Salutación del Capellán de la UCSF Sede Rosario

Rosario, 21 de septiembre de 2020

Queridos jóvenes,

queridos docentes,

queridos todos los que formamos parte de esta gran familia de la UCSF:

Septiembre es para toda la comunidad educativa un mes de numerosas festividades: día de la secretaria, día del maestro, día del bibliotecario, día del auxiliar de educación, día del preceptor, día del profesor, día del rector, día del estudiante. El contexto general en que nos hallamos no nos ha permitido encontrarnos para celebrar juntos. Sin embargo, no quería dejar pasar la oportunidad para saludarlos y compartirles una breve reflexión en torno a dos derechos que nos recuerda el Papa Francisco y que me parecen imprescindibles.

En primer lugar, el derecho a la cultura. Tiene que ver con un conocimiento que humaniza, que hunde sus raíces en la sabiduría. “Con demasiada frecuencia estamos condicionados por modelos de vida triviales y efímeros que empujan a perseguir el éxito a bajo costo, desacreditando el sacrificio, inculcando la idea de que el estudio no es necesario si no da inmediatamente algo concreto. No, el estudio sirve para hacerse preguntas, para no ser anestesiado por la banalidad, para buscar sentido en la vida” (Christus vivit 223). Qué importante es preguntar, preguntarse. Buscar el sentido. Animarse a dudar, a dejarse interpelar. No dejarse anestesiar. Atreverse a navegar mar adentro. Son tiempos difíciles. Extrañamos las aulas, el contacto, la cercanía. Pero no dejemos de estudiar, de leer, de buscar, de aprender, de ejercitar el discernimiento.

En segundo lugar, el derecho a la esperanza. Quizás sea más necesario que nunca. “Muchos hoy experimentan soledad e inquietud, advierten el aire pesado del abandono. Entonces es necesario abrir espacio a este derecho a la esperanza: es el derecho a no ser invadidos diariamente por la retórica del miedo y del odio. Es el derecho a que no nos sumerjan las frases hechas de los populismos o la difusión inquietante y provechosa de las falsas noticias. Es el derecho a poner un límite razonable en la crónica negra, porque también la crónica blanca, a menudo silenciosa, tiene una voz. Es el derecho, para vosotros, los jóvenes a crecer libres del miedo al futuro, a saber que en la vida hay realidades hermosas y duraderas, por las que vale la pena entrar en juego. Es el derecho de creer que el verdadero amor no es para usar y tirar y que el trabajo no es un espejismo de alcanzar, sino una promesa para cada uno, que hay que mantener. ¡Qué hermoso sería que las aulas universitarias fueran canteras de esperanza, talleres donde se trabaja para un futuro mejor, donde se aprende a ser responsable de uno mismo y del mundo! Sentir la responsabilidad por el futuro de nuestra casa, que es casa común. A veces el miedo prevalece. Pero hoy vivimos una crisis que es también una gran oportunidad, un reto a la inteligencia y la libertad de cada uno, un reto que hay que aceptar para ser artesanos de esperanza. Y cada uno de ustedes puede llegar a serlo, para los demás” (Discurso del Papa: Encuentro con los estudiantes y el mundo académico, 1 de octubre de 2017). No se dejen ganar por el desánimo, el sinsentido, la apatía, la tentación de abandonar, la angustia, el miedo. No cedan a las voces de los profetas de desgracias. Es natural sentir el cansancio. Hay días grises, de canciones tristes. Pero la vida sigue y el Señor es nuestra esperanza. Él nos dice: “No teman, yo he vencido”.

¡Feliz día! Seamos en nuestros lugares abanderados de la cultura y de la esperanza. Dios los bendiga y María de Guadalupe los cobije bajo su manto. Un abrazo gigante.

P. Enzo Fratti

 

Para quiénes deseen sumarse, la Pastoral Universitaria Sede Rosario tiene nuevo instagram: @lapastoderosario



Facultades, Santa Fe, Rosario, Posadas, Reconquista, Rafaela, Gualeguaychú, Vicerrectorado de Formación, Sedes