Histórica celebración ecuménica en Esperanza

Primer Te Deum celebrado en Iglesia Evangélica

 Por Eduardo Kinen, Licenciado en Ciencias Políticas. Director del Instituto de Gobierno y Ciudadanía de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Santa Fe. Concejal -mandato cumplido- de la ciudad de Esperanza.

El término Te Deum procede del latín “A ti, Dios”, siendo estas dos palabras las que le otorgan el nombre a un antiguo himno cristiano que se remonta al siglo IV de nuestra era. La costumbre de celebrar el Te Deum ha estado presente en toda la América hispánica. Por su parte, en los Estados Unidos existe una celebración análoga como lo es el “Día de Acción de Gracias” para agradecer por los signos de “Dios Todopoderoso” sobre ese país.

En todos los casos estas celebraciones rescatan el valor del agradecimiento a la trascendencia, con la mirada puesta más allá de lo estrictamente humano.

En nuestras fechas patrias la ceremonia estuvo históricamente bajo la fuerte impronta católica que permeaba nuestro “ser nacional”. No obstante ello, en el devenir de las últimas décadas la práctica de este ritual ha tenido una paulatina apertura a otros credos.

En dicha evolución debemos resaltar lo sucedido en nuestra ciudad de Esperanza durante el Te Deum en conmemoración del Día de la Independencia el pasado 9 de julio, celebrado en el templo protestante, en lo que se considera un hecho sin precedentes tanto a nivel local, provincial y nacional, ya que según el Pastor Jorge Buschiazzo no hay registros de que una celebración de esta índole haya sido celebrada en un espacio por fuera de ámbitos católicos.

La comunidad Evangélica del Río de la Plata fue la anfitriona de este acontecimiento que profundiza la relación ecuménica entre miembros de los diferentes credos cristianos locales. Cabe recordar que Esperanza ha sido declarada “Capital Provincial del Diálogo y Encuentro Ecuménico” y está en el Congreso de la Nación la propuesta para declararla capital nacional.

Más allá de estos reconocimientos, lo sucedido es  una muestra más del espíritu que animó al pueblo de la ciudad de Esperanza desde su fundación, surgido de la necesidad de encarar proyectos y emprendimientos en los que la apertura para el diálogo y el respeto mutuo eran un requisito esencial para la consolidación de la primera colonia agrícola organizada del país.

Cabe mencionar otros hechos históricos como el sucedido a mediados de la década de 1860, donde la ciudad fue testigo de la unión entre un católico de origen austríaco y una alemana protestante frente al impedimento de concretar su matrimonio en épocas previas a la creación del Registro Civil en la Argentina. La boda se celebró bajo el “Árbol de la Libertad”, ubicado en el medio de la plaza, equidistante de la iglesia católica y del templo protestante, dando así lugar al primer antecedente de matrimonio civil en nuestro país.

Luego de las etapas fundacionales la convivencia entre los principales credos no estuvo exenta de dificultades y algunos resquemores pero, a mediados de la década de los 60’ del siglo pasado, las iglesias Católica Apostólica Romana, Evangélica del Río de la Plata y Católica Ortodoxa de Antioquía fueron exhibiendo una paulatina predisposición para reunirse, dialogar y estrechar relaciones hasta alcanzar este dinámico presente ecuménico.

La actualidad de nuestro país, y de una gran parte del planeta, nos muestra el recrudecimiento de todo tipo de enfrentamientos y desacuerdos y la tan mentada “grieta” continúa ahondándose, distanciando personas y separando sectores sociales.

Es en este contexto donde la celebración realizada en el templo evangélico de Esperanza cobra una importancia que va más allá de ser una ceremonia conmemorativa. La misma se constituye en un hecho histórico que nos muestra un paso significativo en pos de dejar atrás ese espíritu de confrontación, a la par que nos interpela para seguir en la búsqueda de una real cultura del encuentro en la que el ecumenismo sea un activo factor de construcción social de nuestra comunidad.

Instituto de Gobierno y Ciudadanía

A partir de la investigación, la docencia y la transferencia de conocimiento, el Instituto de Gobierno y Ciudadanía, de la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Católica de Santa Fe, busca iluminar la praxis de los actos de gobierno, fortaleciendo las instituciones y ayudando al compromiso ciudadano.

Bajo esta perspectiva, desde sus objetivos, apunta a contribuir a la formación continua de agentes gubernamentales, políticos en actividad y miembros de diferentes organizaciones de la sociedad civil para intervenir en la generación de procesos de desarrollo sustentables, equitativos y democráticos.

Asimismo, promueve el desarrollo de trabajos científicos orientados a una mayor comprensión de las posibilidades y obstáculos para el desarrollo de las diferentes regiones tanto de nuestra provincia como del resto del país; y contribuye al desarrollo de una esfera pública que brinde espacios para el abordaje y la discusión de las diferentes problemáticas que se producen en la vida urbana.

Desde sus fines, se presenta como un espacio para colaborar y trabajar de manera articulada con estamentos públicos en orden a un diseño eficiente y participativo de políticas públicas y programas de acción comunitaria, integrales y equitativos.

 

 



Alumnos, Docentes, Graduados, Home principal, Pastoral