Capacitación emocional de la familia: la Psicóloga Maritchú Seitún en la UCSF

El viernes 18 de noviembre, la Psicóloga Maritchú Seitún, especialista en temas de paternidad, familia, niñez y crianza de los hijos, brindó una charla libre y gratuita a más de 200 personas en la Sede Virgen de Guadalupe. La conferencia fue organizada por el Instituto para el Matrimonio y la Familia, la Fundación Regazo de la Familia CONIN y la adhesión de Capitel Constructora. La Universidad dio cuenta de la importancia de esta conferencia ya que fue declarada de interés por la Cámara de Diputadas y Diputados de la Provincia de Santa Fe. 

Es destacable la oportunidad de colaborar con la Fundación Regazo, organización que trabaja en la ciudad de Recreo, Santa Fe, bajo la metodología de los Centros CONIN, ayudando a erradicar la desnutrición infantil, especialmente durante los primeros 2 años de vida, y acompañando a sus familias. La actividad fue a beneficio de esta organización que, con lo recaudado en el encuentro, podrá seguir acompañando a las 24 familias de Recreo que actualmente está atendiendo. 

La Lic. en Psicología y autora de libros, Maritchú Seitún, demostró en su conferencia la especialización que posee en orientación de padres y su integración en diversos equipos de acompañamiento y formación para todas las edades.

Con un lenguaje claro y accesible, con ejemplos concretos en los que nos sentimos tan identificados padres y educadores, Maritchú Seitún nos invitó a hacer un recorrido por aquellos temas de la vida diaria que se nos presentan como oportunidad para alfabetizar emocionalmente a los hijos y darles herramientas para que aprendan a regularse, a confiar en lo que sienten de modo de poder aceptarlo, resolverlo, pedir ayuda o despedirse con dolor de aquello que no pueden alcanzar. 

“Tenemos esto que llamo “el carisma emocional”. Miramos el mundo por una ventanita chiquitita, a veces llegamos a abrir esa ventana. Van a ver que van a aparecer emociones. Pero antes de abrir la ventana de los chicos tenemos que abrir la nuestra, si yo no soy amiga de mis celos, nunca voy a poder ser amiga de los celos de mi hija.” 

Como padres necesitamos conectar y entender nuestras propias emociones y comprender las de nuestros hijos con empatía, para que, sintiéndonos cercanos, podamos poner límites en un clima de confianza mutua y con menos enojos.

Entender que las emociones parten primeramente del sistema biológico de nuestro cuerpo es crucial para evitar juzgar al otro por un sentimiento que tal vez nosotros no estemos experimentando físicamente. “A las personas reales nos pasan cosas, nos caemos, nos tropezamos, nos equivocamos, hacemos un montón de cosas mal y sentimos cosas desprolijas. También los chicos sienten esas cosas. Las emociones no se quedan en el aire ni se quedan escondidas, van a aparecer. Si se las esconde o no proceso lo que me está pasando, me enfermo.” 

Maritchú Seitún relata desde su propia experiencia de crianza que es preciso abrazar el lado oscuro de nuestra persona para que crezca el lado luminoso.  

La reconocida Psicóloga trajo la serie de libros de los que es autora y coatura con su hija Sofía Chas.

 

Encuentros como puente de aprendizaje 

El sábado 19 de noviembre, la Psicóloga se reunió con especialistas en la Casa de Estudios de Santa Fe.

Participaron del encuentro: María Victoria David, María Lucía Serralunga, Nadina Wildscchut y la Dra. Alina Berenguer, miembros de la Fundación Regazo; con la Lic. Valeria Torres del Sel. (Colegio Nuestra Señora de Guadalupe), la Lic. Daniela Marinaro (psicopedagoga Colegio Adoratrices); con Lucila Guaita y Hugo Figueroa del Movimiento de Encuentro de Matrimonios; con Carina Giles y el Pbro. Nicolás Cortes Zabala de la Pastoral UCSF); con la Decana de Psicología Lic. Ana Luisa Natta, la Secretaria Académica de Psicología Lic. Yanina Alarcón, la Lic. Florencia Natella (Ingreso) y María Alejandra Dilda por el Instituto para el Matrimonio y la Familia UCSF. 

Maritchú confirma en sus libros la necesidad de trabajar el doble o el triple para ir en contra de lo que la sociedad promueve. Aunar criterios en la comunidad, en la que vivimos (familia pequeña y grande, colegio, club, barrio) nos permite recrear el “pueblo” en el que nosotros crecimos, como dice el dicho africano: ‘Hace falta un pueblo para educar a un niño’.

Propongo que nos juntemos para ponernos de acuerdo en cómo aprovechar la infancia de nuestros hijos, ese tiempo de aprendizaje, de juego, de establecer relaciones, de desplegar potencialidades; cuestionar el cuidado de padres, maestros, colegios, instituciones que los contienen y protegen en una modalidad de ‘muñecas rusas’.

Pueden seguir siendo niños todo el tiempo que necesiten hasta convertirse en adolescentes y más adelante adultos sin preocuparse por cuestiones de supervivencia ni organizar defensas empobrecedoras.” 

Se dialogó sobre los desafíos que se les presentan a las familias hoy, por ejemplo, el impacto de la tecnología y el abuso de las pantallas, la situación socioeconómica, las dificultades para poner límites, el rol de las instituciones educativos como mediadores en los conflictos y las necesidades familiares. 

Los que participaron intercambiaron ideas y propuestas para trabajar en conjunto y todos coincidieron en la necesidad de que en cualquier acción que se genere desde las instituciones hay que pensar en fortalecer a los padres brindado capacitación y herramientas. Que este encuentro sea un nuevo impulso para proponer ideas y recursos sin desfallecer, para que desde estos ‘segundos hogares’ se pueda acompañar la tarea indelegable que tienen los padres de educar a sus hijos. 



Alumnos, Cultura, Destacadas, Docentes, Home principal, Instituto para el Matrimonio y la Familia, Licenciatura en Ciencias de la Educación, Licenciatura en Psicología, Licenciatura en Psicopedagogía, Psicología, Santa Fe