sociales y los entornos virtuales.

Con más de 30 alumnos inscriptos dio inicio en la Universidad Católica de Santa Fe el Ciclo de complementación curricular Licenciatura en Medios Digitales – formato a distancia. Orientado a estudiantes con título técnico o superior en carreras afines a la Comunicación, tiene como principal objetivo la profesionalización del uso estratégico de las redes sociales y los entornos virtuales.

La carrera logra conjugar algunos factores que en el siglo XXI ya son casi requisitos: la intensidad de los contenidos agrupados en tres cuatrimestres; la oferta de espacios optativos y electivos, la combinación de actividades sincrónicas y asincrónicas; y el cursado a distancia 100% virtual.

“El formato virtual, que de pronto nos ha sido obligado de algún modo a partir del aislamiento social a causa de la pandemia en todos los ámbitos educativos, fue por el contrario elegido especialmente para esta carrera por su misma naturaleza disciplinar, ofreciendo a los estudiantes la oportunidad de ser protagonistas autónomos de su aprendizaje” aseveró la directora de la carrera, Lic. Ma. Milagros Vigil, al respecto.

Licenciatura en Medios Digitales

Entre el plantel docente se encuentran valiosos profesionales como Alvaro Liuzzi, Licenciado en comunicación social, consultor e investigador en medios digitales; Pablo Bongiovanni, Doctor en educación especializado en innovación y tecnología educativa; Claudia Chamudis, Licenciada en letras y Magister en Semiótica; y Tomás Pérez Vizzón, Licenciado en comunicación y especializado en Cultura Digital.

Participan de la Cohorte 2020 profesionales de diferentes disciplinas: diseño gráfico, ciencias de la comunicación, marketing, desarrollos informáticos, producción audiovisual y multimedia, locución, relaciones públicas, entre otras. Y de diferentes lugares de nuestro país: Misiones, Chubut, Buenos Aires, Salta, Jujuy, Entre Ríos, Córdoba… y por supuesto Santa Fe. Todos ellos se mostraron muy entusiasmados por encarar esta carrera a distancia de corta duración que les permitirá obtener un título universitario y al mismo tiempo capacitarse en nuevos paradigmas, herramientas y recursos.

A la hora de explicar la gran convocatoria, la Lic. Vigil consideró que “los Medios Digitales tienen una historia muy corta pero a la vez muy rica y vertiginosa. Contar historias con nuevas formas,estilos, lenguajes, narrativas y herramientas nos obligan a mantenernos actualizados y en constante aprendizaje, para incorporar habilidades digitales y poder aprovechar las oportunidades que nos ofrecen las tecnologías. Todo esto sin dejar de pensar en el sentido de la comunicación y sus preguntas fundamentales: por qué, para qué, cómo, para quiénes…”

Convergencia Digital

Uno de los temas incluidos en el programa de este nuevo ciclo tiene que ver con la llamada Convergencia Digital, un concepto relativamente nuevo que resulta de vital importancia para entender el funcionamiento de los medios emergentes y sus formas de interacción.

Álvaro Liuzzi, licenciado en comunicación social, consultor e investigador en medios digitales, y uno de los docentes de la carrera, aborda este concepto en el maco del cambio cultural que atraviesa la sociedad y que nos obliga a comprender las nuevas reglas del juego en términos de comunicación.

“Esta convergencia –explica Liuzzi- crea un nuevo ecosistema de medios donde los más clásicos se interconectan, creando nuevas prácticas, usos, costumbres y dinámicas de producción en el roce con los nuevos medios de comunicación interactiva, generando nuevos espacios de comunicación”.

En esa línea, resalta la importancia que tiene el hecho de conocer y comprender esta convergencia digital. “Desde la práctica de la comunicación en todas sus acepciones es clave estar atentos y capacitándonos continuamente en un nuevo contexto donde las aguas no se mantienen quietas y hay que saber surfear esta ola de nuevas tecnologías y prácticas. Quien sepa trabajar los lenguajes de la comunicación digital será más apto y estará por lo tanto mejor posicionado”.

Sin lugar a dudas a dudas, la actual situación global por la pandemia de coronavirus ha expuesto ante esta situación, no solo a los medios de comunicación y sus prácticas, sino también a todas las organizaciones, sean pública o privadas, en tanto su capacidad de adaptarse para poder desarrollar sus actividades, cumplir con sus objetivos y satisfacer la demanda de los públicos.

Sobre la carrera

La Licenciatura en Medios Digitales cuenta con espacios de formación electivos, optativos y prácticas profesionales presenciales en proyectos elegidos por los alumnos. El plan de estudio apunta a la autonomía del estudiante y a la posibilidad de seleccionar sus áreas de interés para profundizar saberes y potenciar cualidades.

Algunos espacios curriculares se proponen como Seminarios Abiertos para que otros estudiantes puedan incorporarse y actualizar así sus prácticas profesionales aunque no cursen la carrera en su totalidad.

Leer Más


A cien años del nacimiento de KAROL WOJTYLA: poeta, actor, místico, filósofo, Papa

No hay en el mundo persona de mediana edad que pueda decir que no sabe quién fue Juan Pablo II, sin embargo, son muy pocos los que saben quién fue Karol Wojtyla y mucho más los que desconocen al “filósofo Wojtyla”. Puedo decir que conozco bastante de él y puedo contarles algunos aspectos de su vida para recordarlo en el día de su nacimiento, el 18 de mayo de 1920.

Poeta, actor, místico, filósofo, Papa… JUAN PABLO II: MAGNO

Desde que tenía ocho años, crecí con la imagen enorme del Papa Juan Pablo II; durante mucho tiempo escuché su vibrante voz dirigirse tanto a los poderosos del mundo como a los simples hombres y mujeres para atraerlos a la experiencia del amor  como clave de paz, justicia y solidaridad. En el año 2004, llegó a mis manos la biografía titulada Su Santidad de Bernstein y Politti y entonces descubrí que aún quedaba un costado de su personalidad que me era desconocido y que, al mismo tiempo, me atraía profundamente. Karol Wojtyla había sido un prometedor filósofo, con una ascendente carrera en el ámbito de la ética y la antropología, no solo en el ámbito académico de Polonia sino con una gran proyección en Roma y en los Estados Unidos.

Comencé entonces una tarea de investigación que me acercó a conocer el perfil filosófico del Papa; en esta circunstancia supe que en el año 1948 –luego de haber entrado al Seminario Clandestino de Cracovia y habiéndose ordenado sacerdote en medio del silencio y la prohibición impuesta por el régimen nazi- completando su formación teológica en Roma Wojtyla defendió su tesis doctoral sobre La fe según San Juan de la Cruz. En ella, comenzó a acercarse a este modo fenomenológico de concebir la experiencia, y en particular la experiencia de Dios[1], pues para San Juan de la Cruz, en la experiencia de la fe no se produce algún tipo de conocimiento como resultado de la apropiación del objeto conocido, en sus notas particulares, por el sujeto cognoscente. Se trata, más bien, de un encuentro del hombre con Dios; una experiencia en la que el mismo Dios, en tanto fenómeno que se manifiesta al hombre, revela sus notas.

De este modo comenzó a perfilarse en Wojtyla una idea que no abandonará jamás: el hombre es un ente particular que tiene la capacidad de estar en el mundo y  conocerlo pero como respuesta a la impresión que todo lo existente produce en él; sólo  el hombre vive interiormente la realidad de todo lo existente y decide libremente hacerse como persona, de tal o cual modo, en relación al mundo y a otros hombres. Idea que será el eje de sus dos más grandes obras: Amor y responsabilidad y Persona y acto.

Con el tiempo y, ejerciendo el rol de Profesor Universitario en la Cátedra de Ética, fue construyendo su propia posición filosófica desde la base de la filosofía aristotélico-tomista pero en diálogo constante con autores modernos y contemporáneos, método que le permitió llevar a la práctica esa repetida intuición de que “hay verdad en todas partes, incluso en el error”, buscando siempre las diversas manifestaciones de la realidad humana.

Respecto de toda su obra filosófica, producida durante los veinte años previos a su elección al pontificado, se puede decir que no hay rupturas ni cambios radicales sino una evolución de su pensamiento que nos permitirían distinguir tres etapas: de búsqueda, profundización e irradiación de su pensamiento. La primera etapa se despliega hasta el año 1960 en que publica Amor y Responsabilidad, centrado en los temas de interés humanístico, de formación humana, de criterios de acción moral. En la segunda etapa entra en el estudio de la persona en todo su dinamismo, sobre todo con la publicación de su obra mayor: Persona y acto en el año 1969.  A partir  del año 1974 comienza la tercera etapa en la que aplica sus concepciones básicas de la irreductibilidad de la persona y de la praxis humana en su relación con la cultura, la participación y la sociedad. Podríamos decir, en pocas palabras, que toda su obra filosófica es el resultado de una fuerte formación tomista de base, un fecundo diálogo con la modernidad y una apropiación del método fenomenológico por el cual buscar conocer al hombre desde el hombre mismo, desde su propia experiencia y no desde teorías abstractas y supuestos teóricos.

¿Continuidad o discontinuidad entre el pensamiento del filósofo y el Papa Wojtyla? Profundización de uno sobre el otro. He dicho ya que en toda su obra se proyectan sus intuiciones fundamentales de la persona humana pero al mismo tiempo, y esto es precisamente uno de los aspectos que más me atraen de su figura, cuando habla como filósofo jamás recurre a argumentos de tipo teológico; no parte nunca de datos provenientes de la certeza de la fe sino que muestra  las verdades del hombre a la luz de la razón, pero de una razón encarnada, que razona, intuye y argumenta a partir de las afecciones sensibles, emocionales, y hasta psicológicas y no en el “laboratorio del puro pensar”.

Filósofo con todas las letras, Wojtyla fue un hombre despierto a la maravilla de ser humano y comprometido con el resto de los hombres. Ya para los antiguos filósofos griegos esta tarea consiste en ver bien las cosas y comunicarlo. Karol Wojtyla ha sabido ver bien la riqueza de la naturaleza humana, el misterio de ser hombres y, como nadie, comunicarlo ya sea como filósofo, ya sea como Papa.

Tomando las palabras de quien ha visto de cerca sus esfuerzos en este sentido, afirmo con su amigo, discípulo y estrecho colaborador, Tadeusz Styczen, que Wojtyla es “un maestro del puente”[2] y como Pontifex un genial constructor de puentes entre la más rica tradición filosófica, los ineludibles descubrimientos del pensamiento  moderno kantiano en torno a la ética y los aportes de la contemporánea filosofía fenomenológica. Su obra es riquísima, profunda y abierta a numerosas proyecciones en el campo de la antropología y de la ética, pero también es aún desconocida. Se ha convertido, pues, en una invitación constante para descubrir lo que también en su obra filosófica tiene Wojtyla para decir al mundo.

A cien años de su nacimiento en un pequeño pueblo cercano a Cracovia, el mundo extraña a un líder -ni político ni religioso-un líder de la Humanidad que supo iluminar cada momento oscuro de nuestra historia para proponer un camino de liberación. A cien años de su nacimiento somos muchos los que damos gracias por su paso por este mundo, pues nos dejó mucha huella para volver a andar.

 

Dra. Camen González

 

[1] El “modo fenomenológico” exige del sujeto una actitud pasiva que se deja afectar por lo que existe y sucede en la realidad exterior, para reflexionar luego sobre lo que esto produce en el interior de su conciencia.

[2] Styczen, T.,”Karol Wojtyla: un filosofo della morale agli occhi del suo discepolo” en el Prólogo a Metafísica de la Persona, op. cit., p. CXIV.

Leer Más