La Misericordia es la fuerza que todo vence

El Regreso del Hijo Pródigo es la imagen que este año ha elegido la Universidad Católica de Santa Fe para saludar y celebrar las Pascuas de Resurrección.
Esta obra pertenece al pintor holandés Rembrandt, maestro del claroscuro y uno de los más caracterizados pintores del barroco.
El cuadro “El regreso del hijo pródigo” fue pintado en el año 1669 con la técnica del claroscuro y del tenebrismo -rasgos definidores de la pintura barroca-. Representa dos grupos de personajes. A la derecha del cuadro, el abrazo entre un anciano y un joven harapiento, y a la izquierda, cuatro espectadores u observadores de la escena -dos hombres y dos mujeres-.
Destaca en el cuadro la luz centrada sobre el abrazo entre los protagonistas de la escena, y aparece iluminado uno de los cuatro espectadores: el que surge en el extremo izquierdo.
La luz emana del anciano -el Padre de la parábola del hijo pródigo- y vuelve hacia él. Destaca también el juego de colores: la gran túnica roja del Padre, el traje roto en dorado del joven -el hijo pródigo- y el traje similar al del padre del espectador principal -el hijo mayor de la parábola-. El fondo es oscuro a fin de que resalte más la escena principal.
Y a pesar de su gran belleza, el simbolismo que expresa es inmenso. Compartimos con ustedes una descripción de esta obra.
PASCUA - UCSF
En las parábolas dedicadas a la misericordia, Jesús revela la naturaleza de Dios como la de un Padre que jamás se da por vencido hasta tanto no haya disuelto el pecado y superado el rechazo con la compasión y la misericordia.
Conocemos estas parábolas, Dios es presentado siempre lleno de alegría, sobre todo cuando perdona. En ellas encontramos el núcleo del Evangelio y de nuestra fe, porque la misericordia se muestra como la fuerza que todo vence, que llena de amor el corazón y que consuela con el perdón.

Francisco, Misericordiae Vultus, 9.



Home principal, Facultades, Santa Fe, Rosario, Posadas, Reconquista, Rafaela, Gualeguaychú, Vicerrectorado de Formación, Sedes