Donald Trump da un paso atrás en su política migratoria

Las recientes políticas migratorias de la Administración Trump dieron como resultado que 2.300 menores de edad fueran apartados de sus padres por su condición de inmigrantes ilegales. No sólo la comunidad nacional se manifestó contraria a ella (los mismos republicanos expresaron su rechazo) sino que el Papa, la Organización de Naciones Unidas y otros gobiernos la condenaron.

A pesar de haber resaltado en innumerables ocasiones que el área migratoria era labor del Congreso, este miércoles Donald Trump firmó una orden para frenar la separación de niños y familias migrantes ilegales, ordenando a las agencias del Gobierno la reunificación de las más de 2.000 familias de inmigrantes separadas desde abril tras cruzar ilegalmente la frontera desde México. El Pentágono ha aceptado ubicar en bases militares hasta 20.000 niños que viajen solos a Estados Unidos.

Esta nueva orden ejecutiva establece que los inmigrantes seguirán siendo detenidos al cruzar la frontera y procesados como supuestos autores de un delito pero las familias permanecerán juntas, excepto en los casos en los que exista preocupación por el bienestar de los niños.

El fracaso de Trump no se observo simplemente en la ola de repudio a la separación de familias de indocumentados sino que la división entre los republicanos de la Cámara de Representantes obligara a posponer la votación de una propuesta de ley que incluye las principales restricciones migratorias solicitadas por Trump, como un muro con México.

H1dkSBO-m_720x0__1