Nuestros docentes en los medios y redes

En la publicación “Un mundo para habitar entre todos” conocemos como a través de las redes, el arquitecto y dibujante Víctor Cittá Giordano comparte encuentros de dibujo para revertir el clima del encierro.

Compartimos la nota realizada a nuestro docente de la Facultad de Arquitectura Sede Rosario, por Leandro Arteaga también docente de nuestra casa en la Facultad de Filosofía y Humanidades, para Página 12.

 

Leer Más


La primer abogada mbya guaraní de la provincia de Misiones es de la UCSF

Jordana Evelyn Duarte Martinelli de 23 años de edad es la primera mujer guaraní en recibirse de abogada y acceder a un título de grado en la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la UCSF. Ella pertenece a la comunidad Tamanduá de 25 de Mayo.

Otra estudiante que, en plena cuarentena, alcanza su título a través de la virtualidad.

Compartimos las notas publicadas en El Territorio y Misiones On Line.

Un verdadero orgullo para nuestra comunidad.

Evelyn Jordana Duarte Martinelli
Evelyn Jordana Duarte Martinelli

Leer Más


Profesor de la UCSF obtiene el Erasmus Prize for the Liberal Arts and Sciences 2020

Desde la antigüedad, el hombre se ha preguntado sobre el misterio de la muerte. En su búsqueda por descubrir el significado de su muerte, esperaba descubrir la explicación de su vida. Así nos introduce el Dr. Sergio Götte a su investigación “La determinación de la muerte en el debate neuroético actual” que se convirtió en el Premio Erasmus Prize for the Liberal Arts and Sciences 2020.

Este reconocimiento lo otorga la Albert-Ludwigs-Universität Freiburg de Alemania. El Premio Erasmus de Artes y Ciencias Liberales, financiado por la Sparkasse Freiburg-Nördlicher Breisgau, distingue los trabajos científicos que son ejemplares en su perspectiva interdisciplinaria y contribuyen de manera sustancial a unir las disciplinas académicas, como las ciencias naturales y las humanidades. El Premio Erasmus se otorga desde 2013 y tiene dos rubros de premiación: mejor tesis doctoral/post-doctoral y mejor tesis de Maestría.

Es una gran alegría recibir un premio de una universidad tan prestigiosa como la Universidad de Friburgo en Alemania -resalta Götte- donde han estado grandes figuras del pensamiento por ejemplo del siglo 20 como Edith Stein, Martin Heidegger, Hannah Arendt. Realmente haber podido estudiar allí y sumarme a esa a esa gran tradición es una gran alegría.”

Y junto con la alegría, la sorpresa ante lo inesperado del reconocimiento, “porque normalmente el premio lo han recibido estudiantes alemanes o europeos” apunta Götte, docente de la UCSF en la Facultad de Ciencias de la Salud, y continúa “significa realmente la conclusión de un tiempo sumamente positivo y rico en experiencia de estudio en Alemania”.

Pero junto con el cierre de un ciclo, comienzan a abrirse nuevos desafíos, “un primer sí siempre es un aliento a seguir profundizando, cuando uno hace una investigación va abriendo muchas puertas, quedan muchas preguntas planteadas para futuras investigaciones, seguir pensando las preguntas que van surgiendo un poco en esa línea”. En este sentido, el desarrollo de los estudios en Argentina todavía representan un desafío, “aquí entre nosotros uno siempre se encuentra con la expresión está todo por hacer, las posibilidades son infinitas. Y es muy positivo porque hay realmente una gran apertura, un gran deseo de generar algo nuevo, de establecer nuevos puentes”.

Desde el Instituto de Bioética de la UCSF se realizó un seminario para comenzar a alentar en la investigación en esta línea, con gran aceptación e interés. Y es que si todo está por hacerse “estamos todavía muy al comienzo, entonces hay realmente un largo camino por recorrer. Creo que aquí la conciencia ética ha crecido muchísimo, pero todavía queda mucho por hacer, en ámbitos no sólo de la investigación sino, por ejemplo, en la política, en nuestra sociedad. Hay realmente todavía un largo camino que hacer para ayudar a que crezca esta conciencia ética y que esta manera podamos construir una mejor sociedad”.

La determinación de la muerte en el debate neuroético actual

Este es el título de la investigación de Segio Götte que le valió el Premio Erasmus Prize for the Liberal Arts and Sciences 2020.

Entre la principales conclusiones a la que arribó, se destacan:

“La muerte cerebral indica la muerte humana. Las discusiones sobre la muerte cerebral resaltan la complejidad de la muerte y los diversos factores neurobiológicos y filosóficos a tener en cuenta.

“La muerte cerebral no se basa en una concepción dualista del ser humano, sino en una imagen integral del hombre como una unidad alma-cuerpo centrada en sí misma, una totalidad, en la que el cerebro juega un papel inalienable. Aunque diferentes órganos contribuyen a mantener el organismo como un todo, estos órganos forman un todo integrado sólo por la actividad del cerebro. Por lo tanto, la muerte cerebral puede verse como el cese de la instancia central de conducción sin cuyo funcionamiento ya no hay existencia humana.

“Esa unidad no puede ser restaurada en el cuerpo de un hombre con muerte cerebral ni por la acción integradora rudimentaria de otros órganos en ese estado ni por medio del soporte mecánico del exterior. Por lo tanto, la muerte encefálica es un criterio médico válido para establecer el fin de la vida del organismo y respalda efectivamente una teoría moral compatible como marco para prácticas clínicas admisibles y políticas públicas sobre cuándo declarar la muerte.

“En consecuencia, la muerte cerebral no es solo un criterio para la extracción de órganos, sino también y sobre todo para la verificación de la muerte. El término “muerte cerebral” puede ser engañoso, porque puede implicar erróneamente que solo el cerebro ha muerto y no el ser humano o que existe más de un tipo de muerte, más bien que más de una forma de determinar la muerte. Sin embargo, los intentos de reemplazar la “muerte cerebral” con otros nombres pueden ser insatisfactorios y generar más confusión pública sobre su significado. Para un uso correcto, la educación pública sobre las diferencias entre la muerte cerebral total y condiciones como “coma” o “estado vegetativo persistente” es esencial (sobre todo, en el contexto de la donación de órganos) para aumentar el conocimiento público sobre la definición y el diagnóstico de muerte.”

Sergio Götte

Sacerdote del Clero Diocesano de la Arquidiócesis de Paraná

Doctor en Filosofía con especialización en Bioética. ALBERT LUDWIG FREIBURGER UNIVERSITÄT, Alemania, 2019.

Diplomatura en Bioética Clínica Integral – Universidad CAECE (Buenos Aires), en 2015.

Maestría En Ética Biomédica – Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires, en 2014

Bachillerato en Teología – Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires, en 2008.

Profesorado en Ciencias Sagradas, por Instituto Superior de Formación Docente D104 “Nuestra Señora del Cenáculo” (Don Bosco 2551 – Paraná), en 2008.

Leer Más


Las bibliotecas y la investigación

“Siempre imaginé el paraíso como una especie de biblioteca”
J. L. Borges

 

El vínculo entre biblioteca e investigación se inscribe en el marco de un proyecto universalista que tuvo su origen en la Alejandría de los Ptolomeos, la célebre ciudad fundada por Alejandro en el 331 a. C. sobre el delta del Nilo. Como capital intelectual del Mediterráneo desde el siglo IV a. C. hasta el VII d. C., Alejandría ejecutó el ideal ecuménico de su fundador de extender la influencia cultural del helenismo hacia el resto del mundo. La maravilla de Alejandría y clave para el florecimiento de la vida académica fue su biblioteca, creada en el ámbito del Museion que Ptolomeo I Soter (325-385) hizo construir en el área del palacio, como lugar de residencia de los sabios y de hombres ilustres que habrían de dedicarse a la investigación y a la enseñanza.

Su hijo Ptolomeo II Filadelfos (285-246) financió con el tesoro real esta empresa que convocaba científicos, pensadores y artistas de todas las naciones. Pero a la par de esta corriente centrípeta, desde Alejandría emergió una fuerza centrífuga que envió emisarios reales por toda la tierra conocida hasta entonces en búsqueda de ejemplares de libros, tanto famosos como raros, y de elementos de experimentación. Estos dos instrumentos, libros (biblia-théke, “colección de libros”) y dispositivos de experimentación (apothéke, “armario” o “almacén”), constituyen la base de toda investigación científica seria. En cuanto a los libros, se adquirían o copiaban y también se traducían. En el caso de libros difíciles de conseguir, como los de los trágicos atenienses, se alquilaban a un alto precio, se copiaban y luego se devolvían. La organización de la biblioteca dio lugar al surgimiento de tres momentos indispensables del saber: la fijación y conservación de textos antiguos, la crítica literaria y las ciencias de la traducción y la interpretación. En cuanto a los elementos de experimentación, el ámbito de la biblioteca contaba con laboratorios, un observatorio astronómico, salas para investigación en botánica, un zoológico y un museo de anatomía con la colección de huesos humanos más grande del mundo. El gran médico de Pérgamo, Galeno, cirujano de los gladiadores y médico personal del emperador Marco Aurelio, pasó un tiempo en Alejandría para aprender vivisecciones anatómicas. Una segunda biblioteca aparte de la del Museo y más accesible, fue la construida en el Serapeo de Alejandría, donde se conservan las enseñanzas del legendario Bytis sobre el “camino de Hermes”. Pero es necesario mencionar que este gigantesco proyecto cultural cuyas bases estableció Alejandro, fue posible por el saqueo de las reservas de la biblioteca real de Persépolis que el Macedonio incendió y que le valiera el apodo de “Maldito” (guzastag) por parte de los persas leales al sacerdocio.

La experiencia bibliófila de Alejandría no tuvo igual hasta la creación de la imprenta por Gutenberg. El producto literario más trascendente del mundo antiguo fue el de la traducción de la Biblia hebrea al griego en la versión conocida como de los LXX o Septuaginta, realizada en el ámbito de la biblioteca de Alejandría y celebrada en los tres siglos posteriores como un día de fiesta para la totalidad del género humano. Esta traducción se convirtió en eje de las organizaciones de las bibliotecas posteriores, como las de Bizancio en general y la armenia en particular, de estructura concéntrica. En el centro, el libro de los Proverbios, los Evangelios, los Salmos y el profeta Isaías. Se traducía progresivamente la Septuaginta y todo el Nuevo Testamento. Se continuaba con la traducción de Orígenes, Juan Crisóstomo, Teodoreto y otros Padres. De las bibliotecas cristianas que más han influido en la expansión del cristianismo en el mundo, tenemos noticias precisas: la de Jerusalén (135 d. C.); la de Eusebio de Cesarea, comenzada por el historiador en torno al año 206 sobre la base de la biblioteca personal de Orígenes (185-201); la biblioteca gnóstica de Nag Hammadi que se remonta a los finales del siglo I y comienzo del II, descubierta en 1945 en trece códices papiráceos encuadernados en cuero; las bibliotecas de los primeros en cristianos en Roma, de fines del siglo I.

Para toda reconstrucción completa de los orígenes de la cultura occidental, el conocimiento de todas las bibliotecas mencionadas se hace ineludible para el investigador. Los límites del conocimiento nunca coincidirán con los límites de una biblioteca, pero sin la biblioteca los límites del conocimiento se estrecharán hasta reducirse a una miserable parcela de conjetura, antes que de conocimiento científico.

 

Dr. Juan Carlos Alby

 

Nueva Biblioteca de Alejandria, Egipto.

Leer Más


Trump anuncia el fin de la relación de EE.UU. con la OMS

El mandatario hizo pública su decisión en una declaración a la prensa en la que no admitió preguntas, justificó la medida argumentando que la OMS no había ejecutado las reformas que Estados Unidos le había exigido hace algunas semanas. Washington quería que esa organización fuera más exigente con el gobierno de China, donde se reportó el primer caso de covid-19 en el mundo, y acusó a Pekín de “ignorar sus obligaciones de informar” sobre el virus a la OMS. En abril, Trump había suspendido temporalmente las contribuciones de su país al presupuesto de la OMS, estimadas en unos US$450 millones al año, equivalente a 15% del presupuesto de la institución. Ahora esa decisión parece haberse vuelto permanente.

(más…)

Leer Más